El servicio militar y la guerra

Usted está aquí

El servicio militar y la guerra

Descargar

Descargar

El servicio militar y la guerra

×

El camino de Dios es el camino del amor, del sacrificio y del dar (Romanos 12:1 Romanos 12:1Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 10). La enseñanza de Dios con respecto a que un ser humano pueda tomar la vida de otro está resumida en el sexto mandamiento que dice: “No matarás” (Éxodo 20:13 Éxodo 20:13No matarás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cristo repitió un gran principio cuando dijo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39 Mateo 22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pablo dijo: “El amor no hace mal al prójimo” (Romanos 13:10 Romanos 13:10El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús declaró: “Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían . . .” (Juan 18:36 Juan 18:36Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El Israel espiritual de Dios ya no está compuesto de las 12 tribus físicas. Personas de todas las naciones han sido injertadas en el Israel espiritual (Romanos 9:1-8 Romanos 9:1-8 1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, 2 que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. 3 Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; 4 que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; 5 de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. 6 No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, 7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. 8 Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y son parte del Cuerpo espiritual de Cristo (Romanos 2:25-29 Romanos 2:25-29 25 Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión. 26 Si, pues, el incircunciso guardare las ordenanzas de la ley, ¿no será tenida su incircuncisión como circuncisión? 27 Y el que físicamente es incircunciso, pero guarda perfectamente la ley, te condenará a ti, que con la letra de la ley y con la circuncisión eres transgresor de la ley. 28 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; 29 sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como cristianos, hemos salido de las tinieblas y pasado del dominio de Satanás al poder del Reino de Dios (Hechos de los Apóstoles 26:28 Hechos de los Apóstoles 26:28Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Colosenses 1:11-13 Colosenses 1:11-13 11 fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; 12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Ahora nuestra ciudadanía está en los cielos (Filipenses 3:20 Filipenses 3:20Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Debemos imitar las acciones de Jesús (1 Pedro 4:1, 1 Pedro 4:13-16). Cuando le insultaban, Cristo no respondía con insultos; cuando estaba sufriendo, no amenazaba. Padeció por hacer el bien y soportó con paciencia su dolor porque deseaba agradar a Dios (1 Pedro 2:19-24). También nos enseñó que enojarnos con un hermano nos puede conducir a pecar (Mateo 5:21-22 Mateo 5:21-22 21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Debemos amar a nuestros enemigos y hacer el bien aun a aquellos que nos odian (vv. 43-44). No debemos vengarnos; la venganza le pertenece a Dios (Romanos 12:19 Romanos 12:19No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Nuestra lucha como cristianos es espiritual (Efesios 6:10-20 Efesios 6:10-20 10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; 19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, 20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). No tenemos lucha contra carne y sangre (2 Corintios 10:3), sino contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes (Efesios 6:12 Efesios 6:12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Debemos ser buenos soldados espirituales de Jesucristo (2 Timoteo 2:3-4). Este es nuestro llamamiento en esta vida. Como consecuencia, a veces nos vemos en situaciones en que entran en conflicto las leyes del hombre y las leyes del Dios todopoderoso. Cuando esto ocurre, un cristiano debe obedecer las leyes de Dios (Hechos de los Apóstoles 5:29 Hechos de los Apóstoles 5:29Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1 Pedro 2:13-14).

En la mayoría de los países el establecimiento militar tiene sus propias leyes y reglamentos. Una persona que está bajo autoridad militar no tiene libertad para decidir qué hace y qué no hace. Lo más prudente para un cristiano es que evite ponerse en tal situación, ya que puede verse obligado a matar a otro ser humano. El apóstol Pablo nos exhorta a que no nos convirtamos en esclavos de los hombres (1 Corintios 7:23).

Por lo tanto, la Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional , respalda la objeción de conciencia de sus miembros en cuanto al servicio militar y la guerra.