El arrepentimiento

Creemos que todos los que se arrepienten de sus pecados en total entrega y obediencia voluntaria a Dios, y que con fe aceptan a Jesucristo como su Salvador personal, reciben perdón de sus pecados por un acto de gracia divina. Tales individuos son justificados, perdonados de la pena del pecado y reciben el don del Espíritu Santo, que literalmente mora dentro de ellos y les proporciona el amor divino, lo único que puede cumplir la ley y producir justicia. Son bautizados por el Espíritu en el Cuerpo de Cristo, que es la verdadera Iglesia de Dios. Creemos en un verdadero cambio de vida y actitud. Solamente los que tienen la presencia interior del Espíritu Santo y son guiados por el mismo, son de Cristo (Hechos 2:38; 3:19; 5:29-32: 2 Corintios 7:10; Juan 3:16; Efesios 1:7; 2:7-9; Romanos 3:21-26; 5:5; 6:6; 8:4, 9-10, 14; 13:10; Jeremías 33:8; Juan 14:16-17; 1 Corintios 12:12-13; Filipenses 2:3-5).

El arrepentimiento de las obras muertas aparece en Hebreos 6:1 como parte del fundamento que nos lleva a la perfección y a la vida eterna. Jesús recalcó la importancia del arrepentimiento cuando en dos ocasiones afirmó que “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3, 5). Dios requiere que todos se arrepientan (Hechos 17:30; 2 Pedro 3:9).

En el primer sermón de que se tiene conocimiento en tiempos de la iglesia del Nuevo Testamento, Pedro exhortó a sus oyentes a que se arrepintieran (Hechos 2:38). El arrepentimiento va más allá de sentir pesar y remordimiento por las acciones del pasado (2 Corintios 7:8-11). El verdadero arrepentimiento implica el reconocimiento de que nuestra naturaleza se opone a Dios (Romanos 8:7). Esto exige una transformación, un giro completo de nuestra vida, un cambio en el que dejamos de seguir el camino del mundo para seguir el camino de Dios (Isaías 55:7-8; Hechos 26:20). Es un sometimiento total y una obediencia voluntaria, basados en el conocimiento de la forma en que Dios quiere que vivamos nuestra vida.

El arrepentimiento comienza con nuestra súplica para que Dios perdone nuestros pecados y la aceptación de Jesucristo como nuestro Salvador personal. No es una decisión basada únicamente en las emociones, aunque éstas desempeñan un papel importante (Hechos 2:37), sino que es una decisión de obedecer sinceramente a Dios por la fe en Jesucristo. Por medio de la fe en Jesucristo, su justicia se convierte en nuestra justicia (Filipenses 3:8-9; Romanos 8:1-4). El arrepentimiento no es una simple conformidad con un sistema religioso o cierto código de leyes. La confianza en Dios y sus caminos nos lleva a vivir de acuerdo con su voluntad y manifestarlo por medio de obras de justicia (Santiago 2:17-26). El verdadero arrepentimiento no es algo que la persona pueda originar por su propia fuerza. Es un don de Dios (2 Timoteo 2:25), una de las cosas buenas que nos da nuestro Padre celestial (Santiago 1:17). Él es quien nos guía al arrepentimiento (Romanos 2:4).

El arrepentimiento es uno de los aspectos principales en el proceso de conversión, y Pedro lo expresó muy bien en su primer sermón: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38). Debemos arrepentirnos del pecado, que es la transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3:4). El arrepentimiento precede al bautismo.

Después del arrepentimiento y el bautismo, a la persona le es dado el Espíritu de Dios mediante la imposición de las manos (2 Timoteo 1:6). Entonces el Espíritu Santo nos guía para que vivamos de acuerdo con el camino de Dios (Romanos 8:14). Ahora tenemos el amor de Dios, que nos motiva para cumplir con sus leyes (1 Juan 5:3). Los verdaderos cristianos tienen el Espíritu de Dios (Romanos 8:9) y luchan por vivir de la misma forma en que vivió Cristo (1 Juan 2:6).

El arrepentimiento comprende tanto tristeza como gozo. El arrepentimiento nos conduce a una maravillosa y eterna relación con nuestro amoroso Dios, nuestro Creador y el dador de la vida. El arrepentimiento hace que nos fijemos en el amor y la misericordia de Dios, y el perdón de los pecados hecho posible por el sacrificio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. El arrepentimiento es necesario para que podamos despojarnos del “viejo hombre” y llegar a formar parte de la familia de Dios (Efesios 4:20-24). Jesús dijo: “Arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15). Ciertamente, una de las razones que tenemos para alegrarnos es ¡la expectativa de formar parte del Reino de Dios!

Poco después de arrepentirnos, debemos ser bautizados y recibir el don del Espíritu Santo (Hechos 2:37-38) para que sean perdonados todos nuestros pecados pasados (Romanos 3:25). Después debemos vivir una vida guiada por el Espíritu de Dios, creciendo en la gracia y en el conocimiento, dando fruto y siendo cada vez más perfeccionados en santidad y en justicia (2 Pedro 3:18; Mateo 13:23; 2 Corintios 7:1).

El arrepentimiento es un proceso continuo y no un suceso único en la vida del creyente. Una persona convertida deberá seguir batallando continuamente contra el pecado en su vida (1 Juan 1:8-10; 2:1). La naturaleza humana estará presente todo el tiempo que vivamos y luchará continuamente con nuestra mente, incitándonos a pecar (Romanos 7:17, 20-21). No obstante, sentiremos la necesidad de obedecer y complacer a Dios. El amor de Dios que está presente en la persona (Romanos 5:5) reconoce el camino perfecto de Dios y desea seguirlo, pero también se da cuenta de la debilidad de la carne (Romanos 7:12-25).

Mientras el creyente mantenga una actitud arrepentida, luchando continuamente por vencer el pecado (Apocalipsis 2:7, 11, 17, 26; 3:5, 12, 21), Dios no le condena (Romanos 8:1). Mediante el arrepentimiento y la fe en que el sacrificio de Jesucristo cubre nuestros pecados, una persona convertida se mantiene en este proceso de lucha y de conversión durante toda su vida.

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar los folletos gratuitos El camino hacia la vida eterna y Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana.)

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

El camino hacia la vida eterna

El camino hacia la vida eterna

¿Tiene algún propósito nuestra existencia, un significado que nunca hemos sospechado? Tomando en cuenta las condiciones en que se encuentra el mundo ¡necesitamos hallar respuestas a estos interrogantes!

Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana

Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana

Muy por el contrario de lo que muchos piensan, la conversión, no se trata de un evento que sucede en un instante. Las Escrituras revelan que es un proceso el cual comienza con el llamado de Dios, sigue con los pasos del arrepentimiento, bautismo y la recepción del Espíritu Santo, y finalmente, culmina con el regreso de Jesucristo, cuando los muertos en Cristo serán resucitados a la inmortalidad y se les dará la vida eterna. ¡Esa es la transformación final, ser cambiados de seres mortales a inmortales!

Ud. está viendo una página de

Los orígenes de nuestra labor se remontan a la Iglesia que fundó Jesucristo en el siglo primero, y seguimos las mismas doctrinas y prácticas de esa Iglesia. Nuestra comisión es proclamar el evangelio del venidero Reino de Dios en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, enseñándoles a guardar todo lo que Cristo mandó (Mateo 28:18-20).

Descargue todos los folletos

PDF

El tipo de archivo más común para leer digitalmente las publicaciones digitales es PDF (Formato Documento Portable). Es por eso que ofrecemos primeramente un archivo con toda la folletería a su alcance en este popular formato.
Formato PDF
 - (17MB archivo .zip)

ePUB

Cerca de 300 lectores digitales pueden leer un formato ePUB. Por eso tenemos disponible el formato probablemente más moderno ampliamente compatible con todas las plataformas. La ventaja del formato ePUB es la flexibilidad en su tamaño y presentación del texto a gusto del consumidor.
Formato ePUB
 - (7 MB archivo .zip)

Mobi

Finalmente en el formato Mobi que fue comprado por Amazon y compatible con muchas plataformas especialmente para las Kindle manteniendo la flexibilidad para agregar anotaciones, marcadores y correcciones personales.
Formato Mobi
 - (12 MB archivo .zip)

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading