¿Necesito ser bautizado de nuevo si mis creencias cambiaron?

Usted está aquí

¿Necesito ser bautizado de nuevo si mis creencias cambiaron?

Dios espera que lleguemos al bautismo con verdadera contrición de corazón por nuestros pecados, es decir, nuestras ofensas hacia su santa y justa ley. Él requiere que nos arrepintamos de ese pecado y nos bauticemos en el nombre de Jesucristo (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Si hacemos esto, nos concederá el perdón y el don de su Espíritu Santo.

Si fue bautizado de esta manera y se mantuvo fiel a su compromiso con Dios, debería notar buenos frutos en su vida. Su comprensión bíblica debería haber aumentado desde el bautismo. Su relación con Dios a través de la oración y el estudio de su Palabra debería haberse fortalecido, y debería haber alcanzado un buen progreso en cuanto a vencer sus pecados y su carnal naturaleza humana.

Si su bautismo ha producido tan buenos frutos del Espíritu de Dios, es evidente que él ha estado obrando en su vida. En tal caso, incluso si sus creencias han cambiado, es posible que el rebautismo no sea necesario. Sin embargo, no existe una respuesta única y absoluta a la pregunta.

Por ejemplo, en el momento de su bautismo, es posible que haya estado guardando el día de reposo del séptimo día, tal como Dios lo ordena. Luego, después del bautismo, es posible que se haya dado cuenta más perfectamente de que también deben observarse los sábados anuales de Dios. Si los frutos del Espíritu de Dios son evidentes en su vida, incluso con un entendimiento menos que perfecto, su bautismo puede ser válido.

Para estar seguro de que este es el caso, es una buena idea buscar el consejo de un ministro de Dios. Él puede guiarlo en un examen de los frutos que ha dado en su vida desde el bautismo. Con su ayuda y con el poder de conversión del Espíritu Santo de Dios, puede llegar a una respuesta firme en su mente. Comuníquese con uno de nuestros ministros enumerados aquí para solicitar consejo en su andar.