Persistencia: Desarrollando la fe en Dios

Usted está aquí

Persistencia

Desarrollando la fe en Dios

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×
Descargar
MP3 Audio (4.94 MB)

Descargar

Persistencia: Desarrollando la fe en Dios

MP3 Audio (4.94 MB)
×

La oración persistente y apasionada es clave para desarrollar fe y una profunda relación con Dios.

Transcript

Cuando era niño, molestaba a mis padres con las cosas que se me metían en la cabeza, como obtener algo o ir a alguna parte. Y no podía soportar que me dieran un “no” como respuesta. 

Yo continuaba con mis súplicas y ruegos, era muy persistente. Y si, era un poco egoísta. Bueno, en realidad era muy egoísta cuando me pasaba esto. Pero algunas veces funcionaba y otras no. ¿Qué tal tú? ¿Lo hacías? ¿Lo hacen tus hijos contigo ahora? ¿Cómo reaccionas?

La persistencia es una cualidad interesante. Yo pienso que Dios quiere que seamos persistentes cuando nos acercamos a pedirle algo, cuando nos acercamos a su trono de gracia, y le pedimos atención pidiendo por nosotros o por otra persona. Creo que Dios quiere que seamos persistentes, diligentes, y enfocados en lo que pedimos y que no nos rindamos.

Hay una parábola que habla de esto. Se llama “La parábola de la viuda persistente”. Permíteme leerla. 

También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.

Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.

Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.

Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.

¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?

Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? (Lucas 18:1-8 Lucas 18:1-8 [1] También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, [2] diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. [3] Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. [4] Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, [5] sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. [6] Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. [7] ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? [8] Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
)

Jesús utiliza esta parábola, creo, para demostrar que debemos poner pasión a nuestras peticiones. Que tenemos que ser persistentes. Debe haber un sentido de urgencia. Tenemos que clamar a Dios, y debemos hacerlo continuamente. Esta persistencia es la que nos ayuda a desarrollar fe dentro de nosotros. Jesús dijo:  Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Si continuamos con oraciones persistentes con sentido de urgencia, nos ayudará a desarrollar la fe en Dios. No importa cuál sea la respuesta, ni el cómo o el cuándo. Dios persiste estar con alguien de día y de noche que está sufriendo, que necesita ser sanado, que tiene una aflicción, que tiene una necesidad espiritual, o tal vez una con algo en tu propia vida que no es fácil superar y sobrellevar. Pero no nos rendimos, y clamamos a Dios. Nos urge hablarle y ser persistentes en eso.

Desarrollamos fe, porque en el proceso, estamos desarrollando una relación con Dios. Seremos capaces de aceptar la respuesta que él nos da y nos daremos cuenta que lo que hicimos estuvo bien, tendremos fe, y lo reconoceremos en nuestros caminos, y el verá que hay fe en nosotros cuando regrese. 

Esto es BT Daily, hasta la próxima