Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Siete consejos para prepararse antes de la Pascua

Usted está aquí

Siete consejos para prepararse antes de la Pascua

La Pascua y la Fiesta de Panes sin Levadura que se avecinan son celebraciones muy especiales para el pueblo de Dios, y no simples recordatorios de lo que significan ciertos aspectos del plan de Dios. Estas fiestas, además, están diseñadas para producir algo muy particular en la persona que las observa, siempre que ésta comprenda plenamente su significado. La observancia de estas fiestas santas debe acrecentar la fe de la persona y hacerla pensar más como Jesucristo lo haría. Si ella guarda estas fiestas con su verdadero propósito en mente, debe experimentar cambios y crecimiento; en muchos casos esto no sucede, y quizás el único beneficio que algunos obtienen de estas fiestas es un día sin trabajar. A continuación les presentamos varias cosas que uno puede hacer para que estas primeras fiestas del año provoquen un gran impacto en nuestra vida:

1.  Prepárese para las fiestas anticipando con ansias su observancia y meditando en su significado.

Los mensajes que escuchamos en la Iglesia nos ayudan a entender el profundo significado de la Pascua en vísperas de su llegada, y debemos esforzarnos por hacer de esta celebración algo personal. Esto quiere decir que Jesucristo no solo murió por toda la humanidad, sino también por usted como individuo. Dimensione la enormidad del sacrificio de Jesucristo y cuánto sufrió al morir por nuestros pecados. Mientras se acerca la semana en que comerá panes sin levadura, medite sobre los beneficios de haber sido librado del yugo de esclavitud de aquellos pecados.

2.  Pídale a Dios que le conceda una comprensión especial sobre la Pascua y la Fiesta de Panes sin Levadura.

Ore a Dios para que estas fiestas lo impulsen a crecer y cambiar en el año que está por delante.

3.  Decídase: Tome una determinación consciente de comprometerse con el propósito de Dios revelado en la Pascua y la Fiesta de Panes sin Levadura.

Tome esta decisión antes de que llegue la Pascua.

4.  La Pascua es una ocasión para autoexaminarnos y dar una mirada retrospectiva a nuestra vida.

Creemos que somos hechos dignos mediante el gran sacrificio de Jesucristo. A medida que recorremos el sendero que conduce al Reino de Dios, debemos caminar por fe, pero también mirar hacia atrás y reflexionar en los cambios que hemos experimentado desde que tomamos esta decisión. ¿Estamos caminando aún en la dirección correcta?

5.  Agradezca el gran sacrificio que fue hecho por cada uno de nosotros.

Siéntase agradecido por poder vivir una vida libre de culpa, sin un pasado que lo atormente. Dé gracias por su libertad para servir a Dios y cumplir su voluntad sin ninguna duda o temor. Prepárese de antemano, agradeciendo a Dios todos los días que preceden a la Pascua y los Días de Panes sin Levadura, por haber sido librado del pecado, del juicio de los demás, y de la autocondenación.

6.  Durante estas fiestas, ore y pídale cada día a Dios por su guía.

¿Qué desea Dios que aprendamos? ¿Qué quiere él que usted haga? Ponga por escrito lo que vaya aprendiendo durante estas fiestas, y considere cada día como una nueva experiencia de aprendizaje.

7.  Utilice estas fiestas como una catapulta para su crecimiento espiritual durante el próximo año.

No sabemos qué nos depara este siguiente año; ¿estaremos preparados? ¿O será éste solamente otro año en la Iglesia – las mismas oraciones, los mismos sermones, la misma conducta, los mismos problemas, los mismos hábitos, la misma actitud?

Haga una diferencia en estas fiestas que se aproximan. ¡Prepárese con anticipación para celebrarlas!