¿La Biblia promueve el racismo?

Usted está aquí

¿La Biblia promueve el racismo?

Cuando investigamos lo que la Biblia dice en realidad, el mensaje claro de principio a fin es que Dios ama a todos y no quiere “que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2da Pedro 3:9 2da Pedro 3:9El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Parte del pensamiento cultural en los tiempos de la Iglesia del Nuevo Testamento era la idea falsa de que Dios favorecía a los judíos más que a las otras naciones o razas. Por esta razón hay numerosas declaraciones en el Nuevo Testamento que disipan la noción de que la etnia o nacionalidad de alguien impacta su salvación. Pedro fue especialmente comisionado por Dios a enseñar la verdad de que “Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (Hechos de los Apóstoles 10:34-35 Hechos de los Apóstoles 10:34-35 [34] Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, [35] sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El apóstol Pablo también se enfrentó al racismo en sus escrituras. Quizás su enseñanza más famosa y conmovedora sobre el tema está en Gálatas 3:28 Gálatas 3:28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, que dice: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.”

A la luz de tales enseñanzas poderosamente inclusivas, ciertamente no hay ninguna base en el Nuevo Testamento para el racismo. Pero ¿qué tal el Antiguo Testamento? A pesar cómo ciertos pasajes han sido malinterpretados y abusados, no hay ninguna escritura en el Antiguo Testamento que promueva el racismo. De hecho, encontramos que Dios siempre ha considerado a la gente bajo una norma solamente: si le aman y obedecen. Esto fue repetido en Hechos de los Apóstoles 10:34-35 Hechos de los Apóstoles 10:34-35 [34] Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, [35] sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
arriba, pero es algo que se encuentra bien atrás en los Diez Mandamientos, donde Dios mismo dice: “…yo soy el Eterno tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos” (Éxodo 20:5-6 Éxodo 20:5-6 [5] No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, [6] y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Incluso desde la primera interacción entre Dios e Israel, particularmente la Pascua justo antes del Éxodo, Dios incluyó una provisión para que los no-israelitas pudieran ser parte de su pueblo si ellos obedecían su ley (Éxodo 12:48-49 Éxodo 12:48-49 [48] Mas si algún extranjero morare contigo, y quisiere celebrar la pascua para Jehová, séale circuncidado todo varón, y entonces la celebrará, y será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso comerá de ella. [49] La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En el antiguo Israel, Dios hizo docenas de provisiones en la ley para proteger, cuidar y respetar a los extranjeros viviendo en la tierra, y permitirles participar en la adoración a él en el Tabernáculo (Éxodo 20:10 Éxodo 20:10mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Éxodo 22:21 Éxodo 22:21Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Levítico 19:10 Levítico 19:10Y no rebuscarás tu viña, ni recogerás el fruto caído de tu viña; para el pobre y para el extranjero lo dejarás. Yo Jehová vuestro Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Levítico 19:33-32 Levítico 19:33-32
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Levítico 24:22 Levítico 24:22Un mismo estatuto tendréis para el extranjero, como para el natural; porque yo soy Jehová vuestro Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Levítico 25:6 Levítico 25:6Mas el descanso de la tierra te dará para comer a ti, a tu siervo, a tu sierva, a tu criado, y a tu extranjero que morare contigo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Números 15:15 Números 15:15Un mismo estatuto tendréis vosotros de la congregación y el extranjero que con vosotros mora; será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; como vosotros, así será el extranjero delante de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, ¡y muchas más!).

Hay numerosas ocasiones en la Biblia donde Dios pronunció juicio y castigo sobre una nación o grupo de gente; sin embargo, esto siempre fue basado en sus acciones, no su raza. En Jeremías 18:7-10 Jeremías 18:7-10 [7] En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. [8] Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles, [9] y en un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar. [10] Pero si hiciere lo malo delante de mis ojos, no oyendo mi voz, me arrepentiré del bien que había determinado hacerle.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Dios explica que su bendición o maldición sobre una nación depende enteramente sobre si le obedecen, y que cualquier nación arrepentida recibe misericordia. Esa misma piedad y justicia se extiende a nivel individual también. Considere lo que dice Ezequiel 18:4-9 Ezequiel 18:4-9 [4] He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá. [5] Y el hombre que fuere justo, e hiciere según el derecho y la justicia; [6] que no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni se llegare a la mujer menstruosa, [7] ni oprimiere a ninguno; que al deudor devolviere su prenda, que no cometiere robo, y que diere de su pan al hambriento y cubriere al desnudo con vestido, [8] que no prestare a interés ni tomare usura; que de la maldad retrajere su mano, e hiciere juicio verdadero entre hombre y hombre, [9] en mis ordenanzas caminare, y guardare mis decretos para hacer rectamente, éste es justo; éste vivirá, dice Jehová el Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “He aquí que todas las almas son mías…el alma que pecare, esa morirá. Y el hombre que fuere justo, e hiciere según el derecho y la justicia…éste vivirá, dice el Eterno el Señor.”

Desde el inicio en la Biblia, Dios ha mostrado consistentemente gracia, piedad y favor a cualquiera dispuesto a arrepentirse y obedecerle sin importar su etnia. Ha habido intentos de interponer el tema de raza a historias como la de Cam y Caín, pero carecen de toda base. Dichas interpretaciones entran en directo conflicto con las Escrituras. Tales reclamos demuestran una ignorancia del amor de Dios para toda la humanidad y su deseo de honrarnos como sus hijos e hijas para la eternidad. El amor de Dios para toda raza de gente se resume bien en Apocalipsis 7:9 Apocalipsis 7:9Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “…una gran multitud…de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero…”