Es imprescindible estudiar la Biblia

Usted está aquí

Es imprescindible estudiar la Biblia

El apóstol Pablo reprendió severamente a los cristianos en Corinto por sus actitudes y comportamiento que, en el aspecto espiritual, dejaban mucho que desear (1 Corintios 3:1-4). Les dijo que la causa de esa situación era, en parte, su falta de conocimiento de los caminos de Dios. Pablo escribió: “Vuelvan a su sano juicio, como conviene, y dejen de pecar. En efecto, hay algunos de ustedes que no tienen conocimiento de Dios; para vergüenza de ustedes lo digo” (1 Corintios 15:34, Nueva Versión Internacional).

No podemos honrar y servir de manera apropiada a Dios o a su Hijo a menos que conozcamos cuál es su voluntad (Romanos 12:2 Romanos 12:2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Colosenses 4:12 Colosenses 4:12Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hebreos 10:36 Hebreos 10:36porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Ese conocimiento lo adquirimos por medio del estudio cuidadoso y metódico de la Biblia. En 2 Timoteo 2:15 leemos la exhortación que Pablo le hizo a uno de sus más allegados discípulos: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.

Un poco más adelante, en la misma epístola, le dijo: “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras [en ese entonces sólo existían los escritos que ahora se conocen como el Antiguo Testamento], las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús” (2 Timoteo 3:14-15).

¿Qué es lo que hace a las Escrituras tan necesarias para nuestra salvación? Pablo lo explica en los versículos 16-17: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

Aprendemos los caminos de Dios cuando estudiamos su Palabra y analizamos con detenimiento el significado de sus instrucciones. Notemos la actitud de uno de los salmistas: “¡Cuánto amo yo tu ley! Todo el día medito en ella. Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos porque me pertenecen para siempre. Tengo más discernimiento que todos mis maestros porque medito en tus estatutos. Tengo más entendimiento que los ancianos porque obedezco tus preceptos. Aparto mis pies de toda mala senda para cumplir con tu palabra. No me desvío de tus juicios porque tú mismo me instruyes. ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! ¡Son más dulces que la miel a mi boca! De tus preceptos adquiero entendimiento; por eso aborrezco toda senda de mentira” (Salmos 119:97-104 Salmos 119:97-104 97 ¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. 98 Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, Porque siempre están conmigo. 99 Más que todos mis enseñadores he entendido, Porque tus testimonios son mi meditación. 100 Más que los viejos he entendido, Porque he guardado tus mandamientos; 101 De todo mal camino contuve mis pies, Para guardar tu palabra. 102 No me aparté de tus juicios, Porque tú me enseñaste. 103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. 104 De tus mandamientos he adquirido inteligencia; Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI).

Notemos ahora la amonestación dada a algunos que no habían estudiado lo suficiente como para poder discernir correctamente la voluntad de Dios: “En realidad, a estas alturas ya deberían ser maestros, y sin embargo necesitan que alguien vuelva a enseñarles las verdades más elementales de la palabra de Dios. Dicho de otro modo, necesitan leche en vez de alimento sólido. El que sólo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho. En cambio, el alimento sólido es para los adultos, para los que tienen la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, pues han ejercitado su facultad de percepción espiritual” (Hebreos 5:12-14 Hebreos 5:12-14 12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. 13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI).

Al leer el resumen del apóstol Pablo en Filipenses 1:9-11 Filipenses 1:9-11 9 Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, 10 para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, 11 llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
podemos darnos cuenta de la importancia que él le daba a nuestro crecimiento espiritual por medio del cuidadoso estudio personal de las Escrituras: “Esto es lo que pido en oración: que el amor de ustedes abunde cada vez más en conocimiento y en buen juicio, para que disciernan lo que es mejor, y sean puros e irreprochables para el día de Cristo, llenos del fruto de justicia que se produce por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios” (NVI).