La misión y los deberes de la Iglesia

Usted está aquí

La misión y los deberes de la Iglesia

“Id, y haced discípulos a todas las naciones … enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:19-20 Mateo 28:19-20 [19] Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; [20] enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo dio a su Iglesia —el cuerpo de creyentes espiritualmente transformados— la responsabilidad de predicar el evangelio del Reino de Dios y de hacer discípulos en todo el mundo, enseñándoles exactamente lo que él había enseñado (Mateo 24:14 Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Mateo 28:19-20 Mateo 28:19-20 [19] Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; [20] enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esa responsabilidad o misión no terminó cuando murieron los primeros discípulos. La misión de la Iglesia, dada primeramente a los apóstoles, ha ido pasando de generación en generación, y Jesucristo prometió estar con todos sus fieles seguidores continuamente hasta el día en que él retorne (Mateo 28:20 Mateo 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El apóstol Pablo les hizo saber a Festo, gobernador de Judea, y al rey Agripa, que Jesús lo había enviado para que abriera los ojos de la gente a fin de que se convirtiera “de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios” y recibiera, por medio de la fe en Cristo, el perdón de sus pecados y herencia entre los santificados (Hechos de los Apóstoles 26:18 Hechos de los Apóstoles 26:18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En una de sus epístolas, también escribió: “No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego” (Romanos 1:16 Romanos 1:16Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El evangelio es el mensaje de Dios acerca de cómo vendrá la salvación a la humanidad, empezando con su Iglesia.

La Iglesia de Dios desempeña varios papeles en la salvación del mundo. Es la sal de la tierra (Mateo 5:13 Mateo 5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), la luz del mundo (vv. 14-16), la casa o familia de Dios (Efesios 2:19 Efesios 2:19Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ra Pedro 4:17 1ra Pedro 4:17Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y “columna y baluarte de la verdad” en un mundo espiritualmente confundido (1st Timoteo 3:15 1st Timoteo 3:15para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Examinemos las múltiples responsabilidades que Cristo dio a ese pueblo especial que es su Iglesia.

¿Debe la Iglesia salvar al mundo?

El apóstol Pablo describe la responsabilidad de la Iglesia como “el ministerio de la reconciliación”, porque “Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación” (2do Corintios 5:18-19 2do Corintios 5:18-19 [18] Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; [19] que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El propósito principal de Dios es juntar —reconciliar— a toda la humanidad con él. La Iglesia desempeña un papel importante en este valioso esfuerzo. Dios le ha encargado que predique cómo ocurrirá la reconciliación, y debe bautizar a los que crean este mensaje.

¿Cuándo se llevará a cabo esa reconciliación? Un concepto común pero equivocado es que Jesús comisionó a su Iglesia para que salvara al mundo en este tiempo. Pero no es eso lo que enseña la Biblia y no es lo que Pablo quiso decir en 2do Corintios 5:18-19 2do Corintios 5:18-19 [18] Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; [19] que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

El ministerio de la reconciliación de la Iglesia es sólo el principio de una fase mucho más amplia en el plan de Dios para reconciliar consigo al mundo por medio de Jesucristo.

Dios comisionó a la Iglesia para que proclamara la salvación al mundo. Pero proclamar la enseñanza de Jesucristo acerca de la salvación es muy diferente de llevar al mundo a la salvación. Para esto último será necesario hacer que toda la humanidad se arrepienta y se convierta; ese trabajo tendrá que esperar hasta que Cristo retorne.

¿Por qué Cristo conducirá a Israel al arrepentimiento?

Cristo, a su retorno, empezará la reconciliación de la humanidad con Dios conduciendo al arrepentimiento a los descendientes de Jacob (Israel). En ese tiempo “todo Israel será salvo”. ¿Cómo? “Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad” (Romanos 11:26 Romanos 11:26y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Luego de que estos descendientes de Israel hayan aprendido a obedecer como nación, “vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte del Eterno, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Eterno” (Isaias 2:3 Isaias 2:3Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Otro de los profetas nos dice: “Así ha dicho el Eterno de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros” (Zacarías 8:23 Zacarías 8:23Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La humanidad empezará a darse cuenta de que aún es necesario obedecer la ley que Dios le dio al antiguo Israel. Los hombres se desharán de sus prejuicios e incluso empezarán a guardar las fiestas bíblicas (Levítico 23).

Los que permanezcan en actitud rebelde, pronto tendrán que enfrentarse a terribles circunstancias porque Dios impedirá que haya lluvia en sus campos hasta que cambien su actitud: “Todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, al Eterno de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Y acontecerá que los de las familias de la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, el Eterno de los ejércitos, no vendrá sobre ellos lluvia” (Zacarías 14:16-17 Zacarías 14:16-17 [16] Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. [17] Y acontecerá que los de las familias de la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, Jehová de los ejércitos, no vendrá sobre ellos lluvia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Como Cristo conoce muy bien la naturaleza humana, hará lo que sea necesario en ese tiempo para cambiar el modo de pensar de la gente y así conducirla al arrepentimiento. Pero esto no se hará hasta después de que él haya retornado.

Aunque la Iglesia debe proclamar un mensaje al mundo en el que está incluido un llamado al arrepentimiento, en las Escrituras se nos dice que serán muy pocas las personas que verdaderamente se arrepientan antes de la venida de Cristo. Por lo tanto, la responsabilidad de la Iglesia no es conducir a todo el mundo al arrepentimiento en este tiempo.

Un grupo pequeño: La luz del mundo

Jesús dijo a sus discípulos: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33 Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). También dijo: “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece” (Juan 15:18-19 Juan 15:18-19 [18] Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. [19] Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El pueblo de Dios nunca ha gozado de muchas simpatías o influencia en este mundo. Jesús describió su destino cuando dijo: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan” (Mateo 7:13-14 Mateo 7:13-14 [13] Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; [14] porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así es. Sólo unos pocos están dispuestos a seguir las enseñanzas de Jesucristo cuando las escuchan y entienden. Pero a los que las siguen fielmente él los consuela diciéndoles: “No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino” (Lucas 12:32 Lucas 12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios nos dice que en el tiempo actual su pueblo será una manada pequeña. Él está llamando sólo a unos pocos, sus primicias, para que sean ejemplos de lo que es su camino de vida al resto del mundo.

Jesús les dice a sus verdaderos seguidores: “Vosotros sois la luz del mundo … Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14-16 Mateo 5:14-16 [14] Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. [15] Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. [16] Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Dios comisionó a la Iglesia para que diera el ejemplo de lo que es su camino de vida. Es decir, por medio de la Iglesia Dios está mostrándole al mundo el modo correcto de vivir. Uno de los apóstoles exhorta a los miembros de la Iglesia para que mantengan “buena [su] manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de [ellos] como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar [sus] buenas obras” (1ra Pedro 2:12 1ra Pedro 2:12manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Iglesia: Las primicias de Dios

Durante “el presente siglo malo” (Gálatas 1:4 Gálatas 1:4el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), la Iglesia de Dios constituye sólo la primera parte de la gran cosecha que él llevará a cabo para dar la vida eterna a los seres humanos.

El apóstol Santiago, refiriéndose a los seguidores de Cristo e incluyéndose él mismo, dice que “por su voluntad [Dios] nos engendró por la Palabra de Verdad, para que seamos primicias de sus criaturas” (Santiago 1:18 Santiago 1:18El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Reina-Valera). Los verdaderos cristianos han sido “redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero” (Apocalipsis 14:4 Apocalipsis 14:4Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los miembros de la Iglesia apostólica entendían claramente el uso bíblico del término primicias. “Como reconocimiento del hecho de que todos los productos de la tierra venían de Dios, y en agradecimiento por su bondad, los israelitas le llevaban como ofrenda una parte de los frutos que maduraban primero, los cuales eran considerados como un adelanto de la cosecha venidera” (Zondervan Pictorial Bible Dictionary [“Diccionario bíblico ilustrado de Zondervan”], 1967, artículo “Primicias”).

Las primicias eran la primera parte de la cosecha, la cual los israelitas apartaban para Dios. Después de juntarlas y consagrarlas a su Creador, levantaban el resto de la cosecha. Los apóstoles y los miembros de la Iglesia primitiva entendían que, como primicias, la Iglesia es la primera parte de la cosecha que Dios hará de toda la humanidad. La inmensa parte de la cosecha no se llevará a cabo hasta después del retorno de Jesucristo.

Aquellos a quienes Dios llame en este tiempo tomarán parte en la labor de salvar al mundo, pero no lo harán en el tiempo presente ni como seres humanos. Al retorno de Jesucristo serán resucitados o transformados en seres espirituales.

Dios los resucitará o transformará a la vida eterna como las primicias de su cosecha, dándoles la inmortalidad al retorno de Jesucristo (1ro Corintios 15:20-23 1ro Corintios 15:20-23 [20] Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. [21] Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. [22] Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. [23] Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 1ro Corintios 15:51-53 1ro Corintios 15:51-53 [51] He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, [52] en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. [53] Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Serán reyes y sacerdotes en el Reino de Dios (Apocalipsis 5:10 Apocalipsis 5:10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Como hijos inmortales de Dios, ellos reinarán con Cristo por mil años y enseñarán al mundo cómo obedecer a Dios: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 20:6 Apocalipsis 20:6Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La resurrección a la vida eterna de estos fieles seguidores de Jesucristo al principio de los mil años será sólo la primera resurrección (vv. 4-6).

Todos los muertos serán resucitados

Al terminarse ese período de mil años, Dios resucitará y juzgará a todos los demás seres humanos que hayan vivido a lo largo de la historia del mundo (Apocalipsis 20:11-12 Apocalipsis 20:11-12 [11] Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. [12] Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esta será una resurrección inmensamente mayor que la primera; será la resurrección de “los otros muertos” (v. 5). En ese tiempo Dios resucitará a todos los muertos de todas las naciones, junto con los de Israel; todos volverán a la vida al mismo tiempo (Mateo 11:20-24 Mateo 11:20-24 [20] Entonces comenzó a reconvenir a las ciudades en las cuales había hecho muchos de sus milagros, porque no se habían arrepentido, diciendo: [21] Ay de ti, Corazín! Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. [22] Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras. [23] Y tú, Capernaum, que eres levantada hasta el cielo, hasta el Hades serás abatida; porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en ti, habría permanecido hasta el día de hoy. [24] Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma, que para ti.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Mateo 12:41-42 Mateo 12:41-42 [41] Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar. [42] La reina del Sur se levantaráen el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús dijo: “No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio” (Juan 5:28-29 Juan 5:28-29 [28] No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; [29] y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Biblia de Jerusalén).

Los que tengan parte en esta resurrección, una resurrección de juicio, resucitarán como seres físicos nuevamente (Ezequiel 37:1-10 Ezequiel 37:1-10 [1] La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. [2] Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. [3] Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. [4] Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. [5] Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. [6] Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. [7] Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. [8] Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. [9] Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. [10] Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Entonces aprenderán los caminos de Dios, teniendo así la oportunidad de reconocer sus pecados, arrepentirse y recibir el Espíritu Santo. Cuando así lo hagan, también ellos podrán recibir la inmortalidad.

En los versículos 12-14, Ezequiel describe esa resurrección: “Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho el Eterno el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas … Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo el Eterno hablé, y lo hice, dice el Eterno”. (Para mayor información sobre este importante tema, no deje de solicitar nuestro folleto gratuito ¿Qué sucede después de la muerte?)

Los seguidores de Cristo son las primicias de los redimidos. Ellos viven ahora en un mundo engañado, y deben luchar para ser “irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual [resplandecen] como luminares en el mundo” (Filipenses 2:15 Filipenses 2:15para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Iglesia: El Cuerpo de Cristo

Ya hemos visto que Jesús les dijo a sus seguidores que fueran por todo el mundo haciendo discípulos en todas las naciones y enseñándoles los caminos de Dios. Esto requiere colaboración y organización. Para describir en forma efectiva el funcionamiento ordenado del pueblo de Dios y el gran cuidado que los miembros deben tener los unos por los otros, el apóstol Pablo usó como analogía el cuerpo humano: “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas” (1ro Corintios 12:27-28 1ro Corintios 12:27-28 [27] Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. [28] Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo es quien dirige el funcionamiento de la Iglesia (Colosenses 1:18 Colosenses 1:18y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Para hacer hincapié en lo mucho que la Iglesia necesita su guía, Jesús se comparó a sí mismo con una vid: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5 Juan 15:5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La vida y el éxito de los cristianos dependen del poder y la inspiración que reciben de Jesucristo.

Las funciones dentro de la Iglesia son establecidas por él mismo, “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (Efesios 4:11-12 Efesios 4:11-12 [11] Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, [12] a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En 1ro Corintios 12:4-6 1ro Corintios 12:4-6 [4] Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. [5] Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. [6] Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se nos dice que en el Cuerpo de Cristo “hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo”.

La guía espiritual en la Iglesia

Entre los dones espirituales que Jesucristo da a los miembros de su Iglesia están los del liderazgo espiritual: apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros (Efesios 4:11 Efesios 4:11Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). A ellos se les ha confiado la responsabilidad de enseñar, nutrir, proteger y edificar a los miembros de la Iglesia. Los requisitos o cualidades espirituales que deben tener las personas a quienes se les ha confiado esta responsabilidad se encuentran claramente enunciados en 1st Timoteo 3:1-10 1st Timoteo 3:1-10 [1] Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. [2] Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; [3] no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; [4] que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad [5] (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); [6] no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. [7] También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo. [8] Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; [9] que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. [10] Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Tito 1:5-9 Tito 1:5-9 [5] Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; [6] el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. [7] Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, [8] sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, [9] retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

Estos individuos deben cuidar amorosamente del rebaño de Dios (Juan 21:15-17 Juan 21:15-17 [15] Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. [16] Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. [17] Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ra Pedro 5:1-4 1ra Pedro 5:1-4 [1] Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: [2] Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; [3] no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. [4] Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) de manera que todos los miembros de este cuerpo espiritual puedan llegar “a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13 Efesios 4:13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Con sus palabras y con su ejemplo, deben guiar al pueblo de Dios para que todos colaboren en unidad, amándose, respetándose y ayudándose mutuamente: “Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros” (1ro Corintios 12:24-25 1ro Corintios 12:24-25 [24] Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, [25] para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Todos los que son guiados por Cristo se dan cuenta de que en ellos hay un mismo Espíritu: el Espíritu de su Creador, el cual los hace el pueblo de Dios. Ese poder los guía a colaborar en unidad en el cumplimiento de la comisión que Cristo dio a su Iglesia cuando dijo: “Id, y haced discípulos a todas las naciones … enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado …” (Mateo 28:19-20 Mateo 28:19-20 [19] Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; [20] enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Iglesia que Jesucristo estableció es ese cuerpo especial de seres humanos que, guiados por el Espíritu de Dios, obedecen sus mandamientos y con gran celo se han propuesto cumplir con la comisión que se les ha encomendado.