Totalmente destituidos

Usted está aquí

Totalmente destituidos

Cada uno de nosotros tiene diferentes habilidades, talentos, nivel de inteligencia y oportunidades para desarrollar nuestros dones; pero como ninguna persona es un genio, de la misma manera ninguna persona está totalmente destituida de ser un genio. La Biblia se refiere a los “menos favorecidos” como aquellos que tienen un gran valor. Dios está buscando a los mansos y humildes de corazón (Mateo 11:29 Mateo 11:29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El profeta Isaías describe el poder de Dios y afirma que él mirará a aquel que es pobre y contrito de espíritu y que tiemble ante su palabra (Isaias 66:2 Isaias 66:2Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Uno podría pensar que los sabios de este mundo se dan cuenta de cómo Dios ve las cosas y están seguros de que encajan en la descripción de que son preciosos a su vista. Sin embargo, los poderosos y los ricos de este mundo parecen no comprender que necesitan a Dios, tanto como los pobres y los de baja condición.

Dios conoce cada aspecto de nosotros y es el gran ecualizador que comprende nuestros pensamientos más íntimos. Por lo tanto, él aprecia al esclavo o al amo, al hombre y a la mujer, al pequeño y al grande, con igual consideración. De manera que ninguno está totalmente destituido ante los ojos de Dios y, a menudo, aquellos que parecen tener menos son los que realmente tienen más.