El mundo aprenderá la ley de Dios

Usted está aquí

El mundo aprenderá la ley de Dios

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

El camino de vida de Dios —su ley— será la Constitución del nuevo mundo que él establecerá. ¡Exploremos lo que la Biblia dice acerca del rol de la ley de Dios en el pacífico y próspero Reino de Dios!En los mini-estudios bíblicos de las dos ediciones anteriores de Las Buenas Noticias  analizamos lo que la Biblia dice acerca del regreso de Jesucristo como Rey de reyes para salvarnos de nuestra extinción, y de cómo prepararnos hoy para ayudar a Jesucristo a gobernar en el futuro. Considerando los problemas cada vez más numerosos e insolubles que amenazan con agobiarnos, ¡éstas son las únicas esperanzas y soluciones verdaderas para la humanidad!

Y las profecías bíblicas prometen que después de que Cristo regrese, ocurrirán avasalladores cambios que tratarán las causas mismas de los problemas de este mundo. En términos más simples, todo se reduce a dos tipos de vida: el de obtener,  versus el de dar. Por miles de años este mundo ha recorrido el camino egoísta del obtener, y los dolorosos resultados nos rodean por doquier. Pero Jesucristo traerá un camino diferente, un camino de paz, amor y preocupación por los demás — en otras palabras, el camino del dar.

La gran necesidad de la ley de amor de Dios

Las leyes y la justicia humana son imperfectas, por decir lo menos: demasiado opresivas y francamente nefastas. La injusticia de nuestra época es parte del ciclo de maldad que está llevando a nuestro mundo al borde de la autodestrucción. Pero tal como revelaron nuestros estudios previos, ¡Jesucristo prometió regresar a salvarnos de nosotros mismos! Y eso requerirá que él nos enseñe a seguir la ley de Dios.

¿Regresará Jesucristo como Rey y también como Juez y Legislador?

“Porque el Eterno es nuestro juez, el Eterno es nuestro legislador, el Eterno es nuestro Rey; él mismo nos salvará” (Isaias 33:22 Isaias 33:22Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; él mismo nos salvará.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los gobiernos humanos necesitan un sistema de pesos y contrapesos para prevenir abusos. Pero tal como vimos en los últimos estudios, Jesucristo gobernará perfectamente, siempre con el bien de todos en mente. Él es digno y capaz de servir en los tres roles —ejecutivo, legislativo y judicial— en el mejor y más eficiente gobierno que el mundo jamás habrá visto.

¿Qué es lo que la ley de Dios quiere verdaderamente expresar?

“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Porque: ‘No adulterarás’, ‘no matarás’, ‘no hurtarás’, ‘no dirás falso testimonio’, ‘no codiciarás’, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor” (Romanos 13:8-10 Romanos 13:8-10 8 No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 9 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos” (1ra Juan 5:3 1ra Juan 5:3Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La ley de Dios define cómo debemos amarlo de la manera que él quiere ser amado, y a amar a otros de la manera que lo complace a él. Contrariamente a la creencia popular, los mandamientos de Dios no son una carga.

¿Cuáles son algunos de los beneficios de la ley de Dios?

“… que guardes los mandamientos del Eterno y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad” (Deuteronomio 10:13 Deuteronomio 10:13que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo … Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo” (Salmo 119:98, 165).

¡Las leyes de Dios nos fueron dadas para nuestro bien! Santiago 2:8-12 Santiago 2:8-12 8 Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; 9 pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores. 10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. 11 Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. 12 Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
la llama “la ley real” y “la ley de la libertad”. Es una ley de libertad y no de esclavitud, como tantos la describen.

El mundo transformado a través de la obediencia

Cuando la humanidad finalmente aprenda a caminar en el sendero de Dios, el mundo entero será bendecido en gran manera.

¿Qué cambiará para que el Nuevo Pacto en el Milenio sea diferente del Antiguo Pacto con la antigua Israel?

“Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. Porque reprendiéndolos dice: ‘He aquí vienen días’, dice el Señor, ‘en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos no permanecieron en mi pacto, y yo me desentendí de ellos’, dice el Señor. ‘Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días’, dice el Señor: ‘Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo’” (Hebreos 8:7-10 Hebreos 8:7-10 7 Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. 8 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; 9 No como el pacto que hice con sus padres El día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo me desentendí de ellos, dice el Señor. 10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esto explica que la falta no radicó en las buenas leyes que Dios entregó, sino en el pueblo (v. 8). Nuestros corazones humanos han sido contagiados con las actitudes de Satanás y son engañosos (Jeremías 17:9 Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 8:7 Romanos 8:7Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Apocalipsis 12:9 Apocalipsis 12:9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El cambio consiste en que Dios escribe sus leyes en nuestras mentes y corazones, lo cual ocurre mediante el arrepentimiento, el bautismo (que simboliza la muerte de nuestro antiguo ser) y el transformador poder de su Espíritu (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 6:1-4 Romanos 6:1-4 1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 12:1-2). Nuestra ayuda de estudio de la Biblia, Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana , cubre esto en más detalle.

¿Aprenderán todos los seres humanos las leyes de Dios y su camino de vida?

“… tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros. Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: ‘Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda’” (Isaias 30:20-21 Isaias 30:20-21 20 Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros. 21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Y vendrán muchos pueblos, y dirán: ‘Venid, y subamos al monte del Eterno, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas’. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Eterno” (Isaias 2:3 Isaias 2:3Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento del Eterno, como las aguas cubren el mar” (Isaias 11:9 Isaias 11:9No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por mucho tiempo este precioso conocimiento ha sido rechazado, cuestionado o escondido, pero llegará el momento cuando finalmente será valorado y estará disponible a toda la humanidad.

Como resultado, ¿podrán todos conocer a Dios y desarrollar una relación con él basada en su camino de vida?

“Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: ‘Conoce al Señor’; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos” (Hebreos 8:11 Hebreos 8:11 Y ninguno enseñará a su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¡Tenemos el privilegio incomparable de poder entender su camino y desarrollar una relación con él hoy mismo!

¿Cuál será el resultado de que todos guarden la ley de Dios?

“Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz” (Santiago 3:18 Santiago 3:18Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz del Eterno tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también el Eterno tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz del Eterno tu Dios.

“Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

“El Eterno derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. El Eterno te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que el Eterno tu Dios te da.

“Te confirmará el Eterno por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos del Eterno tu Dios, y anduvieres en sus caminos. Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre del Eterno es invocado sobre ti, y te temerán. Y te hará el Eterno sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que el Eterno juró a tus padres que te había de dar.

“Te abrirá el Eterno su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

“Te pondrá el Eterno por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos del Eterno tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles” (Deuteronomio 28:1-14 Deuteronomio 28:1-14 1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. 9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las leyes de Dios son leyes vivientes, diseñadas para traer automáticamente bendiciones a quienes las obedecen. Son las instrucciones contenidas en el manual de nuestro Creador para mostrarnos cómo tener la mejor vida posible.

¿Cómo serán aplicadas estas leyes? ¿Cómo será el sistema judicial de Cristo?

“Y le hará entender diligente en el temor del Eterno. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío” (Isaias 11:3-4 Isaias 11:3-4 3 Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; 4 sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo no mostrará parcialidad (Romanos 2:11 Romanos 2:11porque no hay acepción de personas para con Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) sino misericordia hacia aquellos que se arrepientan. Esta misericordia es posible a través de su sacrificio, que pagó por nuestras faltas (Romanos 5:8 Romanos 5:8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Isaias 55:7 Isaias 55:7Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Cómo mejorarán las relaciones entre las naciones bajo el sistema legislativo y judicial de Dios?

“Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra” (Isaias 2:4 Isaias 2:4Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Después de miles de años de guerra y destrucción, ¡qué futuro más maravilloso nos espera! Las naciones ya no tendrán que temer a otras naciones y podrán dedicar todos sus recursos a mejorar las vidas de sus ciudadanos. ¡Ore para que Dios apresure la llegada de ese día!

Ponga en práctica ahora mismo lo que ha aprendido

Anteriormente mencionamos la tendencia de los líderes humanos a abusar de su poder. Dios sabía de esta inclinación, por lo que dio a los futuros reyes israelitas las instrucciones que les ayudarían a contrarrestar los impulsos de la autoimportancia y el egoísmo. La solución de Dios se encuentra en Deuteronomio 17:14-20 Deuteronomio 17:14-20 14 Cuando hayas entrado en la tierra que Jehová tu Dios te da, y tomes posesión de ella y la habites, y digas: Pondré un rey sobre mí, como todas las naciones que están en mis alrededores; 15 ciertamente pondrás por rey sobre ti al que Jehová tu Dios escogiere; de entre tus hermanos pondrás rey sobre ti; no podrás poner sobre ti a hombre extranjero, que no sea tu hermano. 16 Pero él no aumentará para sí caballos, ni hará volver al pueblo a Egipto con el fin de aumentar caballos; porque Jehová os ha dicho: No volváis nunca por este camino. 17 Ni tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia. 18 Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; 19 y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra; 20 para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Dedique un momento a leer estos versículos en su propia Biblia.

Anotar las escrituras puede ayudarnos a recordar lo que estamos estudiando, gracias a la percepción sensorial y la repetición. Y el releer y pensar profundamente en las palabras de Dios nos puede ayudar a mantener la perspectiva correcta.

Hoy día, tómese el tiempo para escribir los primeros cuatro de los Diez Mandamientos que se encuentran en Éxodo 20:3-11 Éxodo 20:3-11 3 No tendrás dioses ajenos delante de mí. 4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos. 7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. 8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Estos primeros cuatro tienen que ver con nuestra relación con Dios y nos revelan cómo desea él que lo tratemos. Sería imposible para nosotros descifrar estas leyes únicamente a través del razonamiento humano y no podríamos conocer la voluntad de Dios a menos que él nos la revelara, lo cual afortunadamente ha hecho.

Después de anotar estos cuatro mandamientos, medite sobre cómo ponerlos en práctica a diario esta semana. Usted encontrará un capítulo acerca de cada uno de ellos en nuestro folleto de ayuda para el estudio de la Biblia  Los Diez Mandamientos , que le será muy útil en el estudio de este tema.