Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Proclamando las trascendentales verdades bíblicas

Usted está aquí

Proclamando las trascendentales verdades bíblicas

La Biblia del presidente Reagan estaba abierta en 2da Crónicas 7:14 2da Crónicas 7:14Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, un versículo lleno de significado: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

Esta promesa inquebrantable de Dios alude a un tema crucial para los Estados Unidos y prácticamente para todas las naciones de nuestro planeta. La Biblia profetiza muchos acontecimientos que tendrán lugar antes del glorioso retorno de Jesucristo a la Tierra. Al leer estas profecías, algunos pueden preguntarse: “¿Por qué tiene Dios que ser tan cruel? ¿Quiere él castigar de alguna forma a los pecadores?” A continuación presentamos tres verdades muy importantes, que pueden ayudarle a entender la voluntad de Dios y el propósito de Las Buenas Noticias.

1. La mayoría de las profecías de destrucción registradas en la Biblia simplemente reflejan las consecuencias colectivas de quebrantar la ley de Dios

(1ra Juan 3:4 1ra Juan 3:4Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El apóstol Pablo escribió una gran verdad: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7 Gálatas 6:7No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

2. Dios jamás desea que los seres humanos sufran como consecuencia de sus pecados y siempre les da primero otra opción.

Como declarara el profeta Isaías: “Diles: ‘Vivo yo’, dice el Eterno el Señor, ‘que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?’”

3. Siempre hay una oportunidad de arrepentirse, ya sea individualmente o a escala nacional.

El profeta Jonás fue enviado por Dios para advertir a los habitantes de la antigua Nínive acerca de su inminente destrucción, pero para sorpresa de todos, “los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos” (Jonás 3:5 Jonás 3:5Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, énfasis agregado). Hasta el rey de Nínive declaró: “conviértase cada uno de su mal camino … ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?” (Jonás 3:8-9 Jonás 3:8-9 8 sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. 9 ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). ¿Cuál fue el resultado? “Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo (Jonás 3:10 Jonás 3:10Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así, aunque nuestra revista se llama Las Buenas Noticias, en ocasiones debemos proclamar ciertas verdades bíblicas muy descarnadas, con la esperanza de que algunos las lean, las tomen en serio y se arrepientan. Quiero agradecerles a todos por su interés, sus oraciones y apoyo. Por favor hágannos saber si podemos ayudarlos de alguna manera, mientras anunciamos la sanadora verdad de Dios a un mundo sumido en el sufrimiento.

- Por Dennis Luker