Mensaje a Laodicea

Usted está aquí

Mensaje a Laodicea

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×
Descargar
MP3 Audio (2.04 MB)

Descargar

Mensaje a Laodicea

MP3 Audio (2.04 MB)
×

¿Qué podemos aprender del mensaje de Jesús en Apocalipsis a los cristianos en Laodicea?

Transcript

De entre los estudiosos de la Biblia, hay un grupo de personas que son el mejor ejemplo de todo lo que no quieres ser. Son una especie de hijastros del cristianismo o de la Iglesia. Este grupo se llamó Laodicea. En Apocalipsis 3, hay un mensaje a una Iglesia de Dios que existió en la antigua ciudad de Laodicea, y es un mensaje bastante severo que Cristo le da a la Iglesia. Él les dice en el versículo 15

15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Y continúa hablando un poco más acerca de sus obras, obras de las que no están conscientes ni se percatan. No entienden lo pobres, ciegos, miserables y desnudos que realmente son. Y los asesora para que dejen de serlo, y permitan que Cristo se involucre en su vida para entrar y morar con ellos.

Pero como dije, los laodicenses son siempre una clase de hijastros de las iglesias descritas en Apocalipsis 2 y 3.

Sin embargo, hay que mirar detenidamente cuál es el mensaje, qué es lo que Jesús está diciendo a su Iglesia, incluida su Iglesia de Laodicea. Ellos son parte del cuerpo de Cristo. Lo que realmente les está diciendo es: «Quiero que seas frío o caliente, que seas efectivo, porque no eres ninguno de los dos». Él dice: «Eres tibio. Y por eso, te vomitaré”. Ahora, lo que Cristo realmente les está diciendo es que no fueron efectivos. El calor puede ser muy efectivo. El agua caliente limpia. Y lo frío es muy efectivo también. El agua fría puede refrescarnos. Pero tibio, lo tibio nos hace vomitar algo que no funciona bien en nuestro sistema. Y Jesús dice: “Eres tibio. No guardas ni calor ni frío”. Y él dijo: “Si no cambias eso, te echaré. Te voy a vomitar”. Y los alienta con corrección, una corrección severa. Pero, realmente el punto que Cristo está diciendo a los de Laodicea es que no son efectivos.

Este es un punto muy importante. Y, francamente, es un de punto que cada uno de nosotros como discípulos, todos los que dicen ser cristianos, como parte del cuerpo de Cristo, debemos examinarnos sobre cuán efectivos somos. Porque queremos ser efectivos como siervos, como mayordomos, como discípulos de Dios, y en el trabajo que él ha puesto en nuestras manos para hacer. Sé frío, caliente, sé efectivo, pero no seas tibio. 

Ese es el mensaje que creo que es importante para todos nosotros que Cristo da a esta Iglesia en Laodicea.

Eso es BT Daily. Únete a nosotros la próxima vez.