¿Esperaba el apóstol Pablo subir al cielo?

Usted está aquí

¿Esperaba el apóstol Pablo subir al cielo?

El apóstol Pablo dedicó su vida a predicar el evangelio del Reino de Dios (Hechos de los Apóstoles 14:22 Hechos de los Apóstoles 14:22confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 19:8 Hechos de los Apóstoles 19:8Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 20:25 Hechos de los Apóstoles 20:25Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 28:23 Hechos de los Apóstoles 28:23Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 28:31 Hechos de los Apóstoles 28:31predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como resultado, sufrió persecución, flagelación y encarcelamiento. Cuando les escribió a los filipenses, estaba viviendo un período de arresto domiciliario en Roma. Pablo sabía que el gobierno romano tenía la autoridad para condenar a los prisioneros a la muerte; y aunque fuera liberado por algún tiempo, bien sabía lo que el futuro podría depararle.

En Filipenses 1:23-24 Filipenses 1:23-24 23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
él escribió acerca del futuro inmediato: “De ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros”.

Muchos han pensado que estas palabras indican que Pablo creía que en el momento de la muerte se iba a reunir con Cristo en el cielo. Sin embargo, esto no es cierto.

Pablo sabía que si era ejecutado tendría que ir al sepulcro y allí permanecería hasta el momento de la resurrección. Sabía que los muertos no tienen conciencia, no piensan nada, pero que en el momento de despertar estaría con Jesucristo quien estaría regresando, y que se reuniría con él y con los otros santos resucitados en ese mismo tiempo.

A la iglesia en Tesalónica Pablo le escribió acerca de la resurrección que ocurrirá cuando regrese Jesucristo: “El Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tesalonicenses 4:16).

Pablo sabía que este sería el único momento, y todavía era algo futuro, en el que las personas resucitadas se reunirían con Cristo. Sabía que sólo en ese momento, él y los demás fieles siervos de Dios recibirían el don de la vida eterna en el Reino de Dios.

Más tarde, cuando ya hubo recibido la sentencia para ser ejecutado (2 Timoteo 4:6-7), Pablo escribió acerca de esa época futura: “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida” (v. 8). Él sabía muy bien que recibiría su recompensa “en aquel día”, el día de “su venida”, y no en el momento de la muerte.

Entre el momento del último pensamiento de Pablo como ser humano, y el momento en que verá a Cristo en la resurrección, parecerá que no hubo ningún intervalo, que fue instantáneo, porque la Biblia nos dice que los muertos “nada saben” (Eclesiastés 9:5 Eclesiastés 9:5Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esta es la razón por la cual Pablo se expresó de esta manera en su carta a los filipenses.