Comercio internacional: Una de las fuentes de riqueza de Salomón

Usted está aquí

Comercio internacional

Una de las fuentes de riqueza de Salomón

Salomón construyó muchos barcos mercantiles que eran tripulados tanto por marineros israelitas como fenicios. La riqueza acumulada a través de este tráfico marítimo era extraordinaria, incluso comparada con los estándares actuales.

¿Qué tan lejos viajaban aquellas flotas para acumular tanta riqueza? No lo sabemos, pero las Escrituras nos dicen que los navegantes a veces requerían tres años para hacer un viaje de ida y vuelta, debido a las largas distancias. Traían de vuelta productos valiosos como oro, plata y marfil, junto con curiosidades exóticas como pavos y monos (1ra Reyes 10:22 1ra Reyes 10:22Porque el rey tenía en el mar una flota de naves de Tarsis, con la flota de Hiram. Una vez cada tres años venía la flota de Tarsis, y traía oro, plata, marfil, monos y pavos reales.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Más de dos siglos después, Fernando de Magallanes navegó alrededor del mundo en un viaje que también tomó tres años. Las flotas de Salomón y de los fenicios podían navegar a lo largo y ancho de los océanos. Las Escrituras afirman que los marineros del rey Hiram eran “diestros del mar” (1ra Reyes 9:27 1ra Reyes 9:27Y envió Hiram en ellas a sus siervos, marineros y diestros en el mar, con los siervos de Salomón,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Como Salomón tenía una flota internacional de barcos, una alianza con los fenicios y el control de las principales rutas de intercambio en el interior del Medio Oriente, emprendió su propio negocio de importación y exportación. Por ejemplo, “Los caballos de Salomón eran importados de Egipto y de Coa, que era donde los mercaderes de la corte los compraban. En Egipto compraban carros por seiscientas monedas de plata, y caballos por ciento cincuenta, para luego vendérselos a todos los reyes hititas y sirios” (1ra Reyes 10:28-29 1ra Reyes 10:28-29 28 Y traían de Egipto caballos y lienzos a Salomón; porque la compañía de los mercaderes del rey compraba caballos y lienzos. 29 Y venía y salía de Egipto, el carro por seiscientas piezas de plata, y el caballo por ciento cincuenta; y así los adquirían por mano de ellos todos los reyes de los heteos, y de Siria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI).

La Biblia declara que las ganancias anuales de Salomón alcanzaban a unos 23 000 kilos de oro, sin contar el oro recibido mediante obsequios y tributos (2da Crónicas 9:13-14 2da Crónicas 9:13-14 13 El peso de oro que venía a Salomón cada año, era seiscientos sesenta y seis talentos de oro, 14 Sin lo que traían los mercaderes y negociantes; también todos los reyes de Arabia y los gobernadores de la tierra traían oro y plata a Salomón.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Con el acceso a esta vasta riqueza, Salomón construyó un templo magnífico para Dios y un complejo palaciego para sí mismo en Jerusalén.

Recubrió las paredes interiores, e incluso el piso del templo, con oro puro. Las masivas esculturas de dos querubines, cada uno con dos larguísimas alas extendidas, cubrían el propiciatorio en el arca del pacto. Los artesanos enchaparon estas figuras con oro puro, y además hicieron menorás de siete brazos, una mesa para los panes de la propiciación, tazones, calderos, candeleros, despabiladeras para las lámparas, cucharones e incensarios de oro puro (2 Crónicas 3-4).

Salomón tenía un gran trono de marfil cubierto en oro. Equipó a sus guardias con cientos de escudos ceremoniales de oro; los más grandes fueron hechos de aproximadamente seis kilos y medio de oro batido. La vajilla en su palacio incluía vasos y platos de oro. Las Escrituras notan que ninguno de estos había sido hecho de plata durante el tiempo de Salomón, porque esta se consideraba demasiado común (1ra Reyes 10:21 1ra Reyes 10:21Y todos los vasos de beber del rey Salomón eran de oro, y asimismo toda la vajilla de la casa del bosque del Líbano era de oro fino; nada de plata, porque en tiempo de Salomón no era apreciada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esta fue, literalmente, la era dorada de Israel.