¿Qué es celo?

Usted está aquí

¿Qué es celo?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Muchas veces cuando tratamos de leer la Biblia o escuchamos algún mensaje, nos encontramos con algún término que no conocemos. Estos términos que no son familiares pueden confundir lo que obtenemos de un pasaje en particular.

Otras veces, pasamos rápidamente por una palabra o frase porque estamos familiarizados con su significado, tanto así, que pierde su significado. En cualquier caso, es importante examinar ocasionalmente estas palabras de manera más profunda. Una de estas palabras es “ celo ”.

Celo denota fuerte interés o devoción. Es un entusiasmo intenso o fervor ( Webster’s New World Dictionary [Diccionario del Nuevo Mundo de Webster], 2003). Es una fuerte energía y pasión detrás de algo.

Por ejemplo, una persona puede ser celosa sobre reparar automóviles. Ésta buscará activamente oportunidades para arreglar vehículos, como también maneras de aprender más sobre este tema. Él podría coleccionar partes de carros o herramientas en caso de que pudiesen ser necesarias. El entusiasmo y la energía detrás de su pasión por reparar coches impregnarán todo su ser; se convertirá en parte de su identidad.

Uso apropiado del celo

Es importante notar que el celo es neutral – no es inherentemente malo o bueno. Puedes ser celoso sobre algo tan vital y correcto como lo es el estudio diario de la Biblia, o aplicar esa misma energía intensa a algo impío. Como resultado, los cristianos, especialmente en nuestra juventud, necesitamos asegurarnos de tener nuestros principios bien fundados, basados en Dios.

¡Nuestra energía y devoción deben estar enfocadas en cosas que sean de Dios!

Pablo, en su carta a los filipenses escribió que debemos pensar “en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza” (Filipenses 4:8 Filipenses 4:8Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, DHH). La energía juvenil que tenemos, debemos aplicarla a fines correctos y no pecaminosos.

¿Por qué debo ser celoso?

Jesús reprendió a la iglesia en Laodicea por su falta de celosa actitud:

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3:15-16 Apocalipsis 3:15-16 15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La solución prescrita por Cristo a este problema era fácil a seguir: Él les aconsejaba a “ser celosos y arrepentirse” (verso 19). Nosotros también debemos ser celosos. Como cristianos debemos ser vehementes, energéticos seguidores de Dios y tener un fuerte interés en su camino y su Iglesia.

Dios inspiró al profeta Isaías a hablar de su Reino venidero. En Isaias 9:7 Isaias 9:7Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, está escrito que “el celo del Eterno de los ejércitos hará esto”. Si Dios es celoso de su Reino, ¿no lo deberíamos ser nosotros también?

Un libro lleno de celo

La Biblia tiene innumerables ejemplos de gente expresando su celo por Dios mediante sus palabras y acciones. Una persona con increíble celo es Pablo. Siendo uno de los apóstoles de Dios, viajó sin miedo por todo el Imperio Romano predicando el Evangelio del Reino . Su cuidado y energía fueron persistentes, a pesar de la constante persecución y de sus propias dolencias físicas. Él continuó escribiendo cartas a las iglesias, aún desde prisión.

¡Su celo y fe fueron tan grandes que en uno de sus viajes, después de haber sido puesto en prisión, él y su compañero Silas empezaron a cantar alabanzas a Dios en medio de la noche! Cuando de pronto, un terremoto sacudió la tierra y todos los reclusos fueron liberados.

El carcelero, habiendo visto su supuesto fallo, estuvo a punto de matarse cuando Pablo lo llamó. Como resultado de su siguiente intercambio, el guardia se convirtió y Pablo y Silas fueron puestos en libertad (Hechos de los Apóstoles 16:25-38 Hechos de los Apóstoles 16:25-38 25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. 29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; 30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. 34 Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. 35 Cuando fue de día, los magistrados enviaron alguaciles a decir: Suelta a aquellos hombres. 36 Y el carcelero hizo saber estas palabras a Pablo: Los magistrados han mandado a decir que se os suelte; así que ahora salid, y marchaos en paz. 37 Pero Pablo les dijo: Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial, siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos echan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos. 38 Y los alguaciles hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

De los ejemplos de Pablo y otros, podemos ver el poder y las bendiciones que nos brinda tener el celo por Dios y su camino de vida. Dios quiere que seamos celosos y entusiastas seguidores de Jesucristo, y así asegurar que nuestro celo esté dirigido a cosas que él aprobaría.

¿Qué tan celoso eres por el plan que tiene Dios para la humanidad?

Fuente: ucg.org