¿Tienes miedo al compromiso?

Usted está aquí

¿Tienes miedo al compromiso?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Allen era un chico divertido y uno de sus pasatiempos favoritos era hacer reír a los demás. Con el paso de los años, decidió seguir su vocación y convertirse en actor y comediante. En el proceso, cuando intuía que podrían presentarse conflictos entre su trabajo y sus creencias espirituales se las arreglaba de alguna manera para poder obedecer a Dios. El Todopoderoso siguió abriéndole puertas para que pudiera hacer realidad sus sueños y después de algún tiempo partió rumbo a Nueva York, en donde comenzó a trabajar para una compañía de teatro.

El futuro se veía muy promisorio para Allen; sin embargo, mientras más trabajaba con sus compañeros, menos podía participar como actor en los videos que ellos producían, ya que su contenido era irreconciliable con sus principios bíblicos y su relación con Dios. Al principio solo se abstuvo de participar unas cuantas veces, pero llegó un momento en que la situación se hizo insostenible. Allen tuvo que decidir entre lo que él  quería hacer y lo que Dios  quería que hiciera. Al contemplar su futuro, se dio cuenta de que su vida espiritual y su vida de comediante serían incompatibles.

Son casos como éste los que nos impiden comprometernos con Dios, ¿verdad? Nos paraliza la perspectiva de tener que poner la voluntad de Dios  en primer lugar y vernos forzados a postergar nuestros  planes y deseos.

Si aún tienes dudas y miedo a comprometerte con Dios, a continuación te entregamos algunas directrices.

¿Por qué tienes miedo a comprometerte?

Las personas hablan mucho acerca del compromiso. Tal vez estés estudiando mucho para poder entrar a la universidad de tus sueños o entrenando diariamente para poder ser aceptado en el equipo de básquetbol. Ambas situaciones implican tiempo, energía y dedicación.

A veces hablamos de compromiso de otras formas. Probablemente conozcas personas que tienen “temor al compromiso” y retrasan su ingreso a la universidad porque no se sienten “preparados”, u otras que no quieren atarse emocionalmente a alguien por temor al matrimonio.

Sin embargo, muchos tienen miedo al más  importante  de todos los compromisos. Hazte la siguiente pregunta: “¿Tengo miedo a comprometerme con Dios?”

¿Por qué las personas le tienen miedo a este compromiso? Tal vez les asusta la forma en que éste afectará sus vidas, o simplemente temen fracasar.

Dios está comprometido contigo

La otra pregunta importante que debes hacerte respecto al compromiso espiritual es: ¿cómo me puedo comprometer con Dios si no sé si él está comprometido conmigo? Examinemos el compromiso que Dios tiene con nosotros.

Por medio del profeta Jeremías, Dios nos dice: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros … pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11 Jeremías 29:11Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pedro, uno de los apóstoles de Jesús, escribió que se debe echar toda la ansiedad sobre Dios, porque “él tiene cuidado de vosotros” (1ra Pedro 5:7 1ra Pedro 5:7echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¡Pero hay mucho más! Dios está totalmente comprometido con aquellos que ama. Leamos el siguiente versículo que Pablo escribió, inspirado por Dios: “estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios …
de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 8:38-39 Romanos 8:38-39 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Traducción Viviente).

¡No hay duda alguna de que Dios está totalmente comprometido contigo y tu futuro!

¿A qué le tienes miedo?

Si aún no te has comprometido totalmente a seguir a Dios, pregúntate qué es lo que te impide hacerlo.

Si al igual que Allen tienes miedo a tener que abandonar tus sueños, llévale tus preocupaciones a Dios en oración. Háblale de tus metas y pídele que te muestre el camino para alcanzarlas con su bendición. Allen hizo eso y Dios le respondió su oración.

Allen se dio cuenta que el compromiso con Dios debe ser la prioridad número uno y oró a su Padre a fin de que le mostrara cómo podía usar sus talentos para servirle y honrarle. Actualmente Allen tiene un trabajo en el que puede usar su creatividad sirviendo a Dios y está comprometido con él y su forma de vida y dedicado a lo que le gusta.

El miedo al fracaso

El miedo al fracaso impide que las personas se comprometan, y esto incluye el compromiso con Dios. La mayoría piensa: “¿Qué pasará si me comprometo a seguir a Dios y luego me doy cuenta de que no puedo vivir de acuerdo a su ejemplo?”

Cuando los israelitas se preparaban para ocupar la Tierra Prometida, fueron guiados por Josué, quien tuvo que enfrentar poderosos ejércitos y librar violentas batallas para poder seguir a Dios. Sin duda él estaba muy preocupado por lo que parecía ser un futuro incierto, pero Dios lo animó diciéndole: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque el Eterno tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” (Josué 1:9 Josué 1:9Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios estuvo con Josué, y estará también contigo, cuando decidas comprometerte con él y su camino. “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo porque el Eterno tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará” (Deuteronomio 31:6 Deuteronomio 31:6Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Enfrenta tu miedo y confía en Dios

No tengas miedo. Dedica tiempo a conocer a Dios orándole todos los días y estudiando la Biblia. Reconoce que él está totalmente comprometido contigo y tu futuro, para que cuando llegue el momento de aceptar este compromiso des un paso de fe sin temor a fracasar. No olvides la historia de Allen: puedes cumplir tus sueños y complacer a Dios —solo tienes que hacerlo parte de tu vida y en oración llevarle todos tus temores y esperanzas.

Dios ya se ha comprometido contigo y está esperando que ahora tú te comprometas. Para profundizar más este tema, te invitamos a leer nuestro folleto gratuito El camino a la vida eterna.