Los enemigos de la fe

Usted está aquí

Los enemigos de la fe

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

¿Alguna vez se ha preguntado por qué no vemos más ejemplos de fe? En la Biblia se mencionan varios factores que minan la fe. Entre ellos están:

El afán

Jesús nos advirtió: “No os afanéis … buscad primeramente el reino de Dios y su justicia …” (Mateo 6:25-33 Mateo 6:25-33 25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). 

El temor

En cierta ocasión los discípulos viajaban en una barca y se desencadenó una tormenta; asustados, despertaron a Jesús rogándole que los salvara. “¿Por qué teméis, hombres de poca fe?”, les dijo. Luego reprendió al viento y al mar, y hubo gran calma (Mateo 8:23-26 Mateo 8:23-26 23 Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. 24 Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. 25 Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! 26 El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La duda

Otra ocasión en que los discípulos atravesaban el mar de Galilea, Pedro vio a Jesús caminando sobre las aguas y le preguntó si él podía hacer lo mismo. Jesús lo invitó a que lo acompañara, y Pedro también empezó a caminar sobre las aguas. “Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo” y comenzó a hundirse (Mateo 14:30 Mateo 14:30Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Entonces “Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?” (v. 31).

El razonamiento humano carente de entendimiento espiritual

Jesús les advirtió a sus discípulos: “Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos” (Mateo 16:6 Mateo 16:6Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Les estaba previniendo contra las enseñanzas de los dirigentes religiosos que aparentaban ser justos (v. 12), pero que carecían del verdadero entendimiento espiritual. Por cuanto los discípulos no entendían este principio espiritual, al comienzo no entendieron de lo que Jesús les estaba hablando (vv. 7-12).