¿Durará para siempre el tormento de los impíos?

Usted está aquí

¿Durará para siempre el tormento de los impíos?

Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios . . . y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (Revelation 14:9-11 Revelation 14:9-11 9 And the third angel followed them, saying with a loud voice, If any man worship the beast and his image, and receive his mark in his forehead, or in his hand, 10 The same shall drink of the wine of the wrath of God, which is poured out without mixture into the cup of his indignation; and he shall be tormented with fire and brimstone in the presence of the holy angels, and in the presence of the Lamb: 11 And the smoke of their torment ascends up for ever and ever: and they have no rest day nor night, who worship the beast and his image, and whoever receives the mark of his name.
American King James Version×
).

A primera vista, esto puede parecer una confirmación de la idea tradicional acerca de un asfixiante y sulfuroso infierno en el que son atormentadas eternamente y sin compasión las indefensas almas inmortales. Pero si no tenemos una idea preconcebida acerca del infierno, no es difícil comprender que lo que este pasaje está describiendo es algo completamente diferente.

Primero, veamos que el humo de su tormento asciende para siempre; no dice que su tormento continúa para siempre. El humo es lo que queda de los cuerpos incinerados de aquellos que adoraron “a la bestia y a su imagen” (v. 9).

Otros pasajes nos aclaran que los impíos van a ser destruidos, y uno especifica que se convertirán en cenizas bajo los pies de los justos. “He aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho el Eterno de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho el Eterno de los ejércitos” (Malachi 4:1-3 Malachi 4:1-3 1 For, behold, the day comes, that shall burn as an oven; and all the proud, yes, and all that do wickedly, shall be stubble: and the day that comes shall burn them up, said the LORD of hosts, that it shall leave them neither root nor branch. 2 But to you that fear my name shall the Sun of righteousness arise with healing in his wings; and you shall go forth, and grow up as calves of the stall. 3 And you shall tread down the wicked; for they shall be ashes under the soles of your feet in the day that I shall do this, said the LORD of hosts.
American King James Version×
).

Lo que dice Revelation 14:11 Revelation 14:11And the smoke of their torment ascends up for ever and ever: and they have no rest day nor night, who worship the beast and his image, and whoever receives the mark of his name.
American King James Version×
acerca de que los impíos “no tienen reposo de día ni de noche” se refiere a todos aquellos que continúen adorando a la bestia y su imagen. Cuando finalmente sean lanzados al lago de fuego, serán consumidos y dejarán de existir para siempre.

Veamos lo que escribió el rey David acerca de los impenitentes en el sentido de que no serán atormentados para siempre: “Mas los impíos perecerán, y los enemigos del Eterno como la grasa de los carneros serán consumidos; se disiparán como el humo” (Psalms 37:20 Psalms 37:20But the wicked shall perish, and the enemies of the LORD shall be as the fat of lambs: they shall consume; into smoke shall they consume away.
American King James Version×
).

Los impíos que no se arrepientan, aquellos que deliberada y conscientemente rehúsen someterse a Dios para obedecerlo y adorarlo, serán consumidos por el fuego. El humo de su tormento subirá “por los siglos de los siglos”, lo que indica que nada ni nadie va a impedir o a detener este proceso. La palabra griega que corresponde a la expresión “por los siglos de los siglos” no siempre significa la eternidad o infinidad, sino que puede indicar algo que no será detenido, algo que continuará mientras las circunstancias lo permitan.