Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Los hermanos le hacen frente a la pandemia

Usted está aquí

Los hermanos le hacen frente a la pandemia

En un esfuerzo por conectar a los hermanos mientras todos experimentamos los cambios mundiales debido a los efectos del covid-19, hemos recopilado en este número informes de 18 áreas diferentes y en más de ocho idiomas, que representan a miles de personas que guardan el sábado y los días santos y se aferran a las enseñanzas de Jesucristo. 

Al leer sobre la situación de otras personas alrededor del mundo, quizás podamos orar más eficazmente por los demás y adquirir una perspectiva más amplia de cómo están viviendo nuestros hermanos en las diferentes áreas. 

África

Angola: La pandemia de covid-19 en Angola, específicamente en la ciudad de Luanda, ha causado mucha miseria a la población. Todos los hermanos están afectados. Alrededor del 90 % de la población angoleña es pobre y vive de forma precaria, comprando en los mercados informales de alimentos en las calles. El gobierno angoleño ha aislado a la capital (Luanda) del resto del país para evitar la propagación del virus a otras ciudades, y ha impuesto otras limitaciones en estos mercados. La pobreza general y el hambre han aumentado, ya que nadie puede trabajar. La Iglesia ha animado a todos a obedecer a las autoridades civiles y ha establecido una forma para que se comuniquen entre sí, proporcionando apoyo a los necesitados cuando es posible. La distribución de la revista impresa Boa Nova (Las Buenas Noticias en portugués) se ha retrasado en algunas zonas de Angola debido al aislamiento de Luanda impuesto por el gobierno, pero enviamos los últimos números a los hermanos a través de Whatsapp desde teléfonos móviles. 

Todas las reuniones religiosas fueron prohibidas hasta el 24 de junio. Los hermanos angoleños se han estado reuniendo en casas en pequeños grupos, tratando de incluir a todos para que nadie se quede fuera. A pesar de las dificultades, los hermanos están continuamente agradecidos por todas las oraciones del mundo por ellos. 

-Jorge de Campos

Malaui: A fin de evitar un posible brote de covid-19, el gobierno de Malaui declaró estado de emergencia y el cierre indefinido de las escuelas. Esta medida afecta a varios miembros, profesores y estudiantes cuyo futuro es incierto mientras este cierre de escuelas siga vigente. Aquí, el impacto de las cancelaciones de escuelas es aún mayor debido a la falta generalizada de acceso a Internet. Pedimos oraciones en nombre de los hermanos de Malaui para que Dios elimine la incertidumbre de la situación de las escuelas, y que estas puedan reabrirse pronto.

-Cephas Chapamba

Zambia: Tenemos que usar mascarillas en público; los servicios de la Iglesia están restringidos a 50 personas y no pueden durar más de una hora. Un funcionario de salud inspeccionó nuestro salón para ver si podíamos distanciarnos socialmente. Rodrick Epomba, un diácono de Solwezi, realiza una exitosa transmisión de radio semanal y lleva a cabo un estudio bíblico en la prisión local. Cuando sus visitas fueron suspendidas temporalmente debido al covid-19, compró de su propio dinero seis pequeñas radios para que los reclusos pudieran escuchar sus emisiones radiales.

-Derrick y Cherry Pringle

Sudáfrica: Las cosas se están poniendo difíciles económicamente para la mayoría de la gente. Aquí en la provincia del Cabo Occidental tenemos el mayor número de contagios y el mayor número de muertes, pero nuestro gobierno actuó con rapidez y decisión desde el principio, lo que ha ayudado a reducir la tasa. El lunes 1 de junio se relajaron algunas de las restricciones, incluyendo el toque de queda diario de las 8 p.m. a las 5 a.m. En un inesperado discurso, anoche el presidente también anunció que las iglesias pueden reanudar sus reuniones con un máximo de 50 asistentes. 

-Bárbara Botha

Asia

Hong Kong: Los programas de Buenas Obras, LifeNets, el Instituto Legacy y la congregación de Boise han ayudado mucho a los hermanos de Asia y han sido coordinados por David Bensinger, que ha servido allí en el pasado junto con Earl Roemer. El Sr. Roemer trabaja principalmente con Hong Kong, pero también sirve a unos cuantos miembros en países asiáticos dispersos. Los hermanos y los miembros potenciales y sus familias se morirían de hambre sin su apoyo. Ha sido difícil ayudar, ya que la mayoría de los bancos estaban cerrados. De todos modos, la mayoría de los miembros no podía ir a ellos ante el temor a ser arrestados por violar el toque de queda. Enviamos dinero a través del servicio de telefonía celular y compramos bolsas de arroz para las familias. Entregaremos otra remesa de bolsas de arroz en junio, hasta que puedan volver al trabajo.

-Aaron Dean

India: La mayor parte de la India comenzó un cierre nacional extremadamente restrictivo desde el principio de la pandemia. Con su población de 1400 millones de personas que viven en un territorio equivalente a un tercio del tamaño de los Estados Unidos, existía una gran preocupación de que si se permitía la propagación del virus, los sistemas hospitalarios inadecuados no darían abasto para atender a los enfermos.  

Los cierres, que comenzaron a finales de marzo, se aplicaban estrictamente y si uno era sorprendido fuera de su casa durante ese periodo podía ser golpeado, multado o encarcelado. La mayoría de los cierres terminaron el 31 de mayo.

Además, se prohibió viajar. Inicialmente, miles de trabajadores migrantes quedaron varados en las ciudades sin manera de llegar a sus pueblos de origen. Algunos iniciaron viajes de 170 km a pie; muchos murieron a lo largo del camino por deshidratación, hambre o contratiempos en la carretera. Debido a las interrupciones en la cadena de suministro en todo el país, otros han dependido del gobierno para la distribución de alimentos. A medida que se fueron levantando lentamente las restricciones del cierre, se le permitió a la gente salir de sus casas durante breves períodos del día para comprar alimentos y artículos de primera necesidad.  

Los hermanos de Minnesota (EE. UU.) enviaron fondos a los miembros de la IDU y a otras familias que guardan el sábado y no tenían comida. Los hermanos de la India compraron grandes bolsas de arroz y las dividieron en bolsas más pequeñas para ayudar a los miembros de la Iglesia y a los pobres de su pueblo. Un pastor que guarda el sábado dijo: “La situación en nuestra zona es muy grave. Yo mismo, mi familia, los pastores, los niños huérfanos y toda nuestra gente de la Iglesia estamos sufriendo mucho por la falta de comida. Sus oraciones por nosotros son muy necesarias”.

A medida que se propagó el covid-19, también lo hicieron otros desastres en la India. En la ciudad de Visakhapatnam (donde viven dos familias de Unida) se produjo una gran fuga de gas a raíz de la cual murieron 12 personas, 350 fueron hospitalizadas y otras miles que vivían cerca de las plantas químicas fueron evacuadas. El nacionalismo hindú, representado por el movimiento hindutva, está en pleno apogeo y causando grandes estragos. La matanza de minorías está aumentando en la India, y sus víctimas principales son los musulmanes y los cristianos. 

Otro miembro informó que estaban lidiando con las secuelas de un ciclón que tocó tierra cerca de Pune y dejó dos muertos, varios heridos y daños en casi 140 viviendas. El superciclón Amphan, la tormenta más potente en el Golfo de Bengala en más de un decenio, arrasó el este de la India y Bangladesh el 20 de mayo, matando al menos a 86 personas en Bengala occidental, destruyendo miles de hogares y arrancando innumerables árboles. Los miembros potenciales de Bangladesh asistieron a la Fiesta con nosotros en Sri Lanka el año pasado. También tenemos lectores de Las Buenas Noticias en Pakistán que han escrito y pedido nuestras oraciones y apoyo. 

En Agra, donde tenemos varios hermanos, recientemente se produjeron graves tormentas en Uttar Pradesh, que mataron a 43 personas y dañaron el Taj Mahal. 

Además, el país tiene ahora 100 millones de personas desempleadas y también una enconada disputa fronteriza con China. Se informa que en la parte noroccidental del país la invasión de langostas es la peor en más de dos décadas. Nuestros hermanos y los grupos de guardabosques de la India que leen Las Buenas Noticias han soportado bastante en los últimos tres meses y necesitan oraciones y apoyo. Se pueden dar donaciones financieras para ayudar a LifeNets/India y Sri Lanka, y nos aseguraremos de que lleguen a los necesitados.

-David Schreiber

Myanmar: En Myanmar, la condición actualmente no es grave. Los miembros que no pudieron trabajar o comer recibieron asistencia durante el cierre. La medida de cierre ha sido eliminada y la mayoría de los negocios ha reabierto. Los miembros en Yangon y sus alrededores han reanudado el trabajo y las escuelas, colegios, universidades y reuniones sociales deben reabrir a principios de julio. Los viajes dentro de Myanmar pueden reanudarse, pero las aerolíneas internacionales siguen cerradas y solo se han abierto las aerolíneas nacionales. La gente todavía tiene que usar mascarillas en público. 

Debido al cierre y al distanciamiento social como consecuencia del coronavirus, los miembros no se han reunido para los servicios sabáticos desde principios de marzo. Y aunque el Reino Unido lleva a cabo una reunión de Zoom para los servicios sabáticos y estudios bíblicos, fue imposible conectarse a algunas partes de Myanmar donde no hay energía, conexión a Internet o computadoras para sintonizar los servicios en vivo. En mayo creamos un grupo de personas de algunas partes de Myanmar, Singapur y el Reino Unido. Organizamos los servicios sabáticos por adelantado y luego subimos a Internet el  programa de los servicios sabáticos dos días antes de cada sábado semanal. 

La semana pasada Austin Jennings, de Brisbane, Australia, fue uno de los oradores invitados. Como había asistido a la Fiesta en Myanmar en 2019, estaba familiarizado con los miembros de la Iglesia en esta zona, quienes estaban muy contentos de verlo nuevamente y se fortalecieron con su sermón. El sábado 27 de junio escuchamos el mensaje de David Bensinger y yo estuve traduciendo. Estamos muy agradecidos de Dios por la maravillosa tecnología que nos ha permitido tener.

-Davidson Lay Beh

Filipinas, Mindanao: Aquí hay 66 familias, más de 200 personas, dispersas por toda la isla.  Al principio del cierre del gobierno no estábamos conscientes de la amenaza que este virus representaba para nuestra salud y economía. Sucedió tan rápido, que la mayoría de los hermanos fueron sorprendidos  sin estar preparados. El gobierno impuso restricciones a los viajes y limitó los negocios, lo cual ha afectado el sustento de algunos hermanos. Para salir y comprar alimentos y medicinas debemos llevar un pase de cuarentena emitido por los gobiernos locales. Se permite a una persona por familia salir dos veces por semana para comprar alimentos y medicinas. Los ciudadanos mayores de 60 años y los niños menores de 16 no pueden salir. 

Felizmente el gobierno actuó rápidamente para distribuir bienes de socorro a las personas que viven por debajo del nivel de pobreza, muchas de las cuales ya reciben ayuda financiera. Durante el primer mes el gobierno también proporcionó ayuda en dinero efectivo. El próximo mes se dará un segundo pago a los que todavía están en cuarentena. Los gobiernos locales también proporcionaron arroz y productos enlatados.   

Gracias a la ayuda monetaria de la Iglesia, todos los hermanos en extrema necesidad han sido socorridos. La Iglesia también proporciona ayuda mensual a los miembros viudos y ancianos. En este momento, los hermanos tienen suficiente comida. La cultura tradicional filipina, muy unida, ayuda a las familias a hacer frente a la situación y contribuye a las necesidades diarias. Hasta ahora no hemos oído hablar de ningún hermano en Mindanao o Sabah infectado con el virus. Estamos muy agradecidos por la protección divina de nuestro Dios y las oraciones y apoyo.  

-Raúl Villacote

Filipinas, Visayas: Además del impacto del coronavirus, los habitantes de la región de Visayas han experimentado recientemente tifones y terremotos que han causado la devastación de sus hogares y medios de sustento. Nuestros hermanos siempre se han mantenido firmes a pesar de sus dificultades y desafíos financieros, pero también están experimentando miedo y ansiedad. Algunos han perdido sus medios de sustento e incluso sus hogares. Al igual que otros en todo el mundo, nuestros hermanos extrañan mucho la comunión sabatina.

Nuestros miembros están afectados por la actual separación y el distanciamiento social. Muchos han expresado su anhelo de volver a adorar a Dios y de compañerismo. Todos estamos agradecidos de que Dios nunca abandona a su pueblo y hemos aprendido a maximizar la tecnología disponible para contactar a los demás y comprobar su bienestar. 

Los ministros están en contacto regular con nuestros hermanos para saber quién necesita ayuda financiera. Nuestro pastor ha podido visitar a los miembros para distribuir algunas cosechas de raíces y vegetales. Se han suministrado artículos de alimentación a algunos miembros mayores que están confinados por las leyes de cuarentena. También se ha proporcionado ayuda en efectivo a las familias que están gravemente afectadas pero que no pueden recibir la ayuda financiera del gobierno, que está reservada para los más pobres. 

Pero por sobre todo, incluso con un equipo limitado y la súbita necesidad de llevar a cabo los servicios sabáticos de manera virtual, estamos agradecidos de que Dios haya provisto una forma de poder transmitir nuestros servicios del sábado semanal en vivo a nuestros hermanos dispersos. 

También podemos transmitir por Internet los estudios bíblicos semanales de nuestro pastor principal y proporcionar otros recursos de estudios bíblicos de la página web de la IDUAI. El programa Beyond Today se transmite regularmente cada domingo a través de las páginas de Facebook de nuestra Iglesia. 

También agradecemos a Dios que nuestros hermanos aquí estén todos bien y no hayan sido afectados por el virus. Reconocemos más que nada que necesitamos permanecer unidos y continuar en oración por la voluntad de Dios y su guía mientras esperamos que venga su reino. Permaneceremos firmes mientras continuamos adorando a Jesucristo como nuestro Salvador y consumador de la fe.

-Noel Roy Gilos

Sri Lanka: Al momento de escribir esto, en Sri Lanka hay un toque de queda diario de 10 p. m. a 4 a. m. La mayoría de los hermanos que viven en Colombo, la capital, no pueden viajar entre distritos, ya que el mayor número de casos se da en Colombo. Según los medios de comunicación, casi todos los nuevos casos de covid-19 detectados en las últimas semanas se han dado principalmente en las bases navales y entre los ciudadanos de Sri Lanka que regresan del Medio Oriente, pero también de algunos otros países.

El gobierno no ha permitido hasta ahora ninguna reunión de culto religioso, ni siquiera en número limitado. El edificio en el que llevamos a cabo los servicios no ha sido autorizado para abrir al público todavía. Los lugares de trabajo han comenzado a reabrirse con personal limitado y los servicios esenciales continúan. También hay una elección general en el horizonte. Se espera que el gobierno abra el país gradualmente y que los servicios religiosos sean permitidos pronto.

En general, los hermanos están saludables y de buen ánimo. Estamos agradecidos de Dios porque ninguno de los hermanos o sus familiares están contagiados. La tecnología nos ha ayudado a ser alimentados espiritualmente muy bien desde la jefatura y también mediante los mensajes pregrabados de nuestro pastor principal, David Schreiber, y míos. Los hermanos se mantienen en contacto por teléfono a intervalos regulares, alentándose mutuamente. Tres familias que viven en el mismo vecindario se reúnen periódicamente para los servicios en la misma casa.

Como era de esperar, el costo de vida aumenta constantemente y afecta a todos. Hay comida disponible pero a un costo más alto. Como la mayoría de la fuerza laboral del país en Colombo sigue trabajando desde casa, no hay tanta necesidad de transporte privado y público. Esto ha dado como resultado que tres de nuestros hermanos que proveen transporte de alquiler se enfrenten a circunstancias financieras difíciles. Ahora están luchando para poder pagar sus alquileres mensuales, a pesar de que se les ha otorgado un período de gracia. Un nuevo miembro que realiza todo tipo de trabajos está teniendo dificultades para encontrar empleo. Dos miembros han sufrido un gran recorte salarial y también están en problemas y otro miembro ahora está desempleado. El resto de los jóvenes que ganan dinero están agradecidos de no haber sufrido un recorte salarial o la pérdida del trabajo hasta el momento. Algunos de los hermanos han comenzado varios tipos de empresas caseras para obtener algunos ingresos adicionales. En general, Dios los está ayudando a salir adelante, un día a la vez.

Los hermanos necesitados reciben apoyo parcial del programa de Buenas Obras y hermanos generosos, lo cual es muy apreciado. Agradecemos a todos aquellos que expresan y demuestran amor y preocupación, al ministerio, y las oraciones de los hermanos de todo el mundo. Esperamos que se avecinen tiempos mejores con la gracia de Dios.

-Frank Reckerman

Canadá

Canadá oriental: Los hermanos de Calgary, Alberta, están ansiosos por que se reanuden los servicios, aunque agradecen la transmisión por Internet desde Cincinnati.
La provincia de Ontario está siendo muy cautelosa, por lo que la apertura puede tardar un tiempo. 

Richard Moulton está repasando el Estudio de los evangelios de Scott Ashley y lo usa para las discusiones familiares durante el sábado. Su salón de reuniones no estará disponible por algún tiempo.

Los planes para la Fiesta en Midland todavía están en marcha. Varios oradores son de los Estados Unidos, así que el coordinador Pat Read hizo un programa alternativo de oradores en caso de que no puedan cruzar la frontera. Él y Jorge de Campos realizan un servicio de Zoom cada sábado con New Brunswick, Newfoundland, Windsor y Lexington.

Québec tendrá un sitio de Fiesta satelital con unas 40 personas. Los miembros que hablan francés ahora sintonizan cada semana un servicio por videoconferencia en su idioma. Los que hablan inglés sintonizan el webcast de Cincinnati. Las congregaciones de Hamilton y Toronto tienen un estudio bíblico el viernes por la noche y compañerismo después de los servicios sabáticos por medio de Zoom. Varios están teniendo problemas de salud. Un miembro tuvo covid-19 y se recuperó, pero perdió mucho peso y tono muscular. 

Se ha reservado un salón para la Fiesta en Terranova, más grande que el anterior para permitir el distanciamiento. Los miembros de allí ahora pueden conectarse a dos servicios cada semana.

Aunque la oficina de la Iglesia está cerrada oficialmente, el personal sigue contestando los teléfonos, recogiendo y procesando el correo y cumpliendo con las solicitudes de folletos. 

-Linda Wasilkoff y Rainer Salomaa

Canadá occidental: Las congregaciones de Victoria, en Columbia Británica, planean comenzar los servicios en Pentecostés. Tanto el sur de Alberta como el centro-sur de Saskatchewan llevan a cabo estudios bíblicos interactivos los viernes por la noche a través de Google Hangout para mantenerse en contacto, y se conectan a Edmonton y Cincinnati el sábado. Algunos escuchan cuatro servicios cada semana. 

Mike Erickson esperaba tener algunas personas en la granja de un miembro para los servicios cerca de Edmonton, limitando el grupo a menos de 15 personas. La ciudad de Prince George actualmente permite que dos familias se reúnan. 

En Abbotsford llevarán a cabo sus propios servicios durante un mes y verán cómo funciona antes de permitir a la congregación de la IDU que regrese, probablemente en julio. Su mayor problema es la falta de oradores, ya que muchos de ellos viven en los Estados Unidos y no estarán disponibles hasta que se abra la frontera. 

Las congregaciones de Vancouver y Okanagan pueden reunirse, pero Okanagan no tiene ministros ni oradores residentes John Elliott no puede cruzar la frontera para celebrar servicios en vivo, por lo que siguen transmitiendo los servicios sabáticos y también estudios bíblicos los miércoles por la noche. Paul Wasilkoff ha estado realizando estudios bíblicos mediante Zoom en Hamilton. Algunos han vuelto al trabajo pero otros siguen muy aislados, así que han estado contactándolos. Los hermanos están muy entusiasmados con la idea de reunirse nuevamente, pero están limitados a un grupo de cinco. Se pusieron en contacto con los dos salones que estaban alquilando y les dieron donaciones porque estaban sufriendo económicamente. 

En las tres congregaciones que atiende Sheldon Sitter se conectan durante una hora en la noche mediante Google
Hangout. La gente puede pasar a charlar, y Larry DeLong anuncia el tema del estudio bíblico de la semana siguiente para que la gente pueda prepararse por adelantado. 

-Rainer Salomaa y Linda Wasilkoff

Centroamérica y Sudamérica

Bolivia: Todos los miembros de Bolivia estamos en continuo contacto a través del WhatsApp. Lamentablemente por ahora, tenemos dos contagiados en Santa Cruz, la Sra. María Angélica Peñarrieta y su hijo Matías Arámbulo. Ambos dieron positivo al virus, así que inmediatamente nos pusimos en oración por su salud. Además, toda la congregación va a ayunar pidiendo por ellos y también por la protección de todos los miembros. Es triste decirlo, pero el covid-19 sigue contagiando con más fuerza y ocasionando más enfermos y muertos en el país. Nunca antes se había visto a muertos tendidos en las calles, como está ocurriendo ahora. En gran parte esto se debe a que muchos piensan que el virus no les va a causar ningún daño y precisamente ese es el motivo para que los contagios vayan en aumento. 

Hay una cuarentena estricta en La Paz y Santa Cruz, donde tenemos miembros. Los servicios sabáticos se llevan a cabo mediante el webcast y YouTube. A pesar de estar confinados en sus casas, los hermanos se comunican a través de WhatsApp y estudian la Biblia juntos durante las llamadas de Zoom. También tenemos estudios bíblicos bimensuales a través de Wirecast. En Lima, Perú, donde tenemos tres miembros, también hay preocupación por la alta incidencia de covid-19.  

-Raúl Machicao

Brasil: En la aldea tribal de Maloca de Moscou, a unos 80 km al este de la ciudad de Boa Vista, se han producido algunos casos de coronavirus. Entre otros miembros dispersos en Brasil también hay algunos afectados por la pérdida de sus empleos y ahora están tratando de encontrar un nuevo trabajo. Algunos miembros prospectivos sufren de ansiedad, han tenido el virus, o han sido testigos de la muerte de amigos cercanos.

En Brasil la distribución de Las Buenas Noticias en portugués también se ha retrasado, pero recientemente hemos podido enviarla. Los folletos de la jefatura han sido retenidos durante unos dos meses debido a la falta de vuelos de carga internacionales para enviarlos. Oramos para que estos contratiempos temporales se superen pronto.  

-Jorge de Campos

Chile: Varios miembros se han visto afectados por covid-19 en el área de Santiago. Últimamente ha habido un aumento de casos en todo el país. El pastor Jaime Gallardo mencionó que dio positivo al covid-19 hace un mes. Unos días más tarde, su esposa María manifestó los síntomas básicos de este virus, aunque no se hizo la prueba. Ambos se han recuperado, lo que no fue nada agradable, pero al menos no tuvieron que ser hospitalizados. Creen que su nieto Isaac, de tres años, probablemente también tuvo coronavirus pero manifestó pocos síntomas.

Hay otros miembros en Santiago de Chile, como Germán Alarcón, que también sufrieron del virus. Su esposa Clara y su hijo menor, Aníbal, tuvieron síntomas compatibles con el covid-19 pero no fueron examinados ni tampoco hospitalizados y ahora están casi totalmente recuperados.

Otro caso más reciente es el de Ivonne Peric, de la congregación de Santiago. Mientras se encontraba hospitalizada desde el 1 de julio por una afección intestinal, se contagió de covid-19 en el mismo recinto. Se sometió a examen el lunes 13 de julio y le confirmaron que dio positivo. Hoy miércoles 29 de julio está bien, y posiblemente este viernes este de alta. Este es el único caso activo por el momento.

-Jaime Gallardo

Colombia: En lo concerniente a las congregaciones, aún no hemos tenido contagiados. Lo más reciente en cuanto a medidas del gobierno colombiano es el reforzamiento de los controles de bioseguridad. Colombia tiene 1122 municipios, de los cuales 727 registran casos de covid-19. Entre estos, los más afectados representan el 14.26 % del total nacional de casos (Revista Semana). Hay algunos municipios que implementan la medida de cuarentena a las personas que ingresan, otros no. En buena medida, el presidente ha dado autonomía a los alcaldes para que según las circunstancias particulares de sus municipios se apliquen ciertos controles. 

Ya han autorizado los servicios religiosos en templos, pero lastimosamente, como nosotros nos reunimos mayormente en salones de hoteles o similares, esos sitios aún no tienen autorización para operar. 

-Jaime Salek

Guatemala: Aunque hay un alto número de casos de coronavirus en Guatemala, ningún miembro lo ha contraído. El pastor Israel Robledo cree que Dios ha protegido a los hermanos, ya que algunos de los que les rodean lo tienen. El cierre nacional ha dejado a algunos en confinamiento,
desempleados e imposibilitados de acceder a su dinero para pagar el alquiler y comprar comida. Algunos no pudieron acceder a su banco o salir a comprar y comenzaron a quedarse sin comida. Los hermanos de los Estados Unidos han reunido fondos para ayudar a algunos de los hermanos de Guatemala que se vieron afectados de forma repentina y dura por el impacto económico del bloqueo.

-Israel Robledo

México: México tiene una alta incidencia de casos de covid-19 y las pruebas son muy deficientes, menos de dos personas por cada mil han sido testeadas, por lo que hay preocupación. Varios de nuestros miembros son doctores o enfermeras en Veracruz y Matamoros y están en un grupo de alto riesgo. 

El Sr. Artemio Hernández y su esposa Yolanda, quienes viven en Acapulco, están contagiados de covid-19 desde hace unas semanas y se encuentran aislados en casa y al cuidado de sus hijos, hasta ahora sin la necesidad de respirador artificial. Al ser personas de edad avanzada, su estado es delicado. Sus hijos adultos los han cuidado lo mejor que han podido, contagiándose ellos también por la cercanía y la convivencia inevitable. Confiamos que saldrán de esto pronto y que el tratamiento que el doctor les ha prescrito será eficaz para que su salud sea restaurada.

En cuanto a Veracruz, se solicitan nuestras oraciones en favor de la familia Rodríguez Yepez, de Veracruz. La doctora Lynda Yepez (miembro de la Iglesia y también su esposo) es la única que está atendiendo consultas particulares en la zona, ya que la gente no desea ser examinada en los centros de salud por miedo al contagio. En escasas tres semanas ella ha atendido a por lo menos 100 personas con covid-19. Mario  Rodríguez, su esposo, es su apoyo en todo, pero están exhaustos y muy expuestos al virus.

-Gabriel García

Europa e islas británicas

Alemania: Aquí en Alemania el gobierno es el que establece los requisitos para tener servicios así que los pastores de las congregaciones individuales no podemos decidir cuándo abrir. Como en otros lugares, hemos tenido servicios en línea a través de audio y Zoom. Algunos miembros de edad avanzada han indicado que no asistirán de inmediato cuando nuestros servicios se
reanuden, ya que tienen que usar transporte público para llegar a los servicios y no desean correr el riesgo de exponerse al contagio.

-Paul Keiffer

Reino Unido: Nuestros servicios sabáticos continúan realizándose en línea usando Zoom, con enlaces que permanecen abiertos durante una o dos horas después de que los servicios concluyen para que los hermanos disfruten de compañerismo. La herramienta de “salas de reuniones” de Zoom se utiliza para la confraternidad de pequeños grupos después de los servicios. Sigue siendo incierto cuándo se podrán reanudar las reuniones en persona en los lugares habituales de la congregación. 

La experiencia adquirida con Zoom gracias a los servicios sabáticos ha llevado a otras reuniones: los estudios bíblicos semanales a mitad de semana se han convertido en algo habitual en varias congregaciones. Se ha iniciado un grupo de discusión de mujeres y se están considerando otras actividades. También se ha identificado la necesidad de efectuar sesiones ocasionales de capacitación para quienes hablan desde el púlpito en la Iglesia. 

Por el momento estas actividades entre semana son específicas de cada congregación, aunque pueden ampliarse para incluir a miembros de otras congregaciones. Estamos buscando la forma de compartir las actividades de entre semana dentro de la comunidad de la Iglesia sin que se conviertan en una carga excesiva para los anfitriones de la reunión.

-David Fenney