El pecado y la ley de Dios

Creemos que el pecado es infracción de la ley. La ley es espiritual, perfecta, santa, justa y buena. La ley define el amor de Dios y se basa en los dos grandes principios de amor a Dios y amor al prójimo, y es inmutable y oblogatoria. Los Diez Mandamientos son los 10 puntos de la ley divina del amor. Creemos que quebrantar cualquier punto de la ley trae sobre la persona la pena del pecado. Creemos que esta ley espiritual fundamental revela el único camino a la vida verdadera y el único camino posible a la dicha, la paz y la alegría. Toda desdicha, miseria, angustia y pena ha venido de la transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3:4; 5:3; Mateo 5:17-19; 19:17-19; 22:37-40; Santiago 2:10-11; Romanos 2:5-9; 7:12-14; 13:8-10).

Nosotros creemos que Dios ha creado al hombre con el propósito de que llegue a ser parte de su familia, reciba la inmortalidad y viva en armonía con él y con sus semejantes por la eternidad (Hebreos 2:6-13). Para poder disfrutar de la eternidad junto a Dios, debemos compartir también su forma de pensar, estar de acuerdo con su perspectiva, seguir su camino de vida, y apreciar y preservar los principios que están expresados en su ley (Filipenses 2:5-13). En las Sagradas Escrituras, que son la revelación escrita de Dios a la humanidad, él nos revela el conocimiento esencial que necesitamos, por medio de sus leyes y enseñanzas (2 Timoteo 3:15-17). Esto establece los cimientos de la relación eterna que Dios desea tener con nosotros. De ahí que sea imperativo que cualquiera que desee tener esa clase de relación con Dios obedezca las directrices de la ley de Dios tal como están reveladas en su Palabra.

El pecado, que es la transgresión de la ley, entró en la humanidad en el huerto del Edén. Satanás les mintió a Adán y a Eva respecto al árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 3:4; Juan 8:44). Contrariamente a la engañosa predicción de Satanás, Adán y Eva sí murieron. Como descendientes de ellos, todos somos mortales (Hebreos 9:27). No es una coincidencia que la presencia universal del pecado en todos los seres humanos (Romanos 3:23) esté relacionada con la muerte y con el hecho de que Dios ha retenido su don de la vida eterna (Romanos 6:23).

La forma en que el pecado se extiende se demuestra claramente en la tendencia generalizada que tienen los seres humanos de hacer caso omiso de la ley de Dios y desobedecerla (Romanos 8:7). A menudo, el autoengaño es una característica que comparten aquellos que se apartan del camino perfecto de Dios (Jeremías 17:9; 10:23). La influencia de Satanás se distingue claramente, tanto directa (Efesios 2:1-3) como indirectamente por el comportamiento de aquellos a quienes engaña (2 Corintios 11:13-15).

Después de convertirse en el enemigo de Dios debido a su rebelión, Satanás ha ido reclutando encubiertamente a toda la humanidad en su propia batalla, ya que todo pecado, además de las consecuencias que trae para los seres humanos, es por definición algo contrario a Dios (Génesis 39:9; Salmos 51:4).

La violación de cualquier instrucción de Dios es pecado (1 Juan 5:17), pero también podemos pecar cuando no hacemos lo que sabemos es correcto (Santiago 4:17) y cuando actuamos en contra de nuestra conciencia (Romanos 14:23). Además, el pecado es una fuerza que nos esclaviza y de la cual necesitamos ser liberados y redimidos (Romanos 7:23-25). Nosotros no podemos liberarnos por nuestros propios medios (1 Pedro 1:18-19). Debido a que cualquier forma de pecado nos aleja de Dios (Isaías 59:1-3; Efesios 4:17-19) y finalmente produce la muerte, no importa cuánto obedezcamos después de haber caído en transgresión, ya no podemos eliminar sus consecuencias (aunque la obediencia es un requisito que Dios espera que cumplamos). Solamente el sacrificio perfecto de Jesucristo puede liberarnos (Hebreos 2:14-15) y reconciliarnos con Dios.

La gracia de Dios nos permite obtener el perdón de nuestros pecados (Romanos 3:24), y así el cristiano encuentra libertad por medio de la obediencia a la ley de Dios (Santiago 1:21-25). En lugar de ser esclavos del pecado debido a la desobediencia, servimos a Dios obedeciéndole y siguiendo su camino, lo que lleva a la vida eterna en su reino. Esto se nos ofrece como una dádiva generosa e inmerecida (Romanos 6:16-23).

A los ojos de Dios es muy grave volver a nuestra antigua vida pecaminosa (2 Pedro 2:20-22). Sin embargo, el único pecado que no puede ser perdonado es el rechazo voluntario del sacrificio de Jesucristo, por el cual se hace posible el perdón de los pecados (Hebreos 6:4-6). Este pecado es descrito por Cristo como “la blasfemia contra el Espíritu Santo” (Mateo 12:31); es el rechazo deliberado y consciente del poder y la autoridad de Dios. Después de que todos los seres humanos hayan recibido la oportunidad de ser salvos, aquellos que no hayan querido arrepentirse serán destruidos (Apocalipsis 20:14-15); así se cumplirá el castigo por el pecado, la segunda muerte.

Aunque cada persona debe responder por su propio pecado (Ezequiel 18:4, 20), Satanás el diablo es identificado como el engañador de la humanidad, el verdadero responsable de que ésta haya seguido el camino del pecado (Apocalipsis 12:9; 20:1-3).

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar el folleto gratuito Los Diez Mandamientos.)

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos

¿Puedes encontrar una fuente probada de las normas de duración y los valores? Dios le reveló el corazón de sus normas - los Diez Mandamientos - hace mucho tiempo en el Monte Sinaí. Pero, ¿qué los diferencia de los hechos por el hombre normas y directrices? ¿Qué es lo que revelan sobre la naturaleza de Dios mismo. En este folleto, usted descubrirá las respuestas a estas preguntas y mucho más.

Ud. está viendo una página de

Los orígenes de nuestra labor se remontan a la Iglesia que fundó Jesucristo en el siglo primero, y seguimos las mismas doctrinas y prácticas de esa Iglesia. Nuestra comisión es proclamar el evangelio del venidero Reino de Dios en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, enseñándoles a guardar todo lo que Cristo mandó (Mateo 28:18-20).

Descargue todos los folletos

Descargue todos los folletos gratuitos para estudiarlos en su computador. Los formatos disponibles se enlistan a continuación:

Formato PDF - (17MB archivo .zip)

Formato ePUB - (pronto...)

Formato Mobi - (pronto...)

Acerca de los formatos ebook...
Los formatos ePUB pueden ser leídos por varios tipos de lectores ebook y tablets, incluyendo Apple iPad (iPhone & iPod Touch) Barnes & Nobles Nook (Nook Color), Samsung Galaxy Tab (using Kobo) and Sony Reader. Los Mobi booklets pueden ser leídos por e-readers y celulares incluyendo Amazon Kindle, Cybook, iRex Digital Reader, iLiad, Hanlin y BeBook. Descargar lector Mobipocket para celulares (Blackberry, Windows Mobile, Symbian & sistemas operativos Palm).

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading