El ladrón en la cruz

El ladrón en la cruz

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Cuando Jesús agonizaba colgado en la cruz, le dijo a un criminal convicto que había sido crucificado con él: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Luke 23:43 Luke 23:43And Jesus said to him, Truly I say to you, To day shall you be with me in paradise.
American King James Version×
). Muchas personas creen que lo que Jesús le estaba asegurando era que iría al cielo con él ese mismo día. ¿Es esto lo que realmente dijo?

Primero que todo, preguntémonos de qué paraíso estaba hablando Jesús. La palabra traducida por “paraíso” aparece solamente en otros dos versículos del Nuevo Testamento. En ambos casos hace referencia al lugar donde está la presencia de Dios.

En 2 Corintios 12:2-4 el apóstol Pablo describió una visión en la que él “fue arrebatado al paraíso” (v. 4). Dijo que este paraíso estaba en “el tercer cielo” (v. 2), el lugar donde mora Dios.

Jesús nos dice que “el árbol de la vida . . . está en medio del paraíso de Dios” (Revelation 2:7 Revelation 2:7He that has an ear, let him hear what the Spirit said to the churches; To him that overcomes will I give to eat of the tree of life, which is in the middle of the paradise of God.
American King James Version×
), y en Revelation 22:2 Revelation 22:2In the middle of the street of it, and on either side of the river, was there the tree of life, which bore twelve manner of fruits, and yielded her fruit every month: and the leaves of the tree were for the healing of the nations.
American King James Version×
se nos explica que el árbol de la vida va a estar en la nueva Jerusalén. Después de las resurrecciones mencionadas en Apocalipsis 20, Dios vendrá de los cielos para establecer su morada en la nueva Jerusalén (Revelation 21:2-3 Revelation 21:2-3 2 And I John saw the holy city, new Jerusalem, coming down from God out of heaven, prepared as a bride adorned for her husband. 3 And I heard a great voice out of heaven saying, Behold, the tabernacle of God is with men, and he will dwell with them, and they shall be his people, and God himself shall be with them, and be their God.
American King James Version×
). No será hasta ese tiempo que el hombre va a poder morar con Dios en el paraíso. Al comparar todos estos pasajes podemos ver que el paraíso mencionado por Jesús en el que el hombre morará con Dios, es algo que todavía está en el futuro .

¿Cómo podemos estar seguros de que esto es lo que Jesús quiso decir? Podemos saberlo porque la Biblia claramente dice que él no ascendió al paraíso en ese día; estuvo tres días enteros en el sepulcro. “Primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:3-4).

Veamos lo que Jesús le dijo a María Magdalena después de haber sido resucitado: “¡Suéltame!, porque aún no he subido a mi Padre . . .” (John 20:17 John 20:17Jesus said to her, Touch me not; for I am not yet ascended to my Father: but go to my brothers, and say to them, I ascend to my Father, and your Father; and to my God, and your God.
American King James Version×
, Reina-Valera 1995). Tres días después de su muerte, Jesús mismo dijo claramente que ¡él todavía no había ascendido al cielo!

Jesús permaneció en la tumba por espacio de tres días y tres noches (Matthew 12:40 Matthew 12:40For as Jonas was three days and three nights in the whale’s belly; so shall the Son of man be three days and three nights in the heart of the earth.
American King James Version×
). Las Escrituras no nos dicen en ninguna parte que su cuerpo estaba enterrado pero que su alma se había ido para otro lugar. Él estuvo solamente en el sepulcro. Por lo tanto, el criminal no pudo haberse reunido con Jesús en el paraíso ese día, porque Jesús ni siquiera estaba allí.

Ahora bien, si Jesús no le estaba diciendo a este malhechor arrepentido que iba a estar en el paraíso ese día, ¿qué era lo que le estaba diciendo?

El ladrón se había arrepentido mientras estaba crucificado al lado de Jesús, y le dijo: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Luke 23:39-42 Luke 23:39-42 39 And one of the malefactors which were hanged railed on him, saying, If you be Christ, save yourself and us. 40 But the other answering rebuked him, saying, Do not you fear God, seeing you are in the same condemnation? 41 And we indeed justly; for we receive the due reward of our deeds: but this man has done nothing amiss. 42 And he said to Jesus, Lord, remember me when you come into your kingdom.
American King James Version×
). El ladrón, como cualquiera que se está enfrentando a una muerte inminente, buscó consuelo y seguridad, y Jesús se los dio.

Sus palabras: “De cierto te digo hoy” son “un modismo hebreo muy común que es utilizado continuamente para hacerle un énfasis muy solemne a algo” ( The Companion Bible, 1990, apéndice 173, p. 192).

Parte del malentendido que surge de estas palabras de Jesús se debe a que originalmente el texto bíblico no tenía puntuación. Además, en el texto original no hay palabra que corresponda al que que aparece en la versión española de este versículo. La mayoría de los traductores bíblicos, suponiendo que Jesús estaba prometiéndole al malhechor entrada inmediata en el cielo, cambiaron el significado de las palabras de Jesús al no tener en cuenta un modismo de uso común.

Es interesante notar que la versión Reina-Valera, revisión de 1990, vierte el versículo de esta manera: “Entonces Jesús le contestó: Te aseguro hoy, estarás conmigo en el paraíso”. Y la nota explicativa dice lo siguiente: “Este versículo está traducido aquí literalmente. El ‘que’ que aparece en algunas versiones, no se halla en el [texto] original. Jesús no podía haber prometido llevar al ladrón al paraíso en ese mismo día [porque] . . . el Señor no ascendió al cielo hasta el tercer día. Así lo afirman John 20:17 John 20:17Jesus said to her, Touch me not; for I am not yet ascended to my Father: but go to my brothers, and say to them, I ascend to my Father, and your Father; and to my God, and your God.
American King James Version×
y John 19:31-33 John 19:31-33 31 The Jews therefore, because it was the preparation, that the bodies should not remain on the cross on the sabbath day, (for that sabbath day was an high day,) sought Pilate that their legs might be broken, and that they might be taken away. 32 Then came the soldiers, and broke the legs of the first, and of the other which was crucified with him. 33 But when they came to Jesus, and saw that he was dead already, they broke not his legs:
American King James Version×
. Además, el malhechor mismo no pidió a Jesús que lo llevara al paraíso en ese día, sino ‘cuando vengas en tu reino’. La Escritura enseña que la vida eterna no se da al morir, sino al regreso de Cristo. Véase Matthew 16:27 Matthew 16:27For the Son of man shall come in the glory of his Father with his angels; and then he shall reward every man according to his works.
American King James Version×
y 2 Timoteo 4:8”.

Jesús nunca dijo ni quiso insinuar que este hombre que estaba agonizando iba a estar con él en el paraíso ese mismo día. Lo estaba animando al asegurarle que vendría una época, en el futuro Reino de Dios aquí en la tierra, en que sería resucitado y lo vería a él nuevamente. Jesús podía hacer esta afirmación porque percibía la actitud arrepentida del ladrón y que lo reconocía como el futuro rey del Reino de Dios.

Debemos recordar que cuando Jesús fue llevado delante de Poncio Pilato, le dijo al procurador romano: “Mi reino no es de este mundo . . .” (John 18:36 John 18:36Jesus answered, My kingdom is not of this world: if my kingdom were of this world, then would my servants fight, that I should not be delivered to the Jews: but now is my kingdom not from hence.
American King James Version×
). En esta frase contundente él confirmó que su reino, su dominio, su gobierno —el paraíso de Dios— pertenecían a una época futura, que todavía estaba por llegar. El Reino de Dios será revelado cuando regrese Jesucristo.

El verdadero significado de la promesa que le hizo Jesús al ladrón en la cruz se hace claro cuando comprendemos el esquema general del plan de salvación de Dios y las resurrecciones prometidas en la Biblia.