Preguntas y respuestas acerca del diezmo

Usted está aquí

Preguntas y respuestas acerca del diezmo

¿Es el diezmo algo voluntario?

Sí, en el sentido de que todos quienes honran a Dios obedeciendo sus instrucciones lo hacen de manera voluntaria. Dios nunca obliga a nadie a actuar en contra de su voluntad; sin embargo, él también espera que diezmemos y compara el descuido del diezmo con robarle a él mismo, explicando que el no diezmar acarreará una maldición (Malaquías 3:8 Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Así, el diezmo no es voluntario en el sentido de ser “opcional”, y Dios tampoco permite que nosotros decidamos arbitrariamente la cantidad mínima que debemos entregarle. Mediante este sistema de diezmos, él establece el monto mínimo que debemos devolverle de todo lo que él nos da. Y como Dios es nuestro Creador y todo lo que existe le pertenece (Salmos 24:1 Salmos 24:1 De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hageo 2:8 Hageo 2:8Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), él tiene todo el derecho de establecer este sistema de asistencia financiera para sus propósitos espirituales.

¿Se practicaba el diezmo antes del pacto nacional de Dios con Israel?

Abraham y Jacob entendían y practicaban el diezmo. Abraham entregó un diezmo de todo el botín conseguido en cierta misión de rescate (Génesis 14:20 Génesis 14:20y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
); y Jacob, al acercarse más a Dios, prometió darle un diezmo (una décima parte, o un diez por ciento) de las bendiciones que el Eterno derramaría sobre él (Génesis 28:22 Génesis 28:22Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Diezmaban los sacerdotes y los levitas?

Dios entregaba un diezmo a los levitas por su trabajo en el tabernáculo y como herencia (Números 18:21 Números 18:21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, 24). De ese diezmo que recibían, debían también pagar un diezmo (v. 26). Dios escogió de entre la tribu de Leví a Aarón y a su familia para que sirvieran como sacerdotes (Éxodo 4:14 Éxodo 4:14Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, y que él habla bien? Y he aquí que él saldrá a recibirte, y al verte se alegrará en su corazón.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Números 3:10 Números 3:10Y constituirás a Aarón y a sus hijos para que ejerzan su sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y debido a que Aarón y su familia eran levitas, se esperaba que ellos también diezmaran.

¿Era el diezmo algo justo para Israel?

La intención de Dios era que Israel fuera un modelo para las otras naciones (Deuteronomio 28:1 Deuteronomio 28:1Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En Romanos 2:6-15 Romanos 2:6-15 6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: 7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia; 9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego, 10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego; 11 porque no hay acepción de personas para con Dios. 12 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados; 13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados. 14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, 15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, el apóstol Pablo explica que todas las naciones serán juzgadas por la misma ley de Dios. El cristianismo de la Biblia no desmiente esa ley ni su conexión con Israel; por el contrario, aquellos que llegaron a ser parte de la Iglesia del Nuevo Testamento también fueron llamados “el Israel de Dios” (Gálatas 6:16 Gálatas 6:16Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Estaba limitado el diezmo solo a los productos de la tierra?

En Génesis 14, Abraham rescató a muchas personas y bienes (v. 16). Él dio un diezmo “de todo” este botín (v. 20; Hebreos 7:2 Hebreos 7:2a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), pero su diezmo no se limitaba a los productos agrícolas. En 2da Crónicas 31:5 2da Crónicas 31:5Y cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra: trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que los israelitas “trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas”.

Como la economía de la antigua Israel era predominantemente agrícola, este versículo describe detalladamente aquellos productos. Pero también debemos observar que la frase “el diezmo de todas las cosas” se refiere a otros productos no agrícolas. Igualmente, en Proverbios 3:9 Proverbios 3:9 Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se nos dice: “Honra al Eterno con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos”. Dios quiere que lo honremos con todosnuestros ingresos, no solo con los productos de la tierra. Sería contradictorio asumir que Dios esperaba que solo los agricultores diezmaran, eximiendo a todos los demás de esta obligación.

¿Cuántos diezmos aparecen en la Biblia?

La Biblia explica que los diezmos (que quiere decir la décima parte , Levítico 27:32 Levítico 27:32Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Traducción en lenguaje actual) se usaban para tres propósitos: para sostener económicamente el ministerio levítico (Números 18:21 Números 18:21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), para hacer posible que el pueblo de Dios observara las fiestas que él ordenaba (Deuteronomio 14:22-27 Deuteronomio 14:22-27 22 Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año. 23 Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días. 24 Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere, 25 entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere; 26 y darás el dinero por todo lo que deseas, por vacas, por ovejas, por vino, por sidra, o por cualquier cosa que tú deseares; y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia. 27 Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y para ayudar a los pobres (vv. 28-29). Aunque algunos afirman que solo se guardaba un diezmo, que la persona dividía entre estas tres categorías según su conveniencia, las instrucciones bíblicas contradicen esta suposición.

En Números 18:21 Números 18:21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos que Dios daba a los hijos de Leví todoslos diezmos, o décimos, de las ganancias. Si los levitas solo debían recibir una parte de un diezmo, Dios no les hubiera prometido el diez por ciento. Dios, por supuesto, no miente (Números 23:19 Números 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Tito 1:2 Tito 1:2en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Asimismo, Deuteronomio 14:23 Deuteronomio 14:23Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
habla de la persona que usa una décima parte, el diez por ciento de sus ganancias, para las fiestas. Y Deuteronomio 14:28-29 Deuteronomio 14:28-29 28 Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29 Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
habla de un diez por ciento cada tercer año, que debía usarse para ayudar a los necesitados. Solo si hay tres diezmos se justifican adecuadamente las diferentes instrucciones expuestas en estos pasajes.

¿Existe alguna evidencia histórica, fuera de la Biblia, que hable de más de un diezmo?

Josefo, el historiador bíblico judío del primer siglo que escribió extensamente sobre la historia judía y sus costumbres, en dos ocasiones explica que había más de un diezmo. Primero anota: “Sacaréis una décima parte de vuestros frutos, aparte del que habréis asignado para darlo a los sacerdotes y los levitas, el que podréis vender en el país, pero será para ser usado en las fiestas y sacrificios que se celebren en la ciudad santa. Porque es conveniente que gocéis los frutos de la tierra que Dios os da en posesión, para honor del donante” ( Antigüedades de los Judíos , libro 4, capítulo 8, sección 8).

Luego continúa diciendo: “Aparte de los dos diezmos, que como os he dicho, deberéis pagar todos los años, uno para los levitas y el otro para las fiestas, deberéis aportar cada tres años un tercer diezmo para ser distribuido entre los necesitados, las mujeres viudas y los niños huérfanos” (ídem, libro 4, capítulo 8, sección 22).

Otras fuentes históricas antiguas, incluyendo la Septuaginta (traducción griega del Antiguo Testamento que data de mediados del siglo II a.C.) y el Libro de los Jubileos  (obra apócrifa escrita alrededor del año 100 a.C.), describen múltiples diezmos. Ciertos escritores eclesiásticos posteriores como Jerónimo (que vivió alrededor de los años 347-420 y fue el traductor principal de la versión Vulgata Latina de la Biblia) y Crisóstomo (347-407), también enseñaron que los israelitas pagaban múltiples diezmos.

¿Qué tan importante es el diezmo para Dios?

En Malaquías 3:8 Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Dios dice: “¿Robará el hombre a Dios?” Dios dice que quienes se rehúsan a darle diezmos y ofrendas están robándole — y quebrantando así uno de los Diez Mandamientos (Éxodo 20:15 Éxodo 20:15No hurtarás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Deuteronomio 5:19 Deuteronomio 5:19No hurtarás.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Los comentarios sobre el diezmo en el libro de Malaquías, ¿se refieren solo al sacerdocio o también a los demás israelitas?

Algunas de las instrucciones de Dios en el libro de Malaquías estaban dirigidas a los sacerdotes (Malaquías 1:8 Malaquías 1:8Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) porque ellos tenían la responsabilidad  de enseñar al pueblo la ley de Dios (Deuteronomio 33:8-10 Deuteronomio 33:8-10 8 A Leví dijo: Tu Tumim y tu Urim sean para tu varón piadoso, A quien probaste en Masah, Con quien contendiste en las aguas de Meriba, 9 Quien dijo de su padre y de su madre: Nunca los he visto; Y no reconoció a sus hermanos, Ni a sus hijos conoció; Pues ellos guardaron tus palabras, Y cumplieron tu pacto. 10 Ellos enseñarán tus juicios a Jacob, Y tu ley a Israel; Pondrán el incienso delante de ti, Y el holocausto sobre tu altar.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Malaquías 2:7 Malaquías 2:7Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría, y de su boca el pueblo buscará la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pero Dios no indicó que los levitas eran los únicos culpables de desobediencia. Cuando Dios se refiere a la negligencia para pagar diezmos y ofrendas, dice que “la nación toda” era culpable de este pecado (Malaquías 3:9 Malaquías 3:9Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Aun cuando los primeros dos capítulos de Malaquías se enfocan en los pecados de Israel en aquel tiempo, los últimos dos capítulos hablan de la segunda venida de Cristo y del lago de fuego. Curiosamente, la reprensión de Dios respecto al diezmo se encuentra inserta en esta sección bíblica eminentemente profética. Más aún, los temas tratados en Malaquías (respecto a la ley de Dios, los maestros fieles, evitar el divorcio, pagar los diezmos) eran temas importantes para todos los israelitas en la época en que se escribió este libro, y hoy en día continúan siendo igualmente importantes para el pueblo de Dios.

¿Ha sido abolido el diezmo bajo el Nuevo Pacto?

De ninguna manera. Aunque hay quienes suponen que las leyes de Dios fueron abolidas por el Nuevo Pacto, tanto Jeremías 31:31-33 Jeremías 31:31-33 31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
como Hebreos 8 y 10 confirman que bajo el Nuevo Pacto las leyes de Dios serían escritas en el corazón de los creyentes — no abolidas ni eliminadas.

Aunque el Nuevo Testamento incluye cambios de un sacerdocio físico al sacerdocio espiritual de Jesucristo y el reemplazo de los sacrificios ofrecidos a él, todos estos ajustes quedaron documentados en el Nuevo Testamento. Hebreos 7 habla sobre los cambios en cuanto al sacerdocio. Jesucristo, sacerdote según la orden de Melquisedec (Jesucristo preencarnado como el sacerdote que recibía los diezmos de Abraham), ha reemplazado a la familia de Aarón. La implicancia obvia aquí es que como Jesucristo ahora había reemplazado como Sumo Sacerdote a la familia de Aarón, el ministerio de Jesucristo se había hecho cargo de la función de los levitas y por lo tanto ahora sería el destinatario de los diezmos para continuar la obra de Dios.

También es muy importante notar que aunque Dios entregó temporalmente los diezmos a los levitas por su servicio, el diezmo siguió siendo algo sagrado y que le pertenecía a él (Levítico 27:30 Levítico 27:30Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cuando Dios lo asignó a los levitas y la gente se rehusaba a pagárselos, Dios dijo que el pueblo le estaba robando a él — no a los levitas. Los cristianos, que están bajo los términos del Nuevo Testamento, continúan honrando a Dios mediante sus diezmos y ofrendas.

¿Qué dijo Jesús acerca del diezmo?

En Mateo 23:23 Mateo 23:23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Jesús criticó severamente a los líderes religiosos de ese tiempo por su distorsionado entendimiento espiritual. Eran muy meticulosos para diezmar hasta las especias y hierbas más minúsculas, dijo Jesús, pero “dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe”. Jesús dijo que ellos deberían haber puesto mayor énfasis en estos principios espirituales más importantes, “sin dejar de hacer aquello”. Aquí, Cristo sostuvo que el diezmo era una práctica que debía continuarse.

¿Por qué Pablo no menciona el diezmo en sus cartas?

Estando consciente de que toda la Escritura era inspirada por Dios y útil para instruir en justicia (2nd Timoteo 3:16-17 2nd Timoteo 3:16-17 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y que la única Escritura disponible en su tiempo eran los libros que hoy conocemos como el Antiguo Testamento, Pablo no consideró necesario repetir en sus cartas todo lo que decía la ley de Dios. Sus epístolas contienen respuestas a temas específicos y no fueron escritas como un nuevo conjunto de leyes para reemplazar la instrucción de Dios que se encuentra en los primeros libros de la Biblia.

¿Por qué no tomó Pablo los diezmos de los corintios? ¿Es este el nuevo modelo a seguir por los ministros, según el Nuevo Testamento?

Entre los corintios se contaban algunos de los más enconados detractores del apóstol Pablo. En 1ro Corintios 9:1-23 1ro Corintios 9:1-23 1 ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? 2 Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor. 3 Contra los que me acusan, esta es mi defensa: 4 ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber? 5 ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas? 6 ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar? 7 ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño? 8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley? 9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla.¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. 11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? 12 Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. 13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? 14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio. 15 Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria. 16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! 17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada. 18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio. 19 Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. 20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; 21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. 22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. 23 Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, él defiende su cargo ministerial y argumenta que tanto él como Bernabé tienen derecho a recibir apoyo financiero de los corintios por su servicio a la Iglesia (vv. 13-14). Pero aunque tenían este derecho, explicó Pablo, no lo ejercitaban porque les preocupaba que podría poner un “obstáculo al evangelio” (v. 12). Él no quería ser acusado de codicia o de pretender ser mantenido por los miembros en Corinto. Para evitar tales acusaciones, se rehusó a recibir cualquier tipo de ayuda económica de parte de ellos.

Para mantenerse económicamente, Pablo trabajaba como fabricante de carpas (Hechos de los Apóstoles 18:1-3 Hechos de los Apóstoles 18:1-3 1 Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto. 2 Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio había mandado que todos los judíos saliesen de Roma. Fue a ellos, 3 y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En 2do Corintios 11:5-13 2do Corintios 11:5-13 5 y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles. 6 Pues aunque sea tosco en la palabra, no lo soy en el conocimiento; en todo y por todo os lo hemos demostrado. 7 ¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el evangelio de Dios de balde? 8 He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros. 9 Y cuando estaba entre vosotros y tuve necesidad, a ninguno fui carga, pues lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia, y en todo me guardé y me guardaré de seros gravoso. 10 Por la verdad de Cristo que está en mí, que no se me impedirá esta mi gloria en las regiones de Acaya. 11 ¿Por qué? ¿Porque no os amo? Dios lo sabe. 12 Mas lo que hago, lo haré aún, para quitar la ocasión a aquellos que la desean, a fin de que en aquello en que se glorían, sean hallados semejantes a nosotros. 13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Pablo reflexiona sobre su decisión: “¿O cometí un pecado al humillarme a mí mismo para que ustedes fueran exaltados, porque les prediqué el evangelio de Dios gratuitamente? A otras iglesias despojé, tomando salario de ellas para servirles a ustedes”. Luego explica que los hermanos en Macedonia habían pagado los gastos que él no había podido cubrir mientras se hallaba en Corinto: “Cuando estaba con ustedes y tuve necesidad, a nadie fui carga; porque cuando los hermanos llegaron de Macedonia, suplieron plenamente mi necesidad, y en todo me guardé, y me guardaré, de serles carga” (v. 9, Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy).

La decisión de Pablo de no aceptar ayuda financiera de los corintios fue una situación excepcional, motivada por las actitudes acusatorias de los demás.

¿Cómo debo calcular el pago de mis diezmos?

Los diezmos deben calcularse según las “ganancias” que uno recibe (Deuteronomio 14:22 Deuteronomio 14:22Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Deuteronomio 14:28 Deuteronomio 14:28Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2da Crónicas 31:5 2da Crónicas 31:5Y cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra: trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Para determinar sus utilidades, uno debe restar de los ingresos totales el costo suscitado por el negocio mismo. Por ejemplo, en el caso de un agricultor, el costo de semillas, fertilizantes, equipos y otros gastos relacionados con su trabajo debe ser extraído de las ganancias de una cosecha antes de determinar las utilidades.

Después de determinar nuestras utilidades, debemos darle un diez por ciento a Dios para apoyar su obra. Si recibimos cheques de manera periódica, es mejor enviar nuestros diezmos y ofrendas (éstas son contribuciones adicionales al diez por ciento) al recibir el cheque. Las personas que trabajan de manera independiente y que experimentan grandes fluctuaciones entre ingresos y egresos tal vez no puedan calcular adecuadamente sus utilidades hasta que concluya el año.

Dios nos dice que además de darle el diez por ciento de nuestras ganancias, debemos guardar otro diez por ciento para observar sus fiestas santas. Debemos apartar fielmente estos fondos a través del año para que estén disponibles llegado el momento.

Finalmente, y solo si podemos, Dios espera que ayudemos a los pobres con un tercer diezmo ahorrado en los años tercero y sexto de un ciclo de siete años (Deuteronomio 14:28-29 Deuteronomio 14:28-29 28 Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. 29 Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Deuteronomio 15:1 Deuteronomio 15:1Cada siete años harás remisión.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Hoy en día casi todos los gobiernos cobran impuestos superiores al diez por ciento para programas de ayuda a los necesitados. Bajo tales circunstancias, la mayoría de la gente ya está pagando su tercer diezmo por medio de los impuestos. Y aunque todavía tenemos la obligación cristiana de auxiliar a los pobres, no es necesario también contribuir con fondos adicionales para los necesitados —además de los impuestos que pagamos— si no estamos en condiciones de hacerlo.