Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

#147 - 2 Reyes 24-25: "Últimos reyes de Judá; Destrucción de Jerusalén"

Usted está aquí

#147 - 2 Reyes 24-25

"Últimos reyes de Judá; Destrucción de Jerusalén"

Descargar
147-2reyes-24-25print (564.46 KB)

Descargar

#147 - 2 Reyes 24-25: "Últimos reyes de Judá; Destrucción de Jerusalén"

147-2reyes-24-25print (564.46 KB)
×

Es importante empezar el estudio con las fechas claves de la caída de Judá y su recuperación.

Fechas clave de la caída de JudáUCG.org

Veamos ahora en dónde nos encontramos en términos históricos en el relato bíblico. Un buen resumen lo da el historiador James Muir: "El surgimiento del nuevo Imperio Babilónico sobre las ruinas del Imperio Asirio renovó el viejo conflicto por el dominio del Asia occidental entre las dos civilizaciones dominantes: Egipto y Babilonia. Y otra vez estaba Israel en medio de los sangrientos conflictos. Mientras que Nabopolasar, padre de Nabucodonosor, se ocupaba de limpiar los restos de Asiria y de consolidar las victorias en su patria, Egipto, bajo el gobierno de Necao II, había penetrado en Israel y ocupado gran parte del territorio. Colocó en el trono de Judá a su títere Joacím, y llevó al rey Joacaz a Egipto donde murió. Sin embargo, la gran cuestión del dominio sobre la costa todavía estaba por resolverse. Necao II avanzó con un gran ejército y enfrentó a los babilonios en Carquemis en el año 605 a.C. En la batalla que siguió, Nabucodonosor destrozó a los egipcios. El poder de Egipto fue quebrado y Judá se convirtió ahora en vasallo de Babilonia. Luego de su victoria en Carquemis, Nabucodonosor persiguió a los egipcios que huían presas del pánico, pero recibió la noticia de la muerte de su padre, y tuvo que volver a Babilonia para coronarse rey. Joacim, al principio era aparentemente leal a Nabucodonosor; por lo menos se pagaba el tributo. Sin embargo, se desenvolvía en Jerusalén un partido de políticos patriotas, que incitaban a Joacim a librarse del yugo caldeo. El profeta Jeremías alzó su enérgica voz contra la rebelión, pero fue inútil. En 6000 a.C., Judá se negó a pagar el tributo… Al principio, Nabucodonosor se resistió a considerar seriamente la débil rebelión de Judá, pero luego de tres años actuó" (La Arqueología y las Escrituras, p. 186-187).

Es fácil confundirse con todos los reyes que tuvo Judá durante sus últimos 30 años y conviene hacer un gráfico del linaje de Josías hasta el último rey, Sedequías, para entender cómo se relacionan.

Así, luego de la trágica muerte de Josías, en unos pocos años, Judá cambió de ser vasallo de Egipto a serlo de los babilonios. Pero aún tenían esperanzas de que, con el apoyo de los egipcios, podían ganarse la independencia de Judá. Sin embargo, no quisieron hacer lo lógico, que era obedecer a los profetas de Dios y volver a la obediencia como en los tiempos de Josías para recibir la ayuda de Dios. Lamentablemente, todos los descendientes de Josías, "hicieron lo malo ante los ojos del Eterno". Por ende, jamás contaron con la ayuda de Dios. Leamos el relato bíblico: "De veinticinco años era Joacim cuando comenzó a reinar, y once años reinó en Jerusalén… E hizo lo malo ante los ojos del Eterno, conforme a todas las cosas que sus padres habían hecho. En su tiempo subió en campaña Nabucodonosor rey de Babilonia. Joacim vino a ser su siervo por tres años, pero luego volvió y se rebeló contra él. Pero el Eterno envió contra Joacim tropas de caldeos… los cuales envió contra Judá para que las destruyesen, conforme a la palabra del Eterno que había hablado por sus siervos los profetas. Ciertamente vino esto contra Judá por mandato del Eterno, para quitarla de su presencia, por los pecados de Manasés, y por todo lo que él hizo; asimismo por la sangre inocente que derramó pues llenó a Jerusalén de sangre inocente; el Eterno, por tanto, no quiso perdonar" (2da Reyes 23:36 2da Reyes 23:36De veinticinco años era Joacim cuando comenzó a reinar, y once años reinó en Jerusalén. El nombre de su madre fue Zebuda hija de Pedaías, de Ruma.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2da Reyes 24:5 2da Reyes 24:5Los demás hechos de Joacim, y todo lo que hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Es importante también notar lo que agrega el relato de 2da Crónicas 36:14-16 2da Crónicas 36:14-16 [14] También todos los principales sacerdotes, y el pueblo, aumentaron la iniquidad, siguiendo todas las abominaciones de las naciones, y contaminando la casa de Jehová, la cual él había santificado en Jerusalén. [15] Y Jehová el Dios de sus padres envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo, y de su habitación. [16] Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira de Jehová contra su pueblo, y no hubo ya remedio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: "También todos los principales sacerdotes, y el pueblo, aumentaron la iniquidad, siguiendo todas las abominaciones de las naciones, y contaminando la casa del Eterno, la cual él había santificado en Jerusalén. Y el Eterno, el Dios de sus padres, envió constantemente palabra a ellos por medio de sus mensajeros, porque él tenía misericordia de su pueblo y de su habitación. Mas ellos hacían escarnio de los mensajeros de Dios, y menospreciaban sus palabras, burlándose de sus profetas, hasta que subió la ira del Eterno contra su pueblo, y no hubo ya remedio".

La situación en Israel llegó a tal extremo que Dios le dio "una carta de divorcio" a Judá como lo había hecho con Israel. Dice Dios: "Ella vio que por haber fornicado la rebelde Israel, yo la había despedido y dado carta de repudio; pero no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó" (Jeremías 3:8 Jeremías 3:8Ella vio que por haber fornicado la rebelde Israel, yo la había despedido y dado carta de repudio; pero no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así, es Dios quien interviene para castigar a Judá. Usa a Nabucodonosor como su instrumento, al igual que usó los asirios contra las 10 tribus norteñas de Israel. El profeta Jeremías lo explica: "Y envió el Eterno a vosotros todos sus siervos los profetas, enviándoles desde temprano y sin cesar; pero no oísteis, ni inclinasteis vuestro oído para escuchar cuando decían: Volveos ahora de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras… Pero no me habéis oído… para provocarme a ira con la obra de vuestras manos para mal vuestro… Por cuanto no habéis oído mis palabras, he aquí enviaré y tomaré a todas las tribus del norte, dice Jehová, y a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y los traeré contra esta tierra… y los destruiré… y servirán estas naciones al rey de Babilonia setenta años. Y cuando sean cumplidos los setenta años, castigaré al rey de Babilonia y a aquella nación por su maldad, ha dicho el Eterno, y a la tierra de los caldeos; y la convertiré en desiertos para siempre". (Jeremías 25:4-12 Jeremías 25:4-12 [4] Y envió Jehová a vosotros todos sus siervos los profetas, enviándoles desde temprano y sin cesar; pero no oísteis, ni inclinasteis vuestro oído para escuchar [5] cuando decían: Volveos ahora de vuestro mal camino y de la maldad de vuestras obras, y moraréis en la tierra que os dio Jehová a vosotros y a vuestros padres para siempre; [6] y no vayáis en pos de dioses ajenos, sirviéndoles y adorándoles, ni me provoquéis a ira con la obra de vuestras manos; y no os haré mal. [7] Pero no me habéis oído, dice Jehová, para provocarme a ira con la obra de vuestras manos para mal vuestro. [8] Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos: Por cuanto no habéis oído mis palabras, [9] he aquí enviaré y tomaré a todas las tribus del norte, dice Jehová, y a Nabucodonosor rey de Babilonia, mi siervo, y los traeré contra esta tierra y contra sus moradores, y contra todas estas naciones en derredor; y los destruiré, y los pondré por escarnio y por burla y en desolación perpetua. [10] Y haré que desaparezca de entre ellos la voz de gozo y la voz de alegría, la voz de desposado y la voz de desposada, ruido de molino y luz de lámpara. [11] Toda esta tierra será puesta en ruinas y en espanto; y servirán estas naciones al rey de Babilonia setenta años. [12] Y cuando sean cumplidos los setenta años, castigaré al rey de Babilonia y a aquella nación por su maldad, ha dicho Jehová, y a la tierra de los caldeos; y la convertiré en desiertos para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Es interesante que Nabucodonosor no quiso destruir a Jerusalén las primeras dos veces que la conquistó. Fue en la tercera vez, y sólo después de que el rey Sedequías rompió su juramento de no rebelarse, que vino para destruirla. Dice Halley: "Así pues, Nabucodonosor tardó 20 años en destruir Jerusalén. Pudo haberlo hecho desde el comienzo, si hubiera querido; pero solamente quiso que le pagaran el tributo. Luego también, Daniel, a quien llevó a Babilonia en su primera incursión, pronto se hizo su amigo y consejero, cuya influencia quizás le haya refrenado en parte, hasta que la persistencia de Judá en aliarse con Egipto obligó a Nabucodonosor a que borrara a Jerusalén del mapa" (p.196).

Además según la historia hebrea, Nabucodonosor temía el destino que sufrió Senaquerib cuando trató de destruir a Jerusalén. Dice "Durante dieciocho años retumbó en el palacio de Nabucodonosor la voz de Dios. El Señor ordenaba: "Ve a Jerusalén y destruye el templo puesto que allí nadie se ocupa de él". Nabucodonosor, sin embargo, temía seguir esa voz, porque sabía lo que, en tiempos de Hiskia, había pasado a Senaquerib frente a Jerusalén. No creía que el Dios de Israel abandonaría verdaderamente a su templo de Jerusalén. Nabucodonosor quería saber con la magia si tenía que emprender o no la campaña contra Judá. Escribió los nombres de muchas ciudades en tablillas de arcilla y después apuntó con la flecha. Una flecha cayó sobre Antioquia y la flecha se partió. Y lo mismo sucedió con las demás flechas. Pero cuando la flecha golpeó la tablilla de Jerusalén, no se partió y penetró la arcilla. Así supo Nabucodonosor que tenía que destruir el templo y la ciudad" (“Babilonia”, Petra Eisele, p.50).

Veamos un cuadro que calcula la maldad de Israel que Dios tuvo que aguantar por cuatro siglos:

Historia Moral y Espiritual de Israel y Judá

Una vez que Nabucodonosor se apoderó de Judá, permitió que Joacim gobernara por un tiempo, pero en el año 604 a.C., se rebeló. "Y subió contra él Nabucodonosor rey de Babilonia, y lo llevó a Babilonia atado con cadenas… y reinó en su lugar Joaquín su hijo" (2da Crónicas 36:6-8 2da Crónicas 36:6-8 [6] Y subió contra él Nabucodonosor rey de Babilonia, y lo llevó a Babilonia atado con cadenas. [7] También llevó Nabucodonosor a Babilonia de los utensilios de la casa de Jehová, y los puso en su templo en Babilonia. [8] Los demás de los hechos de Joacim, y las abominaciones que hizo, y lo que en él se halló, está escrito en el libro de los reyes de Israel y de Judá: y reinó en su lugar Joaquín su hijo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esta fue la primera, deportación, que incluyó entre ellos al joven profeta, Daniel (vea Daniel 1:1-3 Daniel 1:1-3 [1] En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. [2] Y el Señor entregó en sus manos a Joacim rey de Judá, y parte de los utensilios de la casa de Dios; y los trajo a tierra de Sinar, a la casa de su dios, y colocó los utensilios en la casa del tesoro de su dios. [3] Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Daniel 1:7 Daniel 1:7A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sin embargo, el nuevo rey de Judá siguió tramando con los egipcios para obtener su independencia de Babilonia.

En el año 597 a.C. Jerusalén de nuevo es sitiada por los babilonios: "En aquel tiempo subieron contra Jerusalén los siervos de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la ciudad fue sitiada… Entonces salió Joaquín rey de Judá al rey de Babilonia, él y su madre, sus siervos, sus príncipes y sus oficiales; y lo prendió el rey de Babilonia…Y sacó de allí todos los tesoros de la casa del Eterno… Y llevó en cautiverio a toda Jerusalén, a todos los príncipes y a todos los hombres valientes, hasta diez mil cautivos, y a todos los artesanos y herreros; no quedó nadie excepto los pobres del pueblo de la tierra… Y el rey de Babilonia puso por rey en lugar de Joaquín a Matanías su tío, y le cambió el nombre por el de Sedequías" (2da Reyes 24:10-17 2da Reyes 24:10-17 [10] En aquel tiempo subieron contra Jerusalén los siervos de Nabucodonosor rey de Babilonia, y la ciudad fue sitiada. [11] Vino también Nabucodonosor rey de Babilonia contra la ciudad, cuando sus siervos la tenían sitiada. [12] Entonces salió Joaquín rey de Judá al rey de Babilonia, él y su madre, sus siervos, sus príncipes y sus oficiales; y lo prendió el rey de Babilonia en el octavo año de su reinado. [13] Y sacó de allí todos los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa real, y rompió en pedazos todos los utensilios de oro que había hecho Salomón rey de Israel en la casa de Jehová, como Jehová había dicho. [14] Y llevó en cautiverio a toda Jerusalén, a todos los príncipes, y a todos los hombres valientes, hasta diez mil cautivos, y a todos los artesanos y herreros; no quedó nadie, excepto los pobres del pueblo de la tierra. [15] Asimismo llevó cautivos a Babilonia a Joaquín, a la madre del rey, a las mujeres del rey, a sus oficiales y a los poderosos de la tierra; cautivos los llevó de Jerusalén a Babilonia. [16] A todos los hombres de guerra, que fueron siete mil, y a los artesanos y herreros, que fueron mil, y a todos los valientes para hacer la guerra, llevó cautivos el rey de Babilonia. [17] Y el rey de Babilonia puso por rey en lugar de Joaquín a Matanías su tío, y le cambió el nombre por el de Sedequías.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Era costumbre del conquistador darle un nuevo nombre a su representante como una forma de empezar una nueva vida de lealtad. Así comienza la segunda deportación de judíos a Babilonia. Entre esta clase alta estaba el profeta y sacerdote Ezequiel (vea Ezequiel 1:2-3 Ezequiel 1:2-3 [2] En el quinto año de la deportación del rey Joaquín, a los cinco días del mes, [3] vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al río Quebar; vino allí sobre él la mano de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Este grupo era de la sociedad alta de Judá y sería clave para sobrevivir el cautiverio y más tarde volver muchos a Judá de nuevo.

Sin embargo, en Judá, quedan "los pobres de la tierra" y el rey Sedequías, el último de la estirpe de David, sobre el trono. Dice Bruce: "Fue desacertado por parte de Nabucodonosor deportar tantos de los estadistas de Judá con su rey Joaquín, pues esto significaba que los que quedaron como consejeros del nuevo rey o regente eran menos sagaces y menos maduros. Muchos de ellos, incapaces de aprovechar la experiencia habida, fijaban sus esperanzas de independencia en la intervención egipcia. Sedequías, que había jurado lealtad al rey de Babilonia, deseaba mantener su juramento, pero le faltaba la fortaleza de carácter para resistir la presión de sus consejeros… Jeremías le advirtió al rey que la única esperanza de salvación consistía en mantenerse fieles a la lealtad jurada a Nabucodonosor, pero su insistencia no sirvió sino para ganarle la reputación de ser un derrotista y un traidor. Incluso durante el sitio final, Jeremías mantuvo su punto de vista de que únicamente la sumisión a Babilonia ofrecía alguna esperanza para el rey y el pueblo. Por ello fue duramente atacado por el partido pro-egipcio y acusado de traición. Por un momento, pareció que los egipcios si los salvarían, pues el faraón Hofra envió una fuerza para ayudar a Jerusalén, y se levantó el sitio de la ciudad por algún tiempo.

"Pero el pueblo de Jerusalén no dio indicio de arrepentimiento… Como Jeremías había anunciado, los babilonios se tardaron poco en repeler la fuerza egipcia y una vez libres de los egipcios, volvieron a establecer el sitio… Valientemente resistieron por año y medio, pero al final la ciudad se vio acosada por el hambre hasta el punto de que, como el asedio de Samaria, hubo madres que se comieron a sus infantes (Lamentaciones 2:20 Lamentaciones 2:20 Mira, oh Jehová, y considera a quién has hecho así. ¿Han de comer las mujeres el fruto de sus entrañas, los pequeñitos a su tierno cuidado? ¿Han de ser muertos en el santuario del Señor el sacerdote y el profeta?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)…
Al fin en 587 a.C., los ejércitos babilonios forzaron una brecha que habían practicado en la muralla y entraron por ella. El rey y sus principales oficiales intentaron huir por el sudeste, más fueron perseguidos y alcanzados, y más tarde conducidos ante Nabucodonosor" (p. 114-115).

Dice la Biblia: "Preso, pues, el rey, le trajeron al rey de Babilonia en Ribla, y pronunciaron contra él sentencia" (Fue hallado culpable de traición).

"Degollaron a los hijos de Sedequías en presencia suya, y a Sedequías le sacaron los ojos, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia (donde murió)… y Nabuzaradán, capitán de la guardia… quemó la casa del Eterno… y todas las casas de los príncipes… y derribó los muros alrededor de Jerusalén… y a los que había quedado de la gente común, los llevó cautivos… más de los pobres de la tierra dejó… para que labrasen las viñas y la tierra" (2da Reyes 25:6-12 2da Reyes 25:6-12 [6] Preso, pues, el rey, le trajeron al rey de Babilonia en Ribla, y pronunciaron contra él sentencia. [7] Degollaron a los hijos de Sedequías en presencia suya, y a Sedequías le sacaron los ojos, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia. [8] En el mes quinto, a los siete días del mes, siendo el año diecinueve de Nabucodonosor rey de Babilonia, vino a Jerusalén Nabuzaradán, capitán de la guardia, siervo del rey de Babilonia. [9] Y quemó la casa de Jehová, y la casa del rey, y todas las casas de Jerusalén; y todas las casas de los príncipes quemó a fuego. [10] Y todo el ejército de los caldeos que estaba con el capitán de la guardia, derribó los muros alrededor de Jerusalén. [11] Y a los del pueblo que habían quedado en la ciudad, a los que se habían pasado al rey de Babilonia, y a los que habían quedado de la gente común, los llevó cautivos Nabuzaradán, capitán de la guardia. [12] Mas de los pobres de la tierra dejó Nabuzaradán, capitán de la guardia, para que labrasen las viñas y la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Luego, para colmo de males, el pueblo asesina al nuevo gobernador judío, Gadalías, y huyen todos a Egipto, llevando por la fuerza al profeta Jeremías y las hijas del rey Sedequías. Así quedan tres grupos de judíos – los cultos en Babilonia, los pobres en Judá y los refugiados en Egipto, donde fundarían una gran comunidad judía en la futura Alejandría.

La historia de Judá no se acaba, sino que sólo cambia de lugar. Por eso "viajaremos" en el próximo estudio a la Babilonia de ese entonces para ver cómo están los judíos allí. También sabremos más de la importante misión de Jeremías.