Los Diez Mandamientos

Usted está aquí

Los Diez Mandamientos

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Aunque Dios le dio su ley a la humanidad miles de años atrás, éstas aún tienen mucha relevancia en nuestra vida actual. Conozca por qué es tan importante guardar los Diez Mandamientos.

Transcript

[Steve Myers] Mi amigo John decidió que podía hacerlo. Él conocía la carretera por la que condujo muchas veces. Él conocía el límite de velocidad, no podía ir demasiado rápido por las curvas.

Él conocía el cruce del ferrocarril, un cruce bien conocido. Pero por alguna razón, él estaba seguro de poder ganarle al tren en esta travesía. Así que agarró el volante y decidió hacerlo.

¿Alguna vez le pareció como si las leyes de tránsito eran más una guía que un mandato? ¿Cómo sería el mundo con la mera sugerencia en vez de la ley? ¿Se le podría ganar al tren?

Manténgase en sintonía con Beyond Today al examinar la importancia de la ley en su vida, a través de Los Diez Mandamientos.

Imagine que usted optó por no seguir la ley. ¿Qué pasaría si usted decidiera que no tiene que obedecer las leyes del tránsito? Si piensa que el tráfico normal en horas pico es malo, imagínese lo que haciendo caso omiso de las leyes de tránsito puede ser.

¿Qué pasaría si usted decide que la ley fuese abolida? Las reglas del gobierno, los reglamentos – que no tengo que seguir. No son útiles, pero en cambio, son obstáculos para mi libertad. ¿Qué pasaría con un mundo sin ley?

Creo que entendemos. Sería un lugar bastante difícil donde vivir, un lugar sin ley. Y, claro, no todas las leyes del hombre son tan buenas o tan útiles, pero ¿qué de las leyes de Dios?

¿Le dio Dios leyes para obedecer? ¡Por supuesto! ¿Sabía usted que los Diez Mandamientos son la base de la ley de Dios para su vida? Entonces, ¿por qué él nos dio la ley? Algunos piensan que fue para quitarnos la alegría. Pero Cristo dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10 Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Quería decir ahora, aquí, ahora mismo, tanto como para el futuro. Él nos dio la mejor manera de vivir y los Diez Mandamientos muestran el camino a la vida abundante.

¿Conoce usted los Diez Mandamientos? ¿Cuántos de ellos podría mencionar? Hace un par de años se realizó una encuesta y ¿sabe lo que encontraron? La gran mayoría de los encuestados podía nombrar los principales ingredientes de un Big Mac más fácilmente que los Diez Mandamientos.

8 de cada 10 encuestados sabían que el Big Mac tiene dos empanadas de carne de res. ¿Cuántos cree usted que conocían el mandamiento de honrar a su padre y a su madre? ¡Menos de la mitad!

Incluso aquellos que dijeron que van a la iglesia al menos una vez a la semana tenían problemas para nombrar los mandamientos. Menos de 7 de cada 10 recordaron “no robarás”, pero por otro lado, la gente reconoció aún más la lechuga de la hamburguesa en un pan con semillas de sésamo, que este mandamiento.

Ahora si eso no le sorprende, tal vez lo hará esta encuesta asombrosa: Hace un tiempo se encuestó a 200 sacerdotes anglicanos y se les pidió que nombraran los Diez Mandamientos. ¿Cuántos lo hicieron? Solamente el 34% de los sacerdotes anglicanos encuestados podían nombrar todos los mandamientos.

Entonces, ¿qué hay de usted? ¿Puedes nombrar los mandamientos? Ahora, algunos podrían decir: “No es de extrañar que no los pueda nombrar. Es porque no son relevantes. Ellos realmente no tienen ningún sentido para mi vida hoy”. ¡Espere un segundo! Eso no es cierto.

Es que, al igual que las señales del tránsito, Dios dio su ley para proteger, guiar, y bendecirle.

Mi amigo John no tenía ninguna intención de causar daño a nadie. No imaginaba que sobrepasar el límite de velocidad habría provocado tales consecuencias. Así que cuando encendieron las luces rojas en ese cruce de ferrocarril, él sabía que iba a estar cerca. Pero no pudo resistirse. Él tuvo que vencer a ese tren así que aceleró. Corrió hacia la intersección. Su coche comenzó a cruzar las vías y parecía como que sí podría cruzar. Pero en el momento cuando se dio cuenta de su error, ya era demasiado tarde. El tren aplastó la parte trasera de su coche y le hizo dar botes fuera de control. Finalmente se detuvo quedando el auto al revés. Mi amigo estaba muerto.

Usted puede ver que a las leyes del tráfico no le importaba que él hubiese conducido con cuidado muchas veces antes y que normalmente hubiera obedecido los límites de velocidad. No obtuvo el beneficio de la duda cuando juzgó mal al tren. Su único error le costó todo.

Y es un claro recuerdo para mí. Entiendo por qué los límites de velocidad y avisos de carretera son muy valiosos – todos los días – para todos los conductores individuales en cada situación. Si solo hubiera obedecido las señales ese día, mi amigo aún estaría aquí.

Así que aquí está la conexión con los Diez Mandamientos: Como las leyes del tránsito y como las señales en la carretera, están aquí para protegernos, para mantenernos a salvo.

Cumpliendo con la ley de Dios, desarrollamos una relación con él, es realmente la única manera de lograr una vida feliz a largo plazo para todos.

Sin embargo, hoy en día, la mayoría de la humanidad ha decidido rechazar los mandamientos de Dios. Y ¿adónde nos ha llevado? ¿Nos ha ayudado descartar las normas de Dios? Creo que la respuesta es evidente.

Hace muchos años, la Corte Suprema de los EE.UU. decidió que simplemente mostrar los Diez Mandamientos en propiedad del gobierno ¡es ilegal! ¿Y sabes lo que es irónico? Hay una gran representación de Moisés con los Diez Mandamientos en el centro del friso en el frente oriental del edificio de la Corte Suprema. Y también puede sorprenderle saber que una estatua de Moisés, teniendo los Diez Mandamientos está en la rotonda de la Biblioteca del Congreso, justo al lado de la Corte Suprema.

Es un recordatorio de que los antepasados de los Estados Unidos sabían que la ley civil debe estar basada en la ley suprema de Dios.

Dios nos dio su ley. Él dio a la humanidad su ley hace miles de años y debe tener la relevancia de cambiar la vida ahora mismo. Dios le dijo a su pueblo lo que esperaba de ellos. La forma en que vivieran sus vidas, sería una muestra de si en realidad eran el pueblo de Dios o no. Su obediencia a sus leyes iba a demostrar que eran suyos, y que iban a encontrar gracia ante sus ojos y que Dios los bendeciría.

Él reveló el estándar de su corazón, los Diez Mandamientos, hace mucho tiempo en el Monte Sinaí pero, ¿qué los diferencia de las reglas del hombre? ¿De las directrices del hombre? ¿Realmente se aplican a su vida hoy? ¿Qué es lo que revelan acerca de Dios mismo?

Si desea una comprensión más profunda, espero que pida una copia gratuita de nuestro folleto, Los Diez Mandamientos. Este folleto le ayudará a entender lo que son y por qué son importantes para usted.

Por lo tanto solicite su folleto gratuito. Contáctenos en el sitio webwww.ucg.org/español. Ahí es donde se lo puede descargar. Puede leerlo en línea, o solicitar una copia gratuita de Los Diez Mandamientos. Y como siempre, todas nuestras publicaciones están disponibles sin costo como un servicio educativo.

¿Sabes el significado de los Diez Mandamientos? ¿Cuál es su intención? ¿Sabes por qué es necesario vivir por ellos? Vaya en línea. Obtenga hoy mismo su copia.

También quiero comentarles que la Iglesia Unida de Dios está ofreciendo seminarios gratuitos de la Biblia en varias ciudades de Estados Unidos y alrededor del mundo. Nos gustaría contar con tu presencia. Se trata de seminarios donde puede aprender más acerca de las buenas noticias que Jesús enseñó acerca del Reino de Dios y de sus mandamientos.

Usted no querrá perderse estos seminarios, así que vaya a www.ucg.org/español. Busque el link Seminarios Bíblicos del Reino de Diospara inscribirse y asistir. Estos son eventos en vivo y se puede asistir totalmente gratis.

¿Sabía usted que el Reino de Dios es el centro del mensaje que Jesús mismo enseñó? La mayoría de las religiones cristianas no reconocen ni siquiera entienden el significado del Reino de Dios. Pero es importante que usted aprenda sobre el mensaje original de Jesucristo y el significado para usted hoy.

Ahora, el espacio puede ser limitado, así que regístrese ahora para los seminarios. Vaya awww.ucg.org/español, haga clic en el link en Seminarios Bíblicos del Reino de Dios para inscribirse en los seminarios.

Ahora piense por un momento en un mundo diferente. Muy diferente del mundo en que vivimos en estos momentos. Imagínese como seria si nadie le mintiera o quebrante su palabra, y por otro lado se muestra el verdadero amor a los demás y quiere lo mejor para usted.

¿Qué pasaría si nadie engañara a su cónyuge o abandona a sus hijos, y más bien en su lugar, honra el matrimonio y valoraba la familia?

Ya sabes, ese es el tipo de mundo que sería si todos fuéramos a guardar los mandamientos de Dios.

Ahora eche un vistazo a esta versión corta de los Diez Mandamientos en Éxodo 20. Si se observa esta lista, podrá ver algunas cosas bastante curiosas.

Todos los 10 mandamientos nos muestran la manera de vivir.

  1. 1.  “No tendrás dioses ajenos delante de mí”.
  2. 2.  “No harás para ti escultura, ni imagen” (ídolos).
  3. 3.  “No tomarás el nombre del Eterno tu Dios en vano”.
  4. 4.  “Acuérdate del día sábado para santificarlo”.
  5. 5.  “Honra a tu padre y a tu madre”.
  6. 6.  “No matarás”.
  7. 7.  “No cometerás adulterio”.
  8. 8.  “No robarás”.
  9. 9.  “No darás falso testimonio”.
  10. 10. “No codiciarás”.

 

Ahora, trate de imaginar un mundo donde todos estaban decididos a seguir solo uno de los Diez Mandamientos de Dios. ¿Cómo sería? Imagínese si nadie roba. “No robarás” Éxodo: 20:15 ¿Qué pasaría si el mundo realmente guardara ese mandamiento? No habría necesidad para las cerraduras de las puertas. Usted no tendría que llevar las llaves de nuestras casas o para nuestros coches. ¿Y la computadora? Los programas de seguridad, cortafuegos, protección contra virus, spam, filtros, ya no los necesitaría más. Sería un mundo muy diferente, ¿no? Nadie en el trabajo haría malversación, nadie estaría robando las cosas.

Con solo observar uno de los Diez Mandamientos, tendría un efecto monumental en nuestro mundo, y sería para lo bueno.

Entonces, ¿qué tan importante es observar los Diez Mandamientos?

Dice en Lucas 18:18 Lucas 18:18Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?”

¿Qué le dijo Jesús a este hombre acerca de cómo ser parte del Reino para siempre? ¿Acaso dijo, no te preocupes porque yo he hecho todo por ti? No, no dijo eso. ¿Dijo, “Llévame en tu corazón y serás salvo?” No, Él no dijo eso tampoco. ¿Acaso dijo, tú no tiene que preocuparse por la observación de ninguna cosa? No, tampoco dijo eso.

Cuando se le preguntó cómo obtener la vida eterna, mira lo que Jesús dijo. Dijo en el versículo 20: “Ya sabes los mandamientos: ‘No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre’” Usted ve, Jesús estaba citando a los Diez Mandamientos.

Así que sin duda, Cristo está diciendo a este joven rico que si quiere entrar en el Reino de Dios, si desea la vida eterna, tiene que obedecer los mandamientos. Jesucristo citó a cinco de los últimos seis mandamientos y entonces resume todos ellos citando el mandamiento de amor al prójimo como a sí mismo.

Amar a nuestro prójimo, es un resumen de los últimos seis de los Diez Mandamientos. Los primeros cuatro de los mandamientos nos dicen cómo amar a Dios. Esta ley es la expresión perfecta de los eternos valores espirituales de Dios.

Ahora, algunos podrían pensar, “Espera un segundo, yo puedo amar a Jesús, puedo conocer a Dios sin estar atado a una ley antigua”. Bien, ¿es cierto?

Bueno, en 1ra Juan 2:3 1ra Juan 2:3Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos dice, “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice:” Yo le conozco “y no guarda sus mandamientos es un mentiroso y la verdad no está en él”.

Ahora, para algunos, esto puede ser una afirmación sorprendente que sale directamente de las páginas de la Biblia. Si no guardamos sus mandamientos, una relación con Jesucristo no puede existir. No se puede conocer a Jesús sin guardar sus mandamientos. Esto no es posible.

Así, en los versículos 5 y 6 leemos: “En esto conocemos que estamos en él. El que dice que permanece en él debe andar también como él anduvo”. Y, por supuesto, sabemos cómo Jesús caminó por lo que él dijo al joven gobernante acerca de cómo entrar en el Reino. Cristo dijo que solo hay un camino, y vino y estableció ese ejemplo. Es a través de Jesucristo. Cristo nos dio el ejemplo que debemos seguir y Cristo guardó los mandamientos.

¿Sabía usted que estas 10 leyes increíbles, Cristo incluso los redujo a dos principios? En Mateo 22:37 Mateo 22:37Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Jesús le dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente”, Cristo dijo el primer gran mandamiento, que resume los primeros cuatro mandamientos de Éxodo 20, es amar a Dios con todo tu corazón, alma y mente. Y el segundo, que es un resumen de los últimos seis, es amar a tu prójimo como a ti mismo.

Ahora bien, esto es importante: el amor es el cumplimiento de la ley espiritual de Dios. Esa clase de amor se expresa en el culto y el temor propio de Dios y es un interés altruista por el bienestar de nuestros vecinos.

Así que si quieres resumir lo que se tratan los mandamientos, ¿qué puedes decir? ¿Se trata de restricción? O, ¿se trata del legalismo o control? ¿Del Antiguo Pacto? No, ninguno de ellos.

En 1ra Juan 5:3 1ra Juan 5:3Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, se nos dice: “Pues este es el amor de Dios…” Bien, ¿qué es el amor de Dios? Bueno, nos dice, “que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos”. Observe la palabra “guardar” significa “asistir con cuidado, para cuidar, guardar, observar y conservar. No es de extrañar que se nos diga que los “hacedores de la ley serán justificados” (Romanos 2:13 Romanos 2:13porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así que, ya ves que el amor define la naturaleza de Dios, quien es él, y los mandamientos definen el amor. Los Diez Mandamientos nos enseñan lo que debería ser nuestra mayor prioridad en la vida porque nos muestran cómo amar a Dios y amar a la gente. Son prácticos. Ellos son la clave para tener una relación con nuestro Creador. Ellos nos proporcionan una base para el éxito, para la vida. Ellos definen el bien y el mal. Ellos nos enseñan que la vida es un don precioso y tenemos que practicar la verdad de Dios como nuestra forma de vida.

Los Diez Mandamientos nos enseñan el camino de Dios y tenemos que mantenerlos.

En un momento, vamos a hablar a fondo con Gary Petty y Darris McNeely sobre un serio desafío a los Diez Mandamientos. Usted no querrá perdérselo, porque hay mucho que aprender sobre la ley de Dios y cómo se aplica a nuestras vidas. Y, por supuesto, nos gustaría ayudarle a comprender en profundidad acerca de los mandamientos de Dios, ofreciéndole la revista Las Buenas Noticias.

La revista Las Buenas Noticias le ayudará a entender lo que la Biblia enseña sobre el amor, sobre las relaciones, acerca de los mandamientos. Cada ejemplar contiene muchos artículos sobre las preguntas vitales que usted se ha preguntado acerca del matrimonio y la familia, el verdadero éxito. Estos temas son importantes especialmente cómo se puede desarrollar una relación con su Creador.

Las Buenas Noticias le ayudará a comprender lo que está pasando en este mundo loco que nos rodea, y lo que Dios ha planeado para la humanidad y para usted personalmente.

Es por eso que necesita su suscripción gratuita a la revista Las Buenas Noticias. Contáctenos en www.ucg.org/español o puede visitarnos en línea en BeyondToday.tv. Así que consiga ahora su suscripción gratuita.

Bien, nuestro tema ha sido de los Diez Mandamientos. ¿Qué importancia tienen para nosotros? Ha habido muchos desafíos a los Diez Mandamientos, por lo que vamos a discutir esto un poco con nuestros compañeros anfitriones del programa Darris McNeely y Gary Petty.

Cuando nos fijamos en los desafíos a los Diez Mandamientos, la mayoría de las personas no estarían en desacuerdo con el hecho de que Jesús vino, él nos mostró cómo se supone que debemos adorar a Dios. Sin embargo, uno de los retos, es que la mayoría de los cristianos estarían en desacuerdo con la creencia que para seguir a Jesús, se debe honrar a Dios, usted realmente no tiene que guardar la ley. Entonces, ¿cómo respondería usted a eso?

[Darris McNeely] Creo que la respuesta es muy simple, Steve. Solo hay que leer la Biblia y ver las declaraciones directas de Cristo sobre la ley. Cristo no dejó pasar la oportunidad de defender la ley de Dios. En lo que se llama el Sermón del Monte, dijo que, “no penséis que he venido para abrogar la ley. No he venido para abrogar, sino para cumplir la ley”. Y eruditos bíblicos de buena reputación entienden que no habla de ninguna manera de acabar con nuestra obligación de guardar la ley.

En otra ocasión, un joven rico vino a Cristo y le dijo ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? Y Cristo dijo: si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Así que la enseñanza de Cristo empezó desde allí. Se confirmó el sábado. Se confirmó todos los aspectos de la ley de Dios, especialmente los Diez Mandamientos. Que no fueron eliminadas por nada de lo que Cristo dijo, ni por sus enseñanzas, ni por ningún aspecto de su ejemplo personal. Se les confirmó por completo.

[Steve Myers] Por lo que no se dice “elegir lo que más te gusten y sólo mantener aquellos”.

[Darris McNeely] No.

[Gary Petty] No… Es interesante. Le preguntaron, ¿qué fue la ley más importante en el Antiguo Testamento? Y él dijo que el amar a Dios con todo tu corazón, y con toda tu mente, y con toda tu alma, y amar a tu prójimo como a ti mismo. Cuando nos fijamos en los Diez Mandamientos, los Diez Mandamientos en realidad nos dan una descripción detallada de cómo empezar a hacer los dos: amar a Dios y amar a nuestro prójimo.

Ahora la mayoría de los cristianos no tienen un problema con seis de ellos, no robar, no asesinar. Es de los primeros cuatro con que tienen problemas, cómo amar a Dios, tomando el nombre de Dios en vano, usando los ídolos, la observancia del sábado, del séptimo día. Los cristianos quieren rechazarlos como la forma en que Dios quiere ser amado.

Cuando los cristianos comienzan a rechazar los Diez Mandamientos, en realidad están rechazando los primeros cuatro que tienen que ver con su relación personal con Dios.

[Steve Myers] Así que en cierto modo, casi se reduce a si ama a Dios, esto es lo que haces.

Si rechazamos los mandamientos, estamos tomando una responsabilidad por nosotros mismos diciendo, así que voy a decidir cómo amar a Dios, porque…

[Darris McNeely]… Lo qué es algo que Dios nunca nos da a nosotros. Nunca fue dado al hombre, la prerrogativa de decidir por sí mismo cómo va a adorar a Dios, cómo va a obedecerle. Eso no está en la Biblia, en absoluto.

[Steve Myers] Creo que la gente se olvida, Él es el Creador. Él tiene el derecho a decir cómo él quiere ser amado, como él quiere ser honrado y como él quiere ser adorado. Y creo que nos olvidamos de esas claras declaraciones directas, “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. ¿Cómo lidiar con eso, si usted trata de ignorarlo? Estás diciendo, “Bueno, él no es mi Salvador, él no es mi Rey. No estoy bajo sus reglas. No es el Señor de mi vida porque ya no quiero hacer esas cosas”.

Ha establecido ese ejemplo de que eso es lo que tenemos que guardar. Y sin embargo, muchas veces, no vemos la conexión directa entre seguir a Dios, y obedecer a lo que él dice, porque esa es la mejor manera de vivir. Esa es la mejor manera de vivir y es increíble que nos olvidemos de eso.

Y creo que parte de ello es el otro gran desafío. El otro desafío importante a los mandamientos es el concepto de la “gracia”. Hay tantos cristianos y tantas denominaciones enseñan que estamos bajo la gracia y por lo tanto, no tengo que obedecer la ley. No tengo que cumplir con la ley. Y así, ¿cómo explicar eso? ¿Cuál es la conexión?

[Darris McNeely] Bueno, ese es un gran tema. La gracia es… casi podríamos hacer un programa completo acerca de la gracia. Tal vez algún día lo haremos. Pero, lo que hace que la gente tropiece es que se metan en este rompecabezas que tiene que ser o gracia o la ley.

[Steve Myers] Uno u otro.

[Darris McNeely] Uno u otro. Gracia contra la ley, pero realmente, ambos van juntos. La gracia tiene que ver con el favor de Dios, su perdón, su relación con nosotros. El apóstol Pablo, siempre escribía: “la gracia de Dios esté con vosotros”. Y leemos esto en muchos contextos diferentes en las Escrituras.

La gracia es la condición de nuestra relación con Dios, es decir, que es su favor, y su amor por nosotros. Pero lo que la gente no sabe es que esa relación y gracia se basa en principios. Es como si fueran los mandamientos las ruedas y los engranajes dentro de esta relación de gracia, que hacen que la gracia sirva en nuestra relación con Dios, en nuestras relaciones con los demás. La ley de Dios es lo que realmente hace funcionar la gracia y ayuda a crear las condiciones de la gracia y la relación que tenemos con Dios.

[Gary Petty] Una de las maneras más fáciles de observar la relación entre la gracia y la ley es que no son opuestos. Mira esto de esta manera. Estamos en una pocilga y no sabemos cómo salir de ella. Ni siquiera sabemos que debemos salir de ella. Y ahí estamos, y estamos viviendo en esta basura, y estamos comiendo con los cerdos y Dios llega, saca su mano y dice: Yo te puedo sacar de esto. Eso sí es la gracia. Porque ni siquiera sabemos cómo salir solos. Nos lleva fuera.

Él nos da un conjunto de reglas y dice que esta es la forma de evitar entrar de nuevo en la pocilga y empezamos a entender que los Diez Mandamientos, el dárnoslos, es un acto de gracia. Fue un acto de gracia de Dios, porque esas cosas nos impiden volver a la pocilga.

[Steve Myers] Y de esa manera nos podemos quedar fuera de ella. Nosotros no vamos a llegar cerca de ella otra vez, porque Dios nos está diciendo: “Este es el camino. Esta es la manera de ser feliz”.

Hay mucho significado, un sentido espiritual y profundo en los Diez Mandamientos. Así que espero que recuerden nuestras ofertas gratuitas, porque esto le ayudará a descubrir realmente un profundo significado. Están diseñadas para ayudarle al estudiar. Por lo que este folleto, Los Diez Mandamientos realmente le ayudará a captar la verdad, el sentido profundo de la ley de Dios y nuestro Creador increíble y por qué necesita una relación con él. Es algo que definitivamente querrá aprender.

Y no se olvide de solicitar su suscripción gratuita a la revista Las Buenas Noticias. Esta revista servirá de ayuda para reconocer lo que está pasando en nuestro mundo, cómo se relaciona con la Biblia y con su vida. Sin duda le ayudará a entender el propósito de Dios para usted.

Aquí está la forma de pedirlo: Obtenga su folleto y su suscripción en líneawww.ucg.org/español. Usted puede ir allí, descargarlo, o solicitar la copia impresa, utilice el formulario en línea.

Los ofrecemos todos de forma gratuita como un servicio educativo. Así que vaya en línea y solicite su suscripción gratuita hoy mismo.

Y recuerda, que la Iglesia Unida de Dios está ofreciendo seminarios gratuitos de la Biblia en varias ciudades de Estados Unidos y alrededor del mundo. Usted no querrá perderse estos seminarios acerca de las buenas noticias que Jesús enseñó acerca del reino de Dios.

Así que me gustaría que usted vaya awww.ucg.org/español, busque el enlaceSeminarios Bíblicos del Reino de Dios para inscribirse y asistir. Estos son eventos en vivo y se puede asistir totalmente gratis.

Ellos son importantes. Sesiones muy importante que usted no querrá perderse, porque el Reino de Dios es el centro del mensaje que Jesús mismo enseñó. Esta es su oportunidad de aprender sobre el mensaje original de Jesús Cristo y qué significa para usted hoy.

Vaya a www.ucg.org/español. Haga clic en el enlace Seminarios Bíblicos del Reino de Dios.

Ahora, cuando está en línea, usted también puede dejar un comentario o puede hacer una pregunta. De hecho, hemos recibido una pregunta de Rob, quien nos escribió desde nuestra página de contacto en Beyondtoday.tv, y nos pregunta: “¿Qué quiso decir Cristo cuando dijo:” No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas… sino para cumplir”? (Mateo 5:17 Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)
.

Gracias por la pregunta Rob. ¿Qué exactamente quería decir Jesús? Es un tema interesante, porque cuando usted mira en lo que esa palabra “cumplir” significa, es traducida del griego, y en realidad puede significar completar o lograr. Pero, ¿sabía usted que también puede significar para llenar al máximo? Entonces, ¿cuál de ellas es la correcta?

Bueno, yo creo que se puede responder a esta pregunta desde la declaración completa de Jesús. Él dijo: “No he venido para abrogar, sino para cumplir”.

“El significado de la palabra “destruir” es derogar, es negar la autoridad divina, librar a los hombres de la obligación de obedecer” (Comentario de Barnes). O en otras palabras, Cristo no tenía la intención de librar a los hombres de su obligación de obedecer la ley

Así que cuando usted interpreta “cumplir” en el sentido de que Cristo vino a poner fin a la ley o los profetas, cuando en el mismo escrito, él dijo que él NO vino para acabar con ellas, que no tiene ningún sentido. Pero el significado de llenar al máximo, tiene sentido.

Así la declaración completa de Jesús en Mateo 5:17 Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas: Yo no he venido para abrogar, sino para cumplir”, significa realmente, no he venido a acabar con la ley o los profetas, sino que vine a apoyarlos en todo lo que digo y hago.

Usted ve que Cristo vino a dar sentido pleno a los mandamientos, su significado espiritual, y para mostrar la forma en que deben ser obedecidos.

No se olvide pedir nuestro folleto Los Diez Mandamientos. Lo que realmente le ayudará con una visión práctica de cómo la ley de Dios se refiere a su vida cotidiana.

El amor, eso es de lo que se trata. El amor es la base del carácter de Dios y la ley de Dios. Jesús dijo a sus discípulos: “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor” (Juan 15:10 Juan 15:10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así que si quieres una perspectiva diferente, empieza con poner en marcha este tipo de amor, observando los mandamientos de Dios. Aprenda acerca de ellos. Muestre su amor a Dios. Póngalos en práctica.

Gracias por acompañarme hoy. Si se perdió parte del programa de hoy, puede ir en línea y verlo en BeyondToday.tv. No se olvide de nuestras ofertas gratuitas y asegúrese de decirles a su familia y amigos sobre nosotros. Y que todos continúen orando, “Venga tu reino”.

Esto es Beyond Today, soy Steve Myers. Gracias por su atención.