¿Podemos explicar todo el sufrimiento?

Usted está aquí

¿Podemos explicar todo el sufrimiento?

Tal vez lo más difícil de entender acerca del sufrimiento es cuando éste llega y no sabemos por qué. Debemos entender que hay tragedias que pueden ocurrir sin que podamos prevenirlas ni controlarlas. En tales circunstancias las Escrituras nos exhortan a orar, a pedirle a Dios que quite o que alivie un poco el problema o que nos ayude a afrontar la dificultad y sacar provecho de ella.

En su sabiduría, nuestro Creador no siempre nos da la respuesta que queremos. Es raro que nos revele la razón específica de las decisiones que toma. Sin embargo, siempre tiene buenas razones.

Por ejemplo, Dios liberó al apóstol Pablo de muchas dificultades, pero al menos en una ocasión no lo hizo, a pesar de las súplicas de Pablo (2 Corintios 12:7-10). En esa ocasión su respuesta a Pablo fue: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad”.

En ese caso, fortalecer un aspecto espiritual de la perspectiva de Pablo o de su carácter era más importante que su bienestar físico.

Este ejemplo debe ayudarnos a entender que la perspectiva de Dios es distinta de la nuestra (Isaias 55:8-9 Isaias 55:8-9 8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2da Pedro 3:8 2da Pedro 3:8Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Algunas veces considera que las lecciones de carácter que necesitamos aprender son más importantes que nuestro bienestar físico y mental. En dichas ocasiones no debemos pensar que Dios no escucha nuestras oraciones, porque sí lo hace. Lo que ocurre es que algunas veces no queremos aceptar su respuesta, que nos dice “no”, o “no por ahora”, o como en el caso del apóstol Pablo: “Tengo en mente algo mejor para ti”.

Necesitamos estar conscientes de que Dios nos ha prometido no probarnos más allá de lo que podemos resistir (1 Corintios 10:13). Pablo nos dio un ejemplo extraordinario. Simplemente confió en la sabiduría de Dios y decidió continuar haciendo la labor que lo había llamado a hacer.

Si estamos abrumados por el sufrimiento y Dios no nos lo quita —especialmente cuando las circunstancias se escapan de nuestro control— debemos seguir el consejo sabio que nos da Pedro: “De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien” (1 Pedro 4:19).

Veamos el sufrimiento específico que Pedro tenía en mente: “Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros . . . Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello” (vv. 14-16).

Si el sufrimiento de cada persona pudiera ser rastreado hasta su propia transgresión de una ley específica, sería más fácil entenderlo y aceptarlo como una justa consecuencia. Pero es muy raro que sea tan simple.

Al darnos libertad de elección, Dios nos ha permitido que aceptemos o rechacemos su guía, que escojamos rebelarnos o someternos, tomar decisiones sabias o decisiones imprudentes. Al hacerlo así, no ha determinado nuestro futuro.

Tenemos libertad para manejar nuestro automóvil descuidadamente o después de haber bebido demasiado, libertad para llenar de toxinas nuestro medio ambiente, libertad para comer sin cuidar nuestra salud. Cada uno de nosotros tiene esta libertad, y lo mismo ocurre con todos nuestros semejantes. Todas nuestras acciones —y las de ellos— tienen consecuencias. La libertad para escoger es un regalo maravilloso, pero también nos impone una gran responsabilidad que no hemos cumplido muy bien, como lo evidencia nuestro mundo doliente.

Esto nos permite entender un poco por qué gente inocente, incluso niños, algunas veces sufren por las decisiones erróneas de otros. En esas ocasiones es cuando más necesitamos del amor y el consuelo de Dios, de nuestra familia y de nuestros amigos.

Ninguno de nosotros es inmune a las consecuencias de los actos, ya sean los nuestros o los de los demás. Tanto la persona que contrae una enfermedad con un origen indeterminado, como el pequeño niño que nace con una enfermedad congénita, tienen que sufrir por ello, aunque no sea necesariamente porque hayan hecho algo indebido.

Aquellos que resultan heridos o muertos en accidentes o en desastres naturales, con frecuencia son víctimas inocentes. No todo el sufrimiento es consecuencia de la desobediencia personal o de un comportamiento irresponsable de la persona que sufre. Aun en los Diez Mandamientos Dios nos recuerda que las consecuencias de nuestras acciones erróneas pueden afectar a nuestros descendientes por varias generaciones (Éxodo 20:5 Éxodo 20:5No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Con frecuencia, la causa específica de cierto sufrimiento no puede ser explicada, al menos no en esta vida. A veces lo mejor que podemos hacer es explicarlo según el concepto que en la Biblia se menciona como “tiempo y ocasión” (Eclesiastés 9:11 Eclesiastés 9:11Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Aunque Dios no es quien causa los accidentes, tampoco se dedica a gobernar la vida de cada ser humano hasta el punto de impedir toda desgracia. Pablo nos dice que “. . . vemos por espejo, oscuramente” (1 Corintios 13:12). En esta vida nunca entenderemos completamente algunas cosas; sólo las entenderemos en el mundo venidero.

Debemos darnos cuenta de que el sufrimiento que se produce como resultado del “tiempo y ocasión” no es un sufrimiento sin causa. Tal vez no esté relacionado con un comportamiento específico; no obstante, es consecuencia de uno o más patrones de conducta que la humanidad ha seguido desde la creación.

Al pecar, Adán escogió apartarse de Dios, y desde entonces el resto de la humanidad ha seguido el mismo camino. “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12 Romanos 5:12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Una de las consecuencias de la decisión que la humanidad tomó de vivir contrariamente a las instrucciones de Dios, es que el mundo está a merced de los caprichos del “tiempo y ocasión”, y de las acciones de otros. Este patrón prevalecerá hasta que Jesucristo regrese a establecer el Reino de Dios en la tierra. Entonces el mundo entero será lleno del conocimiento de Dios y de sus justas leyes (Isaias 11:9 Isaias 11:9No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Finalmente, toda la humanidad podrá vivir en un mundo justo y recto.