Orar o pagar

Usted está aquí

Orar o pagar

El apóstol Pablo también escribió que los hombres deben orar sin cesar (1ra Tesalonicenses 5:17 1ra Tesalonicenses 5:17Orad sin cesar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). La oración es parte de un estilo de vida que requiere mucho esfuerzo para resistir al pecado y cambiar nuestras vidas (Hebreos 12:1-4 Hebreos 12:1-4 [1] Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, [2] puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. [3] Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. [4] Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Demasiados eligen el camino más fácil, que requiere poco o ningún esfuerzo, pero ese camino conduce a la destrucción y lo pagamos con nuestras vidas (Mateo 7:13-14 Mateo 7:13-14 [13] Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; [14] porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Nosotros sí tenemos una alternativa: orar por el perdón y la guía, y seguir el camino que Dios trazó para la humanidad. O también podemos ignorar esa dirección y dejar que las cosas caigan por su propio peso.

Algunas personas quieren oran para pedir perdón y no hacer nada más. Otros entienden que luchar contra la tentación y el pecado es una labor constante en la vida cristiana. La oración por sí misma no ofrece salvación, pero sí nos abre las puertas a una nueva forma de vida. Lo único absoluto en nuestra existencia es que, si no nos reconciliamos con nuestro Creador, lo pagaremos con nuestra vida. ¿Qué camino elegiremos?