Un pueblo adquirido por Dios

Usted está aquí

Un pueblo adquirido por Dios

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

“Vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia” (1ra Pedro 2:9-10 1ra Pedro 2:9-10 9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo fundó su Iglesia, un grupo de personas transformadas espiritualmente, en la ciudad de Jerusalén. Esto ocurrió exactamente 50 días después de su resurrección, en la fiesta bíblica de Pentecostés.

Entre el tiempo de la resurrección de Cristo y el establecimiento de su Iglesia, él estuvo apareciéndose a sus discípulos durante 40 días e instruyéndolos aún más acerca del venidero Reino de Dios (Hechos de los Apóstoles 1:3 Hechos de los Apóstoles 1:3a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Les mandó que durante ese tiempo “no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí” (v. 4). También les dijo: “Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (v. 8).

Más adelante, bajo inspiración divina, el apóstol Pablo explicó que para poder llegar a ser un miembro de la Iglesia establecida por Jesucristo, es imprescindible recibir el Espíritu Santo: “Vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él . Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia” (Romanos 8:9-10 Romanos 8:9-10 9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por medio del Espíritu Santo que mora en los verdaderos cristianos, Jesucristo y Dios el Padre pueden participar activamente en sus vidas para fortalecerlos e inspirarlos a que obedezcan a Dios y lo sirvan (Filipenses 2:12-13 Filipenses 2:12-13 12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por tanto, la Iglesia de Cristo empezó cuando los apóstoles recibieron el Espíritu Santo, tal como él lo había prometido (Hechos de los Apóstoles 2:1-4 Hechos de los Apóstoles 2:1-4 1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Espíritu de Dios los transformó de inmediato, y todos los que los oyeron hablar se dieron cuenta de que habían recibido una inspiración y poder especiales de Dios.

Inmediatamente, los apóstoles empezaron a predicarles a los que estaban presentes en Jerusalén, declarándoles que Jesús de Nazaret era el Mesías (o el Cristo, en griego) que por tanto tiempo habían estado esperando (Hechos de los Apóstoles 2:36 Hechos de los Apóstoles 2:36Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En seguida los exhortaron a que se arrepintieran y se bautizaran en el nombre de Jesucristo, “y se añadieron aquel día como tres mil personas” (vv. 38, 41).

¡Había empezado la Iglesia que Jesús prometió edificar! Sus miembros eran personas que “recibieron” la verdad de Dios (v. 41), se arrepintieron de todo corazón y se bautizaron. Esto significa que se habían sometido a la autoridad de Dios, habían recibido el perdón de sus pecados y habían sepultado su antigua manera pecaminosa de vivir.

El concepto bíblico de lo que es la Iglesia

A medida que estudiemos el tema de la Iglesia que fundó Jesús, veremos cómo se utiliza en la Biblia la palabra iglesia . La realidad es que a lo largo de las Escrituras las palabras iglesia y congregación sólo se refieren a gente; es decir, la Iglesia (el Cuerpo de Cristo) o la iglesia (una congregación de miembros de la Iglesia) está compuesta de personas que han sido llamadas para seguir a Jesucristo. Según el concepto bíblico, la palabra iglesia se refiere a un grupo de personas, no a un edificio.

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo está claro el concepto de gente que se reúne para aprender acerca de los caminos de Dios. Esto está directamente relacionado con uno de los Diez Mandamientos, el que ordena santificar el sábado como día de reposo.

En tiempos de obediencia a Dios, los israelitas se reunían cada sábado como congregación. Durante el reposo del séptimo día —que según la Biblia va desde la puesta del sol del viernes hasta la puesta del sol del sábado— debe llevarse a cabo una reunión santa. Dios ordenó: “El séptimo día será sábado de reposo, y habrá una asamblea sagrada” (Levítico 23:3 Levítico 23:3Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Reina-Valera Actualizada).

Los primeros cristianos mantenían la misma práctica: Cesaban de sus labores y se reunían cada sábado para aprender de la Palabra de Dios. Leamos Hechos de los Apóstoles 11:26 Hechos de los Apóstoles 11:26Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: “Se congregaron allí [dos de los apóstoles, Pablo y Bernabé] todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos [ mathetes en griego, que significa alumnos o aprendices] se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía”.

Así, la Iglesia se compone de discípulos o alumnos de Jesucristo que se reúnen para recibir instrucción de Dios, y la Biblia es su libro de texto. El apóstol Pablo explica que “toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” (2nd Timoteo 3:16-17 2nd Timoteo 3:16-17 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los maestros son los ministros debidamente nombrados de Jesucristo que enseñan fielmente la Palabra de Dios (Romanos 10:14-15 Romanos 10:14-15 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2nd Timoteo 2:2 2nd Timoteo 2:2Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2nd Timoteo 4:2 2nd Timoteo 4:2que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A ellos Dios los hace responsables de “usar bien la palabra de verdad” (2nd Timoteo 2:15 2nd Timoteo 2:15Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y de “ser ejemplos de la grey” (1ra Pedro 5:1-4 1ra Pedro 5:1-4 1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: 2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 4 Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1st Timoteo 3:2-7 1st Timoteo 3:2-7 2 Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3 no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4 que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5 (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7 También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Sin embargo, la Iglesia es más que sólo una asamblea de estudiantes que se reúnen para recibir instrucción en su propio beneficio.

El pueblo especial de Dios

La mejor forma en que se puede describir la Iglesia de Dios es como el pueblo especial de Dios, personas que él ha llamado y escogido para que reciban la salvación (vida eterna) como hijos suyos. Su esperanza y su futuro están inseparablemente ligados con el retorno de Jesucristo.

Dios llama —invita— a personas de toda condición para que sean sus siervos. No obstante, el apóstol Pablo hizo notar que los altivos y poderosos raramente se arrepienten y llegan a ser parte de la Iglesia (1ro Corintios 1:26-29 1ro Corintios 1:26-29 26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Ellos tienden a estar poco dispuestos a dejar los caminos pecaminosos del mundo.

Aquellos que voluntariamente responden al llamamiento de Dios son sellados como su pueblo santo al recibir su Espíritu (Efesios 1:13 Efesios 1:13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En muchas partes la Biblia se refiere a ellos como los santos (es decir, gente santa) o los justos .

El apóstol Pablo escribió: “La gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo [mundo] sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras” (Tito 2:11-14 Tito 2:11-14 11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Asimismo, a los miembros de la Iglesia el apóstol Pedro dijo: “Vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios … que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia” (1ra Pedro 2:9-10 1ra Pedro 2:9-10 9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los cristianos son especiales para Dios en el sentido de que son apreciados por su fe y obediencia (Efesios 5:24-32 Efesios 5:24-32 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), no porque Dios los considere inherentemente superiores o más valiosos que los demás seres humanos (Romanos 2:11 Romanos 2:11porque no hay acepción de personas para con Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 3:23 Romanos 3:23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En las Escrituras el concepto de un pueblo especial, escogido para servir a Dios, no se refiere únicamente a la era del cristianismo. Dios inspiró el uso de este concepto desde las primeras páginas de la Biblia.

Desde que creó a Adán y a Eva, Dios ha procurado establecer una relación con la humanidad. Entre el tiempo en que vivieron nuestros primeros padres y la primera venida de Jesucristo, Dios intervino en la vida de muchos hombres y mujeres, entre ellos los profetas.

Dios considera a los profetas como parte de su pueblo especial. Jesús habló de un tiempo cuando tanto Abraham como Isaac, Jacob y “todos los profetas” estarán en el Reino de Dios (Lucas 13:28 Lucas 13:28 Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Los verdaderos cristianos son “miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas” (Efesios 2:20 Efesios 2:20edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En el capítulo 11 de la Epístola a los Hebreos se nos explica por qué ciertas personas en tiempos del Antiguo Testamento tuvieron una relación especial con Dios. Las virtudes que estas personas poseían eran su obediencia y la fe inquebrantable que tenían en su Creador.

Las primeras raíces de la Iglesia

El antiguo Israel también fue pueblo santo de Dios. Moisés le dijo: “Eres pueblo santo al Eterno tu Dios, y el Eterno te ha escogido para que le seas un pueblo único de entre todos los pueblos que están sobre la tierra” (Deuteronomio 14:2 Deuteronomio 14:2Porque eres pueblo santo a Jehová tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único de entre todos los pueblos que están sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Ellos eran la “congregación” (o “iglesia”) de Dios (Hechos de los Apóstoles 7:38 Hechos de los Apóstoles 7:38Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida que darnos;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios le prometió a Abraham, quien es mencionado en el primer libro de la Biblia mucho antes de que existiera Israel como nación, que él sería el padre de un pueblo especial, escogido (Génesis 12:1-3 Génesis 12:1-3 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Gálatas 3:29 Gálatas 3:29Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En la Escritura se habla de la extraordinaria relación que existe entre Abraham, Jesucristo y la Iglesia. El Nuevo Testamento empieza recordándonos que Jesús es “hijo de David, hijo de Abraham” (Mateo 1:1 Mateo 1:1Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Por qué fue Abraham un personaje tan importante en la Biblia?

Abraham, quien vivió casi 2.000 años antes de Jesucristo, fue el patriarca del pueblo de Israel por medio de su nieto Jacob, cuyo nombre Dios cambió a Israel. Se habla de Abraham como el “padre de todos los creyentes no circuncidados … y padre de la circuncisión” (Romanos 4:1 Romanos 4:1¿Qué, pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Romanos 4:11-12 Romanos 4:11-12 11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; 12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Isaias 51:1-2 Isaias 51:1-2 1 Oídme, los que seguís la justicia, los que buscáis a Jehová. Mirad a la piedra de donde fuisteis cortados, y al hueco de la cantera de donde fuisteis arrancados. 2 Mirad a Abraham vuestro padre, y a Sara que os dio a luz; porque cuando no era más que uno solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Es un brillante ejemplo de obediencia y fe en Dios. Debido a su obediencia y su fe, Dios le hizo una promesa —un pacto sagrado— de que sería el padre de una gran nación (Génesis 13:16 Génesis 13:16Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Génesis 15:5 Génesis 15:5Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Génesis 17:2-6 Génesis 17:2-6 2 Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera. 3 Entonces Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él, diciendo: 4 He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes. 5 Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. 6 Y te multiplicaré en gran manera, y haré naciones de ti, y reyes saldrán de ti.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Lo que Dios le prometió a Abraham no representaba simplemente el tener muchos descendientes. El apóstol Pedro les recordó a sus contemporáneos judíos la gran importancia de lo que Dios le había prometido a Abraham: “Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra” (Hechos de los Apóstoles 3:25 Hechos de los Apóstoles 3:25Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Génesis 22:18 Génesis 22:18En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por su parte, el apóstol Pablo explicó que, en última instancia y en el sentido espiritual, la “simiente” prometida es Jesucristo, el Salvador de la humanidad: “Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo” (Gálatas 3:16 Gálatas 3:16Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los herederos espirituales de Abraham

Sólo por medio de Cristo se puede recibir la herencia eterna que fue prometida a la simiente de Abraham: “Si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa” (Gálatas 3:29 Gálatas 3:29Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Los cristianos, los que integran la Iglesia del Nuevo Testamento, son los descendientes espirituales de Abraham; son los herederos de la herencia eterna prometida a aquel patriarca. Este es un concepto que tenemos que captar muy bien a fin de poder valorar plenamente el papel que, según se define en la Biblia, tiene la Iglesia que fundó Jesucristo.

Uno puede preguntarse: ¿Acaso todos los descendientes de las tribus de Israel (descendientes físicos de Abraham) están incluidos en la simiente que es la Iglesia?

Notemos cómo les contestó Jesús a unos que, aunque descendientes físicos de Abraham, lo rechazaban a él como el Mesías prometido: “Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais” (Juan 8:39 Juan 8:39Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La mayoría de los descendientes físicos de Abraham no siguieron su ejemplo de obediencia y fidelidad. En Romanos 9:2-4 Romanos 9:2-4 2 que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. 3 Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; 4 que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
el apóstol Pablo escribió: “Tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas”.

Luego, en los versículos 6 al 8 hace notar que para poder ser considerados entre los “hijos según la promesa” se necesita algo más que ser descendientes físicos de Abraham: “No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos … No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes [de Abraham]”.

Un nuevo concepto acerca de Israel y la circuncisión

En las palabras de Jesucristo y del apóstol Pablo que acabamos de leer, hay dos cosas que sobresalen. La primera es que sólo los que son “hijos de la promesa”, que “hacen las obras de Abraham”, son considerados los descendientes espirituales de Abraham como miembros de la Iglesia que fundó Jesucristo. La segunda es que los que forman la Iglesia también son considerados como hijos de Dios. Por lo tanto, la Iglesia es el “Israel de Dios” (Gálatas 6:16 Gálatas 6:16Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
); son los herederos de la salvación.

El apóstol Pablo explica por qué los herederos espirituales del Reino de Dios, como los que habrán de recibir la salvación, tienen precedencia sobre los descendientes físicos de Abraham: “En verdad la circuncisión [la antigua señal del pacto con los descendientes físicos de Abraham] aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión” (Romanos 2:25 Romanos 2:25Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La desobediencia hace nulo el valor de la circuncisión física.

“Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión? Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley” (vv. 26-27). Los que agradan a Dios son los que guardan sus leyes : “Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios” (vv. 28-29).

El meollo del asunto es que la fe y la obediencia de corazón , no la genealogía individual, son indispensables para poder agradar a Dios. Sólo los que tienen un corazón como el de Abraham —cuyos corazones están circuncidados espiritualmente (Deuteronomio 30:6 Deuteronomio 30:6Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)— son los herederos de las promesas espirituales hechas a Abraham. Por esta razón, la salvación está accesible a los judíos y a los gentiles que están dispuestos a tener un corazón circunciso. Es la circuncisión del corazón, no la de la carne, lo que identifica a los hijos espirituales de Dios.

Los que obedecen a Dios

Ya hemos visto la promesa que Dios le hizo a Abraham: “Todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente” (Génesis 26:4 Génesis 26:4Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En el versículo siguiente Dios mismo nos dice por qué otorgó a Abraham tal honor: “Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes” (v. 5).

La actitud obediente de Abraham, junto con su absoluta fe en Dios, lo distinguieron como “amigo de Dios” (Santiago 2:23 Santiago 2:23Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). “¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios” (vv. 21-23; ver también Romanos 2:13 Romanos 2:13porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las cosas no han cambiado. Aquellos que forman parte del “pueblo adquirido por Dios” aún confían en él y le obedecen, al igual que lo hizo Abraham. El apóstol Pablo le habló a la iglesia en Corinto con respecto a las pruebas de la fe: “También para este fin os escribí, para tener la prueba de si vosotros sois obedientes en todo” (2do Corintios 2:9 2do Corintios 2:9Porque también para este fin os escribí, para tener la prueba de si vosotros sois obedientes en todo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Más adelante explicó que, tal como sucedió en el caso de Abraham, la obediencia de uno debe salir de adentro: del corazón y la mente. “Las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta” (2do Corintios 10:4-6 2do Corintios 10:4-6 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El pueblo de Dios es especial para él porque ellos, al igual que Abraham, confían en él y le obedecen de todo corazón.

Injertados en el Israel de Dios

Pablo se refería a los gentiles dentro de la Iglesia como judíos espirituales, aunque estos conversos eran físicamente incircuncisos. Como cristianos, venían a ser parte del “Israel de Dios” (Gálatas 6:16 Gálatas 6:16Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 2:28-29 Romanos 2:28-29 28 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; 29 sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¿Qué es lo que hace posible esta relación especial entre los gentiles y el Israel espiritual?

A los gentiles conversos Pablo les escribió: “Acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne … estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos [a la ciudadanía de Israel y a los pactos de la promesa] por la sangre de Cristo” (Efesios 2:11-13 Efesios 2:11-13 11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. 12 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En Romanos 11:13-21 Romanos 11:13-21 13 Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, 14 por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. 15 Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? 16 Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. 17 Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, 18 no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. 19 Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. 20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. 21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Pablo usa la analogía de un olivo que representa al pueblo de Dios (comparar con Salmos 52:8 Salmos 52:8 Pero yo estoy como olivo verde en la casa de Dios; En la misericordia de Dios confío eternamente y para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Salmos 128:3 Salmos 128:3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) para explicar cómo los gentiles conversos pueden ser miembros del “Israel de Dios”. Dirigiéndose al grupo gentil dentro de la Iglesia, dice: “… siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas [las ramas que representan a los israelitas circuncidados], y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo” (Romanos 11:17 Romanos 11:17Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El apóstol nos hace ver claramente que el hecho de que Dios incluya a gentiles dentro de su pueblo especial no quiere decir que los favorezca sobre los judíos: “Si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre, y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?” (v. 24).

“Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (Hechos de los Apóstoles 10:34-35 Hechos de los Apóstoles 10:34-35 34 Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas, 35 sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Tanto judíos como gentiles pueden ser herederos de las promesas de Dios por medio de Cristo: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28 Gálatas 3:28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Al igual que Abraham, el pueblo santo y especial de Dios son personas obedientes, escogidas de entre todas las naciones, quienes se esfuerzan por vivir no sólo de pan “sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4 Mateo 4:4Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Su confianza en Dios viene del corazón y la demuestran por medio de sus actos de obediencia. El Espíritu de Dios obra en ellas a fin de que puedan tener fe y ser obedientes, lo que las hace especiales a los ojos de Dios.