¿Cómo podemos entrar en el Reino de Dios?

Usted está aquí

¿Cómo podemos entrar en el Reino de Dios?

Descargar

Descargar

¿Cómo podemos entrar en el Reino de Dios?

×

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33 Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Un aspecto fundamental e importantísimo del evangelio es la salvación mediante la vida, muerte y resurrección de Jesús. Él murió, fue sepultado y resucitó para que nosotros pudiéramos recibir el perdón de los pecados y tener vida eterna en el Reino de Dios (Juan 3:16 Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Muy pocos entienden este maravilloso aspecto del evangelio: el hecho de que podamos formar parte del Reino de Dios, lo cual es sinónimo de salvación. No podemos entender en qué consiste la salvación si no entendemos esta parte del evangelio. ¿Desea usted saber cómo puede entrar en el Reino de Dios y obtener la salvación de la que nos habla la Biblia?

¡Formar parte de la familia de Dios!

¿Qué implicará realmente la salvación —la vida eterna en el Reino de Dios— para todos aquellos que la reciban? Hemos visto que la salvación consiste en la transformación de un ser humano, frágil y mortal, en un hijo inmortal de Dios. Veamos ahora cómo esto se expresa en la Epístola a los Hebreos: “Al conducir muchos hijos a la gloria, convenía que Dios, para quien y por medio de quien todo existe, perfeccionara mediante el sufrimiento al autor de la salvación de ellos. Tanto el que santifica [Jesús] como los que son santificados son de la misma familia. Por eso no se avergüenza Jesucristo de llamarlos hermanos” (Hebreos 2:10-11 Hebreos 2:10-11 10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. 11 Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional).

¿Se había dado usted cuenta de esto? Aquellos que entren en el Reino de Dios serán todos “hermanos”, ¡serán todos hijos de Dios! Como miembros de la familia de Dios, serán seres espirituales que vivirán eternamente (1ro Corintios 15:42-44 1ro Corintios 15:42-44 42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¡Esto es la salvación! “Por eso no se avergüenza Jesucristo de llamarlos hermanos, al decir: ‘Anunciaré tu nombre [el del Padre] a mis hermanos; en medio de la congregación te contaré alabanzas’ … Y añade: ‘Aquí estoy, con los hijos que Dios me ha dado’” (Hebreos 2:11-13 Hebreos 2:11-13 11 Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, 12 diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré. 13 Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional).

El hecho de que Jesús no se avergüenza de llamarlos hermanos nos muestra cuán íntima es esta relación familiar. Aquellos que entren en el Reino de Dios compartirán la naturaleza de Dios (2da Pedro 1:4 2da Pedro 1:4por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) por toda la eternidad.

Dios hará totalmente semejantes a Jesucristo a quienes entren en su reino. El apóstol Juan nos lo dice de una manera muy explícita: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios … Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es” (1ra Juan 3:1-2 1ra Juan 3:1-2 1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. 2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Todos los seres humanos que entren en el Reino de Dios serán transformados en espíritu; tendrán el tremendo honor de ser semejantes a Jesucristo resucitado y glorificado: “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” (Romanos 8:16-17 Romanos 8:16-17 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)

¡Este es el asombroso potencial de todos aquellos que recibirán la vida eterna como miembros de la familia que Dios está creando!

La herencia de los santos

Los santos recibirán la herencia, comúnmente llamada “salvación”, en el momento de la resurrección de los muertos (1ro Corintios 15:50-52 1ro Corintios 15:50-52 50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto ocurrirá cuando suene la última trompeta y Jesucristo regrese con poder y gran gloria; en ese entonces “los reinos del mundo [vendrán] a ser de nuestro Señor y de su Cristo” (Apocalipsis 11:15 Apocalipsis 11:15El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Todos aquellos que sean transformados en seres inmortales formarán parte del Reino de Dios y colaborarán en el reinado de mil años de Jesucristo (Apocalipsis 20:4-6 Apocalipsis 20:4-6 4 Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. 5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. 6 Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En el evangelio del Reino de Dios se nos revela que Jesucristo, junto con los santos resucitados, establecerá su gobierno en la tierra para que todos los seres humanos tengan la oportunidad de recibir la vida eterna. Dios desea que todos vengan a formar parte de su reino, pero cada uno a su debido tiempo (2da Pedro 3:9 2da Pedro 3:9El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ro Corintios 15:20-26 1ro Corintios 15:20-26 20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. 21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. 24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El evangelio nos enseña que cuando Jesucristo venga a establecer el Reino de Dios, los santos —aquellos siervos fieles de Jesús que serán resucitados a su regreso— gobernarán con él (Apocalipsis 5:10 Apocalipsis 5:10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como nos dicen las profecías de Isaías, Cristo comenzará su reinado ayudando a aquellas personas que estén vivas en ese tiempo, enseñándoles los caminos de Dios. El proceso de sanar las naciones, tanto física como espiritualmente, lo llevarán a cabo Jesucristo y sus santos resucitados (Isaias 30:20-21 Isaias 30:20-21 20 Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros. 21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Isaias 35:1 Isaias 35:1Se alegrarán el desierto y la soledad; el yermo se gozará y florecerá como la rosa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Isaias 35:5-6 Isaias 35:5-6 5 Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. 6 Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los siervos fieles de Cristo serán transformados en espíritu y vivirán por siempre (1ra Tesalonicenses 4:14-17 1ra Tesalonicenses 4:14-17 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ro Corintios 15:42-44 1ro Corintios 15:42-44 42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. 43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. 44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ro Corintios 15:50-54 1ro Corintios 15:50-54 50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La increíble promesa que Dios les hace es ésta: “El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo” (Apocalipsis 21:7 Apocalipsis 21:7El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¿Cuál es esa herencia? En Hebreos 2:6-8 Hebreos 2:6-8 6 pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, O el hijo del hombre, para que le visites? 7 Le hiciste un poco menor que los ángeles, Le coronaste de gloria y de honra, Y le pusiste sobre las obras de tus manos; 8 Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que nuestro asombroso potencial es que, como hijos glorificados de Dios, tomaremos parte en el gobierno de “todas las cosas”, es decir ¡el universo entero! Seremos reyes y sacerdotes en el Reino de Dios (Apocalipsis 1:6 Apocalipsis 1:6y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Debemos actuar

Jesús quiere que al entender el evangelio del Reino de Dios nos arrepintamos y creamos las buenas nuevas (Marcos 1:14-15 Marcos 1:14-15 14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El Reino de Dios es algo en el cual debemos entrar (Marcos 10:23-25 Marcos 10:23-25 23 Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! 24 Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas! 25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y el primer paso es arrepentirnos y creer en el evangelio. Por medio de Jesucristo podemos buscar el perdón y la reconciliación con Dios, para empezar a vivir de acuerdo con las leyes de su reino tal como Jesús las enseñó. Todos aquellos que se rehúsen a vivir de acuerdo con los caminos de Dios no podrán entrar en su reino ni recibirán la vida eterna (1ro Corintios 6:9-10 1ro Corintios 6:9-10 9 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Gálatas 5:19-21 Gálatas 5:19-21 19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Efesios 5:5 Efesios 5:5Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En Mateo 5:20 Mateo 5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Mateo 19:23-25 Mateo 19:23-25 23 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. 24 Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. 25 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 9:47 Marcos 9:47 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Lucas 18:17 Lucas 18:17De cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Jesús nos advierte acerca de los obstáculos que nos pueden impedir la entrada en el Reino de Dios. Si queremos entrar en él, es necesario que nos arrepintamos sinceramente, seamos bautizados y recibamos el Espíritu de Dios. Es necesario también que nuestra actitud sea correcta: la actitud humilde y dócil de un niño (Mateo 18:3 Mateo 18:3y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

(Si desea mayor información acerca del arrepentimiento, el bautismo y otros temas relacionados con la conversión cristiana, nos permitimos ofrecerle el folleto gratuito Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana. Es una publicación que le explicará, con base en las Escrituras, los pasos necesarios para que usted pueda entrar en el Reino de Dios.)

Sin importar las dificultades y los obstáculos que se nos puedan presentar, lo más importante para nosotros debe ser buscar el Reino de Dios. Como lo expresó el apóstol Pablo: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios” (Hechos de los Apóstoles 14:22 Hechos de los Apóstoles 14:22confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Si nos esforzamos por mantener el Reino de Dios como nuestra meta principal, podremos vencer todas estas dificultades (Mateo 6:33 Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Jesús nos exhorta a que oremos por que venga pronto ese reino (v. 10).

Si nuestra vida está dedicada a buscar el Reino de Dios, nuestra actitud será semejante a la de los patriarcas mencionados en Hebreos 11. Notemos especialmente las inspiradoras palabras acerca del sentido de propósito que los sostenía: “Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra … por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad” (vv. 13, 16). Los patriarcas anhelaban y buscaban el Reino de Dios, y por eso se consideraban “extranjeros y peregrinos” en este mundo. Su vida estaba dedicada a ese reino, no a la vida material y física.

El mapa que nos conduce al reino

Cuando entendemos el significado de las siete fiestas de Dios, podemos tener una mayor comprensión de su reino venidero. Muchas personas consideran estas observancias como simples tradiciones judías, pero en Levítico 23:2 Levítico 23:2Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis como santas convocaciones, serán estas:
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 4 se nos dice que son “las fiestas solemnes del Eterno”. Él las estableció con el propósito de ayudarnos a comprender el papel que Cristo desempeña en nuestra salvación y de enseñarnos cómo el Reino de Dios será establecido sobre la tierra.

El apóstol Pablo se refirió a estos festivales como “sombra de lo que ha de venir” (Colosenses 2:16-17 Colosenses 2:16-17 16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, 17 todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Él y la iglesia primitiva los celebraban porque así se mantenían conscientes del plan de Dios, que culminará en el establecimiento de su reino. Aunque muchos los criticaron por la manera de guardar las fiestas de Dios, Pablo y los cristianos de Colosas entendieron muy bien la relación que existía entre el significado de estas fiestas y el mensaje del evangelio.

Si entendemos el significado de estas santas convocaciones, podremos entender el maravilloso mensaje que Jesús proclamó: el plan que Dios tiene para que los seres humanos entren en su reino y tengan vida eterna. (Si a usted le interesa saber más acerca de estas fiestas, por favor solicite dos folletos gratuitos Nuestro asombroso potencial humano y Las fiestas santas de Dios.)

Dios está revelando esta maravillosa verdad a todos aquellos que está llamando ahora (Juan 6:44 Juan 6:44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Jesús dijo que este mensaje sería predicado en todo el mundo antes de su segunda venida: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14 Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La Iglesia de Dios Unida está dedicada a la proclamación de este mensaje; y a todos aquellos que tienen la oportunidad de recibirlo, los exhorta para que crean el evangelio y empiecen a vivir en conformidad con él.

(Con el deseo de ayudar a quienes están buscando realmente el Reino de Dios, les ofrecemos —completamente gratis— la revista Las Buenas Noticias. Como su nombre lo indica, Las Buenas Noticias está dedicada al mensaje que Jesús proclamó. Cada número de la revista contiene artículos que explican las enseñanzas de Jesús acerca del Reino de Dios y de la forma en que nosotros podemos entrar en él. Para obtener una suscripción gratuita, sólo tiene que solicitarla a cualquiera de las direcciones que aparecen al final de este folleto.)

Muy acertadamente, al mensaje que Jesús trajo del Padre se le llama las buenas noticias —el evangelio— del Reino de Dios. De hecho, son las mejores noticias que la humanidad puede recibir. Jesús nos exhorta a que creamos esas buenas noticias y a que busquemos primeramente el reino de su Padre (Mateo 6:33 Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Si así lo hacemos, Dios se complacerá en darnos el reino (Lucas 12:32 Lucas 12:32 No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).