¡Es tiempo de cambiar!

Usted está aquí

¡Es tiempo de cambiar!

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

En este año 2016, varios países de Latinoamérica (Perú, Nicaragua y República Dominicana) han tenido o tendrán elecciones presidenciales. Más al norte, en Estados Unidos, el proceso de nominación presidencial se halla en pleno apogeo y los electores se preparan para escoger a los candidatos que representarán a sus partidos en las elecciones de noviembre.

Como es costumbre en la mayoría de las campañas políticas, una de las consignas más recurrentes es “¡Tiempo de cambios! ” Y no cabe duda de que estos son necesarios, ya que, evidentemente, muchos ciudadanos están hartos de la situación y exigen reformas.

No podríamos estar más de acuerdo con esta propuesta. Sin embargo, el cambio que la gente más necesita es uno que muy pocos siquiera contemplan: la necesidad de cambiar personalmente , como Dios desea.

La mayoría de los seres humanos no piensan mucho en Dios, y aquellos que sí lo hacen, por lo general están convencidos de estar haciendo bien las cosas ante sus ojos. Pero, ¿qué tan cierto es esto?

Cuando Jesús de Nazaret comenzó su ministerio, le predicó a un pueblo que creía en Dios y que en su mayoría estaba convencido de que su  manera de vivir complacía al Eterno. Pero, evidentemente, esto no era suficiente. ¿Qué les dijo Jesús? Leámoslo en Marcos 1:14-15 Marcos 1:14-15 14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. “Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (énfasis nuestro en todo este artículo).

De manera similar, cuando la Iglesia fue fundada milagrosamente en el día de Pentecostés, Pedro le dijo a la multitud reunida: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El relato continúa: “Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación ” (v. 40).

Los mensajes de Jesucristo y de Pedro reiteran la exhortación de Dios por medio del profeta Isaías siete siglos antes: “Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano. Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia” (Isaias 55:6-7 Isaias 55:6-7 6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional).

Fíjese en los numerosos mandamientos contenidos en estos cuantos versículos: arrepiéntanse; crean en el evangelio; sálvense de esta generación perversa; busquen al Señor; llámenlo; el malvado abandone su camino; vuélvanse al Señor.

¿Logra entender cuál es el problema? En los tres pasajes citados, los oyentes pensaban que estaban bien ante los ojos de Dios, pero claramente no era así . Dios les dijo que tenían que hacer algo , y ese algo era cambiar.

El cambio  es uno de los temas principales en la Biblia. Es la esencia misma de lo que quieren decir las palabras“arrepiéntanse” y “arrepentimiento”, mencionadas más de 60 veces en las Escrituras. Estas palabras significan: cambiar de rumbo, dar un giro, dejar de ir en cierta dirección y encaminarse en otra, cambiar nuestra manera de pensar; en resumen, cambiar nuestras vidas. Esto significa renunciar a nuestra manera de vivir y buscar a Dios.

El apóstol Pablo describió este cambio en Colosenses 3:9-10 Colosenses 3:9-10 9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
como una completa transformación de nuestras vidas: “Dejen de mentirse unos a otros, ahora que  se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador” (NVI).

Él está reiterando aquí los pensamientos registrados en Efesios 4:22-24 Efesios 4:22-24 22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad” (NVI).

¿Y qué hay de usted? ¿Está tratando de convencerse a sí mismo de que todo anda bien en su relación con Dios y que ya ha satisfecho todas las expectativas que él tiene para usted? Si ese es el caso, tal vez deba darse cuenta, como explicamos en esta edición de Las Buenas Noticias,  de que  ¡es tiempo de cambiar!