Los familiares de Jesús

Usted está aquí

Los familiares de Jesús

Uno de los vínculos más importantes se encuentra en Lucas 1:36 Lucas 1:36Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, donde vemos que el mismo ángel que le informó a María que concebiría un hijo, también le dijo: “Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez”. Elisabet tuvo un hijo llamado Juan, quien sería conocido históricamente como Juan el Bautista (vv. 57-60, 80).

El parentesco exacto entre María y Elisabet no se menciona específicamente, pero al parecer eran primas, por lo que Jesús y Juan eran primos también. Ambos estaban muy conscientes de sus respectivos ministerios, y cuando Juan vio a Jesús que venía a él para ser bautizado, exclamó: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29 Juan 1:29El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aunque a Juan le fue revelado divinamente que su primo Jesús era el Mesías profetizado (vv. 30-34), el hecho de que sin titubear él haya reconocido la verdad de esa revelación demuestra el hecho de que Jesús tuvo que haber vivido una vida justa y sin pecado.

Algunos de los apóstoles eran primos

Aunque muy pocos se han dado cuenta, parece ser que por lo menos dos de los apóstoles eran primos de Jesús. Podemos ver esto al comparar Mateo 27:56 Mateo 27:56entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 15:40 Marcos 15:40También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Juan 19:25 Juan 19:25Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, donde se mencionan las cuatro mujeres que presenciaron la crucifixión de Jesús. Esas mujeres eran:

• María Magdalena (mencionada por Mateo, Marcos y Juan).

• María la madre de Jesús (mencionada por Juan).

• Otra María, a quien Juan identifica como “María mujer de Cleofas”, y Mateo la llama “María la madre de Jacobo y de José”.
Este Jacobo, uno de los 12 apóstoles, mencionado como “Jacobo el menor” en Marcos 15:40 Marcos 15:40También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, también es llamado “Jacobo hijo de Alfeo” (Mateo 10:3 Mateo 10:3Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 3:18 Marcos 3:18a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Tadeo, Simón el cananista,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 6:15 Lucas 6:15Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón llamado Zelote,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Al parecer, “Cleofas” y “Alfeo” son variantes del nombre arameo “Chalphai”, que puede escribirse en griego como “Cleofas” y en latín como “Alfeo”.
Según Hegesipo, historiador del segundo siglo, Cleofas era hermano de José, esposo de María y padrastro de Jesús. Si es cierto, entonces este apóstol Jacobo era primo de Jesús.

• Salomé (mencionada por Marcos), es llamada también “la madre de los hijos de Zebedeo” en Mateo y “hermana de su madre [de Jesús]” en Juan. Al ser hermanas Salomé y María, sus hijos —Jesús, hijo de María, y los discípulos Jacobo y Juan, hijos de Salomé— eran primos hermanos.

Este parentesco nos aclara el pasaje en Mateo 20:20-22 Mateo 20:20-22 20 Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. 21 El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. 22 Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, donde “la madre de los hijos de Zebedeo” le pidió a Jesús que les diera a sus hijos, Jacobo y Juan, los dos puestos más importantes en su reino. Tal petición parece demasiado osada; pero después nos damos cuenta de que era la propia tía de Jesús la que estaba solicitándole tal privilegio para sus dos primos.

Seguramente por ser familiares de Jesús pensaron que su petición no sería considerada como algo atrevido. Esto también nos ayuda a entender la prudente pero firme respuesta de Jesús.

Esta relación familiar nos ayuda a entender también por qué Jacobo y Juan, junto con Pedro, aparentemente eran los tres discípulos más cercanos a Jesús y él les pedía que lo acompañaran en ciertas ocasiones y sucesos muy significativos (Mateo 17:1-9 Mateo 17:1-9 1 Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto; 2 y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz. 3 Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él. 4 Entonces Pedro dijo a Jesús: Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres enramadas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías. 5 Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd. 6 Al oír esto los discípulos, se postraron sobre sus rostros, y tuvieron gran temor. 7 Entonces Jesús se acercó y los tocó, y dijo: Levantaos, y no temáis. 8 Y alzando ellos los ojos, a nadie vieron sino a Jesús solo. 9 Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Mateo 26:36-37 Mateo 26:36-37 36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. 37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 5:37 Marcos 5:37Y no permitió que le siguiese nadie sino Pedro, Jacobo, y Juan hermano de Jacobo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Parece que Jesús tenía una estrecha relación con estos dos primos suyos, y resulta obvio que disfrutaba de su compañía. Es fácil imaginarse que bien pudieron haber crecido juntos, siendo amigos desde niños.

Los hermanos de Jesús

En los evangelios se nos muestra que Jesús tenía muchos medios hermanos, tanto hombres como mujeres, nacidos de José y María. En Mateo 13:55-56 Mateo 13:55-56 55 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? 56 ¿No están todas sus hermanas con nosotros? ¿De dónde, pues, tiene éste todas estas cosas?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que algunos residentes de Nazaret, al escucharlo, se preguntaron: “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas con nosotros?”
Aquí se nombran cuatro hermanos (Jacob, José, Simeón y Judá en hebreo) además de mencionar medias hermanas (plural). Por tanto, Jesús tuvo por lo menos seis medios hermanos, cuatro varones y dos mujeres.

Durante la vida de Jesús sus hermanos no creían que él fuera el Mesías y Salvador (Juan 7:5 Juan 7:5Porque ni aun sus hermanos creían en él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pero después de su resurrección, Jacobo se convirtió en uno de sus más importantes seguidores. En Hechos de los Apóstoles 1:14 Hechos de los Apóstoles 1:14Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que Jacobo, tanto como sus otros hermanos y su madre María, estaban entre los primeros miembros de la iglesia, el mismo grupo que recibió el Espíritu Santo el día de Pentecostés (Hechos de los Apóstoles 2:1-4 Hechos de los Apóstoles 2:1-4 1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Tiempo después, Jacobo se convirtió en el dirigente de la congregación en Jerusalén. Desempeñó un papel muy importante en el concilio que se menciona en Hechos 15 (vv. 13-21). Más adelante Pablo visitó a Jacobo en Jerusalén (Hechos de los Apóstoles 21:18 Hechos de los Apóstoles 21:18Y al día siguiente Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En Gálatas 2:9 Gálatas 2:9y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Pablo se refiere a Jacobo como una de las “columnas” de la iglesia. Jacobo (o Santiago) también escribió la epístola que lleva su nombre (Santiago 1:1 Santiago 1:1Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Judas, otro de los hermanos mencionados antes (Mateo 13:55 Mateo 13:55¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), escribió la corta epístola que lleva su nombre (Judas 1).

El hecho de que todos estos familiares, incluyendo sus medios hermanos que crecieron con él bajo el mismo techo, aceptaran a Jesús como el Mesías y su Salvador personal, es también una clara prueba de que vivió una vida ejemplar y sin pecado. Y el hecho de que se hayan convertido en creyentes después de su resurrección es una prueba contundente de la realidad de su resurrección de entre los muertos.