El décimo mandamiento: La justicia verdadera sale del corazón

Usted está aquí

El décimo mandamiento

La justicia verdadera sale del corazón

“No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” (Exodus 20:17 Exodus 20:17You shall not covet your neighbor’s house, you shall not covet your neighbor’s wife, nor his manservant, nor his maidservant, nor his ox, nor his ass, nor any thing that is your neighbor’s.
American King James Version×
).

El último de los Diez Mandamientos apunta directamente al corazón y a la mente de cada ser humano. Al prohibir la codicia, no se refiere tanto a lo que debemos hacer sino a cómo debemos pensar . De hecho, nos exige que miremos muy dentro de nosotros mismos para que podamos ver cómo somos realmente.

Este precepto, lo mismo que los otros nueve, tiene que ver con la forma en que nos relacionamos con otras personas. Específicamente, tiene que ver con los pensamientos que amenazan esas relaciones y que pueden hacernos gran daño tanto a nosotros como a nuestros semejantes.

Nuestra motivación define y controla la forma en que reaccionamos a las personas con quienes tenemos contacto. Tal como Cristo lo aseveró en Mark 7:21-23 Mark 7:21-23 21 For from within, out of the heart of men, proceed evil thoughts, adulteries, fornications, murders, 22 Thefts, covetousness, wickedness, deceit, lasciviousness, an evil eye, blasphemy, pride, foolishness: 23 All these evil things come from within, and defile the man.
American King James Version×
, el quebrantamiento de las leyes de Dios empieza en el corazón: “De dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre”.

Por tanto, resulta muy apropiado que la lista formal de estos 10 preceptos que definen el amor de Dios terminara haciendo resaltar que nuestros corazones son la fuente de los problemas en nuestras relaciones interpersonales. De nuestro interior vienen los deseos que nos tientan y nos llevan a pecar.

¿Qué es la codicia?

La codicia es un deseo exagerado, ilícito o impropio. El décimo mandamiento nos dice que aunque no todos nuestros deseos son malos, algunos de ellos sí lo son.

Codiciar es ambicionar algo que no es nuestro lícitamente. Por lo general, el objeto de nuestro deseo es propiedad de otra persona. Pero también es codicia querer más de lo que legítimamente merecemos o de lo que sería nuestra parte justa. El décimo mandamiento prohíbe específicamente que tengamos un deseo ilícito de algo que ya es propiedad de otro.

Lo opuesto a la codicia es un deseo positivo de ayudar a otros a conservar y proteger las bendiciones que ellos han recibido de Dios. Debemos regocijarnos cuando otros son bendecidos. Nuestro deseo debe ser el de colaborar para el bienestar de otros, hacer que nuestra presencia en sus vidas sea una bendición para ellos.

La naturaleza humana es egoísta

Pensar primeramente en nosotros mismos es siempre lo más natural. Estamos mucho más interesados en lo que podemos obtener que en lo que podemos dar, y el décimo mandamiento tiene que ver precisamente con este concepto. Por medio de tal mandamiento se nos dice que dejemos de pensar sólo en nosotros mismos y que no nos preocupemos sólo por nuestros propios intereses. La codicia es una perspectiva egoísta de la vida, y el egoísmo es la raíz del quebrantamiento de las leyes de Dios.

En James 1:14-15 James 1:14-15 14 But every man is tempted, when he is drawn away of his own lust, and enticed. 15 Then when lust has conceived, it brings forth sin: and sin, when it is finished, brings forth death.
American King James Version×
se nos advierte que “cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”. Y en la misma epístola se nos hace ver cuán peligroso puede ser no ejercer dominio sobre nuestros deseos: “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís” (James 4:1-2 James 4:1-2 1 From where come wars and fights among you? come they not hence, even of your lusts that war in your members? 2 You lust, and have not: you kill, and desire to have, and cannot obtain: you fight and war, yet you have not, because you ask not.
American King James Version×
).

Como podemos ver, la codicia puede ser la raíz de muchos pecados, entre ellos el homicidio y la guerra. Si no se controla, lo que empezó como un pensamiento se convierte en una obsesión que lleva a la acción. Todos hemos vivido “en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos” (Ephesians 2:3 Ephesians 2:3Among whom also we all had our conversation in times past in the lusts of our flesh, fulfilling the desires of the flesh and of the mind; and were by nature the children of wrath, even as others.
American King James Version×
). Hemos dejado que nuestros deseos gobiernen nuestra conducta. Así, todos hemos pecado (Romans 3:10 Romans 3:10As it is written, There is none righteous, no, not one:
American King James Version×
, Romans 3:23 Romans 3:23For all have sinned, and come short of the glory of God;
American King James Version×
).

Una plaga mundial

La advertencia profética que el apóstol Pablo hizo a uno de sus discípulos resulta muy instructiva, particularmente en el tiempo presente: “Debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2 Timoteo 3:1-5). Este pasaje describe vívidamente nuestro mundo actual.

Nuestra sociedad no es única en la historia; la codicia siempre ha sido una maldición universal. Refiriéndose a uno de los últimos reyes de Judá, Dios dijo: “Tus ojos y tu corazón no son sino para tu avaricia, y para derramar sangre inocente, y para opresión y para hacer agravio” (Jeremiah 22:17 Jeremiah 22:17But your eyes and your heart are not but for your covetousness, and for to shed innocent blood, and for oppression, and for violence, to do it.
American King James Version×
). Mas el problema no se limitaba a los reyes, “porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores” (Jeremiah 6:13 Jeremiah 6:13For from the least of them even to the greatest of them every one is given to covetousness; and from the prophet even to the priest every one deals falsely.
American King James Version×
).

Dios mostró su aborrecimiento hacia la codicia de los israelitas y les anunció lo que habría de sobrevenirles: “Codician las heredades, y las roban; y casas, y las toman; oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad. Por tanto, así ha dicho el Eterno: He aquí, yo pienso contra esta familia un mal del cual no sacaréis vuestros cuellos, ni andaréis erguidos; porque el tiempo será malo” (Micah 2:2-3 Micah 2:2-3 2 And they covet fields, and take them by violence; and houses, and take them away: so they oppress a man and his house, even a man and his heritage. 3 Therefore thus said the LORD; Behold, against this family do I devise an evil, from which you shall not remove your necks; neither shall you go haughtily: for this time is evil.
American King James Version×
).

Un ejemplo evidente del poder de la codicia es la creciente popularidad de las loterías. Millones de personas invierten parte de sus salarios cada semana con la esperanza de lograr una vida fácil y llena de lujos. Asimismo, los casinos internacionales, que se especializan en despertar nuestros instintos más bajos, son lugares de gran atracción para el turismo.

Fomentar la codicia es un gran negocio. Las agencias de publicidad y de mercadeo han hecho una ciencia del manejo de los apetitos egoístas de los consumidores. Al igual que el antiguo Israel, nosotros formamos una sociedad codiciosa, desde el más chico hasta el más grande.

Una forma de idolatría

La codicia es más grave que una simple enfermedad social. Cuando anteponemos la lujuria, la avaricia y nuestro egoísmo a Dios, la codicia viene a ser idolatría.

El apóstol Pablo nos advierte: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia” (Colossians 3:5-6 Colossians 3:5-6 5 Mortify therefore your members which are on the earth; fornication, uncleanness, inordinate affection, evil concupiscence, and covetousness, which is idolatry: 6 For which things“ sake the wrath of God comes on the children of disobedience:
American King James Version×
).

En otra de sus epístolas, Pablo relaciona los pecados de codicia e idolatría, haciéndonos ver que estos y otros pecados pueden impedir nuestra entrada en el Reino de Dios: “Sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios” (Ephesians 5:5 Ephesians 5:5For this you know, that no fornicator, nor unclean person, nor covetous man, who is an idolater, has any inheritance in the kingdom of Christ and of God.
American King James Version×
).

Cómo combatir la codicia

En cierta ocasión, Jesús advirtió a sus discípulos: “Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee” (Luke 12:15 Luke 12:15And he said to them, Take heed, and beware of covetousness: for a man’s life consists not in the abundance of the things which he possesses.
American King James Version×
). En igual forma, el apóstol Pablo aconsejó a la iglesia en Filipos: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros” (Philippians 2:3-4 Philippians 2:3-4 3 Let nothing be done through strife or vainglory; but in lowliness of mind let each esteem other better than themselves. 4 Look not every man on his own things, but every man also on the things of others.
American King James Version×
).

Seguir el camino de Dios, que es el camino del amor, significa practicar esta clase de preocupación por otros: “No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor” (Romans 13:9-10 Romans 13:9-10 9 For this, You shall not commit adultery, You shall not kill, You shall not steal, You shall not bear false witness, You shall not covet; and if there be any other commandment, it is briefly comprehended in this saying, namely, You shall love your neighbor as yourself. 10 Love works no ill to his neighbor: therefore love is the fulfilling of the law.
American King James Version×
).

Para combatir la codicia, debemos tener fe en que Dios proporcionará alguna forma para que podamos tener lo que en verdad necesitamos. Y existe una buena razón para tener esa confianza, porque en la Biblia se nos dice claramente que mientras obedezcamos a Dios, él nunca nos abandonará: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” (Hebrews 13:5 Hebrews 13:5Let your conversation be without covetousness; and be content with such things as you have: for he has said, I will never leave you, nor forsake you.
American King James Version×
). En una epístola posterior, Pablo habló de lo mismo en otras palabras: “Nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6:7-10).

Sin la ayuda de Dios no podemos vencer la codicia. Nuestros apetitos carnales son tan fuertes que nosotros solos sencillamente no podemos vencerlos. Para recibir la ayuda que necesitamos, debemos orar a Dios pidiéndole con toda humildad que nos dé de su santo Espíritu (Luke 11:13 Luke 11:13If you then, being evil, know how to give good gifts to your children: how much more shall your heavenly Father give the Holy Spirit to them that ask him?
American King James Version×
). Luego debemos permitir que el Espíritu de Dios obre en nosotros para que podamos cambiar nuestra forma de pensar: “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis” (Galatians 5:16-17 Galatians 5:16-17 16 This I say then, Walk in the Spirit, and you shall not fulfill the lust of the flesh. 17 For the flesh lusts against the Spirit, and the Spirit against the flesh: and these are contrary the one to the other: so that you cannot do the things that you would.
American King James Version×
). En Acts 2:38 Acts 2:38Then Peter said to them, Repent, and be baptized every one of you in the name of Jesus Christ for the remission of sins, and you shall receive the gift of the Holy Ghost.
American King James Version×
vemos cómo podemos recibir el Espíritu Santo. (Si desea obtener más información sobre este importante tema, siéntase en libertad de solicitar nuestro folleto gratuito El camino hacia la vida eterna. )

Cómo controlar nuestros deseos

Es muy necesario que aprendamos a orientar nuestros deseos en forma correcta. Jesús nos dice: “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia . . .” (Matthew 6:33 Matthew 6:33But seek you first the kingdom of God, and his righteousness; and all these things shall be added to you.
American King James Version×
). También nos aconseja: “Haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (vv. 20-21).

Las relaciones provechosas y apropiadas, el entendimiento espiritual y la sabiduría son ejemplos de la clase de tesoros que Dios quiere que nos hagamos. “Si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces entenderás el temor del Eterno, y hallarás el conocimiento de Dios” (Proverbs 2:3-5 Proverbs 2:3-5 3 Yes, if you cry after knowledge, and lift up your voice for understanding; 4 If you seek her as silver, and search for her as for hid treasures; 5 Then shall you understand the fear of the LORD, and find the knowledge of God.
American King James Version×
).

En el mismo libro, Dios nos dice que “mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella” (Proverbs 8:11 Proverbs 8:11For wisdom is better than rubies; and all the things that may be desired are not to be compared to it.
American King James Version×
). Unos versículos más adelante nos habla de las recompensas que se obtienen de la sabiduría: “Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; y mi rédito mejor que la plata escogida. Por vereda de justicia guiaré, por en medio de sendas de juicio, para hacer que los que me aman tengan su heredad, y que yo llene sus tesoros” (vv. 19-21). ¡Bien vale la pena buscar la sabiduría junto con la justicia!

Querer superarnos en nuestro trabajo u ocupación puede ser un deseo apropiado. Cuando nuestro propósito principal es servir a nuestros semejantes, Dios se agrada de que tratemos de adquirir las habilidades necesarias que nos brindan progreso y favor en esta vida. Como escribió un sabio siervo de Dios: “¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; no estará delante de los de baja condición” (Proverbs 22:29 Proverbs 22:29See you a man diligent in his business? he shall stand before kings; he shall not stand before mean men.
American King James Version×
).

Dios quiere que la preocupación por otros sea lo que motive nuestros deseos. En ocasiones, nuestro servicio a los demás dará como resultado maravillosas recompensas para nosotros. Pero nuestros deseos estarán encaminados en el sentido correcto sólo cuando nuestro propósito principal sea más bien dar que recibir. Debemos reemplazar la codicia con la actitud de servir y amar a los demás.

En la Epístola a los Hebreos se nos dice: “De hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios” (Hebrews 13:16 Hebrews 13:16But to do good and to communicate forget not: for with such sacrifices God is well pleased.
American King James Version×
). Debemos seguir el ejemplo del apóstol Pablo, quien dijo: “Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir” (Acts 20:33-35 Acts 20:33-35 33 I have coveted no man’s silver, or gold, or apparel. 34 Yes, you yourselves know, that these hands have ministered to my necessities, and to them that were with me. 35 I have showed you all things, how that so laboring you ought to support the weak, and to remember the words of the Lord Jesus, how he said, It is more blessed to give than to receive.
American King James Version×
).