Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Una preciosa verdad

Usted está aquí

Una preciosa verdad

Cuando Dios me llamó a los 18 años y empecé a asistir a la Iglesia de Dios, me propuse leer todos los folletos que la Iglesia había publicado. A medida que leía y estudiaba, buscando cada escritura mencionada, me sentía realmente asombrado e impactado por las verdades que Dios me estaba revelando en su santa Palabra. Cada folleto explicaba otra pieza del rompecabezas espiritual que Dios estaba permitiéndome entender acerca de su glorioso plan de salvación para la humanidad.

Una de las verdades más preciosas y reveladoras que Dios me guió a entender fue la relacionada con el Verbo (el Logos, o Vocero) que se convirtió en carne y nació como el Salvador de la humanidad: Jesucristo, el Hijo de Dios (Juan 1). El Antiguo Testamento empezó a tener sentido para mí, ya que pude entender que el Ser divino que trabajó más directamente con la humanidad durante el periodo del Antiguo Testamento fue indudablemente Aquel que llegó a ser el Cristo, ¡el Mesías!

Desde que me bauticé en 1974, he seguido estudiando la Biblia teniendo siempre en mente este conocimiento. Me ha dado muy buenos resultados todos estos años, y hoy tengo un conocimiento aún más profundo y una mayor convicción en cuanto a esta verdad fundamental que Dios le ha dado a su Iglesia. La Iglesia de Dios debe ser el pilar y fundamento de la verdad de Dios (1st Timoteo 3:15 1st Timoteo 3:15para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y es por medio de su Espíritu Santo que se nos da entendimiento (Isaias 11:2 Isaias 11:2Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Hace unos cuantos años comencé un estudio en profundidad (que continúa hasta la actualidad) de esta creencia. Me levanté temprano muchas mañanas y examiné literalmente miles de versículos que contienen el tetragrama (lo cual significa “cuatro letras”) YHWH , que en las versiones bíblicas Nueva Traducción Viviente y Nueva Versión Internacional (entre otras) son representadas como “el Señor” en letras mayúsculas. El nombre YHWH literalmente significa “el que existe por siempre”, o “el Eterno”.

Mientras oraba y estudiaba para entender, me fue confirmada esta maravillosa verdad. El apóstol Juan dijo: “A Dios nadie le vio jamás” (Juan 1:18 Juan 1:18A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y este capítulo está hablando del Verbo: el Logos, el Vocero que era Dios junto con el Padre, quien se hizo carne y moró entre nosotros (Juan 1:1-17 Juan 1:1-17 1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. 6 Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. 7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. 8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. 9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. 15 Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de quien yo decía: El que viene después de mí, es antes de mí; porque era primero que yo. 16 Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia. 17 Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por tanto, Dios el Padre fue el que no se dejó ver. Jesucristo confirma también esto en dos instancias distintas en las Escrituras. En Juan 5:37 Juan 5:37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Jesús les dijo a los judíos: “También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto”. Y en Juan 6:46 Juan 6:46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Jesús afirma rotundamente: “No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre”.

Debemos creer las palabras de Juan y de Jesucristo según se registran en las Escrituras, y sin duda no significan ni más ni menos que lo que claramente dicen en este sentido. ¡Ningún ser humano ha visto a Dios el Padre en ningún momento! Algunos arguyen que cada vez que en la Biblia se usa la palabra “Señor” se debe referir al Padre. Sin embargo, a la luz de las palabras mismas de Jesucristo y Juan de que nadie ha visto al Padre, es incorrecto creer este error porque el Señor se apareció a Abraham, Isaac y Jacob y reiteradamente les habló e interactuó con ellos. Aquel que se convirtió en Jesucristo es revelado como el Verbo de Dios, el Logos, el Vocero. Analice esto y medite en ello por un momento: él no sería exactamente un Vocero si no hablara mucho, ¿verdad? Si el Señor fue siempre y exclusivamente el Padre, ¡el Vocero hubiera dicho muy poco durante el periodo del Antiguo Testamento!

El Señor también se le apareció a Jacob (Génesis 32:30 Génesis 32:30Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y a Moisés “cara a cara” (Éxodo 33:11 Éxodo 33:11Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba de en medio del tabernáculo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) mientras se manifestó en forma humana. De acuerdo a la Escritura, Moisés incluso vio la espalda del Señor mientras este estaba en su forma glorificada en forma de Dios (Éxodo 33:20-23 Éxodo 33:20-23 20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. 21 Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; 22 y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. 23 Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Claramente este Ser que fue visto no era el Padre sino Aquel que más tarde llegó a ser el Cristo.

Aquel que ahora conocemos como el Padre delegó al Verbo la responsabilidad de interactuar con la humanidad como Dios, comenzando con Adán y Eva en el huerto de Edén (Génesis 1:1 Génesis 1:1En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 26-28) y luego apareciéndose a Abraham, Isaac y Jacob (Génesis 12:7 Génesis 12:7Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 17:1; 18:1; 26:2, 24; 35:1; 48:3; Éxodo 3:2 Éxodo 3:2Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 16; 6:3, 16:10; Levítico 9:23 Levítico 9:23Y entraron Moisés y Aarón en el tabernáculo de reunión, y salieron y bendijeron al pueblo; y la gloria de Jehová se apareció a todo el pueblo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, etc.). Como se registra en 1ra Samuel 3:10 1ra Samuel 3:10Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, ¡el Señor incluso se paró y le habló al pequeño Samuel!

Jesucristo se reveló a sí mismo como “Yo Soy”, el Ser que se le apareció y le habló a Abraham, Isaac y Jacob. Él fue el Ser Divino que interactuó directamente con Moisés, que sacó a los israelitas de Egipto (Éxodo 3:14 Éxodo 3:14Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Juan 8:25 Juan 8:25Entonces le dijeron: ¿Tú quién eres? Entonces Jesús les dijo: Lo que desde el principio os he dicho.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 28, 58) y entregó los Diez Mandamientos a los israelitas en el monte Sinaí (Éxodo 19-20), donde fue visto por Moisés, Aarón, Nadab, Abiú y setenta ancianos de Israel (Éxodo 24:1 Éxodo 24:1Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 9-11).

Jesucristo también se reveló claramente como la Roca que acompañó a los israelitas en el desierto (1ro Corintios 10:4-9 1ro Corintios 10:4-9 4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. 6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. 7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. 8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. 9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2da Samuel 22:2-3 2da Samuel 22:2-3 2 Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; 3 Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

“El Señor”, YHWH , se usa miles de veces en la Biblia. Cuando el contexto describe a Aquel que lleva este nombre apareciéndose y hablando directamente a la gente, se refiere al Ser que llegó a ser Jesucristo. Sin embargo, el nombre YHWH también puede referirse a Dios el Padre y, en unos cuantos pasajes de la Biblia, a él (Dios el Padre) de manera exclusiva. Con frecuencia, el nombre es usado indistintamente para referirse al Padre y al Verbo como Dios.

Esto se debe a que siempre debemos recordar que el Verbo, el Logos, el Vocero, también era Dios, de la clase Dios (Juan 1:1 Juan 1:1En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y que Jesucristo es Dios (Tito 2:10 Tito 2:10no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 13; 1ra Juan 5:20 1ra Juan 5:20Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). “Es claro que el nombre YHWH puede ser usado para identificar tanto al Padre como a Aquel que más tarde se convirtió en Jesucristo (el Verbo)” ( God’s Nature and Christ [La naturaleza de Dios y Cristo], documento doctrinal de la IDU, p. 14).

Algunos se confunden al leer Hechos de los Apóstoles 3:13 Hechos de los Apóstoles 3:13El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, que se refiere al Padre como el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Esto puede entenderse fácilmente si se considera el hecho de que tanto el Padre como Cristo son Dios. Desde luego, el Padre es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob en el sentido de que el Padre es supremo y es el Dios de usted, mío y de todos. Pero esto no niega que fue el Verbo quien interactuó personalmente como Dios con Abraham, Isaac y Jacob (y otros). ¡El Padre ha delegado roles de Creador, Redentor, Sumo Sacerdote, Intercesor y Vocero a su amado Hijo, Jesucristo! Pero, por otro lado, el Verbo siempre hizo la voluntad de Dios y siempre habló por el Padre (Juan 5:19 Juan 5:19Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 30-31; 8:28; 12:49; 14:10).

Por tanto, el Padre también estaba íntimamente involucrado mediante el Verbo, junto a quien ha existido por toda la eternidad. Jesucristo dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30 Juan 10:30 Yo y el Padre uno somos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 17:22). Adoramos tanto al Padre como al Hijo, quien era el Logos o Vocero del Padre además de Dios y Señor.

La Biblia consistentemente enseña que “en el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios” (Juan 1:1-2 Juan 1:1-2 1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Por lo tanto, ha habido dos Seres, ahora llamados Dios el Padre y el Hijo de Dios, por toda la eternidad.

Como dije, el Verbo fue quien recibió del Padre la importantísima responsabilidad de interactuar íntima y directamente con la humanidad desde Adán y Eva y a lo largo de la historia hasta que Jesús vino en la carne como el Hijo de Dios. El Verbo, el Logos, el Vocero (Aquel que se convirtió en Jesucristo) puede ser llamado muy apropiadamente “el Dios de Abraham, Isaac y Jacob”, junto con el Padre.

Debemos aferrarnos fielmente a la clara enseñanza bíblica acerca de este tema y lidiar pacientemente con cualquier problema o dificultad aparente en cuanto a nuestra creencia general sobre este tema, teniendo cuidado de no causar discordia o división (1ro Corintios 11:17-18 1ro Corintios 11:17-18 17 Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor. 18 Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Judas 1:19 Judas 1:19Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Podríamos decir mucho más al respecto, pero debemos tener la seguridad de que Dios mismo fue quien reveló esta asombrosa y preciosa verdad a su Iglesia, ¡y su Palabra es clara y confiable! EC