Las creencias y prácticas de la Iglesia apostólica

Usted está aquí

Las creencias y prácticas de la Iglesia apostólica

El libro de los Hechos es un relato vívido de la Iglesia desde el tiempo de la resurrección de Jesucristo hasta aproximadamente el año 60 d.C. En el capítulo 2 se habla del principio de la Iglesia, cuando Dios envió su Espíritu a 120 discípulos de Jesucristo.

Para muchos de los estudiosos de la Biblia, son bien conocidos los milagros que acontecieron ese día: de cómo la casa donde estaban reunidos los discípulos se llenó del estruendo de un fuerte viento y cómo a cada uno de ellos se le asentó algo que parecía una lengua de fuego. Luego sucedió otro milagro cuando todos ellos, llenos ahora del Espíritu de Dios, empezaron a hablar en los idiomas de los diferentes grupos de personas que habían venido a Jerusalén de otras regiones, de manera que todos los entendían.

Algo que generalmente se pasa por alto es que el día en que ocurrieron estos acontecimientos era el Día de Pentecostés (Hechos de los Apóstoles 2:1 Hechos de los Apóstoles 2:1Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), una de las fiestas santas que Dios ordenó a su pueblo muchos siglos antes (Levítico 23). Cuando habló de estas festividades, Dios dijo que eran “las fiestas solemnes del Eterno, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos” (vv. 2, 4). Dios les anunció que esas fiestas eran para ellos y todos sus descendientes “estatuto perpetuo” en dondequiera que habitaran (vv. 14, 21, 31, 41).

Leyendo Mateo 26:17-19 Mateo 26:17-19 17 El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? 18 Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos. 19 Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Juan 7:10-14 Juan 7:10-14 10 Pero después que sus hermanos habían subido, entonces él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto. 11 Y le buscaban los judíos en la fiesta, y decían: ¿Dónde está aquél? 12 Y había gran murmullo acerca de él entre la multitud, pues unos decían: Es bueno; pero otros decían: No, sino que engaña al pueblo. 13 Pero ninguno hablaba abiertamente de él, por miedo a los judíos. 14 Mas a la mitad de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Juan 7:37-38 Juan 7:37-38 37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
podemos darnos cuenta de que Jesús observó esas mismas fiestas. Luego, en el libro de los Hechos y en las epístolas de Pablo se nos muestra que los apóstoles también observaron estas fiestas aun décadas después de la crucifixión de Cristo (Hechos de los Apóstoles 2:1-4 Hechos de los Apóstoles 2:1-4 1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 18:21 Hechos de los Apóstoles 18:21sino que se despidió de ellos, diciendo: Es necesario que en todo caso yo guarde en Jerusalén la fiesta que viene; pero otra vez volveré a vosotros, si Dios quiere. Y zarpó de Efeso.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 20:6 Hechos de los Apóstoles 20:6Y nosotros, pasados los días de los panes sin levadura, navegamos de Filipos, y en cinco días nos reunimos con ellos en Troas, donde nos quedamos siete días.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 20:16 Hechos de los Apóstoles 20:16Porque Pablo se había propuesto pasar de largo a Efeso, para no detenerse en Asia, pues se apresuraba por estar el día de Pentecostés, si le fuese posible, en Jerusalén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 27:9 Hechos de los Apóstoles 27:9Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Casi todas las iglesias enseñan que estas fiestas fueron “clavadas en la cruz”, que en alguna forma fueron anuladas con la muerte de Jesús. Sin embargo, la historia inequívoca de la Biblia es que la Iglesia apostólica continuó observándolas, pero con un mayor entendimiento de su significado espiritual.

En referencia a una de estas fiestas dadas por Dios, el apóstol Pablo, dirigiéndose a la iglesia en Corinto, compuesta de creyentes gentiles y judíos, los exhortó a que celebraran “la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad” (1ro Corintios 5:8 1ro Corintios 5:8Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Aquí Pablo estaba refiriéndose claramente a la Fiesta de los Panes sin Levadura (Levítico 23:6 Levítico 23:6Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Deuteronomio 16:16 Deuteronomio 16:16Tres veces cada año aparecerá todo varón tuyo delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere: en la fiesta solemne de los panes sin levadura, y en la fiesta solemne de las semanas, y en la fiesta solemne de los tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Pablo explicó el significado de la Pascua (1ro Corintios 5:7 1ro Corintios 5:7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Levítico 23:5 Levítico 23:5En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y dio instrucciones acerca de cómo observarla correctamente (1ro Corintios 11:23-28 1ro Corintios 11:23-28 23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. 27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las muchas referencias que al respecto encontramos en los evangelios, en el libro de los Hechos y en las epístolas de Pablo sugieren una pregunta obvia: Siendo que Jesucristo, los apóstoles y la Iglesia primitiva guardaron estas fiestas, ¿por qué las iglesias de hoy día no las enseñan ni las guardan? Al fin y al cabo, Pablo relacionó las fiestas directamente con Cristo, su propósito y su sacrificio por la humanidad (1ro Corintios 5:7 1ro Corintios 5:7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En igual forma, tanto los evangelios como el libro de los Hechos son muy claros con respecto a que Jesús, los apóstoles y la Iglesia primitiva guardaron el sábado (el séptimo día de la semana) como día de reposo. Lo guardaban desde la puesta de sol del viernes hasta la puesta del sol del sábado como su día de descanso y de adoración (Marcos 6:2 Marcos 6:2Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 4:16 Lucas 4:16Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Lucas 4:31-32 Lucas 4:31-32 31 Descendió Jesús a Capernaum, ciudad de Galilea; y les enseñaba en los días de reposo. 32 Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 13:10 Lucas 13:10Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 13:14-44 Hechos de los Apóstoles 13:14-44 14 Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron. 15 Y después de la lectura de la ley y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad. 16 Entonces Pablo, levantándose, hecha señal de silencio con la mano, dijo: Varones israelitas, y los que teméis a Dios, oíd: 17 El Dios de este pueblo de Israel escogió a nuestros padres, y enalteció al pueblo, siendo ellos extranjeros en tierra de Egipto, y con brazo levantado los sacó de ella. 18 Y por un tiempo como de cuarenta años los soportó en el desierto; 19 y habiendo destruido siete naciones en la tierra de Canaán, les dio en herencia su territorio. 20 Después, como por cuatrocientos cincuenta años, les dio jueces hasta el profeta Samuel. 21 Luego pidieron rey, y Dios les dio a Saúl hijo de Cis, varón de la tribu de Benjamín, por cuarenta años. 22 Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. 23 De la descendencia de éste, y conforme a la promesa, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel. 24 Antes de su venida, predicó Juan el bautismo de arrepentimiento a todo el pueblo de Israel. 25 Mas cuando Juan terminaba su carrera, dijo: ¿Quién pensáis que soy? No soy yo él; mas he aquí viene tras mí uno de quien no soy digno de desatar el calzado de los pies. 26 Varones hermanos, hijos del linaje de Abraham, y los que entre vosotros teméis a Dios, a vosotros es enviada la palabra de esta salvación. 27 Porque los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes, no conociendo a Jesús, ni las palabras de los profetas que se leen todos los días de reposo, las cumplieron al condenarle. 28 Y sin hallar en él causa digna de muerte, pidieron a Pilato que se le matase. 29 Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro. 30 Mas Dios le levantó de los muertos. 31 Y él se apareció durante muchos días a los que habían subido juntamente con él de Galilea a Jerusalén, los cuales ahora son sus testigos ante el pueblo. 32 Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres, 33 la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. 34 Y en cuanto a que le levantó de los muertos para nunca más volver a corrupción, lo dijo así: Os daré las misericordias fieles de David. 35 Por eso dice también en otro salmo: No permitirás que tu Santo vea corrupción. 36 Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fue reunido con sus padres, y vio corrupción. 37 Mas aquel a quien Dios levantó, no vio corrupción. 38 Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados, 39 y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree. 40 Mirad, pues, que no venga sobre vosotros lo que está dicho en los profetas: 41 Mirad, oh menospreciadores, y asombraos, y desapareced; Porque yo hago una obra en vuestros días, Obra que no creeréis, si alguien os la contare. 42 Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas. 43 Y despedida la congregación, muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes hablándoles, les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios. 44 El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 18:4 Hechos de los Apóstoles 18:4Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El propio Jesús se llamó a sí mismo “Señor aun del día de reposo [sabbaton en griego]” (Marcos 2:28 Marcos 2:28 Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús acostumbraba ir a la sinagoga todos los sábados para adorar (Lucas 4:16 Lucas 4:16Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Muy en contra de los que enseñan que Pablo no guardaba el sábado, el hecho es que él también tenía por costumbre reunirse en alguna sinagoga cada sábado (Hechos de los Apóstoles 17:1-3 Hechos de los Apóstoles 17:1-3 1 Pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. 2 Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, 3 declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), y aprovechaba la oportunidad para enseñar a otros acerca de Jesucristo.

El sábado semanal es otra de las fiestas de Dios. De hecho, es la primera de las fiestas santas (Levítico 23:1-4 Levítico 23:1-4 1 Habló Jehová a Moisés, diciendo: 2 Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas solemnes de Jehová, las cuales proclamaréis como santas convocaciones, serán estas: 3 Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis. 4 Estas son las fiestas solemnes de Jehová, las convocaciones santas, a las cuales convocaréis en sus tiempos:
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y, además, está incluida en los Diez Mandamientos, como podemos ver en Éxodo 20:8-11 Éxodo 20:8-11 8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Deuteronomio 5:12-15 Deuteronomio 5:12-15 12 Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. 13 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 14 mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. 15 Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

Tal como sucede con las demás fiestas bíblicas, el verdadero día de reposo también es rechazado por la gran mayoría de las iglesias. En lugar de guardar el sábado como Dios lo ordena, casi todas observan el primer día de la semana, el domingo, el cual la Biblia no menciona en ninguna parte como día de adoración. ¿Por qué? ¿Acaso no deberíamos todos guardar el mismo día de descanso y adoración que guardaron Jesús y los apóstoles?

También encontramos otras enseñanzas y costumbres que son diferentes de lo que observa la mayor parte del cristianismo tradicional. Muchas iglesias enseñan que no es necesario obedecer la ley de Dios, que Cristo la obedeció por nosotros o que fue “clavada en la cruz” junto con Cristo. Esto es totalmente contrario a lo que el propio Jesús dijo en Mateo 4:4 Mateo 4:4Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Mateo 5:17-19 Mateo 5:17-19 17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, así como a las enseñanzas y costumbres de los apóstoles (Hechos de los Apóstoles 24:14 Hechos de los Apóstoles 24:14Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 25:8 Hechos de los Apóstoles 25:8alegando Pablo en su defensa: Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 7:12 Romanos 7:12De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Romanos 7:22 Romanos 7:22Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1ro Corintios 7:19 1ro Corintios 7:19La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2nd Timoteo 3:15-17 2nd Timoteo 3:15-17 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Siguiendo el ejemplo de Jesús, los apóstoles predicaron con gran convicción que él retornaría para establecer el Reino de Dios (Lucas 4:43 Lucas 4:43Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 8:1 Lucas 8:1Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 21:27 Lucas 21:27 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Lucas 21:31 Lucas 21:31 Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 1:3 Hechos de los Apóstoles 1:3a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 8:12 Hechos de los Apóstoles 8:12Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 14:22 Hechos de los Apóstoles 14:22confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 19:8 Hechos de los Apóstoles 19:8Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 28:23 Hechos de los Apóstoles 28:23Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 28:31 Hechos de los Apóstoles 28:31predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pero Pablo también advirtió que, aun en su tiempo, algunos ya estaban predicando “un evangelio diferente” (2do Corintios 11:4 2do Corintios 11:4Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Gálatas 1:6 Gálatas 1:6Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Existe mucha confusión en las iglesias acerca de lo que es el evangelio. La mayoría lo ve como un mensaje acerca del nacimiento, vida y muerte de Cristo, sin entender realmente por qué vino y por qué tenía que morir; tampoco predican el mensaje del Reino de Dios que el propio Jesús enseñó (Marcos 1:14-15 Marcos 1:14-15 14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

De igual manera, ni Jesús ni los apóstoles enseñaron que los justos subirían al cielo al morir (Juan 3:13 Juan 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hechos de los Apóstoles 2:29 Hechos de los Apóstoles 2:29Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Hechos de los Apóstoles 2:34 Hechos de los Apóstoles 2:34Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
); ellos sabían muy bien que el hombre no tiene un alma inmortal (Ezequiel 18:4 Ezequiel 18:4He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Ezequiel 18:20 Ezequiel 18:20El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Mateo 10:28 Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) que le hiciera vivir eternamente en el cielo o en el infierno.

En la Biblia tampoco se menciona ninguna de las fiestas religiosas tan conocidas, entre ellas la Navidad, la Cuaresma, la Semana Santa y la Pascua Florida.

Estas son algunas de las grandes diferencias entre el cristianismo del tiempo de Jesús y los apóstoles, y el cristianismo que en general se practica hoy en día. ¿No debiera usted buscar en su propia Biblia si lo que cree y practica está de acuerdo con lo que enseñaron y practicaron Jesús y los apóstoles?