El sacrificio de Jesús y la necesidad de un nuevo gobierno

Usted está aquí

El sacrificio de Jesús y la necesidad de un nuevo gobierno

Después de un difícil año con libertades restringidas y violencia desenfrenada en todo el mundo, unas elecciones muy reñidas en Estados Unidos, y el silenciamiento agresivo de políticos y rivales ideológicos, muchos están dándose cuenta del fracaso de los gobiernos humanos. La enormidad de la corrupción, la hipocresía, la mentira y la injusticia en todo el espectro político es profundamente frustrante y casi sobrepasa toda nuestra capacidad de comprensión.

¡Si tan solo pudiéramos solucionar estos problemas! Pero no podemos. Los líderes políticos e intelectuales en todas las áreas comparten la falsa ilusión de que pueden salvarnos de nuestra propia ignorancia absurda, y todos sufrimos a causa de ella porque el poder corrompe. Incluso las aparentes buenas intenciones, ya sean sinceras o fingidas, pueden terminar en pesadillas dictatoriales.

Con mucha frecuencia los gobiernos representativos se convierten en perniciosos focos de nepotismo, soborno y conformismo. Todavía hay algunos funcionarios honestos que tratan de luchar por lo que es correcto, pero no son muchos y ellos mismos también tienen defectos. Los esfuerzos por “secar el pantano” de la corrupción están destinados a fracasar desde un comienzo porque, como muestran los acontecimientos de los últimos años, el pantano lo ha inundado todo.

Así, se ha demostrado una vez más que la humanidad no puede crear un gobierno estable que vele por sus ciudadanos. ¿Por qué? Hay dos razones principales y que van de la mano detrás de este problema: no hay justicia en el corazón humano, y Satanás el diablo dirige el mundo.

En esta época del año, las fiestas bíblicas de la Pascua y los Días de Panes sin Levadura son poderosos recordatorios de estas dos razones y también apuntan hacia la solución. Por esa causa Cristo murió en la Pascua, y lo hizo para que a partir de su muerte y las etapas subsiguientes finalmente hubiera una solución eficaz. Cuando Jesús regrese tomará las riendas del gobierno mundial; sin embargo, la verdadera salvación debe ocurrir, y ocurrirá, en el interior de cada persona, en todo lugar.

Corazones rebeldes en cautiverio

La formación de los Estados Unidos como una república constitucionalmente limitada ha sido de gran bendición para el mundo. Sin embargo, su promoción de la libertad y la justicia ha dependido del carácter de la ciudadanía. Así lo expresó John Adams, segundo presidente de la nación y uno de sus fundadores: “Nuestra Constitución fue hecha solo para un pueblo moral y religioso. Es totalmente inadecuada para el gobierno de cualquier otro tipo [de pueblo]”.

A medida que la moralidad ha decaído, también ha decaído el gobierno. Con personas descarriadas que toleran a representantes cada vez peores, los controles sobre los abusos de poder importan cada vez menos. Los líderes corruptos fomentan la corrupción en la gente, que transige con una maldad progresiva.

Este círculo vicioso ocurre en todo lugar en diversos grados. Los gobiernos de naciones de alta moralidad han sido los más beneficiados. Pero la realidad es que ninguna nación ha tenido una moral lo suficientemente elevada y constante como para persistir en lo que es correcto a través del tiempo.

Considere incluso la nación que Dios mismo estableció, el antiguo Israel. Sumamente bendecida y dirigida por Dios, debía servir como un modelo de ley y sabiduría permaneciendo en sus caminos (ver Deuteronomio 4:5-8 Deuteronomio 4:5-8 [5] Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. [6] Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. [7] Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? [8] Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dios le advirtió insistentemente al pueblo que no se desviara, pero aun así se desviaron. Dañaron la relación del pacto que habían hecho con él, haciendo necesario un nuevo pacto (Jeremías 31:31-32 Jeremías 31:31-32 [31] He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. [32] No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El problema no fue el antiguo pacto, sino el pueblo, dijo Dios (Hebreos 8:8 Hebreos 8:8Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sabía que no tenían un corazón para obedecerle fielmente (véase Deuteronomio 5:29 Deuteronomio 5:29¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las Escrituras además nos dicen que toda la humanidad tiene una naturaleza corrupta y que el corazón humano es extremadamente inicuo e incapaz de sujetarse a la ley de Dios (Jeremías 17:9 Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 8:7 Romanos 8:7Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y que nadie es realmente justo (Romanos 3:10-12 Romanos 3:10-12 [10] Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; [11] No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. [12] Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 23).

Por supuesto, cuanto más justas sean las personas, mejor para ellas y para los demás. La justicia en el gobierno es motivo de regocijo (Proverbios 29:2 Proverbios 29:2 Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; Mas cuando domina el impío, el pueblo gime.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
); pero no hay garantía de que los gobernantes terrenales persistan en lo correcto.

Como dijimos antes, gran parte de la desdicha humana se debe a la influencia de Satanás el diablo y sus secuaces demoniacos, ángeles que se rebelaron contra Dios después de haberse dejado corromper por el mal. Satanás ha engañado a la humanidad para que se rebele desde el mismo huerto del Edén. Ahora, “el mundo entero está bajo el maligno” (1ra Juan 5:19 1ra Juan 5:19Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El diablo es el gobernante invisible de este mundo, el espíritu que obra en la humanidad desobediente (Juan 12:31 Juan 12:31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 14:30; 16:11; Efesios 2:2-3 Efesios 2:2-3 [2] en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, [3] entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sus demonios ocupan posiciones de poder tras bambalinas (Efesios 6:12 Efesios 6:12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y son responsables en gran parte del mal que vemos en los gobiernos del hombre y en las vidas destrozadas de personas en todas partes.

Felizmente, Dios tiene la intención de neutralizar de una vez por todas el fuerte dominio de Satanás sobre la sociedad humana mediante un cambio de gobierno y un cambio de corazón, lo que, una vez más, está muy ligado.

Cambio de gobierno mediante un cambio de corazón, ahora y en el futuro

Para liberarnos de la tiranía de Satanás y del pecado con su consecuente sufrimiento y finalmente la muerte, Jesús primeramente tuvo que morir por nosotros “para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo” (Hebreos 2:14 Hebreos 2:14Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Él murió en nuestro lugar en el día de la Pascua, cumpliendo así el simbolismo del sacrificio del cordero pascual (1ro Corintios 5:7 1ro Corintios 5:7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Juan 1:29 Juan 1:29El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Luego resucitó de entre los muertos para sacarnos del pecado, como simboliza la fiesta siguiente, la de Panes sin Levadura. Al aceptar en arrepentimiento la muerte expiatoria de Cristo, nuestra esclavitud al pecado se acaba, ya que a cambio sometemos nuestras vidas a la autoridad de Dios (ver Romanos 6:1-23 Romanos 6:1-23 [1] ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? [2] En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? [3] ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? [4] Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. [5] Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; [6] sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. [7] Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. [8] Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; [9] sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. [10] Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. [11] Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. [12] No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; [13] ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. [14] Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia. [15] ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera. [16] ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? [17] Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; [18] y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. [19] Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia. [20] Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. [21] ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte. [22] Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. [23] Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús se convierte en nuestro Señor y Maestro, nuestro Rey en nombre de Dios el Padre. “Dios nos libró del poder de las tinieblas y nos llevó al reino de su amado Hijo” (Colosenses 1:13 Colosenses 1:13el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Dios Habla Hoy). Ahora estamos sujetos al gobierno de ese reino, aunque aún no se haya establecido en toda la Tierra, como sucederá.

Al recibir el Espíritu Santo de Dios, Jesús vive su vida en nosotros para que vivamos conforme a la voluntad de Dios (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Gálatas 2:20 Gálatas 2:20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como parte de las condiciones del nuevo pacto que Jesús inició con sus discípulos en la última Pascua con ellos, Dios comienza a escribir sus leyes en sus corazones y mentes (Hebreos 8:10 Hebreos 8:10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por tanto, las personas que responden al llamado de Dios en esta era experimentan el necesario cambio de gobierno y de corazón. Es el corazón transformado lo que hace posible que sigamos a Dios como nuestro Gobernante, y a medida que reina en nuestras vidas seguimos sometiendo nuestros corazones. “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:13 Filipenses 2:13porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Actualmente, solo unos pocos viven este proceso y no la sociedad en general. Estos pocos causan cierto impacto en el mundo, pero no lo suficiente como para cambiarlo de manera fundamental. De hecho, a menudo son perseguidos por el mundo. No obstante, son los que van a recibir inmortalidad y poder al regreso de Cristo para ayudarlo a gobernar cuando establezca el Reino de Dios en la Tierra (Daniel 7:13-14 Daniel 7:13-14 [13] Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. [14] Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 27; Apocalipsis 5:10 Apocalipsis 5:10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 20:4, 6).

Es un hecho que Jesús regresará para gobernar sobre todas las naciones (Daniel 2:44 Daniel 2:44Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Apocalipsis 11:15 Apocalipsis 11:15El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). “El principado sobre su hombro” (Isaias 9:6 Isaias 9:6Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Satanás será atado y encerrado (Apocalipsis 20:1-3 Apocalipsis 20:1-3 [1] Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. [2] Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; [3] y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Muchas profecías describen los maravillosos cambios que ocurrirán en todo el mundo. Bajo el gobierno de Cristo, el proceso de transformación se extenderá velozmente. Dios derramará su Espíritu por todo el mundo (Joel 2:28 Joel 2:28Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y todos podrán conocer a Dios y sus caminos (Isaias 11:9 Isaias 11:9No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hebreos 8:11 Hebreos 8:11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Bajo el gobierno justo y perfecto de Cristo y sus seguidores de esta era, que serán glorificados, el mundo finalmente conocerá la paz, la justicia, el gozo y el amor verdaderos, a medida que él transforme los corazones de las personas para que acepten su gobierno en ellos, no solamente sobre ellos.

Soportando la cruz por el gozo venidero

Al final de su vida humana, en la víspera del día de la Pascua, Jesús miraba con ansias hacia el futuro. Sentado con sus discípulos para la última cena pascual que compartirían juntos, les dijo que no la comería más hasta que se cumpliese en el reino venidero (Lucas 22:14-18 Lucas 22:14-18 [14] Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. [15] Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! [16] Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios. [17] Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros; [18] porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

También les dijo que se iba para prepararles un lugar en la casa de su Padre, es decir, que se convertirían en parte de la familia de Dios y de su reino por medio de él (Juan 14:1-6 Juan 14:1-6 [1] No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. [2] En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. [3] Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. [4] Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. [5] Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? [6] Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Oró para ser restaurado a la gloria divina con el Padre, a la que finalmente se unirían todos sus seguidores (Juan 17).

Solo aferrándose a esta maravillosa esperanza del reino venidero pudo Jesús superar el horrible sufrimiento de las horas que siguieron: “. . . quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios” (Hebreos 12:2 Hebreos 12:2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional).

¿Por qué estaba Cristo pasando por todo esto? Por el gozo venidero. Por liberarnos del pecado y la muerte y guiarnos en la transformación para lo que vendrá en el futuro. Por su regreso para salvar al mundo y arreglar todo. Para que fuésemos parte de su familia divina y del nuevo gobierno que él traerá.

En el servicio anual de la Pascua recordamos no solamente que Jesús murió, sino también que volverá de nuevo: “Todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga” (1ro Corintios 11:26 1ro Corintios 11:26Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, énfasis nuestro).

Al recordar lo que Jesús hizo por nosotros mediante su gran sacrificio, recordemos también por qué lo hacemos: por el futuro que él traerá para toda la humanidad; por un mundo transformado; por el Reino de Dios a través de un cambio de gobierno y un cambio de corazón, tanto ahora en la preparación como finalmente al regreso de Cristo. ¡Ese es el nuevo gobierno que todos necesitamos! BN