El despertar del oso ruso

Versión para impresora


Las recientes acciones de Rusia en Ucrania son solo la continuación de una larga historia de opresión imperialista. ¿Será posible que estos eventos estén conduciendo al mundo al umbral de la extinción nuclear?


Una jovencita espera afuera de un edificio en Kurakhovo, Ucrania oriental, ciudad destruida por el conflicto entre combatientes

Fuente: Wikimedia

Durante la última campaña presidencial en los Estados Unidos, muchos se burlaron del candidato Mitt Romney por referirse a Rusia como la mayor amenaza para la política internacional. ¿Acaso eso no era cuestión del pasado, algo que había concluido junto con la guerra fría en la década de 1990? Irónicamente, ahora son muy pocos los que se mofan de tal idea.

Para asombro y preocupación de muchos, Rusia, bajo el liderazgo del presidente Vladimir Putin, ha retomado su antiguo papel de provocadora y desestabilizadora, suministrando avanzado armamento a los así llamados “separatistas” en una guerra contra Ucrania. Las argucias, engaños, acusaciones mutuas y hasta guerras sin cuartel han hecho que las tensiones aumenten dramáticamente.

Debido a mis fuertes lazos con Rusia, Ucrania y la ex Unión Soviética y a mi amplia experiencia en dicha región, me he mantenido vigilando de cerca las tormentosas nubes de guerra que se ciernen sobre Europa Oriental y Asia. Sin embargo, esta es una situación que debe mantenernos a todosen estado de alerta.

Por el momento, las tensiones suben y bajan vertiginosamente según frenéticas negociaciones, fanfarronerías y promesas rotas. ¿Qué ha pasado en Ucrania hasta la fecha? Millares de personas han muerto, incluidos muchos civiles y niños. Más de un millón personas han visto desintegrarse sus vidas para convertirse en refugiados anónimos.

Las fuerzas prorrusas se han apoderado de Crimea y han capturado naves de guerra de la era soviética. Aprovechándose de la anexión forzada e ilegal de esta península del mar Negro en 2014, la Madre Rusia pudo retomar un puerto de aguas cálidas, libre de las limitaciones que presenta el hielo marino, desde el cual puede hacer zarpar sus nuevos submarinos nucleares y cruceros de guerra.

La paz ha desaparecido completamente en esta región, y la ferviente esperanza de independencia ininterrumpida después de la disolución de la Unión Soviética hace casi 24 años se ha hecho trizas.

¿Pasará simplemente al olvido este conflicto entre Rusia y Ucrania? ¿O se propagará a los países bálticos [Estonia, Letonia y Lituania] y aún más allá? ¿Adónde se dirige todo esto, y qué significa para usted y para mí?

Aumento de las tensiones: ¿Desembocarán en un posible intercambio nuclear?

El mundo de hoy difiere muchísimo de los años cincuenta y sesenta, cuando la guerra fría drenaba al planeta de recursos. En ese entonces, la fantasiosa doctrina de la destrucción mutua parecía mantener a los protagonistas en sus puestos a pesar de que la Unión Soviética y los Estados Unidos se provocaban y molestaban mutuamente en conflictos por todo el orbe.

Y de repente, hace 24 años, un mundo asombradísimo vio cómo la bandera soviética descendía de lo alto del Kremlin para ser reemplazada por el emblema tricolor de Rusia. ¡Lo impensable había sucedido! La poderosa y temida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) se había desmoronado; la Unión Soviética había llegado a su fin, y con ella, la guerra fría.

Sin embargo, en la actualidad los renovados vientos de un futuro peligroso soplan cruelmente sobre nuestros rostros, mientras se gesta una nueva guerra fría y vemos el renacimiento de sentimientos nacionalistas hostiles. Mientras Vladimir Putinavanza aparentemente sin que nada ni nadie lo detenga, ¿estaremos reviviendo circunstancias parecidas a las que precedieron a la Segunda Guerra Mundial? En aquel entonces, mientras Hitler conquistaba a sus vecinos al son de los vítores del pueblo alemán, nadie estuvo dispuesto a detenerlo. Todos conocemos el fin de esa historia: una conflagración mundial que dejó 60 millones
de muertos.

Entonces, ¿qué debemos estar observando ahora? La situación se ha vuelto más peligrosa, con una Rusia prácticamente en bancarrota que renueva y actualiza sus armas nucleares. En 2014 Putin autorizó el emplazamiento de misiles de corto alcance y de bombarderos nucleares Iskander-M y Tu-22 en Crimea. Rusia amenaza descaradamente con armas tácticas de última generación, colocadas cerca de las fronteras abiertas de los países bálticos y de Europa Oriental.

¿Qué posibilidad hay de que tales armamentos sean usados? El último líder soviético y ganador del Premio Nobel 1999, Mijaíl Gorbachov, recientemente dio su opinión al respecto. En una entrevista que le hizo el diario alemán Der Spiegela principios de enero de 2015, Gorbachov advirtió que las crecientes tensiones entre Rusia y las potencias europeas causadas por la crisis en Ucrania podían culminar en un conflicto de grandes proporciones, incluso en un impensable intercambio nuclear.

No debemos olvidar que Rusia mantiene (según un tratado con los Estados Unidos) más de 1.600 cabezas nucleares montadas en más de 500 misiles balísticos intercontinentales, misiles balísticos de lanzamiento submarino y bombarderos estratégicos. Rusia tiene además 2.000 cabezas nucleares tácticas,algunas de las cuales han sido recientemente reinstaladas a lo largo de las fronteras europeas, y todavía debe desmantelar 3.700 cabezas nucleares adicionales [en cumplimiento del tratado mencionado más arriba].

Hace poco se calculó que hasta un “pequeño” intercambio nuclear –por ejemplo, un simple ataque mutuo entre Rusia y Ucrania, entre Irán e Israel o entre India y Pakistán– podría dejar al mundo entero en condiciones inadecuadas para la vida humana. Y tomemos en cuenta que actualmente se tiene conocimiento de más de 17.000 armas nucleares en existencia. La Biblia se refiere a este tiempo en el que vivimos, pero hablaremos de ello más adelante.

No obstante, mucha gente ni siquiera se preocupa de las peligrosas tensiones nucleares. Tal vez usted haya leído que el famoso Reloj del Juicio Final [reloj virtual creado por la junta directiva del Boletín de Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago,para representar cuán cerca nos encontramos de un desastre nuclear,científico o medioambiental ocasionado por el hombre, capaz de eliminar la vida humana en la Tierra] fue cambiado a “tres minutos para la medianoche” (medianoche aquí denota una destrucción masiva universal y posiblemente la extinción de la raza humana). El cambio más reciente se hizo el 22 de enero de 2015, debido a los cambios climáticos y a la modernización de las armas nucleares en Rusia y en los Estados Unidos.

El colapso del imperio soviético

En diciembre de 1991 el mundo observó incrédulo el desplome de la Unión Soviética. Prácticamente de la noche a la mañana, 15 países independientes emergieron casi sin derramamiento de sangre. Los países bálticos y Ucrania, en particular, no perdieron tiempo en librarse del yugo de la URSS.

¿Cómo pudo esta superpotencia, que llegó a encabezar la carrera espacial, hacerse añicos tan rápidamente? Yo he viajado muchas veces a las regiones de la ex Unión Soviética, comenzando en 1967. Ese año visité la zona como fotógrafo periodístico y traductor para cubrir el cincuentenario de la Revolución de Octubre ocurrida en 1917, que estableció el comunismo en Rusia y a la cual le siguió la creación de la Unión Soviética. Pude apreciar muy de cerca cómo se vivía en casi todos los países del Bloque del Este (las naciones que estaban bajo el dominio soviético) antes ydespués del colapso del comunismo.

Antes de que éste cayera, parecía no haber límite posible a lo que el presidente Reagan llamó “el imperio del mal”. Pero después de 70 años el gobierno comunista colapsó debido a su propia podredumbre, provocada por el ateísmo, la corrupción, la opresión y un sistema económico fallido.

Miles de millones de personas por fin pudieron respirar con libertad. “Los cielos se abrieron”, pensaban todos. ¡Habían evitado el holocausto mundial!En poco tiempo volvieron a forjarse muchas alianzas políticas, económicas y militares. En 1991 nadie quería pensar mucho en la posibilidad de otras amenazas globales en el futuro. La extinción nuclear ya era cosa del pasado, y todos se felicitaban por su buena fortuna.

Pero eso fue entonces. Casi dos mil millonesde personas han nacido desde que el oso ruso comenzó su hibernación en 1991. Ellas no tienen ningún recuerdo de lo que quedó grabado en mi mente y en las mentes de otros miles de millones de personas que vivieron antes de ese tiempo, y ahora que el oso ruso ha despertado, muchas son incapaces de reconocer el peligro que él representa.

El deseo de ver la restauración del Imperio ruso

En Rusia, la súbita pérdida del imperio soviético no ha sido olvidada. Para muchos rusos mayores (ex ciudadanos de la Unión Soviética) dicha pérdida fue muy humillante. Hoy en día muchos rusos, incluyendo a gente joven, quieren el regreso de su imperio y que la grandeza de su país sea restaurada. El presidente Vladimir Putin cree que su misión es devolverle a Rusia su antigua gloria como superpotencia mundial. 

Esto explica una gran parte de lo que está sucediendo en Ucrania. El hecho de que este país, exmiembro de la Unión Soviética, simpatice con Occidente y con la OTAN, reaviva viejos temores en cuanto a la seguridad de Rusia. Mis amigos en Ucrania hace poco me dijeron que cuando Rusia se apoderó de Crimea, uno de los mensajes propagandísticos rusos afirmaba que si no se rendían ante la ocupación ¡Estados Unidos instalaría en Crimea misiles apuntando a Rusia!

La agresiva postura de Rusia ha contribuido a aumentar grandemente la popularidad del presidente Putin en esta nación, a pesar de los crecientes problemas económicos que la aquejan. La gente aclama sus bravatas y fanfarronadas, y la restauración del antiguo imperio está en la mente de muchos, aunque no lo expresen; al mismo tiempo, los sentimientos hacia los Estados Unidos se han agriado y dado paso a viejos temores y rencores.

Como usted puede leer o ver por sí mismo, todo esto se está haciendo abiertamente. ¿Qué puede hacer este mundo, si se considera cuán apartado está de Dios y de su verdad revelada? ¿Cómo puede responder Occidente a las ocupaciones territoriales de Putin? ¿Habrá más Ucranias en nuestro futuro?

Las pequeñas naciones de Estonia, Letonia y Lituania poseen territorios en la costa del mar Báltico, que Rusia también codicia. En tiempos del imperio soviético, los rusos mantenían bases militares de alta seguridad en los países bálticos, y muchas áreas estaban completamente prohibidas a los visitantes. Una de esas áreas era la ciudad de Tartu, en Estonia, donde se hallaba la mayor base de bombardeos en la región báltica. Ahora los visitantes pueden viajar libremente a Tartu. La Iglesia de Dios Unida, que publica Las Buenas Noticias, ha efectuado servicios religiosos y mantiene una oficina allí. La base de bombardeos está abandonada.

Pero, ¿qué nos depara el futuro? Mientras me encontraba en Estonia hace unos cuantos años, algunos de mis amigos rusos viajaron desde San Petersburgo para visitarme. Estaban visiblemente descontentos por una nueva exigencia de visa que había impuesto Estonia a los rusos que querían ingresar a ella. En tiempos de la URSS esta nación había sido de fácil acceso para ellos. “Dejen que batan sus alas . . . ¡mientras puedan!”, se burlaban, expresando así su molestia ante la libertad de que disfrutaba Estonia.

Siglos bajo una dictadura autoritaria

La ubicación de Rusia, sin salida al mar, ha jugado un importante rol en la formación del carácter nacional ruso y en las ambiciones imperialistas de sus líderes. Otro factor de mucha influencia en la mentalidad rusa han sido los siglos de gobierno autocrático.

Desde 1240 hasta cerca de 1480, los rusos estuvieron sometidos a los gobernantes mongoles del Lejano Oriente. Esos casi 250 años de gobierno foráneo todavía están grabados en las mentes rusas, y hasta cierto punto se manifiestan en actitudes xenofóbicas hacia la vecina nación de China, que también posee armas nucleares. Los chinos superan en cantidad a los rusos en proporción de cinco a uno, y ambos pueblos comparten una frontera de 4.345 kilómetros, a lo largo de la cual ha habido enfrentamientos militares ocasionales.

Después del gobierno mongol, los regímenes de los zares (término derivado de “César”) dominaron Rusia durante casi cuatro siglos, desde 1547 hasta 1917.

Su despótico y controlador gobierno fue alentado y permitido por la Iglesia ortodoxa de Rusia, que oprimía al pueblo aplicando de manera muy particular el capítulo 13 de Romanos, donde dice: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos” (vv. 1-2).

Mientras Europa pasaba por la Reforma protestante, el Renacimiento y la Ilustración, Rusia se quedó estancada en el pasado medieval y los zares continuaron castigando despiadadamente a los disidentes. El sometimiento a la opresión totalitaria se convirtió en un rasgo del carácter ruso.

La revolución comunista y sus consecuencias

Después de que estallara la Primera Guerra Mundial, Rusia sufrió enormes pérdidas y derrotas debido a la incompetencia de sus líderes, y sus bajas se contaban por millones. El pueblo oprimido ya no pudo soportar más la corrupción del gobierno, y una sublevación popular protagonizada por algunas mujeres en San Petersburgo encendió la chispa que terminó en un golpe de Estado. El último zar, Nicolás II, fue destronado en la revolución de febrero de 1917 y luego ejecutado junto a su familia, en julio de 1918.

El nuevo gobierno provisional duró muy poco y fue derrocado a fines de ese mismo año por los bolcheviques en la Revolución de Octubre, iniciándose así el Estado comunista. Una prolongada guerra civil entre los “Rojos” (bolcheviques) y los “Blancos” (facciones antisocialistas) concluyó con la victoria de los bolcheviques y el establecimiento de la Unión Soviética en 1922. Su primer líder, Vladimir Lenin, murió poco después, en 1924.

Lenin fue sucedido por uno de los líderes más brutales de todos los tiempos: José Stalin. Mi madre nació en Ucrania durante su gobierno. El gobierno de Stalin duró 29 años y fue extremadamente cruel. Entre sus atrocidades hubo matanzas, expulsiones, desterramientos obligatorios, reclusión en campos de trabajos forzados, hambrunas programadas, tortura, asesinatos masivos y masacres. Aún se debate la cifra total de las víctimas de Stalin, pero se calcula que alcanza a decenas de millones, además de los que murieron a consecuencia de la Primera Guerra Mundial.

Mi madre ucraniana tenía siete años cuando sobrevivió a la hambruna impuesta por Stalin a los habitantes de Ucrania en 1933, año en que murieron seis millones de personas. Según lo que ella me contó años más tarde, aún recordaba cómo en su pueblo natal los cuerpos de los fallecidos eran depositados afuera de las casas para ser recogidos, en una tarea interminable.

Mis padres emigraron a los Estados Unidos en calidad de refugiados en 1949, a poco de mi nacimiento. Todavía recuerdo cómo los inmigrantes ucranianos en Estados Unidos estallaron de alegría cuando escucharon el anuncio de la muerte de Stalin en 1953. Este malvado dictador, psicópata e inmoral, no tenía ningún respeto por la vida humana y eliminaba a todo el que pareciera amenazar su poder.

Devastación provocada por la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial, conocida en la URSS como “la Gran Guerra Patriótica”, fue un conflicto horripilante detonado por la invasión alemana a la Unión Soviética. Esta invasión, que comenzó en junio de 1941, fue apodada “Operación Barbarroja” por Adolfo Hitler. Quienes habían estado bajo el gobierno ruso habían sufrido las muertes de millones entre la Primera Guerra Mundial, la Revolución bolchevique, la Guerra Civil y las purgas políticas de Stalin, y ahora experimentaban otros 20 a 40 millones de muertes, entre militares y civiles. ¡Estas cifras son verdaderamente pasmosas e impensables para nosotros!

Cuando viajé a la Unión Soviética en 1967 como traductor para un editor y profesor universitario de 38 años, él notó que había una ausencia absoluta de hombres de su edad. Y tenía toda la razón: no existían, porque de todos los que vivían en la URSS y entraron a la milicia a los 19 años durante la Segunda Guerra mundial, solo uno en cien volvieron del frente.

Mientras visitaba un cementerio militar en Járkov, Ucrania, vi muchas piedras con inscripciones y pregunté qué significaban. ¡Me dijeron que cada piedra representaba a 14.000 muertos!

Los cementerios y monumentos conmemorativos soviéticos son gigantescos. Me tocó estar en Stalingrado (ahora Volgogrado) poco después de la inauguración de la impresionante estatua de 83 metros que honra a los millones que murieron en batalla en ese lugar. Los generales alemanes estaban impactados al enterarse de que los líderes militares rusos tenían tan poco respeto por sus hombres, que los enviaban en gran número a la batalla como carne de cañón. Los monumentos conmemorativos de guerra en Kiev y Moscú también son magníficos, y muestran un gran respeto y honra a los caídos. ¡Ojalá se les hubiera manifestado tal respeto mientras vivían!

Desaparición del comunismo y destrucción de nuevas esperanzas

La historia de la Unión Soviética es sin duda muy lamentable, y también lo son su economía y su sociedad fracasada. La ideología del comunismo, que el gobierno soviético se empeñó en grabar en los corazones y las mentes de su pueblo, nunca echó raíces firmes.

Cuando viajamos por la Unión Soviética en 1967, nos sorprendió la escasa productividad de las enormes granjas colectivas estatales. Por el contrario, las pequeñas parcelas privadas que se le permitía a la gente tener eran muy productivas, y una considerable parte de las hortalizas para el consumo nacional provenía de estas pequeñas huertas.

Bajo el comunismo existían los ideales de igualdad y justicia, pero sus promotoresmalentendían seriamente la naturaleza humana. A la gente se le decía que estaba en un “paraíso del trabajador”, pero todos sabían que eso no era cierto. Como dice un popular chiste, las personas llegaron a ser todas iguales: igualmente pobres.

En 1985, Gorbachov asumió el poder después de casi siete décadas de tragedia nacional y fracaso económico bajo la opresiva dictadura socialista. El país sufría un gravísimo estancamiento y profundos problemas económicos. Gorbachov intentó ser revolucionario e implementó un sistema dual para resucitar a la nación: primero inició laglásnost, una política que promovía la transparencia de las operaciones gubernamentales y que a su vez alentaba una creciente libertad de expresión. Su segunda iniciativa fue la perestroika, que significa “restaurar” o “reestructurar”.

Durante mi recorrido por la URSS aquella vez, se escuchaban rumores de que tomaría cinco años, o diez, o toda una generación para que se hicieran realidad los cambios que la gente quería. Sin embargo, al permitir la libertad de expresión Gorbachov dio rienda suelta a pasiones reprimidas y a ideas políticas que estallaron con fuerza y fluyeron de manera inesperada. Pero la reforma económica era lenta e ineficaz, y los resultados que la gente esperaba no se materializaban. El pueblo soviético puso en práctica sus nuevas libertades y se volvió en contra de Gorbachov, causando su ruina.

Esto llevó directamente a la disolución de la URSS el 26 de diciembre de 1991, y varios países de la unión se convirtieron en Estados independientes. Boris Yeltsin asumió como primer presidente de la Federación Rusa, y fue sucedido por Vladimir Putin el 31 de diciembre de 1999.

Los sueños de un mundo mejor siguen sin materializarse

En un comienzo parecía que veríamos una nueva y civilizada Rusia dándole la espalda a su pasado tradicional de beligerancia e intimidación; pero, lamentablemente, no fue así. El mismo espíritu que animó e hizo actuar a los zares y a los jefes soviéticos está vivo y coleando.

Por mucha esperanza que abriguemos en cuanto a un cambio en la naturaleza de las naciones y de los individuos, las palabras del profeta Isaías resuenan y se imponen: “No conocieron camino de paz, ni hay justicia en sus caminos” (Isaías 59:8).

En uno de mis viajes a Rusia conversé largamente con la conductora de un tren. Ella me preguntó: “¿Por qué ustedes [los estadounidenses] desean guerra, cuando todo lo que nosotros queremos es paz?” ¡Me impactó mucho su manera de pensar! ¿Qué le habían enseñado? ¿Cómo habían manipulado su mente?

Nuestra experiencia humana es una sucesión de tragedias y violencia; y lo que se vislumbra en el horizonte de esta nación probablemente va a desembocar en más miseria, producida por gobiernos opresores, guerras y muerte. Esto me afecta profundamente, porque he trabajado extensamente en esta parte del mundo y le tengo gran aprecio; allí es donde se encuentran mis raíces ancestrales.

La gente rusa puede ser la más generosa, hospitalaria, amable y cariñosa que uno pueda encontrar, y lo mismo se aplica a los ucranianos. Conozco a muchas personas de ambas naciones, no solo por mis viajes a la región sino también por mi trabajo con ellas a través de proyectos humanitarios y relacionados con la Iglesia de Dios Unida.

Sin embargo, debido a que los rusos son tan obedientes y humildes ante la autoridad, se someten involuntariamente a líderes oportunistas que se aprovechan astutamente de los vacíos de poder y después se vuelven en contra de sus gobernados atropellándolos, oprimiéndolos y destrozándolos, como claramente han demostrado varios líderes agresivos de Rusia y la URSS. Putin es simplemente la manifestación más reciente de ello.

¿Qué pretende Putin? Él parece no perturbarse frente a lo que haga Occidente y decidido a implementar sus planes de recuperar lo que se perdió en el colapso de la URSS. Él quiere los recursos y los 45 millones de personas de Ucrania, pero ¿se detendrá ahí? Occidente sigue acomodándose a Rusia en sus conversaciones, a pesar de las grandes mentiras de ésta y la negación de sus acciones, todo al estilo soviético. Es que con poder en las manos y falta de resistencia uno pude hacer lo que le venga en gana.

(Un aspecto digno de tomar en cuenta es lo que nos dice la Biblia sobre el resurgimiento en los últimos días de un Imperio romano centrado enEuropa. Y las últimas acciones de Rusia han provocado serias discusiones entre las naciones europeas para independizarse de Estados Unidos y tomar los asuntos de seguridad en sus propias manos, como por ejemplo, estableciendo una fuerza militar europea).

Esperando una solución segura

Quienes tenemos fuertes vínculos con personas de estas áreas también tenemos un fuerte deseo de que puedan gozar de paz y una vida normal. Y aunque no tengamos tales lazos, todos debemos sentir compasión por aquellos que sufren bajo situaciones tan difíciles; sin embargo, humanamente sentimos mucha impotencia frente a lo que podemos hacer. ¿Cuál es la respuesta?

En un largo relato profético acerca de los tiempos del fin, Jesucristo declaró respecto a los últimos días antes de su retorno:
“. . . habrá entonces gran tribulación, cual no la habido desde el principio del mundo hasta ahora” (Mateo 24:21). Aquel tiempo será tan terrible, que él continúa diciendo que “si aquellos días  no fuesen acortados, nadie sería salvo” (v. 22,énfasis nuestro en todo este artículo). Desgraciadamente, la extinción humana mediante destrucción masiva es ahora posible.

¡Pero hay muy buenas noticias para un mundo amenazado por el espectro de la guerra nuclear y catástrofes devastadoras! Jesús afirmó a continuación: “. . . más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” ¡La humanidad sobrevivirá!

Este calamitoso periodo del tiempo del fin es anunciado en muchas profecías bíblicas; el desenlace, sin embargo, radica en la intervención de Dios y su plan de salvación, y en ellos ponemos nuestra confianza y esperanza. No necesitamos vivir atemorizados ni esconder nuestras cabezas en la arena; debemos poner nuestra fe en las palabras consoladoras y fidedignas de Jesucristo, nuestro Salvador.

Se avecina un tiempo de restauración para los rusos, para los ucranianos y para todos los pueblos de la Tierra. Vivimos en un mundo muy peligroso y deseamos fervientemente el advenimiento de aquel tiempo, pero aún tenemos que esperar un poco más.

Junto con acercarse a ese terrible tiempo de lucha por la supervivencia, el mundo se ha degradado moralmente y ha descendido casi universalmente a los niveles conductuales más abyectos y primitivos; pero aun así, la Biblia nos exhorta claramente a aferrarnos a la esperanza y al camino de Dios, perseverando hasta el fin.

Vale la pena esperar las promesas del mundo que vendrá. Dios les dice a quienes estén dispuestos a esperar: “Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne” (Ezequiel 36:26, Nueva Versión Internacional). De hecho, Dios dice: “Y . . . derramaré mi Espíritu sobre toda carne” (Joel 2:28). “Toda carne” incluye a los rusos, ucranianos y todos los demás pueblos. ¡Dios cambiará nuestra naturaleza para que se asemeje a su propia naturaleza amorosa!

Entonces, ¿qué podemos hacer por el momento? Nos esperan tiempos muy difíciles y turbulentos, ¡pero actualmente Dios les da a quienes lo siguen el poder y la guía para salir victoriosos! Él nos ordena que cambiemos nuestra manera de pensar y que aceptemos el nuevo corazón que quiere darnos ahora mismo. Como Jesús mismo nos dice: “Se ha cumplido el tiempo . . . El reino de Dios está cerca. ¡Arrepiéntansey crean las buenas nuevas!” (Marcos 1:15, NVI). La palabra traducida como “arrepiéntanse” en este pasaje significa cambiar nuestra mente o propósitos, es decir, abandonar nuestra manera de hacer las cosas para buscar a Dios y hacerlas a la manera de él.

¿Cuál es el consejo que Dios nos da en estos tiempos? “Sed salvos de esta perversa generación” (Hechos 2:40). No tenemos por qué sentirnos solos ni desesperanzados frente a la creciente oscuridad que se cierne sobre este mundo. Aunque nuestro planeta sea remecido por una terrible devastación, que aparentemente incluirá una guerra nuclear, este no será el fin de la raza humana ni del plan de Dios para la humanidad. Así como la oscuridad siempre precede a la aurora, un nuevo y glorioso amanecer se acerca y puede estar más cerca de lo que imaginamos. Cuando ello suceda, por fin habrá paz mundial. ¡Que llegue pronto aquel día!  

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

¿Estamos viviendo en los últimos días?

¿Estamos viviendo en los últimos días?

¿Cuán cerca nos encontramos del momento en que todos los males y dificultades del mundo alcanzarán su clímax y desembocarán en el holocausto final? ¿Nos estamos aproximando al Armagedón?

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading