¿Qué significa ser pobre en espíritu?

Usted está aquí

¿Qué significa ser pobre en espíritu?

Cuando escuchamos la frase “pobre en espíritu”, nuestras mentes rápidamente recuerdan las enseñanzas de Jesucristo que se encuentran en Mateo 5, a menudo denominadas Bienaventuranzas. El versículo tres dice: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mateo 5:3 Mateo 5:3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aunque la palabra bienaventurado proviene de la palabra latina beatus , que significa bendito, a menudo pensamos que esta sección de las Escrituras se refiere a «actitudes hermosas», una actitud buena y positiva que debe tener un seguidor de Jesucristo. Claramente, ser pobre en espíritu es algo bueno porque Jesús dice que los que son heredarán el Reino de los Cielos. Entonces, ¿qué significa ser pobre de espíritu?

Dependiendo de a quién se le pregunte, es posible que se reciba una variedad de respuestas. Algunos dirían que significa ser oprimido y sufrido, o alguien que ha sido abusado por otros para obtener ganancias financieras, políticas o de cualquier otro tipo. Otros pueden considerar que es más una actitud, alguien que realmente se lamenta por el mal y el dolor que vemos en el mundo que nos rodea. Estas parecen respuestas razonables, pero ¿qué significa ser pobre de espíritu realmente?

Para entender esta y cualquier otra escritura, necesitamos saber quién lo dijo, cuándo se dijo, cuál era el entorno en el que lo estaban diciendo y qué significaría para aquellos que lo escucharon. En resumen, necesitamos contexto. Mateo 4:23-25 Mateo 4:23-25 23 Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. 24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó. 25 Y le siguió mucha gente de Galilea, de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y del otro lado del Jordán.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
​​nos dice que Cristo había estado viajando por toda la región, enseñando en las sinagogas o templos judíos. En Mateo 5:1-2 Mateo 5:1-2 1 Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. 2 Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo:
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, él sube a una montaña para enseñar.

Recuerde que en este momento no había un «Nuevo Testamento». Esto es clave para entender el contexto de lo que Cristo continúa diciendo en el resto de las bienaventuranzas. Lo que Jesús usaría como su material de referencia cuando se sentó para enseñar, serían, en general, los escritos de los profetas y la ley, o lo que hoy denominamos el Antiguo Testamento. Esto nos da una idea de dónde deberíamos mirar para definir esta frase, pobre en espíritu. Si tiene una Biblia que contiene referencias, puede incluso notar que contiene referencias al Antiguo Testamento.

Una vez que se encuentra dicha referencia en Proverbios 16:18-19 Proverbios 16:18-19 18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu. 19 Mejor es humillar el espíritu con los humildes Que repartir despojos con los soberbios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, donde dice: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu. Mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios». Esto apunta a una actitud de humildad que los cristianos debemos tener. Además, apunta a la búsqueda ambiciosa de las riquezas terrenales, o “despojo”, como un escollo que conduce a la destrucción. Si bien tener riqueza material no es un pecado, esta escritura nos recuerda que el deseo de ser rico a menudo se asocia con el orgullo, lo opuesto a la humildad que los cristianos debemos buscar.

Otra referencia se puede encontrar en Isaias 66:1-2 Isaias 66:1-2 1 Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo? 2 Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Esto dice el SEÑOR: «El cielo es mi trono y la tierra es el estrado de mis pies. ¿Podrían acaso construirme un templo tan bueno como ése? ¿Podrían construirme un lugar de descanso así? Con mis manos hice tanto el cielo como la tierra; son míos, con todo lo que hay en ellos. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado! Bendeciré a los que tienen un corazón humilde y arrepentido, a los que tiemblan ante mi palabra». (Nueva Traducción Viviente).

Dios hace una pregunta retórica aquí: “¿Qué es lo que el hombre puede construir para mí que no tengo ya?” Señala que no quiere ningún tipo de monumentos físicos, sino que busca a aquellos con humildad y corazones contritos. El rey David, después de su pecado con Betsabé, también reconoció este concepto. En Salmos 51:16-17 Salmos 51:16-17 16 Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; No quieres holocausto. 17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se lee: “Tú no deseas sacrificios, de lo contrario, te ofrecería uno; tampoco quieres una ofrenda quemada. El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios” (Nueva Traducción Viviente).

A través de un examen de estas escrituras, podemos llegar a una comprensión clara de lo que Jesucristo estaba enseñando en Mateo 5, que se aplica a todos nosotros hoy. Ningún sacrificio terrenal de dinero o bienes materiales nos ayudará a heredar su reino. ¡Ser pobre en espíritu significa ser humilde, reconocer nuestros pecados ante Dios y reconocer que necesitamos su misericordia!