Haz que sea una prioridad enseñar a tus hijos a cuidar de los demás

Usted está aquí

Haz que sea una prioridad enseñar a tus hijos a cuidar de los demás

Recientemente mi primo Sean, ganó un premio por cuidar de los demás. También ganó el premio al mejor Boy Scout este año en su área.

Sean ha ganado estos premios porque siendo un niño de 8 años,ha estado muy ocupado. Él vive en Knoxville, Tennessee.

Sean comenzó a ahorrar su mesada para poder comprar pizza para el departamento de policía local. Quería mostrarles aprecio por todo lo que hacen por la comunidad. Sin embargo, eso fue solo el comienzo.

Enseñe a sus hijos a procurar a los demás con sus obras, orando y enseñando. Si cada padre hiciera esto, tendríamos un mundo muy diferente.

Luego decidió recoger libros para colorear y crayones para donar al Hospital de Niños del este de Tennessee. La Oficina del Sheriff del Condado de Roane escuchó sobre el proyecto de Sean y decidió involucrarse. Los oficiales recogieron y le dieron una tarjeta de regalo de 100 dólares para su proyecto. Los policías no olvidaron la amabilidad de Sean con ellos y quisieron retribuir.

Las acciones de Sean me recordaron un episodio de The Andy Griffith Show (El Show de Andy Griffith) que recientemente vi. En el show surgió el tema de cuidar a los demás. Andy descubrió que su hijo Opie de 8 años solo le dio tres centavos a una organización benéfica local para niños en la escuela. Mortificado, Andy habló con Opie al respecto. Le preguntó a su niño por qué solo le dio tres centavos cuando tenía más de dos dólares guardados en su alcancía. La respuesta de Opie fue: «Lo guardo para mi novia Charlotte para poder comprarle un regalo».

Andy, molesto con Opie, lo envió a su habitación para que pudiera pensar en qué era más importante contribuir, si a una organización benéfica o dando un regalo a su novia. Cuando Opie fue a cenar esa noche, Andy se dio cuenta de que había sido demasiado duro con Opie y le dijo que estaba bien si usaba su dinero para su novia. Fue entonces cuando Opie le dijo a su papá que le estaba comprando un abrigo a su novia. Opie continuó diciendo que su abrigo estaba desgarrado y que sus padres no tenían dinero para comprarle un abrigo nuevo. Por lo tanto, decidió guardar su dinero para comprar su abrigo nuevo. Andy se avergonzó de haber reaccionado de forma exagerada, pero se alegró de que su hijo tuviera un corazón bondadoso después de todo.

Opie y Sean pudieron ponerse en el lugar de alguien más. Christine Carter, doctora en sociología y experta en felicidad en el Greater Good Science Center de la Universidad de California en Berkeley, explica: “Ponerse en el lugar de alguien más es también un elemento fundamental para otras emociones afectivas. Así es como desarrollamos gratitud, esperanza y compasión, que es la capacidad de actuar sobre su empatía» (“11 Ways to Raise a Compassionate Child,” babiesdailynews.com, Nov. 22, 2016 «11 maneras de criar a un niño compasivo», babiesdailynews.com, 22 de noviembre de 2016 ).

Bruce D. Perry, doctor en medicina miembro principal de la Child Trauma Academy en Houston, y el coautor de Born for Love dice: «La empatía es probablemente el mejor regalo de nuestra especie» (citado por Elizabeth Foy Larsen, “ 11 maneras de criar a un niño compasivo”, revista de los padres ).

Vivimos en un mundo donde los padres están muy involucrados en llevar a sus hijos a los deportes y eventos escolares porque quieren que sus hijos tengan éxito. Los padres sienten que el logro es lo que les dará a sus hijos la máxima felicidad, pero ¿es esa la única clave para la felicidad?

El proyecto «Making Caring Common (Haciendo común el cuidado)», dirigido por el psicólogo Richard Weissbourd de Harvard, publicó un estudio que reveló que el 80 por ciento de los jóvenes en el estudio dijeron que sus padres estaban más preocupados por sus logros o felicidad que por el cuidado los demás. Los entrevistados también tenían tres veces más probabilidades de estar de acuerdo: «Mis padres están más orgullosos si obtengo buenas calificaciones en mis clases que si soy un miembro comunitario atento en la clase y en la escuela».

Weissbourd y su grupo han formulado recomendaciones sobre cómo criar a sus hijos para que se conviertan en adultos cuidadosos, respetuosos y responsables. Éstos son algunos de ellos.

1. Hacer del cuidado de los demás una prioridad.

Los niños necesitan escuchar de los padres que el cuidado de los demás es una prioridad principal, incluso más importante que sus logros.

2. Proporcionar oportunidades para que los niños practiquen el cuidado y la gratitud.

Hace muchos años, nuestro grupo de jóvenes llevó a un grupo de adolescentes a un refugio para personas sin hogar. Ellos colaboraron en la fila en que se entregaba sopa. Muchos de ellos nunca habían visto a una persona sin hogar. Fue una gran lección en muchos niveles. Tres cosas se destacaron de este viaje. Primero, les mostró lo que podría pasarles si toman decisiones equivocadas. Segundo, les enseñó que tenían mucho por lo que estar agradecidos. Y tercero, les ayudó a tener compasión por aquellos que tienen este tipo de necesidades.

3. Ser un ejemplo

Usted debe ocuparse del cuidado de los demás, e incluir a sus hijos para enseñarles la importancia de esto. Mediante nuestro ejemplo, dejamos que nos vean dando lo mejor de nosotros a los demás. Lleve a sus hijos a visitar a los ancianos en hogares de ancianos. Mi esposo y yo llevamos a nuestros hijos semanalmente a visitar a las personas al asilo de ancianos. Muchos nunca reciben visitas, por lo que pasar tiempo con una persona joven es tan valioso, tanto para su hijo como para la persona mayor. También los llevamos a visitar a un preso cada dos fines de semana.

4. Enviar tarjetas a los enfermos.

5. Visitar a los enfermos y niños en el hospital.

6. Enséñeles a orar por los necesitados mostrándoles con el ejemplo al hacerlo usted mismo.

Vivimos en un mundo despreocupado, empoderado, enojado, negativo y competitivo, esta es una razón más por la que debemos comenzar temprano a enseñar a nuestros hijos a cuidar de los demás. Al hacerlo, estaremos criando hijos más felices y reflexivos que recibirán muchas bendiciones de Dios por ayudar y cuidar.

En el trabajo, tengo esta escritura en mi escritorio para recordarme lo que Dios espera de mí y de todos nosotros: “Una persona da libremente, pero gana aún más; otro lo retiene indebidamente, pero llega a la pobreza. Una persona generosa prosperará; quien refresque a los demás será refrescado    (Proverbios 11: 24 -25, Nueva Versión Internacional). ¡Dios nos bendice por ser generosos!

Enseñe a sus hijos a cuidar de los demás, haciendo, orando y enseñando. Si cada padre hiciera esto, tendríamos un mundo muy diferente.