¿Qué es fe?

¿Qué es fe?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebrews 11:1 Hebrews 11:1Now faith is the substance of things hoped for, the evidence of things not seen.
American King James Version×
).

¿Ve usted muchos ejemplos de fe en el mundo que le rodea? La sociedad en que vivimos está prácticamente desprovista de fe. La mayoría de las personas no saben mucho acerca de Dios debido a que no leen la Biblia.

Muchos ni siquiera están seguros de la existencia de Dios. Otros, aunque creen en Dios, no saben lo que él enseña, lo que ha prometido ni lo que exige de los seres humanos. Estas cosas no deben sorprendernos porque, al fin y al cabo, es imposible que la gente tenga fe en un Dios que no conoce.

Y ¿qué sucede con usted? ¿Sabe realmente lo que Dios puede hacer y lo que hará por usted? ¿Ha reflexionado acerca de ello?

Dios nos dice que, efectivamente, podemos llegar a conocerlo e ir cultivando una relación personal con él. Podemos saber lo que tiene planeado para nosotros y nuestras familias en esta vida y en el futuro. Por medio de uno de sus siervos Dios nos dice: “… la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera” (1 Timothy 4:8 1 Timothy 4:8For bodily exercise profits little: but godliness is profitable to all things, having promise of the life that now is, and of that which is to come.
American King James Version×
). Podemos estar seguros de que él quiere buenas cosas para nosotros.

No sólo podemos creer en Dios sino, más aún, podemos llegar a conocerlo y a creer lo que dice . Entre estos conceptos existe una gran diferencia. Hay millones de personas que creen en Dios; suponen que existe, aunque probablemente no lo tienen muy en cuenta. Por lo tanto, Dios no es muy real para ellas, y esto afecta lo que piensan y hacen.

Por otra parte, creerle a Dios es tener fe en que él hará por nosotros todo lo que nos ha prometido. Él espera que actuemos conforme a esa creencia. Nos exige que tengamos una confianza viva en su existencia, su poder y sus promesas.

La fe no es un ingrediente mágico; no obstante, nos conduce a una actitud de verdadera confianza en Dios. La fe nos da la seguridad de que Dios tiene el poder y la voluntad de obrar en nuestra vida. A medida que se fortalece, la fe deja de ser únicamente una convicción intelectual, para convertirse en un compromiso y un modo de vivir; no solamente creemos que Dios se preocupa por nosotros, sino que nosotros deseamos hacer su voluntad. Podemos estar seguros de que la voluntad de Dios no es que llevemos una vida frívola o improductiva; su deseo es que nos conduzcamos conforme a “la piedad [que] para todo aprovecha” (1 Timothy 4:8 1 Timothy 4:8For bodily exercise profits little: but godliness is profitable to all things, having promise of the life that now is, and of that which is to come.
American King James Version×
).

Con respecto a la fe viva, en la Biblia se nos asegura que “el justo por la fe vivirá” y que “por fe andamos, no por vista” (Romans 1:17 Romans 1:17For therein is the righteousness of God revealed from faith to faith: as it is written, The just shall live by faith.
American King James Version×
; 2 Corinthians 5:7 2 Corinthians 5:7(For we walk by faith, not by sight:)
American King James Version×
). Esto sólo puede ocurrir cuando verdaderamente nos arrepentimos de nuestros pecados y comenzamos a conducir nuestra vida conforme a la voluntad de Dios (Matthew 7:21-27 Matthew 7:21-27 21 Not every one that said to me, Lord, Lord, shall enter into the kingdom of heaven; but he that does the will of my Father which is in heaven. 22 Many will say to me in that day, Lord, Lord, have we not prophesied in your name? and in your name have cast out devils? and in your name done many wonderful works? 23 And then will I profess to them, I never knew you: depart from me, you that work iniquity. 24 Therefore whoever hears these sayings of mine, and does them, I will liken him to a wise man, which built his house on a rock: 25 And the rain descended, and the floods came, and the winds blew, and beat on that house; and it fell not: for it was founded on a rock. 26 And every one that hears these sayings of mine, and does them not, shall be likened to a foolish man, which built his house on the sand: 27 And the rain descended, and the floods came, and the winds blew, and beat on that house; and it fell: and great was the fall of it.
American King James Version×
; Luke 6:46-49 Luke 6:46-49 46 And why call you me, Lord, Lord, and do not the things which I say? 47 Whoever comes to me, and hears my sayings, and does them, I will show you to whom he is like: 48 He is like a man which built an house, and dig deep, and laid the foundation on a rock: and when the flood arose, the stream beat vehemently on that house, and could not shake it: for it was founded on a rock. 49 But he that hears, and does not, is like a man that without a foundation built an house on the earth; against which the stream did beat vehemently, and immediately it fell; and the ruin of that house was great.
American King James Version×
). En otras palabras, los que son guiados por el Espíritu de Dios permanecen en las enseñanzas de Jesucristo, actúan de acuerdo con la palabra de Dios y así vienen a ser los verdaderos “creyentes” (John 8:31 John 8:31Then said Jesus to those Jews which believed on him, If you continue in my word, then are you my disciples indeed;
American King James Version×
; Romans 8:14 Romans 8:14For as many as are led by the Spirit of God, they are the sons of God.
American King James Version×
; 1 Thessalonians 2:13 1 Thessalonians 2:13For this cause also thank we God without ceasing, because, when you received the word of God which you heard of us, you received it not as the word of men, but as it is in truth, the word of God, which effectually works also in you that believe.
American King James Version×
).

Dios tiene una buena razón para llamarlos creyentes. En el Nuevo Testamento, el sustantivo griego pistis , que es traducido como “fe”, está estrechamente ligado con el verbo pisteuo , que significa “creer” (ver el recuadro de la página 6: “El significado de la palabra fe”). Sin embargo, el concepto bíblico es mucho más amplio de lo que suelen sugerir las palabras fe y creer .

Cómo definir lo que es fe

Aun en la actualidad, creer en alguien, en algo o en una causa es tener fe en esa persona, cosa o idea; significa creer que es verdadera y justa y que merece el apoyo y la participación de uno. De igual manera, la Biblia define que tener fe es creer absolutamente en alguien (Dios), creer y actuar conforme a la verdad de su Palabra (la Biblia) y vivir para la causa más grande de todas: el arrepentimiento y la salvación de todo ser humano (Acts 2:38 Acts 2:38Then Peter said to them, Repent, and be baptized every one of you in the name of Jesus Christ for the remission of sins, and you shall receive the gift of the Holy Ghost.
American King James Version×
; Acts 17:30 Acts 17:30And the times of this ignorance God winked at; but now commands all men every where to repent:
American King James Version×
; 2 Peter 3:9 2 Peter 3:9The Lord is not slack concerning his promise, as some men count slackness; but is long-suffering to us-ward, not willing that any should perish, but that all should come to repentance.
American King James Version×
; 1 Timothy 2:4 1 Timothy 2:4Who will have all men to be saved, and to come to the knowledge of the truth.
American King James Version×
; Mark 1:14-15 Mark 1:14-15 14 Now after that John was put in prison, Jesus came into Galilee, preaching the gospel of the kingdom of God, 15 And saying, The time is fulfilled, and the kingdom of God is at hand: repent you, and believe the gospel.
American King James Version×
).

Tener fe es creer. Pero no cometamos el antiguo error de pensar que si creemos en Dios —esto es, si creemos que él existe— entonces tenemos fe. Hay muchas personas que mantienen este concepto erróneo. Dicen que creen en Dios; por tanto, piensan que tienen fe.

Desde luego, es necesario creer en Dios, pero eso no es más que el primer paso. Como dijo uno de los apóstoles: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios [los ángeles caídos] creen, y tiemblan” (James 2:19 James 2:19You believe that there is one God; you do well: the devils also believe, and tremble.
American King James Version×
). Si sólo creemos, no nos diferenciamos mucho en ese aspecto de los demonios.

Si queremos tener una relación íntima y dinámica con Dios, nuestro modelo de fe debe ser Jesucristo. Su vida es el ejemplo perfecto de la fe. Jesús mostró en todo momento una fe viva y alentó a otros no sólo a creer en Dios, sino también a creerle a Dios, es decir, creer lo que él dice y vivir de acuerdo con esta convicción.

Cuando Jesús supo que su amigo Lázaro había muerto, le dijo a su hermana Marta: “Tu hermano resucitará” (John 11:23 John 11:23Jesus said to her, Your brother shall rise again.
American King James Version×
). Ella respondió que sabía que él viviría nuevamente “en la resurrección, en el día postrero” (v. 24).

La respuesta de Marta demostró que no sólo creía en Dios, sino que creía también lo que él había prometido en las Sagradas Escrituras. Su fe era mucho más que un reconocimiento académico de la existencia de Dios. Ella creía la promesa de Dios de resucitar a los muertos.

Jesús le dijo entonces: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?” (vv. 25-26). Poco después de que Marta reafirmó su fe, Jesús llamó a gran voz: “¡Lázaro, ven fuera!”, y éste salió de la tumba (vv. 27-44).

Este episodio en la vida de Marta es un hermoso ejemplo de la fe viviente, la clase de fe que Dios espera que tengamos a fin de poder darnos la vida eterna en su reino. La fe viva y activa es la confianza absoluta de que Dios puede intervenir en nuestra vida y que de hecho lo hará. Nosotros podemos tener esta clase de fe. ¡También podemos creerle a Dios! Si lo hacemos, él estará siempre con nosotros.

En esta sociedad cínica y escéptica es muy difícil encontrar una fe genuina, activa y firme en el Dios de la Biblia. Pero esa fe, junto con las bendiciones que nos trae cuando la vivimos, está disponible para quienes realmente le creen a Dios.

La fe es una convicción absoluta

En lo que se conoce como “el capítulo de la fe”, se nos dice: “Es, pues, la fe la certeza [el conocimiento seguro, claro y evidente] de lo que se espera, la convicción [el convencimiento pleno, absoluto] de lo que no se ve” (Hebrews 11:1 Hebrews 11:1Now faith is the substance of things hoped for, the evidence of things not seen.
American King James Version×
). La fe es nuestra seguridad de que existen cosas que aún no podemos ver.

En todo este capítulo se habla acerca de hombres y mujeres reales que fueron ejemplos de lo que es tener fe. Ellos le creyeron a Dios al grado de arriesgar sus vidas, confiados en que él los salvaría o los resucitaría a la vida eterna en su reino. Ellos creyeron, y su fe les dio la seguridad para seguir adelante.

La fe verdadera no es una ilusión ni es el simple deseo de que todo salga bien. Es una convicción absoluta de que Dios está profundamente interesado en nosotros y que siempre nos dará lo que más nos convenga.

Cada uno de nosotros puede tener esta clase de fe. De hecho, es necesario tenerla si queremos honrar y amar a nuestro Creador, pues “sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (v. 6).

Este versículo explica dos aspectos de la fe. El primero es que debemos creer que Dios existe, que él es el único ser perfectamente justo y que todo lo puede. Esto es algo que podemos comprender por medio de la magnificente creación física que nos rodea (Romans 1:20 Romans 1:20For the invisible things of him from the creation of the world are clearly seen, being understood by the things that are made, even his eternal power and Godhead; so that they are without excuse:
American King James Version×
). Luego debemos creer que Dios finalmente recompensará a quienes con toda humildad lo buscan y le obedecen.

¿Por qué muchos carecen de fe?

Muchas personas no tienen la fe de que se nos habla en la Biblia debido a que no creen ni ponen en práctica lo que Jesús enseñó: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (John 14:15 John 14:15If you love me, keep my commandments.
American King James Version×
). La mayoría ni siquiera puede nombrar los Diez Mandamientos. Algunos suponen que Jesús obedeció esos preceptos por nosotros, de manera que ya no tenemos que obedecerlos. Otros creen que lo que hagamos no importa, siempre y cuando sintamos “amor” por los demás.

Existen muchos conceptos equivocados sobre el mensaje de Jesucristo, el evangelio. Nuestro Salvador, quien vino a predicar el evangelio del Reino de Dios, nos dice: “¡Arrepiéntanse y crean las buenas nuevas!” (Mark 1:15 Mark 1:15And saying, The time is fulfilled, and the kingdom of God is at hand: repent you, and believe the gospel.
American King James Version×
, Nueva Versión Internacional). No obstante, muchísimas personas no han entendido nunca el verdadero evangelio que Jesús predicó, y los conceptos erróneos producen una fe defectuosa.

Ya que la fe tiene que ver con buscar activamente a Dios (Hebrews 11:6 Hebrews 11:6But without faith it is impossible to please him: for he that comes to God must believe that he is, and that he is a rewarder of them that diligently seek him.
American King James Version×
), debemos basar nuestra fe en un conocimiento correcto de las Escrituras. (Si le interesa saber más acerca del verdadero mensaje que Jesús enseñó, nos es grato ofrecerle, sin costo alguno para usted, el folleto El evangelio del Reino de Dios. )

Cambiar nuestra forma de vivir para someternos a Dios —lo que en la Biblia se llama arrepentirse — se basa en la convicción de que Dios intervendrá en nuestra vida y, finalmente, nos dará la vida eterna. Para poder recibir la salvación es necesario tener fe, y eso implica tanto conocimiento como acción. En resumidas cuentas, Dios no va a darle la salvación a alguien que no le cree ni le obedece, pues tal persona sólo se amargaría la vida eternamente a sí misma y también a los demás. Por lo tanto, si no tenemos fe verdadera, tampoco tenemos esperanza.

La fe incluye humildad

Tener fe es comprender la grandeza de Dios en comparación con nuestra insignificancia. Esta clase de fe raramente se encuentra en nuestro mundo lleno de orgullo y vanidad. Pero llegar a comprender que Dios tiene poder infinito y que nosotros necesitamos desesperadamente su ayuda, es de hecho muy reconfortante.

Los antiguos griegos creían (tenían “fe”) que Atlas, uno de sus dioses, sostenía el mundo en los hombros. Si nosotros nos rehusamos a tener una fe viva en Dios al no someternos a su voluntad, estamos siendo Átlases al tratar de llevar en los hombros nuestro propio mundo; este es un esfuerzo agobiante e inútil. Esa actitud finalmente conduce a la frustración, la tristeza y el sufrimiento porque, por nosotros mismos, no sabemos cómo llevar una vida feliz y productiva, ni somos capaces de encontrar el camino que nos conduzca a la vida eterna (Jeremiah 10:23 Jeremiah 10:23O LORD, I know that the way of man is not in himself: it is not in man that walks to direct his steps.
American King James Version×
; Proverbs 14:12 Proverbs 14:12There is a way which seems right to a man, but the end thereof are the ways of death.
American King James Version×
).

Por otra parte, tener fe es saber con absoluta certeza que el mismo Dios que mantiene a nuestro planeta en su órbita también quiere guiar nuestro mundo personal. Tal fe nos proporciona confianza y gran paz mental, así como la firme esperanza en un futuro brillante y eterno.

La fe, las obras y la gracia

No es suficiente con decir sencillamente: “Yo creo”, sin hacer los cambios necesarios en nuestro modo de vivir. El simple reconocimiento de la existencia de Dios no produce una relación correcta con él. Como ya vimos antes, incluso los demonios “creen” (James 2:19 James 2:19You believe that there is one God; you do well: the devils also believe, and tremble.
American King James Version×
). Lo que Jesús nos manda es que nos arrepintamos (Mark 1:15 Mark 1:15And saying, The time is fulfilled, and the kingdom of God is at hand: repent you, and believe the gospel.
American King James Version×
; Acts 17:30 Acts 17:30And the times of this ignorance God winked at; but now commands all men every where to repent:
American King James Version×
). (Para una exposición más completa de lo que es el arrepentimiento, no deje de solicitarnos el folleto gratuito El camino hacia la vida eterna.)

El arrepentimiento no es algo que sucede así no más. Exige esfuerzo y compromiso. La verdadera fe tiene que ser alimentada, nutrida y cultivada espiritualmente. Jesús nos advierte el peligro de la fe falsa, la que es inmadura e incompleta: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Matthew 7:21 Matthew 7:21Not every one that said to me, Lord, Lord, shall enter into the kingdom of heaven; but he that does the will of my Father which is in heaven.
American King James Version×
).

Pero ¿qué de esta afirmación del apóstol Pablo: “Por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Ephesians 2:8 Ephesians 2:8For by grace are you saved through faith; and that not of yourselves: it is the gift of God:
American King James Version×
)? ¿Acaso Pablo predicó una fe en la que no es necesario obedecer?

Desde luego que no. Este versículo nos muestra que la gracia de Dios —su favor inmerecido— es una dádiva. Sencillamente es un error suponer que, debido a que la gracia es una dádiva, no necesitamos demostrar, por la forma en que nos conducimos, nuestra actitud de arrepentimiento y nuestra fe (James 2:14-26 James 2:14-26 14 What does it profit, my brothers, though a man say he has faith, and have not works? can faith save him? 15 If a brother or sister be naked, and destitute of daily food, 16 And one of you say to them, Depart in peace, be you warmed and filled; notwithstanding you give them not those things which are needful to the body; what does it profit? 17 Even so faith, if it has not works, is dead, being alone. 18 Yes, a man may say, You have faith, and I have works: show me your faith without your works, and I will show you my faith by my works. 19 You believe that there is one God; you do well: the devils also believe, and tremble. 20 But will you know, O vain man, that faith without works is dead? 21 Was not Abraham our father justified by works, when he had offered Isaac his son on the altar? 22 See you how faith worked with his works, and by works was faith made perfect? 23 And the scripture was fulfilled which said, Abraham believed God, and it was imputed to him for righteousness: and he was called the Friend of God. 24 You see then how that by works a man is justified, and not by faith only. 25 Likewise also was not Rahab the harlot justified by works, when she had received the messengers, and had sent them out another way? 26 For as the body without the spirit is dead, so faith without works is dead also.
American King James Version×
). La realidad es que nuestra salvación viene por medio de esa dádiva de su gracia y de la fe, la cual Dios mismo nos ayuda a ir cultivando a lo largo de nuestra vida. Debemos tener una fe viva, no una fe vacía e inactiva.

En la Biblia claramente se nos dice que la salvación se obtiene por la gracia de Dios, no por medio de buenas obras, “para que nadie se gloríe” (Ephesians 2:9 Ephesians 2:9Not of works, lest any man should boast.
American King James Version×
). Pero somos salvos por gracia por medio de la fe (v. 8). El peligro es que nuestra fe puede morir si descuidamos nuestra salvación al no vivir en obediencia a Dios (Hebrews 2:1-3 Hebrews 2:1-3 1 Therefore we ought to give the more earnest heed to the things which we have heard, lest at any time we should let them slip. 2 For if the word spoken by angels was steadfast, and every transgression and disobedience received a just recompense of reward; 3 How shall we escape, if we neglect so great salvation; which at the first began to be spoken by the Lord, and was confirmed to us by them that heard him;
American King James Version×
). Por eso el apóstol Pablo escribió: “Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corinthians 9:27 1 Corinthians 9:27But I keep under my body, and bring it into subjection: lest that by any means, when I have preached to others, I myself should be a castaway.
American King James Version×
).

Las obras que hagamos no nos hacen merecedores de la salvación. Pero en la carta de Santiago claramente se nos dice que la fe sin obras está muerta (James 2:17 James 2:17Even so faith, if it has not works, is dead, being alone.
American King James Version×
, James 2:20 James 2:20But will you know, O vain man, that faith without works is dead?
American King James Version×
, James 2:26 James 2:26For as the body without the spirit is dead, so faith without works is dead also.
American King James Version×
); en otras palabras, es completamente inútil. (Ver el recuadro de la página10: “La carta de Santiago: ¿Una ‘epístola de paja’?”)

Este fiel siervo de Dios y medio hermano de Jesús escribió: “Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” (James 1:21-22 James 1:21-22 21 Why lay apart all filthiness and superfluity of naughtiness, and receive with meekness the engrafted word, which is able to save your souls. 22 But be you doers of the word, and not hearers only, deceiving your own selves.
American King James Version×
). Luego, en el versículo 25 leemos que quien “mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”.

La fe verdadera exige mucho más que palabras. Requiere un compromiso férreo y la prueba de tal compromiso. En forma retórica, Santiago pregunta: “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?” (James 2:14 James 2:14What does it profit, my brothers, though a man say he has faith, and have not works? can faith save him?
American King James Version×
). Claramente nos muestra que las puras palabras de nada sirven cuando alguien necesita comida o vestido (vv. 15-17). Luego, en los versículos 21-22 menciona la fidelidad de Abraham, cuya fe “se perfeccionó por las obras”.

Cuando correspondemos al amor de Cristo obedeciendo sus mandamientos (John 14:12-15 John 14:12-15 12 Truly, truly, I say to you, He that believes on me, the works that I do shall he do also; and greater works than these shall he do; because I go to my Father. 13 And whatever you shall ask in my name, that will I do, that the Father may be glorified in the Son. 14 If you shall ask any thing in my name, I will do it. 15 If you love me, keep my commandments.
American King James Version×
), nuestra fe cobra vida y viene a ser dinámica. No nos equivoquemos: No seremos salvos por gracia por medio de una fe muerta.

La fe viva entre los incrédulos

Después de que Jesús resucitó, uno de sus discípulos dijo que no creería que había vuelto a la vida hasta que viera las señales de los clavos en sus manos y metiera la mano en su costado donde había penetrado la lanza. Tomás buscaba pruebas visibles, tangibles, de que su Maestro había resucitado. Más tarde, Jesús le proporcionó esas pruebas y así le demostró que Dios y su plan de salvación eran una realidad, y lo exhortó a que no fuera incrédulo (John 20:24-29 John 20:24-29 24 But Thomas, one of the twelve, called Didymus, was not with them when Jesus came. 25 The other disciples therefore said to him, We have seen the LORD. But he said to them, Except I shall see in his hands the print of the nails, and put my finger into the print of the nails, and thrust my hand into his side, I will not believe. 26 And after eight days again his disciples were within, and Thomas with them: then came Jesus, the doors being shut, and stood in the middle, and said, Peace be to you. 27 Then said he to Thomas, Reach here your finger, and behold my hands; and reach here your hand, and thrust it into my side: and be not faithless, but believing. 28 And Thomas answered and said to him, My LORD and my God. 29 Jesus said to him, Thomas, because you have seen me, you have believed: blessed are they that have not seen, and yet have believed.
American King James Version×
).

Aunque Tomás había sido testigo de muchos de los milagros de Jesús, aún dudaba de la resurrección. A pesar de que sus compañeros le aseguraron que lo habían visto cara a cara, se rehusó a creerles; sencillamente no podía creer que su Señor había resucitado de entre los muertos como él mismo lo había predicho. ¿No estaremos nosotros como Tomás, dudando de la veracidad del testimonio de muchos testigos que vieron a Jesús resucitado? ¿Creeremos y confiaremos en Dios y sus promesas? Lamentablemente, nos resulta difícil tener una fe viva; en cambio, dudar es muy fácil (James 1:6-8 James 1:6-8 6 But let him ask in faith, nothing wavering. For he that wavers is like a wave of the sea driven with the wind and tossed. 7 For let not that man think that he shall receive any thing of the Lord. 8 A double minded man is unstable in all his ways.
American King James Version×
).

La sociedad en que vivimos pareciera que fuera diseñada para minar la fe. Gran parte de los sistemas educativos, los medios publicitarios y los espectáculos que divierten a las masas es mundana y perversa, y aleja a las personas de los principios morales de la Biblia. A lo largo de la historia hemos sido atraídos hacia lo material, y al mismo tiempo nos hemos olvidado de Dios. Todo —la ciencia, la filosofía, la historia— se reduce al plano físico. El resultado es previsible y obvio: Muy pocos saben lo que Dios espera de nosotros, y menos aún son los que confían en él para que guíe sus vidas. ¿Acaso no hay fe ni esperanza espiritual para nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos?

A pesar de que tener una fe viva es muy difícil en esta época de dudas y materialismo, en la Biblia se nos asegura que algunos poseerán este maravilloso atributo al final de esta era (Revelation 14:12 Revelation 14:12Here is the patience of the saints: here are they that keep the commandments of God, and the faith of Jesus.
American King James Version×
), cuando Jesucristo regresará como Rey de reyes y Señor de señores. El hecho de que algo sea difícil de lograr no quiere decir que sea imposible, especialmente cuando se cuenta con la ayuda de Dios.

La fe verdadera no sólo es posible, sino que está a nuestro alcance. El apóstol Pablo dice: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (Romans 8:32 Romans 8:32He that spared not his own Son, but delivered him up for us all, how shall he not with him also freely give us all things?
American King James Version×
).

Dios nos dio su Palabra escrita —la Biblia— para que así pudiéramos tener esperanza y recibir instrucción por medio de los ejemplos de otros (Romans 15:4 Romans 15:4For whatever things were written aforetime were written for our learning, that we through patience and comfort of the scriptures might have hope.
American King James Version×
; 1 Corinthians 10:6 1 Corinthians 10:6Now these things were our examples, to the intent we should not lust after evil things, as they also lusted.
American King James Version×
; 2 Timothy 3:16-17 2 Timothy 3:16-17 16 All scripture is given by inspiration of God, and is profitable for doctrine, for reproof, for correction, for instruction in righteousness: 17 That the man of God may be perfect, thoroughly furnished to all good works.
American King James Version×
). Cuando leemos en la Biblia algunas de las experiencias por las que pasaron estas personas, encontramos ejemplos prácticos de cómo actúa la fe viva.

En el próximo capítulo analizaremos las vidas de hombres y mujeres quienes, con la ayuda y la motivación de Dios, llegaron a tener una fe viva.