Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Carta del Presidente: 18 de febrero 2021

Usted está aquí

Carta del Presidente

18 de febrero 2021

Cómo prepararse para su mejor Pascua (Primera parte)

Para toda la humanidad, la Pascua es el acontecimiento más importante de la historia. Hace miles de millones de años (una cifra incomprensible para la mente humana), Dios y el Ser eterno conocido entonces como el Verbo (Logos) trazaron planes para crear un vasto universo físico repleto de muchas maravillas y tendría un propósito. Este nuevo universo físico se centraría en el Verbo y sus futuros roles como Jesucristo (el Salvador de la humanidad), el Hijo de Dios, y el Rey de reyes en el Reino de Dios venidero.

¿Cuál sería el propósito de este enorme y espectacular universo? Desde el mismo principio, todo se enfocaría en "llevar a muchos hijos a la gloria" (Hebreos 2:10 Hebreos 2:10Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Según la planificación de los fundamentos del mundo, Jesús desempeñaría un papel fundamental en todo, incluyendo la creación de cada elemento físico, desde la más pequeña nanopartícula hasta el mayor supercúmulo estelar y la vida misma. Las palabras de Juan son sencillas, pero asombrosamente profundas: "Dios creó todas las cosas por medio de él, y nada fue creado sin él" (Juan 1:3 Juan 1:3Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Traducción Viviente, énfasis añadido).

Entonces entró en juego un gran calendario, y a medida que avanzaban los miles de millones de años y el universo maduraba hasta convertirse en una espectacular prueba de la existencia de Dios (Romanos 1:20 Romanos 1:20Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), tuvo lugar un acontecimiento importantísimo, tal como estaba previsto: "Y aquel Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros" (Juan 1:14 Juan 1:14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como Mesías, Jesús completó un ministerio profético de tres años y medio, magnificando la ley que dio en el Sinaí (1ro Corintios 10:4 1ro Corintios 10:4y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y demostrando firmemente que los dos mandamientos más importantes estaban profundamente enraizados en el amor: el amor a Dios y el amor a los demás (Mateo 22:37-40 Mateo 22:37-40 [37] Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. [38] Este es el primero y grande mandamiento. [39] Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. [40] De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Al final de su ministerio, Jesús entregó su vida en un sacrificio jamás igualado (que pronto conmemoraremos), padeciendo una muerte humillante típicamente reservada para los peores criminales. El mismísimo Hijo de Dios pagó la pena máxima, y con su sangre abrió de par en par la puerta que nos permite reconciliarnos con su Padre y convertirnos en hijos de Dios y herederos de la vida eterna. En el momento de su muerte, en lo que debió haber sido ser un espectáculo sobrecogedor, unas manos invisibles rasgaron "de arriba abajo" (Mateo 27:51 Mateo 27:51Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) la gruesa cortina que colgaba delante del Lugar Santísimo del templo judío, y que eran el poderoso símbolo de que el camino hacia Dios mismo estaba ahora abierto. Sin este sacrificio, ninguno de los planes de Dios para la humanidad podría llevarse a cabo.

Como escribió Pablo, "nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros" (1ro Corintios 5:7 1ro Corintios 5:7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así pues, se nos ordena observar y recordar la muerte y el sacrificio de Jesús, como haremos dentro de poco más de cuarenta días. Este año me gustaría que todos tomemos medidas para que cada uno experimente una Pascua verdaderamente memorable. Para muchos de nosotros, y probablemente para la mayoría, este ha sido un año difícil desde la última vez que tomamos el pan y el vino.

Algunos hemos perdido familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo a causa de la pandemia del Covid-19. Algunos la hemos vivido en primera persona. Muchos soportaron cierres laborales y momentos económicos muy difíciles. ¡La buena noticia es que al menos hemos llegado hasta este punto! Pero aunque ahora quizá veamos una luz al final de este túnel del Covid-19, muchos estamos fatigados, e incluso muy desgastados. Algunos todavía se sienten desanimados y deprimidos. Según he sabido mediante muchas llamadas telefónicas, conversaciones, correos electrónicos y experiencia personal, este último año realmente nos pasó la cuenta a todos. Pero hay esperanza: los próximos días santos nos ofrecen una poderosa oportunidad para renovar nuestra vida espiritual, mental y física.

Ahora es un momento excelente para hacer un reajuste personal. He aquí algunas reflexiones para tener en cuenta: todos los años por estas fechas, abrimos nuestras Biblias y leemos las palabras de 1ro Corintios 11:27-31 1ro Corintios 11:27-31 [27] De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. [28] Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. [29] Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. [30] Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. [31] Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, incluida la advertencia: "Por tanto, cualquiera que coma este pan o beba esta copa del Señor en forma indigna es culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor" (NTV). Pero para hacer esto contamos con un proceso positivo: "Por esta razón, cada uno debería examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa" (NTV). El proceso de examinarse a sí mismo es fundamental y de ninguna manera un suceso anual único, como Pablo escribe más adelante: "Examínense para ver si su fe es genuina. Pruébense a sí mismos. Sin duda saben que Jesucristo está entre ustedes . . ." (2do Corintios 13:5 2do Corintios 13:5Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NTV).

Aunque se nos anima a reevaluar honestamente nuestras vidas y hacer un inventario espiritual antes de la Pascua, debemos hacerlo de manera que nos edifique, renovando nuestra relación con Jesucristo, que es también nuestro Hermano Mayor. En mis cincuenta años en el ministerio he visto hermanos bien intencionados que a veces llevan este proceso de "examen" al extremo, acumulando una culpa tóxica innecesaria sobre sí mismos en un esfuerzo por demostrar de alguna manera lo "indignos" que son. La verdad es que ninguno de nosotros es digno. Sin la gracia salvadora de Jesucristo como dador de vida, ninguno de nosotros tendría una oportunidad.

Jesús es verdaderamente el camino, la verdad y la vida (Juan 14:6 Juan 14:6Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), "Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos de los Apóstoles 4:12 Hechos de los Apóstoles 4:12Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A pesar de nuestra condición, ¡el maravilloso plan de Dios salva la brecha! ¿Qué hace la Pascua? Cuando se observa correctamente, nos recuerda profundamente cuánto nos ama Dios, quien llegó a dar a su único Hijo para hacer posible una relación directa y eterna con nosotros (Juan 3:16 Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Nos recuerda el increíble potencial humano que tenemos cada uno como hijos de Dios (1ra Juan 3:2 1ra Juan 3:2Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Nos recuerda y nos da energía para ser agradecidos y adoptar la humildad como forma de vida al apreciar lo que se ha hecho por nosotros. Y renueva nuestro compromiso y dedicación para ser más que vencedores (Romanos 8:37 Romanos 8:37Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esta columna será la primera de dos que se referirán a cómo esta Pascua puede ayudarnos a restaurar nuestras mentes, emociones, e incluso nuestra alegría espiritual. Hasta es posible que podamos recuperar nuestro primer amor por la verdad (Apocalipsis 2:4 Apocalipsis 2:4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por tanto, los desafío a que entre ahora y la próxima semana nos comprometamos a dedicar algo de tiempo extra a presentarnos ante Dios en humilde oración, pidiendo el poder refrescante de la renovación espiritual. Desafiémonos a pedir con fe, creyendo que Dios conoce todas nuestras necesidades (Filipenses 4:19 Filipenses 4:19Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pidamos que cada uno de nosotros pueda mejorar nuestra relación personal con Jesucristo, nuestro Salvador, de modo que podamos llegar a ser como escribió Pedro: ". . . cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto [físicamente, al contrario de Pedro], en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso" (1ra Pedro 1:8 1ra Pedro 1:8a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Comencemos a prepararnos ahora y en serio para esta Pascua, esforzándonos para que sea verdadera y gozosamente memorable, y posiblemente la mejor hasta ahora. Más información la próxima semana.

En servicio a Cristo,

Víctor Kubik