Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Esdras: La Biblia bajo el lente de la Ciencia

Usted está aquí

Tabla de contenidos

Tal como Dios había predicho, luego de 70 años de cautiverio, Babilonia cae y su pueblo queda en libertad. Lo interesante es que Dios tomó partida directa en la caída Babilonia y hasta nombró a su conquistador, ¡150 años antes! La soberbia de Babilonia al jactarse de ser invencible con sus inmensos muros para protegerla, desafiaron a Dios, como indica: "porque contra el Eterno se ensoberbeció… el Eterno destruirá a Babilonia, y quitará de ella la mucha jactancia" (Jeremías 50:29; Jeremías 51:55).

Los Israelitas tuvieron el favor de los gobernantes de Persia por distintas razones, y gracias a ello, les fue posible volver a su tierra e intentar reconstruir el Templo y reformar el culto religioso.