¿Qué nos enseña la resurrección de Jesucristo?

Usted está aquí

¿Qué nos enseña la resurrección de Jesucristo?

“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25 Juan 11:25Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El apóstol Pablo nos dice que “la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios” (1 Corintios 15:50). Por lo tanto, la resurrección de Jesucristo a la vida eterna fue en un cuerpo glorificado (Filipenses 3:21 Filipenses 3:21el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), de la misma sustancia que la del Padre (Hebreos 1:3 Hebreos 1:3el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) Sin embargo, después de resucitado, Cristo se apareció de diferentes maneras. En los evangelios podemos ver que nadie lo reconocía hasta que él lo permitía.

La primera persona que vio a Jesús después de su resurrección fue María Magdalena. En el Evangelio de Juan leemos que ella fue al sepulcro en la mañana, cuando aún estaba oscuro, y se dio cuenta de que éste estaba vacío. Obviamente se alarmó al pensar que el cadáver de Cristo había sido robado (Juan 20:1-2 Juan 20:1-2 1 El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. 2 Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La sorprendente experiencia de María Magdalena

María fue a avisarles a Pedro y a Juan, quienes corrieron al sepulcro. Y lo único que encontraron fue la ropa con la que habían amortajado a Jesús. Cuando Dios resucitó a su Hijo a la vida espiritual, Jesucristo aparentemente pasó a través de la mortaja como si ésta no existiera.

Retomemos el relato en el versículo 14: María “se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús”. Ella no lo reconoció a pesar de que lo conocía muy bien; pensó que era el hortelano. Lo que ocurrió enseguida fue verdaderamente asombroso. “Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro)” (v. 16). ¡El sueño imposible se había hecho realidad; lo increíble había sucedido!

Quizá en toda la historia no ha habido otro momento de reconocimiento tan especial como éste. Una pobre mujer llorosa y desconsolada que pensaba que todo se había perdido, de pronto se dio cuenta de que ¡su Salvador estaba vivo y que estaba delante de ella! La emoción que invadió todo su cuerpo debió haber sido indescriptible. Jesús sencillamente se había dirigido a ella en la forma en que tantas veces lo había hecho cuando era humano.

Muchos hemos tenido la experiencia de ver a alguien que conocemos pero que no hemos visto desde hace mucho tiempo. La emoción que sentimos es difícil de explicar.

Pero el caso de esta mujer, de quien Jesús había sacado siete demonios, fue algo mucho más importante. Ella fue el primer ser humano que vio personalmente al Cristo resucitado y lo reconoció. ¡Qué gran honor!

Pero ¿por qué ella? Quizá porque confiaba en Jesús y le fue dedicada de una manera en que muy pocas personas lo han sido. Ella siempre mostraba también el gran agradecimiento que sentía por las cosas que Cristo había hecho. Antes de su increíble curación, su vida seguramente había sido un continuo sufrimiento.

El cuerpo del Cristo resucitado

Después de haber resucitado, Jesús podía atravesar gruesas paredes y también podía aparecer o desaparecer a voluntad (Lucas 24:31 Lucas 24:31Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 16:12 Marcos 16:12Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Hay quienes dicen que el cuerpo resucitado de Jesucristo era el mismo cuerpo físico que había muerto, equiparando estos poderes con su milagrosa habilidad de andar sobre el agua cuando era humano. Pero en la Biblia se nos asegura que Jesús había vuelto a ser espíritu, tal como lo había sido antes en el cielo con el Padre (Juan 17:5 Juan 17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), sin sujeción alguna a las leyes físicas que nos restringen a los seres humanos.

El apóstol Pablo dice explícitamente que “fue hecho el primer hombre Adán alma viviente . . . de la tierra, terrenal” (1 Corintios 15:45, 1 Corintios 15:47); no obstante, “. . . el postrer Adán [Jesús], [fue hecho] espíritu vivificante” (v. 45).

De hecho, Jesús había vuelto a ser “el Alto y Sublime, el que habita la eternidad” junto con el Padre (Isaias 57:15 Isaias 57:15Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¿Cómo se explican, pues, las diferentes apariciones en semejanza de ser humano registradas en las Escrituras? Leamos y analicemos algunos pasajes.

Más tarde, en su conversación con María Magdalena, “Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre . . .” (Juan 20:17 Juan 20:17Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto nos da a entender que María habría podido tocar a Jesucristo como si fuera un hombre común y corriente. Por lo que resulta obvio que Jesús se le apareció con forma y figura humanas.

Esa noche Jesús se les apareció a varios de sus primeros apóstoles que estaban reunidos y “les mostró las manos y el costado . Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor” (Juan 20:20 Juan 20:20Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En esa ocasión Tomás no estaba con ellos y no creyó lo que le dijeron.

Ocho días después Jesús se les apareció nuevamente (Juan 20:26 Juan 20:26Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y esta vez sí estaba Tomás, a quien le dijo: “Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente”. ¿Cuál fue la reacción de Tomás? Éste, atónito, le dijo: “¡Señor mío, y Dios mío! ” (Juan 20:27-28). Ahora Tomás ya no tenía ninguna duda de que ¡Jesucristo era Dios!

Probablemente estos increíbles sucesos (y otros semejantes) fueron los que hicieron que el apóstol Juan empezara su primera epístola con estas palabras: “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida” (1Juan 1:1 Juan 1:1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Tengamos presente que el Verbo vino a ser Jesucristo (Juan 1:14 Juan 1:14Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Quizá, en el versículo que acabamos de citar, Juan estaba pensando más bien en Jesús como el Cristo resucitado y no como humano.

Apariciones en forma física

Más adelante Cristo se les apareció nuevamente. “Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera” (Juan 21:1 Juan 21:1Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera:
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En esa ocasión les preparó desayuno (Juan 21:9 Juan 21:9Al descender a tierra, vieron brasas puestas, y un pez encima de ellas, y pan.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y después tres veces le dijo a Pedro que cuidara de sus ovejas (Juan 21:15-17).

En este relato no se menciona si Jesús comió algo con ellos, pero en otros pasajes podemos ver que él comió después de su resurrección. En Lucas 24:42-43 Lucas 24:42-43 42 Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. 43 Y él lo tomó, y comió delante de ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que unos de sus discípulos “le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos”. Más tarde Pedro mencionó que Jesús se había manifestado a los apóstoles, quienes “comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos” (Hechos de los Apóstoles 10:41 Hechos de los Apóstoles 10:41no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Y cuando regrese, después de la resurrección de los fieles él aún habrá de comer y beber con su familia recién nacida en la gran fiesta de bodas (Mateo 26:29 Mateo 26:29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Tales pasajes hacen pensar a mucha gente que Cristo aún debe tener su cuerpo físico. Pero debemos tener en cuenta que aun en el Antiguo Testamento, mucho antes de que el Verbo viniera en la carne como Jesús, él, “el Eterno”, se le apareció a Abraham en forma física y comió con él (Génesis 18). De estos relatos resulta obvio que Dios se puede revelar de manera física y tangible. También es claro que puede comer por motivo de celebración o sencillamente por placer, aunque no necesita comer o beber para sustentar su vida espiritual eterna (Juan 5:26 Juan 5:26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En Lucas 24:37 Lucas 24:37Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que cuando el resucitado Jesús se les apareció a los discípulos y comió con ellos, se asustaron porque “creyeron que veían a un espíritu”. Entonces les dijo: “Miren mis manos y mis pies. ¡Soy yo mismo! Tóquenme y vean; un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que los tengo yo. Dicho esto, les mostró las manos y los pies” (Lucas 24:39-40, NVI).

No obstante todo esto, como ya dijimos antes, muchos alegan que esto prueba que el cuerpo resucitado de Cristo era físico. Pero, como también ya leímos en 1 Corintios 15:45, él era y sigue siendo espíritu. La aparente contradicción se aclara fácilmente cuando tenemos en cuenta por qué fue que los discípulos estaban tan asustados. Quizá fue porque pensaron que era un espíritu malo, o demonio. Pero por medio de su apariencia y forma físicas, Jesús les demostró que no era un demonio.

Los apóstoles debían ser testigos de la resurrección de Jesús a fin de que pudieran tener prueba de que efectivamente era el Mesías. Jesús se aseguró de que no sólo pudieran saber que había sido resucitado a la vida eterna, sino que también era la misma persona con la que habían estado durante esos últimos tres años y medio.

No debemos pasar por alto el profundo significado que estos pasajes tienen con respecto a la naturaleza de Dios. Quizá no podamos entenderlos completamente, pero esos sucesos fueron reales (Juan 20:30-31 Juan 20:30-31 30 Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. 31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Juan 21:24 Juan 21:24Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas; y sabemos que su testimonio es verdadero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). No debemos tener la osadía de limitar a Dios o lo que puede hacer. Una vez más, es por medio de las Escrituras que podemos conocerlo y entender su naturaleza, no por medio de antiguos conceptos filosóficos.