Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

El Cuerpo de Jóvenes Voluntarios de la IDU envía a 19 voluntarios a orfanato en Guatemala

Usted está aquí

El Cuerpo de Jóvenes Voluntarios de la IDU envía a 19 voluntarios a orfanato en Guatemala

Un grupo ide participantes del Cuerpo de Jóvenes Voluntarios de la IDU (también conocido como Youth Corps ), auspiciado por Lifenets Internacional  y Buenas Obras, prestaron su ayuda al orfanato Nido del Águila en Sololá, Guatemala, enseñando inglés y realizando variadas actividades.

El proyecto se llevó a cabo entre el 27 de diciembre de 2013 y el 10 de enero de 2014. Voluntarios de los Estados Unidos y Australia se unieron a jóvenes adultos de Guatemala para trabajar en el orfanato y hacer de este proyecto un esfuerzo internacional unificador. 

Al entrar a este orfanato uno no ve tristeza, sino felicidad. Se ven niños normales, con rostros sonrientes, niños jugando “al pillarse” y a la “lucha libre” y a niñas riendo. Los niños en Nido del Águila están a salvo y felices, y están sanándose. Algunos están recuperándose del abuso o de condiciones que amenazaban sus vidas. En este lugar tienen amor, comida y seguridad, cosas que no se obtienen fácilmente en Guatemala.

Guatemala es un país que ha enfrentado muchas dificultades en las últimas décadas. Aún se está recuperando de una guerra civil que duró 36 años y que terminó en 1996. Más de la mitad de los guatemaltecos vive por debajo del umbral de pobreza, y en algunas áreas rurales esta cifra se eleva al 76%. Muchos niños son descuidados, maltratados o abandonados. Debido a que actualmente están prohibidas las adopciones por parte de padres adoptivos extranjeros, los orfanatos en Guatemala están repletos. El orfanato Nido del Águila es un orfanato privado que se esfuerza por proveer un hogar seguro, amoroso y feliz para los niños.

Cuando los voluntarios se manifestaron acerca de sus conclusiones y las lecciones principales que aprendieron en Nido del Águila, muchos expresaron el deseo de usar esta experiencia como un escalón y de continuar buscando oportunidades para ayudar a los necesitados. Aprendieron que esto se puede llevar a cabo de maneras grandes y pequeñas, y muchas veces en el mismo lugar donde uno vive.

“Hay que servir, pero de manera tal que el servicio se vuelva parte de uno mismo”, dijo Kyle Bornhorst, uno de los participantes del Cuerpo de Jóvenes Voluntarios.

“Siempre hay maneras de servir; uno solo tiene que descubrir sus puntos fuertes y llevarlos a la práctica”, dijo la voluntaria Alyssa Diggins.

Otros se sorprendieron por la fortaleza y capacidad de adaptación que estos niños demuestran. Dana Moss dijo: “He aprendido más que nunca sobre cómo afrontar la adversidad a través del ejemplo de los niños. A pesar de sus vidas difíciles, ellos continuamente se vuelven a levantar”.

Para todos los voluntarios fue un desafío tener que salir de su ambiente habitual, y aprendieron valiosas lecciones de cómo ser mejores líderes. “Lo más importante es ganar la confianza y amor de los niños, porque así se hace más fácil dirigirlos en cualquier proyecto que uno desee”, dijo Garrett Fenchel.

La meta principal del viaje fue trabajar juntos para demostrar el amor de Dios a los niños de Nido del Águila. Cada día los voluntarios llevaron a cabo actividades similares a las del programa de un campamento de verano; enseñaron inglés y música, y disfrutaron de actividades al aire libre y de una fiesta en la piscina. Los líderes de cada actividad planificaron sus lecciones para reflejar el tema bíblico del día.

Además, ayudaron a restaurar más de 120 escritorios y sillas para la escuela Nuevo Día, ubicada en el orfanato Nido del Águila. Esta escuela atiende no solo a los niños que viven en el orfanato, sino también a niños de la comunidad.

El viaje fue todo un éxito, y el Cuerpo de Jóvenes Voluntarios logró su meta de compartir el amor de Dios con los niños y cumplir con el mandamiento de Jesús de “visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones” (Santiago 1:27 Santiago 1:27La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Sra. Moss reflexionó así acerca del tiempo que pasó sirviendo a los niños: “Creo que nunca comprendí cuánto nos ama Dios hasta que conocí a estos niños. Nunca antes había sentido tanta emoción como durante esos días que pasamos con ellos. Pienso en ellos como si pertenecieran a mi propia familia”.

Para más información acerca del proyecto, vea nuestro blog y video en goodworks.ucg.org/blog (en inglés).

Si desea participar, estos niños aún pueden beneficiarse de su ayuda. El Cuerpo de Jóvenes Voluntarios espera poder ir nuevamente el próximo año con otro grupo. Esté atento a los anuncios y vaya al sitio web del Cuerpo de Jóvenes Voluntarios, ucgyouthcorps.org, en donde se publicará la aplicación. Además, usted puede apoyar el proyecto con donaciones. Tanto Buenas Obras  como LifeNets  apoyarán el proyecto este próximo año. Usted también puede ver fotos de los niños y aprender más acerca de ellos en el sitio web de Nido del Águila:
eaglesnestint.org (en inglés).

Pero, aún más importante, por favor ore por los huérfanos y  para que este proyecto continúe siendo bendecido por Dios y así podamos seguir sirviendo a los niños de Nido del Águila.