Viva una nueva vida en Cristo

Usted está aquí

Viva una nueva vida en Cristo

El apóstol Pablo nos escribió acerca del impresionante poder del sacrificio de Jesús, mediante el cual obtenemos el perdón y una nueva vida: “… ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anuló esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz” (Colosenses 2:13-14 Colosenses 2:13-14 13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI). Mediante el supremo sacrificio de su Hijo, Dios elimina completamente nuestra culpa cuando nos arrepentimos y nos dedicamos a vivir una nueva vida venciendo el pecado.

Pablo explicó la función que cumple el bautismo como manifestación de nuestro arrepentimiento y nuestras ganas de vivir una vida que agrade a Dios: “… fuisteis… sepultados con él [Cristo] en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos” (Colosenses 2:12 Colosenses 2:12sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Una vez que un cristiano empieza una nueva vida en Cristo aún no es perfecto ni está completamente libre de pecado, pero si está verdaderamente arrepentido, será capaz de superarlo y vencerlo paso a paso con la ayuda del Espíritu Santo de Dios. Usted tiene la capacidad de vencer y crecer espiritualmente si busca a Dios con todo su corazón y somete su vida a su increíble voluntad.

Dios lo está llamando al arrepentimiento. Si todavía no ha respondido a su llamado, esperamos que lo haga sin más demora. Dios le está ofreciendo a usted y a todos nosotros una vida con un futuro glorioso — ¡la vida de un hijo de Dios perdonado!