Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Carta del Director del Consejo y del Presidente: 3 de marzo 2022

Usted está aquí

Carta del Director del Consejo y del Presidente

3 de marzo 2022

28 de febrero de 2022


Tras nueve años de una exitosa presidencia dirigiendo la Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional (IDUAI), a través de algunos tiempos difíciles, el Consejo de Ancianos ha decidido, en su proceso normal de reafirmación de tres años, que es hora de planificar la transición a un nuevo presidente. El Consejo discutirá los detalles de la transición con el Sr. Kubik.

Gracias a Dios, la Iglesia ha disfrutado de un tiempo de paz bajo el liderazgo del Sr. Kubik. Él fue fundamental en la fundación de la IDUAI en Indianápolis, Indiana. Sirvió en el Consejo durante muchos años, y fue el director de operaciones de Servicios Ministeriales y de Miembros antes de servir tres mandatos como presidente.

Víctor y su esposa, Beverly, han servido a la Iglesia con muchos proyectos, dirigiendo a la IDUAI en todas sus facetas. La fundación LifeNets que iniciaron hace 22 años ha sido muy útil a muchas personas, y continuará en esos esfuerzos humanitarios. Agradecemos al matrimonio Kubik sus muchos años de dedicado servicio.

En servicio a Cristo,

Len Martin, Director Consejo


3 de marzo de 2022


Como muchos saben, mi esposa Beverly y yo pasamos por un cambio importante en nuestras vidas esta semana. Len Martin, presidente del Consejo de Ancianos, anunció anteriormente que el Consejo no me había reconfirmado para continuar como Presidente de la Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional.

El Sr. Martin y el Consejo redactaron una declaración, que se distribuyó poco después de la votación y que posiblemente ya hayan visto.

Desde el anuncio, Beverly y yo hemos recibido muchas notas, correos electrónicos y llamadas conmovedoras. Es una lección de humildad y es difícil expresar con palabras lo agradecidos que estamos por la oportunidad de haber servido tantos años en el ministerio de Jesucristo en todo el mundo.

Según me contaron, uno de los estudiantes del Instituto Bíblico Ambassador se enteró de la noticia y le preguntó al instructor Steve Myers: “¿Qué hará ahora el Sr. Kubik?”, a lo que el Sr. Myers respondió: “Seguirá sirviendo al pueblo de Dios, solo que de una manera diferente”.

Eso estuvo bien dicho y refleja elocuentemente nuestros pensamientos.

Ciertamente, Beverly y yo estamos orando por una transición pacífica, y para que Dios inspire y guíe al nuevo presidente. Les pedimos que ustedes hagan lo mismo.

Para ser sinceros, Beverly y yo hubiéramos deseado continuar en esta función y completar algunos proyectos que estaban en marcha, pero aceptamos amablemente esta decisión. Estamos muy agradecidos por haber servido nueve años al frente de la Iglesia de Dios Unida, y estaremos siempre agradecidos de Dios por este largo periodo de paz y estabilidad en la Iglesia. Nuestra mayor bendición en la Iglesia son ustedes y las numerosas relaciones personales que hemos compartido con tantos en todo el mundo.

Cuando trabajaba bajo la dirección de Dennis Luker hace una década, y pasábamos por momentos extremadamente difíciles en la Iglesia, me sentía muy agradecido de su liderazgo y su compromiso inquebrantable con Jesucristo y Dios el Padre. Él fue mi mentor y yo no tenía más ambiciones. Nunca imaginé que Dennis partiría tan rápidamente y que yo me convertiría inesperadamente en presidente de la Iglesia de Dios Unida. Junto a muchos otros siervos desinteresados, trabajamos juntos para lograr la unidad y defender la fe.

Beverly y yo hemos tenido el honor de trabajar con muchos otros siervos dedicados, entre ellos Peter Eddington, Mark Welch, Chris Rowland, Aaron Dean, Mario Seiglie, Roy Holladay y sus esposas. La lista es larga, y me disculpo de antemano por no citar muchos más nombres. Ha sido un honor ayudar a planificar muchos eventos y actividades de la Iglesia y participar en ellos. Ha sido un gran privilegio servir como pastor, escribir para varias publicaciones de la Iglesia, y hablar y ayudar a proclamar y enseñar el evangelio del Reino de Dios.

Tanto Beverly como yo disfrutamos de la bendición de tener buena salud, y esas actividades continuarán a medida que se presenten las oportunidades de servir.

Como muchos nos han preguntado qué haremos en el futuro, este es un buen momento para hablar de ello.

Tengo previsto retirarme del empleo a tiempo completo para la Iglesia después de que se nombre al nuevo presidente. Como mencionó el Sr. Martin en su carta, hace 22 años Beverly y yo fundamos LifeNets International, una organización humanitaria que ha ayudado a incontables miles de personas (incluidos muchos miembros de la Iglesia) en todo el mundo. Hemos tenido el privilegio de ayudar a mucha gente con su educación, vivienda, transporte, seguridad alimenticia, proyectos de agricultura y agua potable, cosas que son fáciles de dar por sentadas. Y continuaremos con esa labor.

También tenemos muchas ganas de pasar más tiempo siendo abuelos. Ya habíamos hablado de planes para volver a Indianápolis, donde trabajamos junto a muchos otros en 1995 para organizar y fundar la Iglesia de Dios Unida.

El conocimiento de la verdad y la capacidad de practicarla libremente y adorar a Dios siguen siendo lo más importante en nuestras vidas. Somos hechos salvos por la gracia y comprensión de nuestro increíble potencial humano.  Seguir el camino de Dios con la ayuda del Espíritu Santo para parecernos más a él y formar parte de su familia, es y será siempre una meta y una fuente de humildad para Beverly y para mí.

Cuando nos hemos enfrentado a una transición importante, siempre nos hemos sentido agradecidos de ver cómo Dios cuida de su pueblo y nos hemos maravillado de las oportunidades inesperadas que Dios nos tenía reservadas.

Vivimos en tiempos tumultuosos. Los dos últimos años, y en particular los dos últimos meses- han dado lugar a acontecimientos dramáticos que pocos habrían creído posibles.

Para terminar, les insto a hacer lo que dijo el apóstol Santiago: “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros” (Santiago 4:8 Santiago 4:8Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Búsquenlo a través de la oración y el estudio de su preciosa Palabra. Oren unos por otros, oren por la Iglesia, y recuerden que “de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito [cuyo sacrificio abrió el camino a la salvación], para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16 Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como leemos en 1ra Juan 4:16 1ra Juan 4:16Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, “¡Dios es amor!”  Y Pablo nos exhorta: “Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio” (Efesios 5:1-2 Efesios 5:1-2 [1] Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. [2] Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a símismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional).

Pido que en este momento de agitación mundial todos oremos por el pueblo de Ucrania, que está sufriendo la horrenda y barbárica invasión de Rusia. Los resultados de esta guerra tendrán consecuencias mundiales y nos afectarán a todos. LifeNets está ayudando a los refugiados a través de nuestros amigos sabatarios, comenzando con el transporte de ayuda humanitaria en camiones desde Alemania hasta el oeste de Ucrania. Quienes deseen ver el desarrollo de esta historia, pueden visitar nuestra página web https://lifenets.org./

Una última palabra: quiero agradecer especialmente a mi fiel y maravillosa esposa Beverly, que me ha apoyado plenamente en mi ministerio. Es una mujer valiente que ha hecho frente a todos los obstáculos y desafíos de nuestro trabajo. Los que la conocen también saben de su compasión y amor por la gente. Sin su incansable trabajo y motivación, yo no sería nada.

Es realmente un privilegio invaluable para todos nosotros ser una parte vital de la Iglesia de Dios. ¡Unámonos y sigamos haciendo la obra!

En servicio a Cristo,
 
 
 
Víctor Kubik, Presidente de la Iglesia de Dios Unida