¿Cumplió Jesús su profecía de cuánto tiempo estaría sepultado?

Usted está aquí

¿Cumplió Jesús su profecía de cuánto tiempo estaría sepultado?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

En Mateo 12:38 Mateo 12:38Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, algunos de los escribas y fariseos le pidieron a Jesús una señal que probara que él era el Mesías. “Maestro, queremos ver alguna señal milagrosa de parte tuya”, le dijeron (Nueva Versión Internacional).

Jesús les contestó que la única señal que les daría sería la del profeta Jonás: “Porque así como tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre de un gran pez, también tres días y tres noches estará el Hijo del Hombre en las entrañas de la tierra” (v. 40, NVI).

Pero ¿cómo podemos encajar “tres días y tres noches” entre la crucifixión y sepultura antes de la puesta del sol del viernes, y la resurrección el domingo antes del amanecer? Este concepto tradicional implicaría que Jesús solo estuvo en la tumba un día y medio, es decir, ¡la mitad del tiempo que él mismo predijo!

El concepto tradicional no concuerda

Algunos creen que la afirmación de Cristo de que estaría “tres días y tres noches en las entrañas de la tierra” no requiere un lapso literal de 72 horas, pues, argumentan ellos, cualquier parte del día cuenta como un día completo.

Por tanto, como Jesús murió en la tarde y fue sepultado justo antes del ocaso, creen que los pocos minutos antes de concluir el viernes cuentan como un primer día, el viernes por la noche como la primera noche, el sábado como segundo día, la noche del sábado como la segunda noche, y que los escasos instantes del amanecer del domingo completan el tercer día.

Pero, entonces, ¿dónde está la tercera noche? Aun cuando unos pocos minutos de luz en la tarde del viernes y otros tantos en la mañana del domingo constituyeran “días”, esta interpretación no puede explicar por qué solo dos  noches, la del viernes y la del sábado, de alguna forma equivalen a las tres  noches de que habló Cristo.

De hecho, la Escritura afirma específicamente que Jesús ya había resucitado  antes que María Magdalena llegara a la tumba el domingo por la mañana, pues llegó “siendo aún oscuro” (Juan 20:1-2 Juan 20:1-2 1 El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro. 2 Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así que en realidad, ninguna  parte del domingo podría contar como un día, pues Jesús ya había resucitado  mucho antes del amanecer.

Jonás 1:17 Jonás 1:17Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, pasaje al cual Jesús se refirió, específicamente dice: “… y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches”. No tenemos ningún fundamento bíblico para creer que Jesús se refirió a solo dos noches y un día, más parte de otro.

Si Jesús hubiera estado en la tumba desde la tarde del viernes hasta el domingo en la mañana, entonces la señal que él dio en cuanto a ser el Mesías no se habría cumplido.

Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Hay algún error en las palabras de Cristo o, por el contrario, el error reside en el concepto tradicional en cuanto al tiempo que él estuvo en la sepultura?

Examinemos cuidadosamente los detalles que hay en los evangelios; al hacerlo, descubriremos la historia real de cómo se cumplieron al pie de la letra las palabras de Jesús.

La referencia a dos sábados

Observe la secuencia de eventos descrita en Lucas 23. El momento de la muerte de Jesús, así como su apresurada sepultura, debido a la proximidad del sábado que comenzaba al ocaso, se narra en los versículos 46-53. Luego, el versículo 54 afirma: “Era el día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo”.

En la sociedad judía de la época, la preparación de los alimentos y la limpieza de la casa se hacían el día antes del sábado. Así, el día anterior al sábado llegó a denominarse “el día de la preparación” o, simplemente, “la preparación”. El día de reposo bíblico cae en sábado, séptimo día de la semana. De acuerdo al conteo bíblico, los días empiezan a la puesta del sol (Levítico 23:32 Levítico 23:32Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; compare con Génesis 1:5 Génesis 1:5Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 8, 13), de modo que todos los sábados semanales comienzan al atardecer del viernes, al ponerse el sol.

Basándose en estos hechos, mucha gente ha asumido que aquí se habla de un sábado semanal y que, por tanto, Jesús fue crucificado un viernes. No obstante, en las Escrituras se mencionan dos tipos de “sábados”: el sábado semanal habitual, equivalente al séptimo día de la semana, y siete días santos o sábados anuales (que se mencionan en Levítico 23), sábados que podían —o pueden— caer en días de la semana diferentes al sábado normal.

¿Fue el día siguiente a la crucifixión de Cristo un sábado semanal, o uno de estos días santos?

Juan 19:31 Juan 19:31Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
claramente afirma que el sábado que se aproximaba “era de gran solemnidad”. Este término no se refiere al sábado semanal (tarde del viernes a la tarde del sábado), sino que en este contexto se refiere al primer día de la Fiesta de Panes sin Levadura, uno de los sábados santos anuales (Éxodo 12:16-17 Éxodo 12:16-17 16 El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer. 17 Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Levítico 23:6-7 Levítico 23:6-7 6 Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. 7 El primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Varios comentarios, enciclopedias y diccionarios bíblicos confirman que aquí Juan no se refería al sábado semanal, sino a uno de los sábados anuales.

Según la evidencia bíblica, aquel año este sábado anual cayó en un jueves (es decir, el sábado anual empezó a la puesta del sol del miércoles). Esto se hace particularmente evidente a la luz de los detalles relatados en los evangelios, en que se mencionan dos  sábados diferentes.

Lucas 23:55-56 Lucas 23:55-56 55 Y las mujeres que habían venido con él desde Galilea, siguieron también, y vieron el sepulcro, y cómo fue puesto su cuerpo. 56 Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos dice que las mujeres, luego de ver que el cuerpo de Cristo había sido depositado en la tumba justo antes de la puesta del sol, “volvieron a casa y prepararon especias aromáticas y perfumes” para la preparación final del cuerpo (NVI).

Ellas no habrían hecho un trabajo semejante durante un día sábado, ni semanal ni anual, pues se hubiera considerado una violación del día de reposo. De esto da cuenta el evangelio de Marcos, que dice: “ Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé compraron especias aromáticas para ir a ungir el cuerpo de Jesús” (Marcos 16:1 Marcos 16:1Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI).

Las mujeres tuvieron que esperar a que terminara el sábado antes de poder comprar y preparar las especias que usarían para ungir el cuerpo de Jesús. Luego, Lucas nos dice que después que compraron y prepararon las especias y el aceite el viernes, “descansaron el sábado, conforme al mandamiento” (Lucas 23:56 Lucas 23:56Y vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI), lo que implica que debieron adquirir esas especias antes  del sábado en el que descansaron. Este segundo  sábado mencionado en este evangelio es el sábado semanal, que va del viernes por la tarde al sábado por la tarde.

Comparando los detalles de ambos evangelios, donde Marcos dice que las mujeres compraron especias después  del sábado, y Lucas dice que prepararon las especias antes  de descansar el sábado, claramente vemos que se está hablando de dos  sábados diferentes.

La versión griega original de Mateo 28:1 Mateo 28:1Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
incluso dice que las mujeres fueron a la tumba “después de los sábados” (plural), como aparece en algunas traducciones de la Biblia.

El primero, como dice Juan 19:31 Juan 19:31Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, fue un “día de gran solemnidad”, el primer día de la Fiesta de los Panes sin Levadura, que en ese año correspondió a un jueves. El segundo fue el sábado, séptimo día de la semana.

La señal del Mesías

Luego que las mujeres descansaron en el sábado semanal, fueron a la tumba temprano el primer día de la semana (domingo), “siendo aún oscuro” (Juan 20:1 Juan 20:1El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y encontraron que Jesús ya había  resucitado (Mateo 28:1-6 Mateo 28:1-6 1 Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. 2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. 4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. 5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. 6 No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 16:2-6 Marcos 16:2-6 2 Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. 3 Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? 4 Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande. 5 Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron. 6 Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 24:1-3 Lucas 24:1-3 1 El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas. 2 Y hallaron removida la piedra del sepulcro; 3 y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Jesús no resucitó al amanecer del domingo en la mañana, pues cuando María Magdalena llegó “siendo aún oscuro”, ¡encontró que la piedra había sido removida y que la tumba estaba vacía!

Si examinamos los detalles en los cuatro evangelios, el panorama es claro: Jesús fue crucificado y sepultado al atardecer de un miércoles, justo antes de que comenzara un sábado a la puesta del sol. Sin embargo, ese fue un sábado solemne en esa misma semana, desde el miércoles por la tarde hasta el jueves por la tarde, en lugar de un sábado semanal, que va desde el viernes por la tarde al sábado por la tarde.

Como Jesús fue sepultado entrada la tarde, antes de ponerse el sol, tuvo que haber resucitado a la misma hora después de tres días y tres noches, de acuerdo a sus propias palabras. Jesús estuvo en la tumba desde el miércoles a la puesta del sol hasta el sábado a la misma hora, cuando resucitó de los muertos. Como nadie fue testigo de su resurrección (que ocurrió en una tumba sellada), ésta tuvo que haber ocurrido luego de tres días y tres noches, cerca de la puesta del sol del sábado, para que sus palabras coincidieran con la evidencia bíblica.

Este lapso comprende exactamente tres noches completas: las noches del miércoles, del jueves y del viernes, y tres días completos: jueves, viernes y sábado. Esta es la única  forma en que puede explicarse la profecía de Jesús acerca del tiempo que permanecería en el sepulcro y que, como hemos visto, encaja perfectamente con los detalles registrados en los evangelios.

Podemos estar seguros de que el lapso durante el cual Jesús estuvo en el sepulcro y que probaba que él era el Mesías, fue exactamente el tiempo que él predijo. Debido a que la mayoría de las personas no entienden los días santos bíblicos que Cristo y sus apóstoles observaron, no pueden entender la cronología de los detalles tan fielmente preservados en los evangelios.