¿Está el Reino de Dios dentro de nosotros?

Usted está aquí

¿Está el Reino de Dios dentro de nosotros?

Descargar

Descargar

¿Está el Reino de Dios dentro de nosotros?

×

Son muchos los que creen que Jesús enseñó que el Reino de Dios existe solamente en los corazones y las mentes de las personas creyentes. Para afirmarlo, se basan en Lucas 17:20-21 Lucas 17:20-21 20 Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, 21 ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, tal como está traducido en algunas versiones de la Biblia.

Por ejemplo, en la Nueva Biblia Española leemos: “A unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el reinado de Dios les contestó: La llegada del reinado de Dios no está sujeta a cálculos, ni podrán decir: míralo aquí o allí; porque, miren, ¡dentro de ustedes está el reinado de Dios!”

La afirmación de que el Reino de Dios está dentro de cada uno de nosotros es incorrecta por varias razones importantes. La palabra griega entos , traducida como “dentro” en la Nueva Biblia Española y algunas otras versiones de la Biblia (entre ellas, la Versión Moderna y la de las Ediciones Paulinas), debería traducirse en este pasaje como “entre” o “en medio de”, y de hecho se traduce así en la mayoría de las versiones de la Biblia. La versión Reina-
Valera, revisión de 1960, dice correctamente: “He aquí el reino de Dios está entre vosotros” (v. 21).

Si analizamos este pasaje cuidadosamente, veremos que Jesús no podía estarles diciendo a los fariseos que el reino era algo que existía dentro de ellos, pues ¡los fariseos querían destruirlo! (Mateo 12:14 Mateo 12:14Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 3:6 Marcos 3:6Y salidos los fariseos, tomaron consejo con los herodianos contra él para destruirle.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La corrupción de los fariseos se confirma también en Mateo 15:1 Mateo 15:1Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo:
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Mateo 15:7-9 Mateo 15:7-9 7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 7:1 Marcos 7:1Se juntaron a Jesús los fariseos, y algunos de los escribas, que habían venido de Jerusalén;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Marcos 6-7; Lucas 16:14-15 Lucas 16:14-15 14 Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él. 15 Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y otros pasajes).

Lo que Jesús estaba resaltando era el hecho de que los fariseos no tenían el discernimiento espiritual necesario para poder entender que el mensaje del Reino de Dios estaba a su alcance y que ellos podían recibirlo (Mateo 23:15-17 Mateo 23:15-17 15 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros. 16 ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor. 17 ¡Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Además, refiriéndose a sí mismo Jesús les hizo ver que “el reino de Dios está entre vosotros” o “en medio de vosotros”. Estos dirigentes religiosos, espiritualmente ciegos, no pudieron reconocer a Jesús como el representante divino de ese reino.

Él no les dijo a los fariseos que el Reino de Dios era algo que estaba dentro de ellos; antes bien, les recalcó que estaban tan ciegos que no podían reconocer que él era la personificación de ese reino.

Ni en este pasaje ni en ningún otro encontramos razones para creer que el Reino de Dios reside dentro de nosotros.