El perdón de los pecados

Usted está aquí

El perdón de los pecados

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…” (Hechos de los Apóstoles 2:38 Hechos de los Apóstoles 2:38Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)

¿Cómo podemos ser perdonados, y qué relación tienen Jesucristo y el bautismo con este tema?

La Biblia dice que Dios perdona nuestros pecados y errores. Nuestros pecados y sentimientos de culpa desaparecen completamente mediante la fe en el sacrificio de Jesucristo. Entonces estamos completamente limpios delante de Dios (Hechos de los Apóstoles 22:16 Hechos de los Apóstoles 22:16Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dios es perfecto y puede borrar perfectamente nuestros pecados. Y es consolador saber que no sólo nos perdona nuestros pecados, sino que los olvida totalmente: “Seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades” (Hebreos 8:12 Hebreos 8:12 Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

David se admiraba de la magnitud de la misericordia y el perdón de Dios. Él escribió: “Como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen. Cuanto está lejos el oriente del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmos 103:11-12 Salmos 103:11-12 11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen. 12 Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por medio del profeta Isaías, Dios nos habla del perdón que recibimos después de que nos arrepentimos y nos volvemos hacia él: “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien . . . si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos” (Isaias 1:16-18 Isaias 1:16-18 16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda. 18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El apóstol Pablo dijo claramente que los injustos no heredarán el Reino de Dios (1 Corintios 6:9). Después explicó cómo somos lavados y justificados: “Esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios” (v. 11). Jesucristo santifica la iglesia, “habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra” (Efesios 5:26 Efesios 5:26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Este lavamiento de la suciedad acumulada de nuestros pecados es simbolizado por el bautismo. Antes de que Pablo fuera bautizado, Ananías le dijo: “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre” (Hechos de los Apóstoles 22:16 Hechos de los Apóstoles 22:16Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Al sumergir nuestro cuerpo completamente debajo del agua, simbolizamos nuestro lavamiento total.

Desde luego, el agua es sólo un símbolo. En realidad, el lavamiento y reconciliación con Dios se logran mediante la sangre de Jesucristo, nuestro Salvador (Romanos 5:8-10 Romanos 5:8-10 8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 20:28 Hechos de los Apóstoles 20:28Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sin su sacrificio, nuestros pecados no pueden ser lavados.

La culpabilidad queda atrás

Afortunadamente, Dios no tiene un expediente donde anote las buenas obras en una lista y las malas en otra. Todos nuestros pecados son borrados si los confesamos, nos arrepentimos de ellos y pedimos perdón a Dios: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1Juan 1:9 Juan 1:9Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Jamás podremos recompensar a Dios por el don precioso del perdón de nuestros pecados y el lavamiento de nuestra culpabilidad, ni con buenas obras ni mediante ningún esfuerzo humano de nuestra parte.

Es normal que nos sintamos culpables cuando pecamos, y con frecuencia el dolor producido por las consecuencias de nuestros errores permanece. Pero la culpabilidad no debe permanecer como una carga abrumadora que nos deprima y nos debilite. La culpabilidad puede dar lugar a sentimientos inútiles de inferioridad y amargura. Después de arrepentirnos, Dios perdona nuestros pecados totalmente y no hay razón para seguir sintiéndonos culpables, a no ser que volvamos a pecar. Y aun así, debemos arrepentirnos inmediatamente, pedirle perdón a Dios y dejar atrás el sentimiento de culpabilidad. En su infinita misericordia, Dios nos aplica el sacrificio de Cristo para cubrir nuestro pecado y quitar nuestra culpabilidad (1Juan 1:9 Juan 1:9Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Confiando en el perdón de Dios, “acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (Hebreos 10:22 Hebreos 10:22acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La conciencia limpia es uno de los dones más maravillosos que Dios les puede dar a sus hijos.

El rey David era un hombre conforme al corazón de Dios (Hechos de los Apóstoles 13:22 Hechos de los Apóstoles 13:22Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
); no era perfecto, pero sí se esforzaba por evitar que el pecado lo separara de Dios. En Salmos 139:23-24 Salmos 139:23-24 23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; 24 Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
David oró: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno”. También oró de esta manera: “Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmos 51:9-10 Salmos 51:9-10 9 Esconde tu rostro de mis pecados, Y borra todas mis maldades. 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Cómo se perdona el pecado?

El pecado es la transgresión de la sagrada ley de Dios (1Juan 3:4 Juan 3:4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y la pena que todos merecemos por haber pecado es la muerte (Romanos 6:23 Romanos 6:23Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esta relación de causa y efecto es segura y funciona automáticamente. La pena de muerte tiene que ser pagada. Uno no puede lanzarse de un edificio de 10 pisos y desafiar o burlar la ley de la gravedad; tendrá que pagar forzosamente el precio de su acción. Asimismo, cuando quebrantamos la ley espiritual de Dios, alguien tiene que pagar la pena de muerte. El perdón no significa que se elimina la pena por nuestros pecados, sino que ésta es transferida a alguien capaz de aceptarla y de pagarla en nuestro lugar. La pregunta es: ¿Quién paga la pena?

Puesto que todos hemos pecado y estamos bajo la pena de muerte, Dios sabía que se iba a necesitar un Salvador que muriera por los pecados del mundo. Notemos las palabras del apóstol Pedro: “Sabiendo que fuisteis rescatados . . . no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros” (1 Pedro 1:18-20).

El apóstol Juan habló del gran amor que Dios tiene por nosotros y del sacrificio de Jesucristo que paga la pena por nuestros pecados, haciendo posible el perdón: “Él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1Juan 2:2 Juan 2:2Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y: “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1Juan 4:9-10 Juan 4:9-10 9 La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo se convirtió en el sacrificio perfecto para los pecados de la humanidad, pues nos dejó un ejemplo perfecto, y como el Hijo mismo de Dios, vivió en la carne sin cometer pecado alguno (Hebreos 4:15 Hebreos 4:15Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Amor y sacrificio perfectos

La asombrosa verdad es que “de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16 Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Más increíble aún es el hecho de que Dios nos amó siendo todavía pecadores: “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8 Romanos 5:8Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesucristo tiene un profundo y ardiente deseo de ayudar a la humanidad para que pueda compartir con él la eternidad en el Reino de Dios (Mateo 23:37 Mateo 23:37 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pablo dijo que debemos tener “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios” (Hebreos 12:2 Hebreos 12:2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

No fue nada gozoso para él sufrir azotes y la crucifixión, una forma de ejecución horriblemente brutal y cruel. En Isaias 52:14 Isaias 52:14Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se profetizó que el parecer de Jesús sería “desfigurado de los hombres . . . y su hermosura más que la de los hijos de los hombres”. En Salmos 22:1-20 Salmos 22:1-20 1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor? 2 Dios mío, clamo de día, y no respondes; Y de noche, y no hay para mí reposo. 3 Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel. 4 En ti esperaron nuestros padres; Esperaron, y tú los libraste. 5 Clamaron a ti, y fueron librados; Confiaron en ti, y no fueron avergonzados. 6 Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo. 7 Todos los que me ven me escarnecen; Estiran la boca, menean la cabeza, diciendo: 8 Se encomendó a Jehová; líbrele él; Sálvele, puesto que en él se complacía. 9 Pero tú eres el que me sacó del vientre; El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre. 10 Sobre ti fui echado desde antes de nacer; Desde el vientre de mi madre, tú eres mi Dios. 11 No te alejes de mí, porque la angustia está cerca; Porque no hay quien ayude. 12 Me han rodeado muchos toros; Fuertes toros de Basán me han cercado. 13 Abrieron sobre mí su boca Como león rapaz y rugiente. 14 He sido derramado como aguas, Y todos mis huesos se descoyuntaron; Mi corazón fue como cera, Derritiéndose en medio de mis entrañas. 15 Como un tiesto se secó mi vigor, Y mi lengua se pegó a mi paladar, Y me has puesto en el polvo de la muerte. 16 Porque perros me han rodeado; Me ha cercado cuadrilla de malignos; Horadaron mis manos y mis pies. 17 Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto, ellos me miran y me observan. 18 Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. 19 Mas tú, Jehová, no te alejes; Fortaleza mía, apresúrate a socorrerme. 20 Libra de la espada mi alma, Del poder del perro mi vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se describen algunos de los pensamientos y sentimientos de angustia y dolor que Jesús tuvo durante su traición y muerte. Pero tuvo la capacidad espiritual para mirar más allá de su propio sufrimiento hacia el gozo de vivir eternamente con otros que seguirían por aquel angosto camino. Él aceptó voluntariamente la maldición —la pena de muerte— que nos correspondía a nosotros, “hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)” (Gálatas 3:13 Gálatas 3:13Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El sacrificio de Jesucristo fue tan completo que ningún pecado jamás cometido puede ser demasiado grave para que Dios lo perdone (Salmos 103:3 Salmos 103:3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El apóstol Pablo se consideraba a sí mismo como el primero de todos los pecadores, y sin embargo Dios lo utilizó poderosamente después de su conversión (1 Timoteo 1:15). A todo lo largo del libro de los Salmos, el rey David alabó la misericordia de Dios; él comprendía la grandeza de la misericordia divina (Salmos 119:64 Salmos 119:64 De tu misericordia, oh Jehová, está llena la tierra; Enséñame tus estatutos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Semejantes ejemplos nos llenan de esperanza, no importa cuáles sean nuestros antecedentes ni los errores que hayamos cometido. Después del verdadero arrepentimiento y el bautismo, Dios promete perdonarnos completamente.

Las enseñanzas de la sicología pueden producir cierta sensación de bienestar en nosotros, pero ninguno de estos esfuerzos humanos puede perdonar el pecado y eliminar la pena espiritual que lo acompaña. Solamente el sacrificio de Cristo puede borrar nuestros pecados y limpiarnos completa y permanentemente.

Enterrar el pasado

Así como Dios olvida los pecados de los cuales nos hemos arrepentido, nosotros también debemos olvidarlos. Una vez que nuestros pecados han quedado enterrados en la tumba representada por el bautismo, no debemos volver atrás para desenterrarlos. Teniendo en cuenta el simbolismo, esto equivaldría a robar tumbas. Dios no es ladrón de tumbas, y tampoco quiere que nosotros lo seamos.

Algunos tienen el concepto de que arrepentirse significa permanecer interminablemente angustiado por sus pecados del pasado. Pero Dios no quiere penitencia; no quiere que sigamos sacando a relucir nuestros antiguos pecados aferrándonos a ellos. Espera que confiemos en él y en su deseo de perdonarnos y olvidar nuestros pecados completamente.

Por supuesto, debemos aprender de nuestros errores, pero una vez aprendida la lección, debemos dejarlos enterrados en el pasado, para que “andemos en vida nueva” (Romanos 6:4 Romanos 6:4Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El hombre o la mujer que hace esto, a los ojos de Dios se convierte en una nueva persona, alguien que ha sido completamente perdonado como si jamás hubiera pecado.

Es importante verse a sí mismo de esta manera y mirar siempre hacia adelante. Pablo expresó este concepto en Filipenses 3:13-14 Filipenses 3:13-14 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
cuando escribió: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.

Después de comprender que es posible obtener el perdón mediante el perfecto sacrificio de Jesucristo, debemos saber cómo mantener el rumbo. En el capítulo siguiente veremos cómo podemos permanecer en el camino angosto que nos llevará a la vida eterna.