La grandeza del omnipotente Dios

Usted está aquí

La grandeza del omnipotente Dios

“Así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad…” (Isaias 57:15 Isaias 57:15Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En este mundo impío y profano en que vivimos, muchas personas —incluso algunos que se consideran a sí mismos cristianos— parecen haber olvidado la divina majestad de Dios. Muchos se comportan con frivolidad e irreverencia, mostrando gran falta de respeto hacia nuestro Creador. Tal parece que su nombre se pronuncia más frecuentemente de manera profana que con respeto.

Pero ¿qué de los que han podido tener una vislumbre de la majestad de Dios? ¿Cómo han reaccionado ellos? En las Escrituras se nos muestra que su reacción casi siempre ha sido de gran humildad . Tanto los profetas y patriarcas del Antiguo Testamento como los apóstoles del Nuevo se sintieron totalmente insignificantes cuando tuvieron algún contacto con él.

Encuentros directos con Dios

Por ejemplo, Job pudo reconocer claramente su insignificancia cuando Dios le reveló algunos aspectos de la magnificencia de su creación (Job 38-41). De inmediato, el patriarca reaccionó con toda humildad: “Respondió Job al Eterno, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti … Por tanto, yo hablaba lo que no entendía … Oye, te ruego, y hablaré; te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven . Por tanto me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:1-6 Job 42:1-6 1 Respondió Job a Jehová, y dijo: 2 Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. 3 ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. 4 Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. 5 De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. 6 Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En una visión Isaías vio a Dios sentado en su trono rodeado de ejércitos celestiales (Isaias 6:1-4 Isaias 6:1-4 1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. 2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. 3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. 4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El profeta inmediatamente reaccionó diciendo: “¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, el Eterno de los ejércitos” (v. 5).

Cuando otro de los profetas vio “la semejanza de la gloria del Eterno”, se postró sobre su rostro (Ezequiel 1:28 Ezequiel 1:28Como parece el arco iris que está en las nubes el día que llueve, así era el parecer del resplandor alrededor. Esta fue la visión de la semejanza de la gloria de Jehová. Y cuando yo la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de uno que hablaba.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Más adelante Daniel, cuando vio una gran visión celestial, se quedó completamente sin fuerzas y cayó en un profundo sueño (Daniel 10:8-9 Daniel 10:8-9 8 Quedé, pues, yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno. 9 Pero oí el sonido de sus palabras; y al oír el sonido de sus palabras, caí sobre mi rostro en un profundo sueño, con mi rostro en tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).
Recibir directamente la revelación de la majestuosidad del resplandor de Dios hizo que estos antiguos profetas y patriarcas se humillaran de inmediato. Esas experiencias cambiaron dramáticamente sus vidas.

En el Nuevo Testamento se nos revela al grandioso Dios del universo en la persona de Jesucristo. En aquellas impresionantes ocasiones en que sus discípulos pudieron tener una vislumbre del imponente poder de Dios revelado por medio de los milagros de Jesús, su reacción, lógicamente, era de profunda admiración al presenciar un mundo poderoso pero invisible muy diferente del nuestro.

En una ocasión Pedro y sus compañeros habían pasado toda la noche pescando, pero sin atrapar nada. Pero cuando Cristo le dijo a Pedro que echara las redes en otra parte, de inmediato atrapó tal número de peces que la red estaba a punto de romperse y las dos barcas en que iban empezaron a hundirse (Lucas 5:4-7 Lucas 5:4-7 4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pedro estaba tan impresionado que “cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador” (v. 8).

En otra ocasión Pedro, Jacobo y Juan vieron un breve avance de la vida eterna en el Reino de Dios. Dios les dio la maravillosa oportunidad de ver una visión de Cristo transfigurado en gloria con Moisés y Elías. Al oír una voz que provenía del cielo, “se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor” (Mateo 17:6 Mateo 17:6Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Años después, cuando el apóstol Juan vio en visión a Cristo glorificado, cayó “como muerto a sus pies” (Apocalipsis 1:17 Apocalipsis 1:17Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El apóstol Pablo también escribió acerca de una experiencia en la que “fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar” (2do Corintios 12:4 2do Corintios 12:4que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Él también fue lleno de admiración.

Como Dios entiende muy bien la reacción natural en tales situaciones, siempre animó a sus siervos para que no tuvieran miedo. Todos estos hombres experimentaron una vislumbre de la gloria de Dios y quedaron admirados por su magnificencia.

¿Cómo vemos nosotros a Dios?

¿Apreciamos nosotros a Dios como estos hombres lo hicieron? ¿Nos percatamos, como Salomón, de que nosotros moramos en la tierra y Dios en el cielo (Eclesiastés 5:1-2 Eclesiastés 5:1-2 1 Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal. 2 No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y que debemos rendirle el respeto apropiado pronunciando su nombre reverentemente, sabiendo que él conoce exactamente todo lo que hacemos y que al final tendremos que rendirle cuentas? (2do Corintios 5:9-10 2do Corintios 5:9-10 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Tenemos la actitud del apóstol Pablo cuando describió a Jesucristo glorificado al joven evangelista Timoteo como el “único y bendito Soberano, Rey de reyes y Señor de Señores, al único inmortal, que vive en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver, a él sea el honor y el poder eternamente” (1st Timoteo 6:15-16 1st Timoteo 6:15-16 15 la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, 16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional).

Aquí Pablo se refiere directamente a Cristo como es ahora, en toda su gloria (vv. 14-15), pero esta misma descripción se aplica también a Dios el Padre.