El diezmo

El diezmo

Descargar

Descargar

El diezmo

×

La palabra diezmar (cuyo significado tanto en hebreo como en griego es “dar o tomar la décima parte de algo”), significa dar una décima parte de “todo el producto” (Deuteronomio 14:22 Deuteronomio 14:22Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), ya sea de nuestro salario, de la renta de nuestras inversiones o propiedades, o de otras ganancias, con el propósito de respaldar una causa religiosa. La motivación para diezmar es reconocer, en un acto de adoración, que Dios es el Creador y el Dueño de la tierra y todo lo que hay en ella, incluyéndonos a nosotros mismos.

Aunque el diezmo fue escrito o codificado como ley en el pacto que Dios estableció con Israel, históricamente fue practicado por todos aquellos que siguieron fielmente a Dios antes del establecimiento de ese pacto. Después de derrotar a cuatro reyes, Abraham apartó el diezmo del botín de la guerra y se lo entregó a Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo (Génesis 14:18-22 Génesis 14:18-22 18 Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; 19 y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo. 21 Entonces el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas, y toma para ti los bienes. 22 Y respondió Abram al rey de Sodoma: He alzado mi mano a Jehová Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Obviamente, Abraham entendía que el pago del diezmo era la forma apropiada de honrar a Dios con las posesiones físicas. También vemos que Abraham le entregó los diezmos a Melquisedec, un representante del Dios Creador.

Abraham reconoció el principio implícito en el hecho de dar el diezmo a Dios; él es el verdadero “dueño de los cielos y la tierra” quien hizo posible su victoria, así como todas las bendiciones. A lo largo de la Biblia Dios nos recuerda que todas las cosas le pertenecen, y su pueblo así lo reconoce (Éxodo 19:5 Éxodo 19:5Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Job 41:11 Job 41:11 ¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya? Todo lo que hay debajo del cielo es mío.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Salmos 24:1 Salmos 24:1 De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Salmos 50:12 Salmos 50:12 Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; Porque mío es el mundo y su plenitud.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Hageo 2:8 Hageo 2:8Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Moisés exhortó a Israel: “Acuérdate del Eterno tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas . . .” (Deuteronomio 8:18 Deuteronomio 8:18Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). El acto de diezmar es, principalmente, un acto de adoración mediante el cual reconocemos que Dios es el origen de nuestra existencia, bendiciones y protección.

Jacob también siguió el ejemplo de su abuelo Abraham. Cuando Dios le reconfirmó las promesas que le había hecho a Abraham, Jacob le prometió: “. . . de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti” (Génesis 28:20-22 Génesis 28:20-22 20 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21 y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22 Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Más tarde, la práctica del diezmo fue incorporada como una ley escrita dentro del pacto con Israel. La tribu de Leví, que no recibió tierras por herencia como las demás tribus (Números 18:23 Números 18:23Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), debía recibir los diezmos del producto agrícola como su salario por el trabajo de servicio eclesiástico que realizaba para la nación. A su vez y de acuerdo con los diezmos que recibían, los levitas apartaban la décima parte y se la entregaban a la familia sacerdotal de Aarón (vv. 26-28).

Con el correr del tiempo se dejó de pagar el diezmo, de manera que Dios corrigió fuertemente a la nación de Judá que había sobrevivido al exilio (Malaquías 3:8-10 Malaquías 3:8-10 8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Según las palabras de Dios, cuando uno no diezma está robándole a él, y como consecuencia el pueblo estaba bajo maldición. Pero les prometió que si volvían a cumplir obedientemente con el diezmo, derramaría bendición hasta que sobreabundara.

Unos siglos más tarde, Jesús reafirmó claramente la práctica del diezmo. “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (Mateo 23:23 Mateo 23:23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

En lugar de aprovechar esa oportunidad para abrogar la práctica del diezmo, Jesús confirmó plenamente su deseo de que el diezmo se continuara guardando, al igual que el cumplimiento sincero de otros aspectos “más importantes” de la ley que obviamente ellos no estaban cumpliendo.

En Israel se daban los diezmos y ofrendas a la tribu de Leví para su sustento y su servicio a Dios; asimismo, en el Nuevo Testamento el respaldo financiero de la iglesia permitía que el ministerio pudiera cumplir con su labor. Encontramos ejemplos y principios relacionados con esto en Lucas 10:1 Lucas 10:1Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Lucas 10:7-8 Lucas 10:7-8 7 Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. 8 En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1 Corintios 9:7-14; 2 Corintios 11:7-9; Filipenses 4:14-18 Filipenses 4:14-18 14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación. 15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; 16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. 17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta. 18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Hebreos 7.

Cuando analizamos Deuteronomio 14 podemos identificar otros dos propósitos del diezmo: asistir a las fiestas de Dios (Levítico 23; Deuteronomio 14:22-27 Deuteronomio 14:22-27 22 Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año. 23 Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de tus manadas y de tus ganados, para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días. 24 Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere, 25 entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere; 26 y darás el dinero por todo lo que deseas, por vacas, por ovejas, por vino, por sidra, o por cualquier cosa que tú deseares; y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia. 27 Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y ayudar a los pobres y necesitados (vv. 28-29). Debido a que creemos que es necesario guardar las fiestas santas y ayudar a los pobres y necesitados, reconocemos la continuidad de esta práctica.

La Iglesia de Dios Unida continúa enseñando que el diezmo es una ley universal y que la obediencia voluntaria a esta ley refleja la naturaleza dadivosa y sin egoísmo de Dios, nuestro Creador y Proveedor.

En cuanto a la administración de esta ley, la iglesia considera que es su deber enseñarles a las personas que deben diezmar, pero cada quien es responsable de decidir si lo hace o no. Diezmar es un asunto personal de fe entre la persona y su Creador. Enseñamos que la persona que esté siguiendo fielmente a Dios debe obedecerlo en esta ley fundamental, pero no le incumbe a la iglesia obligar a nadie a hacerlo. Debido a la enorme complejidad económica del mundo actual, la iglesia continuamente recibe muchas preguntas técnicas acerca del diezmo y nos esforzamos diligentemente en establecer pautas administrativas sabias y prudentes al respecto, de acuerdo con la voluntad y la dirección de Dios.

Cuando diezmamos con la actitud entusiasta y positiva del dador alegre (2 Corintios 9:6-8) honramos a Dios y respaldamos físicamente en la obra que está llevando a cabo: predicar el evangelio al mundo y hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 24:14 Mateo 24:14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Mateo 28:19-20 Mateo 28:19-20 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Él ha provisto el sistema financiero perfecto para poder hacerse cargo de su obra, proveer los recursos para que las personas puedan asistir a sus fiestas, y ayudar a los pobres y a los necesitados.