El plan divino de salvación

Usted está aquí

El plan divino de salvación

Al comienzo del plan divino de salvación para la humanidad, Dios les ofreció a Adán y a Eva el regalo de la vida eterna, simbolizado por el árbol de la vida (Génesis 2:9 Génesis 2:9Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Génesis 2:16 Génesis 2:16Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Este árbol representaba el camino de vida de Dios, la fe en él y la obediencia a su voluntad.

En el jardín había también otros árboles; uno de ellos era el de la ciencia del bien y del mal (vers. 9). Este árbol representaba algo completamente diferente. Al tomar de su fruto, el hombre, en lugar de obedecer la revelación divina, escogía por sí mismo el camino que quería seguir. A partir del momento en que Adán y Eva tomaron esta decisión, el camino del hombre ha consistido en decidir por sí mismo qué es bueno y qué es malo. Desde entonces la humanidad ha sufrido las nefastas consecuencias de su desobediencia a Dios.

Debido a la influencia de Satanás, Adán y Eva se arrogaron el derecho de determinar por sí mismos qué era el bien y qué era el mal. Decidieron seguir los caminos engañosos de Satanás en lugar de creerle y obedecerle a su Creador. Cuando tomaron del fruto del árbol prohibido, una de las consecuencias fue la muerte (Génesis 2:17 Génesis 2:17mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Si hubieran tomado del árbol de la vida, Adán y Eva hubieran recibido la vida eterna (Génesis 3:22 Génesis 3:22Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto nos explica por qué, cuando ellos tomaron la decisión equivocada y comieron del árbol prohibido, Dios cerró el acceso al árbol de la vida: él no iba a permitir que ellos vivieran para siempre en esa rebelión, en ese pecado. Debido a su desobediencia, Dios pronunció esta sentencia: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3:19 Génesis 3:19Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Es necesario entender que el plan original de Dios para dar vida eterna a la humanidad —el cual rechazaron Adán y Eva— aún está disponible para cada uno de aquellos a quienes él llama.

El pecado se introdujo en la humanidad por Adán y Eva, pero desde entonces todos los seres humanos han pecado; por lo tanto, todos deben morir (Romanos 5:12 Romanos 5:12Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hebreos 9:27 Hebreos 9:27Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Sin embargo, el propósito que Dios tiene para darle al hombre la vida eterna prevalece por encima de todo. ¡Se llevará a cabo! En la Biblia vemos cómo se va desenvolviendo el plan divino de redención. Dios ha comprado a la humanidad por un precio: el hombre ha sido rescatado de la muerte por medio de la preciosa sangre de su divino Hijo Jesucristo.

Uno de los propósitos fundamentales que Dios tiene es que el hombre no muera. La muerte es una parte de la maldición que la humanidad ha tenido que afrontar como consecuencia de la mala decisión que nuestros primeros padres tomaron y que todos hemos imitado y seguido a partir de entonces (Romanos 3:23 Romanos 3:23por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).